Mostrando entradas con la etiqueta Aventuras. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Aventuras. Mostrar todas las entradas

lunes, 7 de diciembre de 2015

Cicatriz, de Juan Gómez-Jurado

Editorial: Ediciones B, 2015
570 páginas
19,50 €
Ebook: 4,75 €

Argumento:

Mientras se encuentra inmerso en una negociación con una gran multinacional, a Simon Sax se le ocurre buscar una esposa por correo, y aparece Irina, con una cicatriz bajo el ojo izquierdo y algunos problemas.

Comentario:

«Cicatriz» es una novela de género (aventuras, thriller, misterio) con todo lo que esto conlleva en cuanto a lo que pretende: entretener,  sorprender con repentinos giros, ya sean en cuanto a los personajes o las tramas y, en suma, enganchar tanto que resulte difícil abandonar la lectura.

Para ello el autor empieza la novela en un momento de peligro para el protagonista, que narra su historia en una primera persona en presente que pretende intensificar la empatía con el personaje, y poco después comienza un largo flashback, dentro del que se incluye algún otro, hasta llegar al momento que da inicio a la historia y continuarla desde ahí hasta su desenlace. 

El relato de Simon se alterna con otro, en tercera persona y pasado, que cuenta la historia de Irina, a quien el autor insiste en referirse como «la niña» durante buena parte de la narración, en apariencia sin una finalidad concreta: es evidente que se trata de ella.

Intercalado en el pasado de Irina se incluye el de el Afgano, antes de conocerla, a modo de flashback dentro de otro flashback, páginas y páginas que rompen el ritmo sin una finalidad aparente. De hecho, tal como ocurre con lo que hace la Araña tras su llegada a Estados Unidos, si se eliminan ambos relatos de la novela esta mejoraría al quitar estas digresiones que alargan la obra sin aportar contenido relevante.

Llama la atención que pese al elevado número de páginas (más de quinientas en su versión impresa) apenas pasan cosas, y las que suceden son tan tópicas que no resulta difícil predecir lo que va a pasar a continuación salvo, quizá, un par de excepciones, entre las que se incluye un final que, sin ser original, no es tan convencional como pudiera esperarse.

Entre los personajes destacan sobre todo Simon, cuya evolución es perceptible, e Irina, la ya no tan sorprendente heroína fuerte e implacable a la par que sensible. A ellos se suman Tom, amigo del protagonista, Arthur, su hermano, varios villanos y otros secundarios más o menos necesarios (¿qué aporta Arthur en realidad?) para que avance la narración, todos ellos dentro de los tópicos del género.

En resumen, «Cicatriz» proporciona lo que se espera de una novela de su género: entretenimiento, interés por continuar leyendo, cierta intriga, incluso empatía con los protagonistas, y todo ello sin apartarse de las convenciones, siendo tan eficaz en su cometido como olvidable tras terminar su lectura.

Además hay varias erratas en el texto, y en cierto momento tres millones de dólares pasan a ser dos.


***T***


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)


domingo, 8 de noviembre de 2015

La Española Inglesa (Novela ejemplar), de Miguel de Cervantes


La Española Inglesa

Miguel de Cervantes
50 pp (aprox, según ediciones)


Argumento:

El inglés Clotario rapta a una niña gaditana, Isabel, y se la lleva a Inglaterra, donde crece en hermosura y virtud, hasta el punto que la prometen con el hijo de la familia secuestradora, Ricaredo. Pero el destino, la Reina de Inglaterra y los celos harán todo lo posible por separarlos y por poner a prueba la virtud de los enamorados.


Comentario:

La Española Inglesa es una obra breve, que aunque se publicó agrupada con otras del autor bajo el título de "Novelas Ejemplares", no se trata de una "novela" en el sentido actual del término, sino más bien de un relato largo, donde predominan la narración y la acción (con muy pocos diálogos), como en un moderno cuento de hadas. Por la trama podría ser una novela "bizantina", es decir, cargada de lances y de mudanzas de fortuna que, una y otra vez, separan a los amantes, quienes, tras aventuras de años logran reencontrarse de las maneras más "casuales" y folletinescas.

