jueves, 2 de junio de 2016

Ser feliz en Alaska: Mentes fuertes contra viento y marea, de Rafael Santandreu

Ser feliz en Alaska
Rafael Santandreu
Grijalbo
320 páginas


Argumento:

Consejos para ser feliz desde el punto de vista de la psicología cognitiva.


Comentario:

Reconozco que tenía un cierto prejuicio hacia los libros denominados "de autoayuda". Después de leer esta obra mi rechazo ha aumentado, pero ya con conocimiento de causa.

Lo primero que sorprende es la jactancia del autor, que presume de que puede lograr cambios asombrosos en la vida de las personas solo con sus "técnicas" psicológicas, basadas en la psicología cognitiva. Más que el de un psicólogo, el tono parece el de un gurú.

Como suele ser común en este tipo de libros, el autor nos cuenta en cada capítulo varias anécdotas o historietas que ilustran la temática. En este caso, se trata de historias algunas conocidas, otras de su vida o experiencia profesional, bastante pobres. Dado que se busca un público amplio, no hay muchas referencias a artículos y estudios de alto nivel que respalden sus aseveraciones (se limita a decir que la psicología cognitiva es la más eficaz y exitosa, sin más), ni el lenguaje destaca en lo técnico, lo cual a veces da al libro un aire poco riguroso. La prosa tampoco brilla. A decir verdad, todo lo contrario. Es bastante simple. Llama la atención que tenga que recurrir tan a menudo a los signos de exclamación ya que con la mera redacción no logra transmitir el supuesto entusiasmo y optimismo del mensaje.

Muchas de las ideas son de "perogrullo", obviedades y generalidades; otras son discutibles, y en general, poco ayuda este libro de autoayuda a  quien no está convencido de antemano. Una de las geniales ideas es que no te debes quejar porque hay otros que están peor que tú, como varios casos que cita de personas discapacitadas, según él muy felices, a pesar de no poder mover casi ninguna parte del cuerpo. Otra genial idea es que debes renunciar a todo, incluido trabajo y dinero. Lo curioso es que el autor no renuncia a nada de eso. Naturalmente, esta renuncia es "mental", lo cual nos da una buena coartada para fingir que seguimos el precepto sin perder nada.

Por resumir, siguiendo solo estos tres pasos básicos se puede alcanzar la felicidad:
-Orientarse hacia el interior (buscar el bien en uno mismo, ya que no necesitas a nadie más para ser feliz)
-Aprender a andar ligeros (saber renunciar a todo, sobre todo a los bienes materiales)
-Apreciar lo que nos rodea (aprender a apasionarse por la vida)

El tema de la renuncia es el que más me irrita. El autor afirma que podemos vivir sin dinero (si tenemos las necesidades de comida y bebida cubiertas), que se puede disfrutar si perdemos nuestro trabajo e incluso que debemos comprender que, en realidad, no necesitamos el empleo. Y lo dice él, que ganará miles de euros hablando de estas cosas, además de tener su profesión de psicólogo y varios libros publicados. En teoría, "si no tuviera" estas cosas, él sería igualmente feliz... en teoría, porque, de momento, sí las tiene y habla desde la prepotencia que da la seguridad económica (que dice que no es necesaria). En el libro se asegura, citando a otro, que la depresión puede ser "un camino hacia la virtud", lo cual ya lo dice todo sobre esta obra... Por cierto, llama la atención que el autor, cada dos por tres, y sin venir a cuento, se defina como "no católico". Sin embargo, todo el libro está impregnado de un tufo a religión, sobre todo oriental, pero también cristiana, que se huele a leguas, tanto en la forma de pensar como en la elección de anécdotas e historias.

Algunas de las opiniones políticas del autor me han chirriado muchísimo. De sus textos se desprende que, dado que nada importa y no hay que quejarse (habla, en concreto, de los "indignados"), hemos de aceptar el statu quo y tratar de ser felices en medio de todo lo malo. Es lo que llama "ser felices en el vertedero".  Llámenme materialista pero considero que, aunque es posible ser feliz en la pobreza, no hay nada de malo en aspirar a mejorar de posición (ni a cambiar situaciones sociales que no nos gusten). Dicho de otro modo, es preferible ser feliz "en el palacio" y no en el "vertedero", ¿y qué tiene de malo quejarse de las cosas injustas?

En el aspecto laboral sugiere no preocuparse tampoco por nada, ya que nada importa, ¿para qué vas a mejorar o ser un trabajador excelente? Podría ser un buen consejo para evitar el estrés, pero a mí me suena a canto a la mediocridad (de la que este libro es buen ejemplo).

