viernes, 16 de septiembre de 2016

Los Bosques Imantados, de Juan Vico

Los bosques imantados
Juan Vico
Seix Barral
224 páginas
 
Resumen:

Victor Blum, periodista racional, acude al bosque de Samiel en la fecha del eclipse donde se supone que aparecerá Locusto, un misterioso mago, a fin de desenmascararlo, en medio de un clima de superstición.

Comentario:

El planteamiento de la novela resulta interesante e intrigante. Hasta la publicidad de la obra plantea que se trata de mostrar el conflicto entre ciencia y superstición, el poder de la prensa sensacionalista, cómo afectan las creencias irracionales al ser humano...

Sin embargo, a mi modo de ver nada de eso es aprovechado en absoluto, ni se desarrolla, limitándose la historia a una mera trama que tira más hacia lo detectivesco que hacia otra cosa. Todo ese supuesto subtexto queda ahogado y sepultado por las peripecias, sin que estas nos muestren nada más allá de la mera anécdota novelesca.

Tomada como novela de género sin más, puede crear intriga, ya que al personaje principal le suceden diversos lances en el pueblo del bosque famoso, se entrevista con científicos, conoce las supersticiones locales, descubre la profanación de una iglesia, lo atacan unos desconocidos... Es decir, una trama típica de las novelas de aventuras, con un toque sobrenatural, y una ambientación centrada en el creencias paranormales y fantásticas del siglo XIX, como la mediumnidad, el mesmerismo, las curaciones milagrosas. Pero al final, la construcción de la historia, que parecía más o menos sólida, comienza a agrietarse y a mostrar las costuras y los errores derivados de añadir un montón de elementos diversos con los cuales el autor parece no saber qué hacer.

El autor muestra una aceptable documentación, aunque a veces se nota que la incluye por mero adorno, como todo lo relacionado con el mago Robert Houdin, amigo y mentor de Victor, el protagonista, o las referencias a los símbolos célticos o primitivos de los colgantes de algunos habitantes del pueblo.  Entiendo que son exigencias para ambientar la obra y para mostrar las diferencias entre la mentalidad cientificista de Victor y el mundo primitivo y supersticioso de las gentes que pululan en torno al bosque de Samiel. Esta es una de las partes fuertes de la misma, así como la prosa, que pese a su frialdad y falta de chispa, es correcta y limpia, no tanto, no obstante, como para considerla propia de la "alta literatura".

Si como decía antes, considerada como novela de género, misterio, detectives o como se le quiera llamar, más o menos va dando la talla a lo largo de sus páginas, de pronto, todo se viene abajo en el final, con diferencia lo que menos me ha gustado. Las grandes expectativas sobre Locusto no se cumplen. El misterio termina siendo pobre, y, para colmo, el autor crea un anticlímax explicándolo con prolijidad, y atando cabos a veces de forma muy forzada, o directamente desechando como no relacionados con lo demás algunos de los acontecimientos. Y todo eso a lo largo de un montón de páginas, lo cual hace que parezca que la obra no va a terminar nunca, y eso que es bastante breve.

No sé si falta desarrollo o si falta un misterio más intenso, o algo más de empaque narrativo, lo que sí tengo seguro es que resulta muy decepcionante esta resolución, al menos para mí, sobre todo porque durante el resto de la obra se mantenía una intriga creciente y no estaba mal escrita. Además, los personajes, que hay demasiados (miles de periodistas casi indistinguibles unos de otros), son apenas pinceladas sin profundidad, demasiado arquetípicos, incluido el protagonista, del cual, en realidad, no sabemos mucho.

En resumen, una novela de género que crea cierto misterio hasta que llega a un final algo pobre y frustrante, correctamente escrita y con buena ambientación y documentación sobre la época y las creencias paranormales del XIX.

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta, no seas tímido.