Llama la atención al lector moderno (aunque sean rasgos propios de la época), que los personajes ingleses lleven nombres españolizados como Clotario, Ricaredo y otros de la misma índole. También resulta curioso el trato más bien tirando a benevolente que da Cervantes a los ingleses, enemigos de España en la época, pero que en esta historia no salen malparados en absoluto, habiendo incluso una "aparición estelar" de la propia reina Isabel I que acoge y protege a su bella tocaya española. Naturalmente, Cervantes hace que estos raptores ingleses sean católicos encubiertos, lo cual sí que demuestra un cierto prejuicio religioso, entendible, nuevamente, por la época en la que se escribió esta obra (así como toda la moral, bastante tradicional del XVI, que destila)

A pesar de ser una historia breve, en ella tienen cabida muchos lances: el asalto a Cádiz por parte de la flota inglesa, ataques a galeras turcas o moras, cautividad, celos, reconocimiento de padres e hijos separados, amantes desdeñados que planean venganzas, envenenamientos, etc, etc, lo cual la hace muy entretenida de leer. Eso sí, desde nuestro punto de vista moderno se echa de menos un mayor desarrollo de las situaciones, y desde el punto de vista de los lectores de Cervantes, también ese humor suyo tan característico. 

La prosa es muy sencilla y, quitando alguna palabra propia de la época, se lee muy bien incluso hoy en día.

Los personajes son arquetípicos del Siglo de Oro, la joven Isabela o Isabel, que alberga de manera pareja la virtud y la belleza, el enamorado Ricaredo, galante, virtuoso también, guerrero, noble, cristiano... Como curiosidad, el autor pone a prueba el amor y valores (que diríamos hoy en día) del galán haciendo que su enamorada pierda la belleza, y poniendo por encima de ella la virtud. 

En este relato se observan muy bien los marcadísimos roles de género de la época, con el hombre aventurero que se lanza a la guerra y la mujer cuyo patrimonio principal son sus virtudes y su hermosura, y cuya única salida en caso de que falle todo lo demás es la profesión de monja... Es curioso que en el Quijote, por ejemplo (pero también en otras de sus novelas ejemplares), Cervantes presente una amplitud de miras y un mayor realismo en el trato de los personajes, que aquí están bastante idealizados. 

Ni qué decir tiene que esta obra, como otras muchas del autor, tiene rasgos autobiográficos, como la parte del cautiverio por los berberiscos.

TVE ha realizado una miniserie sobre esta historia protagonizada por Carles Francino y Macarena García en conmemoración del IV centenario de la muerte de Cervantes (2016). 





Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión. Insultos o comentarios personales sobre las administradoras no saldrán publicados, solo comentarios de los libros.

martes, 13 de octubre de 2015

En busca de la Bella Durmiente, de Nut

Editorial: Ediciones Babylon
Ilustración de cubierta: Celia Portillo
150 páginas
Ebook: 2,95 €

Argumento:

El príncipe Devan de Idho, cansado de que le desprecien por la pérdida de los dones que le correspondían por nacimiento, decide rescatar a la Bella Durmiente y casarse con ella. Pronto se une a él en la aventura Sai de Llyr, con la intención de ser el cronista de sus heroicas aventuras.

Comentario (con SPOILERS):

En busca de la Bella Durmiente no es solo una nueva revisión del cuento desde el punto de vista del príncipe que intenta rescatarla, o una novela romántica protagonizada por una pareja homosexual, sino que va más allá, relatando el viaje iniciático de un joven que intenta encontrarse a sí mismo a partir de unas circunstancias desfavorables.

La obra está dividida en tres partes: una inicial que da origen a la historia, en la que Devan se ve despojado de los dones que le corresponden por nacimiento a cambio de otros, una segunda en la que el protagonista realiza una búsqueda interior paralela a la aventura externa (el intento de llegar al castillo y rescatar a Rhona) y una final en la que, tras vivir nuevas experiencias, tiene que decidir cual será su futuro.