Sobre la pareja y el amor, el autor considera que se tiene porque se es "débil".  Según él, las personas fuertes no necesitan pareja, o eso me ha parecido entender. A mí modo de ver, ni el amor ni la pareja tienen nada que ver con ser fuerte o débil: deriva del hecho de pertenecer a una especie que se reproduce por vía sexual.

En este asunto como en varios más, el autor pone demasiado el acento en el aspecto psicológico cognitivo, despreciando los imperativos biológicos que modelan nuestros comportamientos. Dado que todo es "mental", con un esfuerzo (según él, pequeño) podemos cambiar nuestras actitudes y ser "felices", independientemente de nuestros condicionamientos genéticos, hormonales y anatómicos (o de nuestra educación y entorno). Parece cosa de magia, pero no, ya lo sabemos, y el autor insiste: "es muy fácil cambiar si sabes cómo". Él sabe cómo, pero millones de personas en el mundo se "engañan".

Comprendo que este tipo de libros complacientes cumplen una función: le dicen a la gente lo que quiere escuchar, le da una esperanza (no siempre realista ni verdadera) y la sensación de que todo es posible, y sencillísimo, si uno pone de su parte. Pero el lado malo es que eso no es cierto: hay gente capacitada y con talento, con buena actitud y  buenos sentimientos que no logra nada en absoluto en la vida, ni tampoco es feliz por mucho que se "esfuerce". Muchas personas se sentirán culpables si no tienen los "éxitos" descritos por el autor, (a su modo de ver, tan "fáciles", como dejar de fumar con solo desearlo o curar la depresión o la ansiedad sin medicamentos). Es injusta y hasta perversa esta forma de pensar, aparte de fomentar el conformismo.

Creo que sería más útil que la gente se educara en el sentido crítico, la ciencia de verdad y en la lógica para poder leer estos textos y desmontarlos, no dejarse engañar por falsas promesas, comprender lo que es la vida "real" y asumirla, asumir también el dolor y la infelicidad como parte de la existencia, tratando de minimizarlos con un poco de sentido común. La mejor autoayuda son la educación, la razón, la lógica y la sensatez. Y ser conscientes de que en la vida se alternan la felicidad y la infelicidad y que es perfectamente natural no ser feliz todo el rato.

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

22 comentarios:

  1. hola! como me gusta tu blog!!!!coincido contigo, tu opinion no difiere en nada con la mia. claro me apetece leer el libro, es muy interesante. abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario. En general no me gusta la autoayuda, pero quería conocer de primera mano de qué iba el tema. Saludosss.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. A mí personalmente me ayudó mucho, pero primero me leí "El arte de no amargarse la vida", donde explica mejor el método de la psicología cognitiva, que se basa en la llamada "rutina del debate". También explica que no es fácil, y que hay que perseverar si quieres cambiar tus emociones. Quizás este último libro suyo peca un poco más de hacerlo parecer todo muy fácil.

    No creo que los libros de este autor digan "lo que quieres oír". Si lo dijeran, no te habrías pasado varios párrafos criticando sus ideas políticas y sus ideas sobre la renuncia mental, ¿No crees?

    Por otro lado, creo que te has quedado con una idea un poco somera de la filosofía que propone el libro: Santandreu no pretende que seamos "pasotas" ni "mediocres" ni "conformistas", sino que no nos llenemos de ansiedad si al final no conseguimos aquello que queríamos, que siempre hay más cosas en la vida que te pueden hacer feliz. Relax.

    En fin, he leído bastantes libros de autoayuda y puedo entender completamente los prejuicios que guardas hacia ellos, porque la mayoría pecan de lo que dices en la crítica...
    Pero es que los de este autor en particular(por cierto, psicólogo en activo con una consulta en Barcelona en la que ayuda a un montón de gente)... No pecan de eso, la verdad. Al menos yo no lo creo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amigo a mi también me ayudó mucho este libro, pase de ser una persona mal humorada por todo a una que ahora aprecia las pequeñas cosas de la vida, igual ahora disfruto mi trabajo y no tengo porque dejarlo supongo que el que critico el libro no entendió correctamente la idea que trata de plasmar el autor o sufre de terribilitis ajajá
      Saludos

      Eliminar
  5. Lo peor de los libros de autoayuda y similares es que hay poco contenido, siempre giran alrededor de una idea simple repetida hasta la saciedad. Y muchas veces esa idea simple es mentira.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La idea básica es que el loto nace en el lodo. O sea "tratar" de convertir una situación adversa en compost para que salga algo nuevo. Mentira no es. Seguro que hay Mucha basura en la autoayuda, pero hay que seleccionar. Santandreu no está mal. Perfecto no es, pero ayuda.

