miércoles, 26 de abril de 2017

La parte escondida del iceberg, de Màxim Huerta

Editorial: Espasa, 2017
Colección: Espasa narrativa
380 páginas
19.90 €
Ebook: 12.99 €

Argumento:

Max regresa a París para intentar recordar, y olvidar, un amor perdido.

Comentario:

«La parte escondida del iceberg» es una obra difícil de clasificar (aunque el autor la define como «novela»), indecisa, sobre todo, entre la guía turística de París, la autobiografía más o menos sincera centrada en la pérdida de un amor y el intento de asumirlo, y la creación literaria, pasajes en los que se comentan los motivos del autor para escribir, sus temas recurrentes, anécdotas sobre novelas anteriores etc...

En la parte dedicada a París, personaje que comparte protagonismo con Max, quien está escribiendo una novela sobre el recuerdo y el olvido, recordar para olvidar y crear nuevos recuerdos, o algo así, el protagonista recorre calles, cafés, monumentos, barrios, cuenta lo que bebe, lo que come, las conversaciones intrascendentes con camareros acerca de cómo quiere la bebida, lo que otros escribieron sobre la ciudad, canciones y cantantes franceses, con especial atención a Jacques Brel y su canción Ne me quitte pas (No me dejes), titulo de la anterior obra del autor. Lamentablemente, si la intención es mostrar París, o su París, a alguien que no la conozca, no se logra, e incluso puede producir el efecto contrario al buscado, al hacer que parezca solo una sucesión de nombres más o menos conocidos.

Los pasajes dedicados al amor perdido y a la lucha entre intentar recordar y olvidar, comprender y sanar, son deliberadamente inconcretos (quizá por tratarse de hechos reales, por pudor, cobardía, prudencia o algún otro motivo), llenos de vaguedades, y divagaciones, repeticiones de conceptos, intenciones y emociones, en las que no por decir no menciona ni el nombre ni el género de esa persona (veintitrés años, largo cabello rubio, ojos azules), apenas hace referencias (en un momento dado le pide que hable con sus contactos para ayudarle en su profesión de modelo, algo que Max considera lógico y normal) a cómo era la relación, a su desarrollo y final. Este tipo de relato puede satisfacer a quienes tengan facilidad para identificarse emocionalmente, y tal vez menos si se prefieren ejemplos, escenas, situaciones, motivos, algo más novelado.

La faceta autobiográfica se extiende además a la infancia de Max, la familia, el trabajo y la literatura. El autor ha afirmado que se entenderá por qué dejó «El programa de Ana Rosa», si bien no aporta detalles que no se pudieran deducir viendo su despedida en este programa o declaraciones posteriores. Igualmente, la relación con sus progenitores y con la familia materna se deja intuir en novelas anteriores («La noche soñada»).

En cuanto a la parte metaliteraria, que incluye tanto las referencias a novelas que tienen a París como protagonista como citas de varias obras y autores, quizá lo más interesante se encuentre en el relato de los temas recurrentes del autor (algunos, como París, la familia, la niñez, el recuerdo, el olvido, son fácilmente identificables cuando se han leído varias de sus novelas), la forma en que se documenta (cuenta cómo encontró el cartel que da origen a «Una tienda en París» y otros detalles relacionados con su desarrollo) y los motivos por los que escribe y se considera escritor.

 «Escribo novelas para inventarme personajes, inventarme la vida y liberarme de algunos fantasmas; ahora —redundancia— soy yo el personaje hasta que cierres este libro. Luego callaré y me negaré a responder preguntas. Pero ahora que me lees, confieso que ando con cuidado buscando palabras para darle sentido a un sinsentido: su ausencia. Qué fácil era escribir sobre otros. Qué difícil resulta narrarse a uno mismo.»

En resumen, «La parte escondida del iceberg» es una obra que su propio autor define a veces como novela, otras como autobiografía o autoficción, perjudicada por el exceso digresiones, citas de obras ajenas, enumeraciones de lugares, saltos temporales confusos, situaciones inconcretas, continuas repeticiones de datos ya comunicados, pero, sobre todo, por un exceso de pudor, o lo que sea, del autor, que se refugia en vaguedades, dificultando la identificación con los pasajes más emotivos, personales, sentimentales, de la historia que pretende transmitir.


***T***


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

12 comentarios:

  1. Buenas tardes. No pude con esta obra y sus incongruencias. Suscribo tu reseña.
    Un saludo 😉

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rosalía:

      Siempre es agradable que otras personas coincidan con tu opinión.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. entre huellas de papel:

      Si no es un tema y/o autor que te interese lo mejor es no leer ni esta ni otras novelas.

      Saludos.

      Eliminar
  3. No me llama nada la atención, por lo que voy a seguir tu consejo y dejarla pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. soy muy fan de Maxim Huertas pero este libro no me ha gustado nada. Muy de acuerdo con tu reseña

    ResponderEliminar
  5. Uy, demasiada indefinición e imprecisión ¿no? Da la sensación de que quiso protegerse demasiado y se quedó en un quiero y no puedo...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana Blausfemia:

      En efecto, esa es la impresión que tuve durante toda la lectura.

      Eliminar
  6. Opino lo mismo , que horrible lectura, hasta me enfade por ver como describia a París.saludos

    ResponderEliminar
  7. Leo tantas buenísimas opiniones en Instagram que me lleva a pensar si lo he leído en el momento equivocado o si no he sabido captar su esencia. Tengo dos de sus libros entre mis favoritos pero este se me ha hecho repetitivo y sin interés en muchos momentos. Me gusta ser sincera con mis reseñas y creo que tiene mejores libros aunque entiendo que este es su libros más personal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un té con Ceres:

      Ya ves que no eres la única en pensar que esta es una obra fallida del autor, yo creo que precisamente por ser tan personal, como digo en la reseña.

      En cualquier caso las opiniones siempre son subjetivas y sujetas a muchos factores, desde los gustos personales al bagaje cultural, número y calidad de lecturas, conocimientos literarios etc...

      Gracias por opinar. Saludos.

      Eliminar
  8. Estoy con vosotros,voy en la página 143 y se me atraganta muchísimo,ya no puedo,me pierdo,se regodea tantísimo en mil cosas,describe tanto,siento como si fuera un batiburrillo de todo,reseñas en francés,y francés y francés.....le tenía muchas ganas,porque otros de él me han gustado pero este,va a ser que no. Una pena.
    Pero es simplemente mi opinión y mi gusto. 😉😉

    ResponderEliminar

Comenta, no seas tímido.