En el aspecto formal, y a excepción de alguna que otra errata, cabe destacar que la novela está bien redactada y estructurada, con poco texto irrelevante. Si bien es cierto que quizá algunos puntos de vista ocasionales no son necesarios para contar la historia, centrarse en cómo ve las cosas Devan no solo enriquece al personaje, sino que además dificulta que se conozcan ciertos detalles acerca de Sai, unos más previsibles y fáciles de adivinar que otros. Quizá la mayor aportación del cronista situada en el último tramo de la historia, y centrada en el relato de hechos pasados es más una concesión a las convenciones del género romántico que información relevante para la obra, pero, debido a su relativa brevedad, no llega a hacerse pesada ni molesta.

Entre los personajes, además de Devan y Sai, cobran especial relevancia Rhona, la Bella Durmiente, y Briana, su joven cuidadora, cuya utilidad en la narración es evidente, si bien cabe pensar si incluir una historia tan similar a la de los protagonistas, cuando el tema ente el príncipe y la princesa podría haberse resuelto de otra forma, puede restar protagonismo a uno de los temas principales: la relación entre dos personas del mismo sexo. También tiene importancia Faryan, el chambelán e imagen paterna de Devin ante el rechazo de quienes le rodean, sin olvidar que es su error el que propicia la intervención de Daibhidh el Arcano y el cambio en el destino del joven.

Si bien los obstáculos que deben vencer Devan y Sai para llegar hasta Rhona son ingeniosos, mantienen el interés y ayudan a que progrese la relación entre ellos, y la escena romántica entre los jóvenes es tan elegante como poética en su resolución, quizá lo más interesante de la novela es su intención, que trasciende varios de los géneros en los que se la podría encuadrar (aventura, fantasía, romántica) y utiliza un subtexto más o menos evidente para hablar de la propia aceptación (no centrada en la homosexualidad, sino en cualquier tipo de diferencia que produzca rechazo o incomprensión ajena), dando lugar a una novela tan entretenida en la superficie como interesante en el fondo.


***T***

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión. Insultos o comentarios personales sobre las administradoras no saldrán publicados, solo comentarios de los libros.

lunes, 5 de octubre de 2015

El regreso del Catón, de Matilde Asensi

El regreso del Catón
Matilde Asensi
Editorial Planeta
544 páginas


Argumento:

La ex monja Ottavia Salina, su  marido Farag y el ex guardia suizo Kaspar se embarcan en una nueva aventura en busca de un secreto oculto de la cristiandad que podría poner en peligro sus creencias religiosas.


Comentario:

Después de más de una década, la autora retoma los personajes de su libro más emblemático, "El último Catón", para hacer esta secuela con alma de remake, que tiene mucho en común, tanto en estilo como en argumento y recursos, con la obra primitiva. 

Después de una presentación un tanto larga para mi gusto, donde se nos cuenta la vida actual de Ottavia y Farag en Canadá, y sus relaciones con su sobrina Isabella, una joven que aportará a lo largo de la novela sus "conocimientos" informáticos, como suele suceder en este tipo de obras, otro personaje (en este caso una pareja de ancianos millonarios) provoca la "llamada a la aventura" que alejará a los protagonistas de su "mundo ordinario". 

En un principio y como es canónico, estos la rechazan, pero, una vez aceptada, se inician los viajes a lo largo del mundo en busca del tesoro de turno, hasta culminar en un tercer acto dedicado casi en exclusiva a la superación de las trampas que lo protegen. 

La estructura, como se puede observar, no es muy novedosa, ni en la historia de la Literatura ni en la propia bibliografía de la autora. Supongo que ella sabe lo que gustó de su obra y es lo que ofrece a los lectores, ni más ni menos (no se le puede negar sinceridad y honestidad): larguísimas notas eruditas, cargadas de datos y de nombres de personajes históricos (que son bastante difíciles de retener, hemos de admitir), viajes a diferentes lugares exóticos (Mongolia, Estambul, Tierra Santa, etc), referencias a la religión cristiana y a supuestos hechos que la pueden cuestionar (esto parece dar mucho morbo, a juzgar por la cantidad de autores que lo han explotado), bastantes dosis de humor (excesivo a veces), y sobre todo, la marca de la casa, las famosas y retorcidas pruebas que los aventureros han de superar para lograr su objetivo, cual modernos Indiana Jones. 

