jueves, 29 de septiembre de 2016

Las chicas, de Emma Cline

Las chicas
Título original: The Girls
Emma Cline
Traductora: Inga Pellisa
Editorial Anagrama
344 páginas


Resumen:

Una adolescente entra en contacto con una chicas extrañas en la California de finales de los sesenta. Será una experiencia que marcará su vida.


Comentario:

Este libro es la opera prima de una joven autora norteamericana que trata un tema bastante común en la literatura: el paso desde de la niñez al mundo adulto, una visión de la adolescencia primero plácida y vulgar de Evie, la protagonista, y después violenta y extraordinaria. Para ser una primera obra, es cierto que está muy bien escrito. La autora hace gala, sin agobiar, de un estilo personal, lleno de imágenes originales y buenos destellos de prosa, con cierto toque nostálgico y evocador. Lo cual no impide, quizás debido al tema, que haya algún lugar común o cliché del mundo adolescente de la época en los Estados Unidos. Sin embargo, el juicio se inclina hacia la autora, que supera airosa la parte formal de la novela.

Evie está muy bien retratada en sus inseguridades, miedos adolescentes, curiosidad, deseo de aventura, hambre de cariño y amor, temeridad, despreocupación, en su forma de relacionarse con sus amigas y con los chicos. Se hace creíble su historia de "seducción", contada de un modo para nada truculento ni escabroso (incluso las escenas que podrían serlo) sino bastante natural y creíble. A través de ella conocemos al resto de los personajes, ya que es la protagonista absoluta y el personaje que tiene el foco de la narración en primera persona. Esto hace que la obra sea un tanto intimista, más centrada en los pensamientos y vivencias de Evie que en la acción llamada externa. 

El personaje nos narra desde la actualidad, y hace largos flashbacks sobre el hecho que marcó su adolescencia, vagamente inspirado en los crímenes de Charles Manson y en su "familia" (la secta que lo acompañaba). Los episodios que transcurren en nuestra época son breves y supongo que sirven para dos cosas: demostrar lo poco que han cambiado las cosas para las chicas (a través del personaje de Sasha, visiblemente ansiosa de complacer a su novio) y dar a entender cómo ese pasado persigue a Evie por muchos años que cumpla.

Y es que, en el fondo, uno de los temas de la obra es el de la expectativa de las chicas respecto al amor, y cómo el ansia de este, de ser amadas, de ser reconocidas, puede conducirlas a actos realmente horripilantes y sin sentido (o a su anulación como personas). Las mujeres de la secta encuentran su alegría en complacer al líder, al que tienen endiosado en todas las formas posibles (sexuales también). La autora muestra sutilmente las luchas de poder por el afecto del líder, los celos en contradicción con las ideas de amor libre de la secta, y otras corrientes emocionales surgidas alrededor de esta constante. He creído entender una cierta crítica a esta actitud, una visión feminista sobre el asunto un tanto perturbadora. El final me ha parecido algo precipitado, y no muy bien explicado, sobre todo las razones del crimen (¿banalidad del mal?).

Dicho esto, y admitiendo que el libro está bien escrito, a mí personalmente se me ha hecho un poco aburrido en algunas partes. Supongo que dado el tema, esperaba un análisis sobre el funcionamiento de las sectas algo más detallado, y no tan etéreo y sutil, ni tan centrado en lo intimista. Lo que es cierto es que tarda bastante en arrancar, con una larga introducción sobre la vida de Evie, antes de que esta entre en contacto con las chicas extrañas del título. Es un libro de tempo sosegado.

En resumen, una novela con buena prosa, buenas intenciones, crítica, intimismo y análisis de la turbulenta adolescencia, pero que a mí me ha parecido algo lenta, lo cual no quiere decir que lo sea, por supuesto.

Fragmentos:

 Todo el tiempo que había dedicado a prepararme, esos artículos que enseñaban que la vida no era más que una sala de espera, hasta que alguien se fijara en ti… Los chicos habían dedicado ese tiempo a convertirse en ellos mismos.

Las sábanas de mi cama estaban arrugadas, la punzada del miedo flotaba todavía en el cuarto. Qué ridícula. Asustarme tanto. Pero hasta el imprevisto de otra gente inofensiva en la casa me perturbaba. No quería que mi podredumbre interior quedara expuesta, ni siquiera por accidente. Vivir sola era aterrador en ese sentido. Nadie que vigilara tus escapes, las formas en que delatabas tus deseos primitivos. Como una crisálida tejida en torno a ti, hecha de tus propias inclinaciones, tal cual eran, y que no había que acomodar nunca a las normas de la vida humana.
Seguía en estado de alerta, y tuve que hacer un esfuerzo por relajarme, por controlar la respiración. La casa era segura, me dije, yo estaba bien. De repente parecía ridículo, aquel torpe encuentro. A través de la fina pared, oí cómo Sasha y Julian se instalaban en el otro cuarto. El crujido del suelo, las puertas del armario abriéndose. Estarían poniendo sábanas en el colchón. Sacudiendo años de polvo acumulado. Imaginé a Sasha mirando las fotos de familia de la repisa. Julian de bebé, con un teléfono rojo enorme. Julian con once o doce años, en un barco de avistamiento de ballenas, con la cara asombrosa y azotada por la sal. Debía de estar proyectando toda esa inocencia y dulzura en el hombre casi adulto que se había quitado los pantalones y daba palmaditas en la cama para que fuese a su lado. Con los restos borrosos de tatuajes de amateur extendiéndose ondulantes por sus brazos.
Oí el quejido del colchón.
No me sorprendió que follasen. Pero luego oí la voz de Sasha, gimiendo como una actriz porno. Unos gemidos chillones y ahogados. ¿No sabían que estaba en el cuarto de al lado? Me tumbé de espaldas a la pared y cerré los ojos.
Julian gruñendo.
-Eres una puta, ¿a que sí? –dijo. El cabecero de la cama chocando contra la pared–. ¿A que sí?
Más tarde pensé que Julian debía de saber que yo lo estaba oyendo todo.


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

4 comentarios:

  1. He visto varias reseñas de este libro y casi todas coinciden contigo: es bueno pero a veces se hace lento.
    Si cae en mis manos, lo leeré.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida. Para mí se hace lento porque divaga un poco y sobre todo, porque está muy centrado en la parte intimista. Creo que la forma cómo lo venden, incidiendo en lo de la secta a lo Charles Manson, juega en contra del libro, ya que luego lo lees y eso se toca tangencialmente.

      Eliminar
  2. Es uno de esos libros inagotables,con sus imágenes oníricas y su cuidadisimo lenguaje que difícilmente te deja indiferente. Disfrute con su lectura muchísimo, el grado con que detalla lo que siente la protagonista del libro ante cualquiera de las situaciones, de sus recuerdos, de lo que pudo ser y no fue....imprescindible

    ResponderEliminar
  3. Hola, recientemente he acabado su lectura y coincido contigo en que en ocasiones resulta un tanto lento. Me ha gustado su manera de escribir aunque a veces me ha resultado un tanto pomposa. Aún con estos peros creo que es una lectura muy recomendable y satisfactoria.

    Saludos

    ResponderEliminar

Comenta, no seas tímido.