lunes, 21 de marzo de 2016

Nos mienten, de Eduardo Vaquerizo

Nos Mienten
Eduardo Vaquerizo
Editorial Fantascy
352 páginas


Argumento:

Nora, miembro de un ejército privado que tiene por misión proteger a la familia dueña de una poderosa corporación, es acusada injustamente de asesinato. Pronto descubrirá el verdadero motivo...


Comentario:

"Nos mienten" es una novela de ciencia ficción, que podría encuadrarse en el subgénero de la distopía, ya que describe un futuro lleno de tecnología punta pero donde hay una enorme desigualdad entre los ricos que pueden pagarla y los pobres que viven en barrios periféricos y semi abandonados. Ya desde el mismo planteamiento se observa que no es precisamente muy original. Y de hecho, según vas leyendo la historia todo suena a ya visto y contado en otras novelas o películas del mismo género, casi con escenas y avances técnicos similares. Sobre este segundo punto, todo lo que se menciona en la novela es tecnología posible según los conocimientos actuales y hasta diría que no muy novedosa. Me ha recordado a esos libros de divulgación como el de Michiu Kaku, "La física del futuro", en el que aparecen casi todos los inventos citados en el libro.

Tampoco es un dechado de originalidad el planteamiento dicotómico de ricos contra pobres, similar al de la película "Elysium" por citar una reciente (entre muchas), y que, en el fondo, es un desarrollo exagerado de la situación actual visto a través de un prisma pesimista e ideológico. Este escenario, últimamente muy explotado por la ciencia ficción, además, es descrito de un modo maniqueo: los pobres son solidarios entre sí, buenos, sufridores, mientras que los ricos son malvados, egoístas, capaces de orquestar planes maquiavélicos, aunque tampoco en exceso novedosos. De hecho, sobre la mitad de la novela empiezas a adivinar de qué va la cosa. Y el final, algo soso en cuanto a revelaciones, te lo confirma.

Otro de los temas de la novela es el papel de la tecnología en la vida humana o de cómo esta ofusca las percepciones sobre la realidad. Las personas de esta sociedad viven conectadas a unas consolas que les facilitan datos de realidad aumentada, además de mejorar capacidades como la vista y el oído. También, muchos de ellos, han sido modificados genéticamente para tener mejor desempeño físico y mayor inteligencia. Cuando la protagonista se quita su "consola", percibe el mundo de un modo borroso y menos enriquecido, aunque más "natural", y en algunas situaciones, hasta más "real". 

La crítica es quizás demasiado obvia y poco elaborada, y durante la mayor parte de la novela es sepultada por largas escenas de acción, tiroteos y persecuciones similares a los de las películas hollywoodenses estilo "Minority Report", que, reconozco, he leído un poco por encima.

Los personajes son planos y funcionales, exceptuando quizás a Enrique y Nora, sin que se salgan, de todas formas, del arquetipo que representan (el rico concienciado, la falsa culpable injustamente perseguida, etc).

En cuanto a la prosa, es limpia, ágil y eficaz. La novela está bien redactada, pero con un estilo algo seco, y narrada en tercera persona y en presente, un tiempo verbal que a mí, personalmente, no me gusta para la mayor parte de las historias, por muy de moda que esté.

Siempre para mi gusto, se abusa de las descripciones de la tecnología, armamento y vestuario futurista, que además, se repiten (las alusiones a las retromejoras genéticas de los "polizos", los datos de las consolas, etc), mientras se echa de menos un aliento más poético o épico que acompañe a la historia y le dé profundidad y ambición.

En resumen, una novela de factura y estructura correctas, prosa limpia y mensajes ideológicos sobre la desigualdad, pero que no destaca por sus aportaciones y visiones novedosas del mundo futuro, ni tampoco por una gran creatividad o derroche de recursos literarios. Recomendada para fans de las historias de acción.

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta, no seas tímido.