      Eliminar
  6. Coincido con algunas de tus objeciones. Sin embargo, estoy convencido de que dentro del género de la autoayuda también hay niveles (a diferencia de lo que sostiene Palimp). Creo que lo más rescatable de este libro (y de El arte de no amargarse la vida) tiene que ver con lo que el autor toma de la terapia cognitiva, una corriente psicológica bastante útil en problemas de depresión, ansiedad y padecimientos asociados. El autor es un buen divulgador y aporta algunas pistas interesantes (aunque también incurre en ingenuidades sorprendentes). Lo más valioso, para mí, es su combate a las creencias irracionales (por falsas, inútiles y porque son fuentes de ansiedad) y la idea de que si aprendemos a evaluar lo que nos sucede con más realismo y objetividad seremos más fuertes interiormente, estaremos más tranquilos y alcanzaremos cierto grado de felicidad). Algo muy parecido pensaban vaios filósofos griegos de la Antigüedad.

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo en que se critique a Santandreu. Pero él sí tiene razón en muchas cosas. Además sus libros se pueden leer en Internet. La esencia de todo en la vida es la Actitud y eso ya lo dijeron los grandes sabios hace 2.500 años. El está recordando algo y lo hace de una forma simpática.
    Además esta sicologia es buena para la gente que tiene todo y no sabe vivir. Hay gente a la que no se le puede hablar así, porque necesita más ayuda para poder amoblar su mente. Pero para eso hay trabajadores sociales y algunos políticos (pocos) pero conscientes, que ayudan a mejorar los sistemas educativos.

    ResponderEliminar
  8. Por supuesto que tiene razón en muchas cosas. De hecho, menciono que muchas de sus ideas son obvias. Y por supuesto también, si a alguien le sirven sus terapias pues ¡bienvenidas sean! Gracias por los comentarios.

    ResponderEliminar
  9. Coincido en general contigo. Me leí su libro ("Las Gafas de la Felicidad") y ahora este, y creo que ha "degenerado". Es decir, es cierto que toca el sentido común y la ciencia en ciertos puntos, pero otros me parecen opiniones muy gratuitas del autor.

    Soy una persona "científica". Cuando se prueba un método, no solo hay que mencionar ese éxito puntual, sino todos los fracasos. ¿Qué *porcentaje* de personas consiguen realmente "ser felices" siguiendo este método? ¿Cuántos de los defensores del libro (incluso los que opinan en este artículo), hemos conseguido algún cambio significativo al cabo de un año?

    El libro es muy vago, y tampoco explica ejercicios específicos. Narra muchas anécdotas puntuales de casos de éxito. Pero por cada caso de éxito puede que haya muchas otras personas en su situación, luchadoras, positivas que sufrieron y no lo consiguieron.

    Es una moda muy capitalista decir que "no necesitamos a nadie", fomentar el individualismo, y luego ver a la gente de mediana edad o mayores con depresiones quejándose de la soledad que sufren. Somos animales gregarios por evolución. Es una fortaleza de nuestra especie. Y esto no es un caso aislado. Es algo científicamente contrastado.

    Como comentas, habla de no necesitar trabajo para vivir, de vivir en soledad y en la naturaleza. Pero aquí está... entre nosotros, escribiendo libros y ganando dinero y cosechando fracasos amorosos (en cada libro el numero de exparejas va en aumento). Personalmente, me he vuelto cada vez más escéptico con este tipo de libros con los años. Me interesa la gente que predica con el ejemplo, no que me dice lo que tengo que hacer pero luego hago otra cosa.

    Resumiendo: Todos somos distintos en este mundo. Cojamos lo que nos pueda servir del libro, y dejemos el resto (Algo así se describe en "Más platón y menos prozac", libro que creo que sí es interesante de leer).

    ResponderEliminar
  10. Me ayudo mucho este libro, yo siempre he sido una persona neurótica y con ansiedad, pero gracias a este libro he aprendido a ser paciente, a escuchar a los demás y a ser feliz me encuentre como me encuentre, debo darle las gracias a Rafael Santandreu por tan maravillosos consejos.

    ResponderEliminar
  11. Hola, cada quien tiene sus puntos de vista. Pero la verdad, como el autor mismo lo dice uno debe tener la mente abierta para probar las técnicas presentadas. Y la verdad, a mi me ha encantado, me ha ayudado muchísimo el seguir sus consejos. Lo recomiendo.

