jueves, 23 de febrero de 2017

El Motel del Voyeur, de Gay Talese

 El motel del voyeur
The Voyeur's Motel
Gay Talese
Traducción: Damià Alou
Alfaguara
232 páginas
Argumento:

El periodista Gay Talese nos cuenta las vivencias de un voyeur americano.

Comentario:

La mayor gracia de esta obra, encuadrada en el género de no ficción, es el morbo que podrían suscitar las memorias del dueño de un motel, dedicado a espiar a sus clientes, algo que, salta a la vista, es de una muy dudosa moralidad, y hasta delictivo.

Se supone que este hombre se puso en contacto con el periodista Gay Talese para hacerle llegar sus escritos, y que incluso este compartió algunas sesiones de "espionaje" con él. Durante años estuvieron en contacto  para hablar del tema, hasta que finalmente, al prescribir el posible delito en el que hubiera incurrido (las acciones principales tuvieron lugar sobre los años setenta), se decidieron a darle forma y sacarlo a la luz.

El resultado es muy irregular. Talese nos da variadas explicaciones sobre la forma en que hizo su obra (lo que en cine sería una especie de making of), sus relaciones y correspondencia con el dueño del motel, sus encuentros y charlas, así como la escabrosa situación en que el segundo le mostró su método de modo práctico, en un tono periodístico y aséptico.

Intercalado en el texto  están las memorias propiamente dichas, o extractos de estas, con diferentes episodios de diverso grado de escabrosidad, pero tampoco en exceso descriptivas. El dueño del motel también incluye el relato de su modus operandi, describiendo las obras que hizo en el motel para crear puntos de observación, disimulados con rejillas, y reflexiones (algunas de ellas prosaicas, pero otras bastante interesantes) sobre la sexualidad tanto propia (su fijación infantil con su tía, sus experiencias con varias mujeres, la complicidad de estas con sus actos de "mirón", etc) como de sus clientes, y cómo esta fue cambiando a lo largo de las décadas en que se dedicó a "estudiarlos".

El autor nos narra encuentros entre parejas casadas, adulterios, tríos, actos homosexuales, incluso algún incesto, sin olvidarse de opinar y comentar sobre lo que ve. En general, parece tener la opinión de que las relaciones sexuales de la mayor parte de la población son muy mediocres y básicas, poco satisfactorias, salvando, caso curioso, a las lesbianas, que según él ponen más amor y entrega.

El libro no me gustado mucho. Llega a ser repetitivo en algunos aspectos; como punto positivo no resulta demasiado explícito o al menos no se regodea demasiado en las descripciones. Obviamente, no está bien espiar a gente que va a tu negocio, pero el dueño del motel parece querer justificarse aludiendo a una "manera informal de hacer un estudio sociológico sobre la sexualidad", al estilo de Masters y Johnson pero sin que los sujetos tuvieran conciencia de ser estudiados.

Para colmo de males, hay dudas sobre la veracidad de toda esta historia, ya que al parecer algunas informaciones apuntan a que varios datos dados por el dueño del motel no coinciden con la realidad.

En resumen, un libro solo apto para curiosos de la vida sexual y sociología. Los que busquen porno lo llevan mal; y los que busquen buena literatura, aún peor.

Fragmento

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta, no seas tímido.