lunes, 20 de febrero de 2017

Media vida, de Care Santos

Editorial: Destino, 2017
Colección: Áncora & Delfín
416 páginas
20.50 €
Ebook: 12.99 €

Argumento:

La noche del 29 de julio de 1950 cinco adolescentes se separan tras un hecho traumático para una de ellas. El 29 de julio de 1981, coincidiendo con el 31 aniversario de lo sucedido y con la boda de Lady Diana y Carlos, las amigas, con 45 años, se reencuentran.

Comentario:

A veces, que satisfaga o no la lectura de una novela depende de las perspectivas que se tengan, lo que se crea que se va a encontrar en su interior. En el caso de «Media vida», el primer capítulo, situado en 1950, cuando las cinco protagonistas son adolescentes, parece sugerir que lo sucedido la última noche que comparten en el colegio donde permanecen internas marcará tanto sus vidas como el reencuentro que tiene lugar tres décadas después. No es así.

Este hecho, relacionado con la culpa, el perdón, el remordimiento, no parece afectar a la mayoría de las implicadas: Marta, Lola y Nina ni siquiera saben todo lo que pasó, Olga ha optado por olvidarlo y Julia, principal perjudicada, ha conseguido, de alguna manera, superarlo, crecerse ante la adversidad, tener la vida más plena y satisfactoria de todas (además de los pasajes más emotivos de la novela).

Quizá por eso apenas se le dedican un par de páginas en el último capítulo, una conversación entre Olga y Julia en la que la primera se diría más impresionada por recuperar sus tijeras de bordar doradas que por  lo que le cuenta la segunda, incluida una «sorpresa» a modo de revelación no tan inesperada, quién sabe si un intento de dar un mínimo de relevancia a lo que pasó en 1950.

Excepto el primer capítulo y parte del último, la novela se centra en relatar lo que ha hecho cada una de las cinco mujeres en los 31 años transcurridos, y lo hace a modo de resúmenes más o menos superficiales, centrados en las escenas que la autora considera importantes (la actuación de los Beatles en Barcelona), si bien retratan más la época que la psicología de sus personajes.

En cuanto a las protagonistas y sus experiencias, a veces resulta difícil situar qué pasa a quién, quizá debido a que (excepto Julia, diputada, feminista, con la historia más interesante) se enfrentan a situaciones similares: matrimonios más o menos infelices, maternidad, vida sexual, frustraciones… lo que da lugar a cierta reiteración en las biografías de las cinco amigas y la impresión, demasiado obvia, de que se las utiliza para hablar de un periodo histórico concreto.

Esto se percibe especialmente en la parte titulada Tenebrismo, durante la que las mujeres vuelven a jugar a las prendas con preguntas acerca de su vida sentimental y sexual, con especial atención a la posibilidad de robar la pareja a una amiga o estar con un hombre mucho más joven, además de indagar acerca de la decisión más importante que han tomado.

Si bien las «sorpresas» que se dan durante la cena en el restaurante de Marta son en su mayoría previsibles o irrelevantes, es apreciable la capacidad de la autora para crear expectativa (la tardanza de Julia en medio de la tormenta) y para dar sentido a la «coincidencia» del reencuentro con la boda de Lady Diana y Carlos, cuyo final es bien conocido con el enfrentamiento de las protagonistas a la realidad de sus vidas, tan alejadas del ideal romántico de la juventud.

En resumen, aunque la novela no cumple las expectativas en cuanto al  «misterio»  que sugiere su primer capítulo, se aprecia la intención de mostrar cómo afectan cierto periodo histórico a las mujeres que lo vivieron y sufrieron, está correctamente redactada y, pese a ser algo repetitiva y un tanto superficial, consigue mantener el interés buena parte de la lectura.


«Media vida» es la novela ganadora del Premio Nadal 2017.


***T***



¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

5 comentarios:

  1. Sólo he leído de Santos Deseo de chocolate que fue traducido al finés el año pasado. No me gustó demasiado. Mire´y me di cuenta que mi biblioteca tiene 5-6 libros de Santos en español, también este más recién. Cuál me recomendarías - este o algún otro?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, riitta k:

      No me siento capaz de recomendar lecturas a nadie, es algo muy personal, además de que sería imposible acertar sin conocer aunque sea superficialmente las preferencias de esa persona en cuanto a géneros etc..

      En cuanto a novelas de Care Santos, en el blog está reseñada, además de Media vida, La muerte de Venus, por si te interesa.

      Saludos.

      Eliminar
  2. La verdad que entretenida lo es y mucho. Yo me la leí casi de un tirón porque aunque tanto el 'incidente' como la 'sorpresa' los ves venir, quería atar todos los cabos y la autora escribe bien. Sí me sorprendió el asunto 'paraguas', lo admito. Pero en general, eché en falta más intensidad, algo falla, como si tantos años y tantas dudas no hubieran cristalizado en algo más de vida. Con razón se llama media vida, porque yo me quedé a medias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Cersei:

      Completamente de acuerdo con lo que dices. Se ven venir el "incidente" y la "sorpresa", y el "paraguas" sí que es una sorpresa.

      Yo también he echado en falta intensidad (solo me ha impresionado lo de Julia), y me ha sobrado que las protagonistas se parecieran tanto en demasiados aspectos.

      Coincido además en que la novela está bien escrita y se lee con facilidad.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Después de leer con cierto pesimismo varios comentarios "especializados" llenos de elogios superlativos y ninguna "nube gris", tropiezo con esta crítica y me alegro, porque coincido plenamente con ella. Para mí ha sido un buen principio; luego, cierto tedio (bien narrado, eso sí) en el desarrollo posterior y se recupera el interés al final. En medio de todo, varios "golpes de efecto" parecen traídos un poco por los pelos.
    Es decir, la novela está bien y deja entrever a una escritora con oficio, pero creo que podría haber dado más de sí, si los personajes hubieran reflejado una vida más a pie de calle y menos plena de bisutería burguesita. No digo que no haya existido gente así, porque supongo que España estará trufada de esas criaturas, pero me ha parecido excesivo el trato tan minucioso que se da a la mayoría de los personajes, lo que hace a la novela, lenta en algunos momentos. Es decir, me ha sobrado parte del corpus central de Media Vida.

    ResponderEliminar

Comenta, no seas tímido.