jueves, 12 de marzo de 2015

Hombres de armas, de Terry Pratchett

Men at Arms, 1993 
Editorial: Debolsillo
Traducción: Albert Solé Company
350 páginas 
9,95 € 

Argumento:

Un enano y un payaso aparecen asesinados, pero en el gremio de Asesinos nadie ha pagado por estas crímenes. El cabo Zanahoria y sus compañeros de la Guardia Nocturna se hacen cargo del caso. 

Comentario:

La obra, continuación de ¡Guardias! ¿Guardias?, retoma personajes conocidos como el cabo Zanahoria, el capitán Vimes y su prometida Lady Sybil Ramkin o los hombres de la guardia nocturna de Ankh-Morpork y adquiere algunos más. 

La historia sigue el esquema habitual de una novela policiaca, incluyendo asesinatos, misterio, visitas a sospechosos: El Gremio de Asesinos, de Bufones (esas máscaras de los payasos, su verdadera nariz...), de Perros (los dos últimos aterradores).

Entre los temas de la novela: el uso de las armas, la discriminación (personalizada en parte por dos personajes de la guardia, Cuddy el enano y Detritus el troll, que comienzan como enemigos naturales («Los enanos y los trolls se llevan tan bien como las llamas con una casa ardiendo», «Los enanos y los trolls se llevan como la tiza y el queso. Muy como la tiza y el queso, en realidad. Uno es orgánico y la otra no lo es, y además huele un poquito a queso») debido a sus respectivas razas y al conocerse establecen una amistad), la monarquía y otras formas de gobierno... 

Los personajes están muy bien caracterizados, desde los protagonistas a los secundarios. Algunos ejemplos:

El cabo Zanahoria enfrentado cierto hecho:

«—Él... ¿Es que eso no significa nada para ti?
Zanahoria asintió. 
—Sí. Pero personal no es lo mismo que importante.» 

«Pero yo no mandaré la Guardia, si es a eso a lo que se estaba refiriendo usted.
—¿Por qué no?
 —Porque yo podría mandar la Guardia. Porque... la gente debería hacer las cosas porque un oficial les dice que las hagan. No deberían hacerlas solo porque el cabo Zanahoria se lo dice. Porque al cabo Zanahoria se le da... muy bien hacerse obedecer. 
El rostro de Zanahoria permanecía cuidadosamente desprovisto de toda expresión.
—Una observación muy interesante.» 

La nueva guardia Angua... casi siempre una mujer: 


«A Angua siempre le costaba mucho recordar cuál era el aspecto que había tenido el mundo cuando ella se encontraba dans une certaine condition, como lo llamaba delicadamente su madre».

Lord Vetinari y su peculiar forma de gobernar: 


«Muchos gobernantes, buenos y malos y muy a menudo muertos, saben qué es lo que ha ocurrido; un reducido número de ellos consigue llegar a ingeniárselas, mediante un gran esfuerzo, para saber qué es lo que está ocurriendo. Lord Vetinari consideraba que ambos tipos de gobernantes tenían una lamentable carencia de ambición.»

MUERTE intentando bromear:

«ME HAN DICHO QUE DEBERÍA TRATAR DE CONSEGUIR QUE ESTE MOMENTO RESULTARA UN POCO MÁS AGRADABLE.»

Gaspode, el perro que conoce el lenguaje humano:

«¿Yo? ¿Un hogar? Sí. Por supuesto. No hay problema. Críos que ríen, una gran cocina, tres comidas al día, un gato la mar de gracioso al que perseguir en la casa de al lado, manta propia y un lugar junto al fuego, ya está viejo y se ha ablandado un poco pero lo queremos, etcétera.» 

Gran Fido, el Jefe Ladrador del Gremio de Perros:

«—Está loco, ¿verdad?
 —No, la locura es cuando te sale espuma por la boca —dijo Gaspode—. Gran Fido está desquiciado. Eso es cuando te echa espuma el cerebro.»

En resumen, una historia con personajes atractivos, a
derezada con ingeniosas notas al pie y algunas cartas de Zanahoria a sus padres,  dosis de crítica en cada línea que sólo se hace pesada en algunos pasajes, se lee casi sin darse cuenta, con una sonrisa en los labios. 


***T***


Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión. Insultos o comentarios personales sobre las administradoras no saldrán publicados, solo comentarios de los libros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta, no seas tímido.