sábado, 18 de enero de 2014

Y todo lo demás es literatura, de Sigrid Karen Halvorsen


Y todo lo demás es literatura, 2013
215 páginas aproximadamente.

Argumento:

Amélie Navarre comienza a trabajar para el escritor Víctor Mateo, por quien pronto se siente atraída pese a que es un hombre casado con una esposa inválida y que escribe un género que no agrada a la joven.

Comentario:

Sigrid K. Halvorsen, creadora de obras de culto (La edad heroicaLa conspiración de A. K.) y una novela de terror, Los del otro lado, que escribe romántica bajo diferentes seudónimos (el principal es Jane Valentine, con el que su mayor «éxito» ha sido la novela de fantasía
steampunk con tintes autobiográficos Sylvia Albinson y la orden de los guardianes), ha
decidido dar de una vez por todas su verdadera opinión sobre este género, y lo ha hecho escribiendo una novela «suicida» que puede acabar con su «prestigio» como autora del ahora denostado género...

En Y todo lo demás es literatura (título inspirado en un poema de Verlaine), Halvorsen parte de una premisa romántica (una joven que comienza a trabajar como secretaria de un escritor por quien se siente atraída pese a su reticencia inicial), que incluye un homenaje a El amante de Lady Chatterley de D. H. Lawrence, y en la que todo parece transcurrir por los tópicos más clásicos del género con un argumento convencional y poco original, para, poco a poco, sutilmente, y mediante una protagonista, Amélie Navarre, que se desvela como un alter ego de la propia autora y transmisora de sus verdaderas ideas, la novela cambia de tono y de finalidad.

Para ello se vale de unos personajes que, en principio, parecen ajustarse a lo que se espera de una novela romántica: Amélie Navarre es una joven culta con ideas muy claras sobre la literatura y el amor que sucumbe a los requerimientos físicos de su jefe, mientras que Víctor Mateo oscila entre el héroe, el villano y el bufón, ese hombre a redimir.

Poco a poco, las emociones de Amélie se hacen más complejas, convirtiéndose en una persona dependiente, posesiva, celosa (el sentimiento de culpa por la traición a Eva, la esposa de Víctor, pronto es superado), que cae en lo mismo que crítica (protagonistas cuya relación evoluciona del sexo salvaje al enamoramiento más profundo y exclusivo) e intenta justificar sus acciones y reacciones con argumentos poco lógicos.

La autora transmite su mensaje mediante una redacción precisa y medida, sin dispersiones, centrándose en las escenas relevantes para contar la historia, dando a los personajes secundarios la complejidad y conflictos que se ajustan a lo que necesita: Gerardo (ex de Amélie), Luisa (mejor amiga y entusiasta de la obra de Yvonne Laval/Víctor Mateo), los progenitores de la protagonista, una poco simpática aunque certera Inga Weiss y un casi sumiso Marcos Navarre, o Julio, guapo y excesivo, víctima y verdugo.

Destacar cierta irregularidad en el tono de la historia, que comienza relatada en un estilo romance clásico y va cambiando el tono, como si la autora hubiera cambiado la intencionalidad de lo que quiere contar sin adaptar el principio al resto, algo que en algunos momentos puede crear una sensación de desconcierto que afecta también a varias reacciones poco convincentes de los personajes.

Así, la novela transcurre entre el romance y el thriller, con algo de acción, misterio y ese inevitable mensaje que, voluntariamente o no, cuestiona el género romántico en un sentido más profundo, y metaliterario, de lo que pueda parecer, dejando para el final una reflexión que quizá no deja en muy buen lugar parte de la obra de la propia Halvorsen. O sí…

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

3 comentarios:

  1. Buena reseña y tal, mejor que el libro... jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola buenas, tengo una pregunta, ¿se puede conseguir este libro en formato físico? En formato papel, vaya.

      Eliminar
    2. Hola, Anónim@:

      Y todo lo demás es literatura solo está en formato ebook.

      Eliminar

Comenta, no seas tímido.