    ResponderEliminar
  12. ¿No sería mejor una crítica en función de a quién va orientado el libro y sus objetivos? Es como si yo critico un Seat Ibiza por que no va a la velocidad de un Ferrari, va a un público concreto al que le diré que el Seat Ibiza cumple al 100% con un utilitario familiar y daré puntos a mejorar, comentarios, destacaré sus virtudes... En otros ámbitos se entiende rápidamente que es una crítica, pero en el mundo artístico-cultural siempre jugáis a destrozar al otro para parecer más listos o algo así :D
    Aquí ni gano ni pierdo nada, no me llevaré un euro por libro vendido, pero si que me causa tristeza ver como se ataca el trabajo de alguien, sea quien sea, que puede ayudar a otras personas que lo necesitan. Quizá para ustedes son cosas obvias, afortunados!! (y uso exclamación... no todo el mundo es tan bravo con la prosa), pero para mucha gente no lo és. Empatizar ayuda y la humildad también.
    Apa :)
    Francesc

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cuál es el público objetivo? Yo creo que si una persona tiene un problema psicológico y se le cura leyendo un libro, es que la cosa no era tan grave. Si es grave, se consulta a un especialista. Gracias por tu comentario

      Eliminar
  13. por toda la critica al libro, ahora se ha hecho mas interesante

    ResponderEliminar
  14. No puedo coincidir más contigo. En cada punto lo suscribo. No he tirado el libro a la basura porque era un regalo... pero de lo peor que he leído nunca. Obviedades, relleno y más relleno. Me ha parecido un "consejos vendo, pero para mí no tengo". Me sorprende que alguien pueda salir adelante con esto, pero me alegra. Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. El MEJOR LIBRO!!! Besos a todos .Santandreu eres un Genio , dices y escribes , lo que nadie se atreve a expresar.

    ResponderEliminar
  16. Entiendo que el autor tiene la razón. Todo está en como nuestra mente maneje el medio donde se desenvuelve y las circunstacia que lo rodea. El que no entiende eso, tiene la mente del tamaño de la de un elefante.

    ResponderEliminar
  17. Justo me regalaron el libro y esperaba algo mejor pero con tu opinión ya se va a hacer difícil de comenzar, en general me gustan los libros de "autoayuda" consideró que hay algunos que son muy buenos pero para las cuestiones de gustos cada uno elije .En lo personal recomiendo "tus zonas erróneas "de wayne Dyer y "el elemento" aunque no recuerdo a su autor esos libros significaron mucho para mí ya que uno me permitió replantearme mi carrera a seguir y el otro me permitió ver cuales son las partes de mi personalidad que me impiden ser más feliz.Gracias por tu reseña .

    ResponderEliminar
  18. Anónimo del 06 de noviembre de 2016, 17:15, dice: "¿No sería mejor una crítica en función de a quién va orientado el libro y sus objetivos?"
    El libro va orientado a personas altamente manipulables y a quienes es fácil vender una piedra como si fuese una piedra preciosa. El autor se dirige a todos sin excepción, es de tendencia generalizadora, persigue aplicar sus recetas para todos y las "pruebas" que presenta son risibles y según él deben de funcionar para todos, por ejemplo no es necesario tener pareja porque los curas y las monjas han demostrado que son felices sin pareja... y así son sus argumentos a lo largo no diré de sus libros, sino de SU libro, puesto que en realidad con ligeras variaciones, se repite hasta el cansancio en todos.

    Anónimo del 06 de noviembre de 2016, 17:15, dice: "Empatizar ayuda y la humildad también."
    Lamentablemente son cualidades de las que el autor carece.

    Anónimo del 06 de noviembre de 2016, 17:15, dice: "Es como si yo critico un Seat Ibiza por que no va a la velocidad de un Ferrari"
    Eres generoso al decir un Seat, yo pondría sus libros al nivel de una carretilla.

    ResponderEliminar
  19. Me gusta la filosofía cognitiva de Santandreu; ahora bien, creo que es efectiva, sobre todo, para las personas que tienen una preponderancia mental en su configuración psicológica (el elemento aire en astrología que también concuerda con las tipologías de Jung: mental, sensorial, intuitivo y sentimental). Para una persona predominantemente sentimental o sensorial, por ejemplo, resulta mucho más difícil cambiar a base de modificar la el contenido de nuestro dialogo interior, pues la función mental, para estas personas, puede ser secundaria y estar muy subordinada a otras funciones más preponderantes.

    ResponderEliminar

Comenta, no seas tímido.