jueves, 28 de junio de 2012

Las horas oscuras, de Juan Francisco Ferrándiz



 Las horas oscuras
Juan Francisco Ferrándiz Pascual
Grijalbo
637 páginas


Argumento:

El monje Brian de Liébana desea reconstruir el monasterio de San Columbano, arrasado treinta años atrás en un ataque vikingo. Pero sus motivos para viajar a Irlanda son algo más secretos y misteriosos. Pronto se le unirán más monjes, guardianes de un antiguo espíritu de conocimiento, y también una amenaza, la de fuerzas oscuras que ansían tal conocimiento para el Mal.

Comentario:

Aunque he visto esta novela en la clasificación de novela histórica para mí es una obra de misterio con ambientación medieval, e incluso unos leves toques de novela de terror y fantasía. Al estar ambientada en una época concreta, bastante antigua, y citarse algunos detalles de la sociedad de entonces no se puede negar que tiene una parte de histórica, aunque repito, para mí el mayor peso es el del misterio.

En este sentido, el argumento guarda un vago parecido con El Nombre de la Rosa, de Umberto Eco, sobre todo por el hecho de que una buena parte de la acción transcurre en el interior de un monasterio, y tiene por protagonistas a monjes, y también por el detalle de que hay muertes en el cenobio y hay que averiguar quién ha sido el culpable. No obstante, no seríamos justos si no reconocieramos que este parecido es meramente anecdótico, ya que la novela de Ferrándiz incluye más elementos, como por ejemplo, el choque cultural y mutuo intercambio de saberes entre la sociedad pagana de Irlanda, con sus druidas, sus leyes ancestrales, su respeto por la naturaleza, etc con las nuevas corrientes del cristianismo que se asientan en la isla. También, un argumento novelesco propiamente dicho, donde no falta el romance, misterios sobre la filiación de las personas, búsqueda de hijos perdidos, intrigas palaciegas, etc. Todo ello está muy bien conjugado, de modo que las diferentes tramas y subtramas se engarzan de forma natural y sin chirriar en ningún momento. Se nota una gran planificación por parte del autor, para lograr que las diferentes historias de los personajes cuadren y se unifiquen al final, dando sentido a todo el conjunto y atando cabos de forma satisfactoria.

La prosa es efectiva, sencilla pero no pobre, con buena adecuación a la época. Hay descripciones bastante buenas. Tal vez podría ponerse la pega de que la novela es demasiado larga, y que si bien el inicio y el final me han parecido correctos, por el medio hay en algunas partes un estancamiento del ritmo, pero nada muy grave, ya que la extensión generalmente corta de los capítulos alivia un poco esta sensación de que se ha "detenido" la trama. otro defecto, aunque tampoco es muy llamativo es que se repiten algunos conceptos como lo que es el "espíritu de Casiodoro", o los "strigoi", o que en Irlanda hay monjes que se casan.

La documentación también está bien utilizada e introducida en la escritura. Los personajes resultan creíbles dentro de su época. Lo que sí me ha sorprendido y me parece que se sale un poco del tono general de la obra es la presencia de ese toque fantástico que mencionaba al principio, con unos villanos, los strigoi, que recuerdan a los vampiros, y tienen ciertos poderes (aunque el autor, muy astuto, lo explica en clave racional). Pero no es solo eso, hay algunos pasajes que parecen en exceso fantasiosos, sobre todo al final. Por cierto, aunque el libro es autoconclusivo hay detalles que incitan a pensar en una hipotética segunda parte, donde continuaría la lucha entre el Bien y el Mal por el poder del conocimiento.

En la novela aparecen citados personajes reales como Gerberto de Aurillac, luego el famoso papa del Milenio, Silvestre II, que ha pasado a la historia por su afición a la magia y por sus inventos.

En resumen, una novela digna y correcta dentro del género de misterio histórico, con buenas dosis de documentación sobre el cristianismo primitivo en Irlanda, la influencia de este monacato incluso en otras regiones de Europa, la persistencia de los cultos paganos druidicos, el temor del año mil, tratado con bastante rigor, lejos de los mitos y exageraciones, envuelto todo ello en una trama principal llena de enigmas que mantiene su interés hasta el final.

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta, no seas tímido.