martes, 8 de abril de 2014

El mar de madera, de Jonathan Carroll

The Wooden Sea, 2001 
Editorial: La Factoría de Ideas
Traducción: Manuel de los Reyes 
320 páginas 
Ebook: 9,95 € 

Argumento: 

Frannie McCabe, sheriff de Cane's View, una pequeña ciudad junto a un río, se encuentra un perro de tres patas que fallece al poco tiempo, lo lleva al bosque a enterrarlo y poco después reaparece... vivo. 

Comentario: 
La novela empieza con el protagonista hablando de sí mismo en primera persona, frases ingeniosas, humor levemente irónico, y una trama en que van pasando cosas y se desarrolla con gran fluidez. 

Poco a poco, entre pasajes de la vida de McCabe, la historia va tomando tintes cada vez más surrealistas, con la aparición del perro, vivo, una extraña pluma multicolor o la aparición de un Frannie adolescente, anciano, niño... 

Durante la primera parte de la historia la trama parece centrarse en la vida familiar del protagonista, un recorrido por la ciudad en que ha vivido siempre y donde están las personas que conoce, su pasado, presente y, espera, futuro, insertando poco a poco los componentes fantásticos, como la casa abandonada por sus dueños o la aparición de una adolescente fallecida en el instituto con un curioso cuaderno de dibujo en que aparece, entre otras cosas, Vertuoso, el perro de tres patas. 

Poco a poco la historia abandona la placidez de la vida de pueblo para sumergir a McCabe en situaciones que a él mismo le cuesta aceptar como reales, complicando su vida y creando situaciones cada vez más complejas y curiosas, destacando el «viaje» de Frannie al futuro con su yo adolescente, los personajes que allí se encuentra y las nuevas complicaciones a una situación que cada vez comprende y controla menos, aunque no presenta ninguna dificultad para comprender los vaivenes temporales durante la lectura. 

Como el autor. Y es que cuando falta más o menos un tercio de la novela y el hombre misterioso le cuenta parte de lo que sucede y porqué, se va presintiendo que el autor ha creado demasiadas expectativas, incluso para sí mismo, y que no va a saber atar todos los cabos. 

Así, opta por «resolver» la trama principal y dejar la mayoría de los misterios en el aire, como quien tiene planeado escribir una continuación de las aventuras de Frannie McCabe, llegando a un desenlace decepcionante. 

Curiosamente, la novela funciona mejor a otro nivel, el que explora la vida de Frannie con la aparición de su yo adolescente, que él recuerda como un chico inadaptado, gamberro, un delincuente juvenil, aunque la única prueba es su palabra, pues en la realidad actual se muestra como un joven educado y algo confundido. 

En este sentido, el itinerario de la vida del protagonista, que viaja a su pasado y futuro, que habla con su yo adolescente y niño, puede tomarse como un análisis de la personalidad y los cambios que se producen en la vida de una persona, tratado con mérito aunque poca profundidad. 

En resumen: novela a ratos brillante, con buenas ideas que el autor no sabe llevar a término, de lectura fácil y amena, muy entretenida. Incluso apetece leer una hipotética (parece que no existe) continuación. 


Enlaces relacionados: 



***T***


Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

2 comentarios:

  1. Di con este libro por pura casualidad, no conocía nada del autor pero como salía barato y la sinopsis me pareció interesante, me lo llevé a casa. Coincido contigo en que es un libro lleno de altibajos pero su lectura me resultó tan entretenida que me he vuelto una incondicional del autor. Gracias por la reseña, me parece muy acertada

    ResponderEliminar
  2. Hola, plata_quemada:

    Hace tiempo leí varias novelas de este autor (aunque en el blog solo tenemos reseñada esta y "El país de las risas") y casi todas me dejaron la misma impresión: buenas ideas con un desarrollo y desenlace desigual.

    No descarto leer algo más de Carroll, tiene premisas muy interesantes.

    Saludos y gracias a ti por leernos y dejar tus comentarios.

    ResponderEliminar

Comenta, no seas tímido.