A mi, personalmente, las citadas pruebas me parecen exageradas y excesivo el espacio dedicado en el libro a ellas, como si todo él estuviera orientado hacia ese punto y lo demás fuera una especie de trámite. Incluso diría que algunas de ellas suscitan ciertas dudas lógicas. Por ejemplo, una que involucra colocar en orden diversas piedras preciosas en unos agujeros y no nos explican cómo es posible que el artilugio sepa distinguir entre un topacio y una esmeralda (si fuera por la forma, peso o tamaño sería más comprensible, pero entonces no tendría ciencia la eterna elucubración de los personajes). Cuesta creer que los antiguos colocaran artimañas tan elaboradas en lugares de difícil acceso cuando, además, a veces da la impresión de que se podría acceder al "tesoro" por otras vías. Por otro lado, ataca un poco a la credibilidad que justo los mismos personajes se vean envueltos en una aventura similar a la del primer libro y también con pruebas para superar inspiradas en un asunto religioso (de que siempre resuelvan todo ya no comento; supongo que es lo normal en el género).

Los parecidos con otras obras de la autora son bastante obvios y a veces molestos. Se copian escenas que parecen sacadas de "El salón Ámbar", de "Todo bajo el cielo", del propio Catón... Incluso el diseño de los personajes es muy similar. Por ejemplo, la sobrina "hacker" de Ottavia recuerda a la hija del interés romántico de la protagonista de "El salón ámbar", por fortuna mucho más creíble y menos repelente.

Los personajes son algo planos. Al estar narrado en primera persona por Ottavia se pierde la ocasión de desarrollar a los otros, aunque supongo que el intimismo y el estudio de psicologías no entran en la intención de la obra (pero por otro lado, dedica muchas páginas a charlas banales y familiares, que lastran y alargan). Ottavia, además, tampoco es una narradora precisamente fascinante. Pese a ser una señora de mediana edad, ex monja, paleóloga, mujer de ciencia, etc, etc, a veces tiene reacciones histéricas e infantiles que chirrían mucho. Su tono de narración es humorístico, naíf y poco serio, y en general abundan comentarios frívolos (se pasa la novela llamando fea a un personaje femenino, comentado cosas de bolsos y de ropa, quejándose por todo, etc). 

El ritmo es muy lento, sobre todo al inicio, con la exposición de los hechos históricos y el relato de la vida familiar de Ottavia, que resulta algo pesado (el capítulo donde va a ver a su familia italiana sobra); la prosa no es tampoco destacable; abundan los adverbios terminados en -mente y las exclamaciones, tal vez un intento de transferir emoción. Hay demasiadas frases hechas y la prota está cada dos por tres "quedándose de piedra" o "petrificándose". A veces, el humor es un poco sonrojante. Hasta bien entrada la obra no pasa gran cosa. Un detalle que influye en la falta de interés es la ausencia de antagonistas claros que den emoción. Todo parece demasiado fácil, a pesar de algún revés que ocurre sobre la mitad. 

Al estar narrado en primera persona, algunas escenas de acción que involucran a los simulacros de antagonistas no se ven. En cierto punto, muere un personaje y la autora es incapaz de trasladarnos el impacto del momento. Todos se olvidan enseguida del asunto. También hay una historia de amor que ocurre en "segundo plano" y no emociona ni conmueve por ese motivo. Por no mencionar a la sobrina y al niño... que tampoco aportan mucho.

La pruebas, eso sí, son suficientemente enrevesadas, eruditas y elaboradas como para que la autora y los protagonistas se luzcan, que es de lo que se trata al final.

La novela se me ha hecho larguísima, hasta el punto de saltarme varias notas eruditas (que adornan, pero el lector puede prescindir de ellas). La protagonista me ha parecido muy poco seria, y la primera persona un lastre para la novela, que no puede extenderse en puntos que no conozca la citada narradora (no sabemos qué hacen los malos, no vemos las relaciones entre otros personajes, etc, etc), pero imagino que es justo lo que esperan los seguidores de la autora. 

En resumen, una novela de aventuras un poco ingenua en su estilo, pero que cumple con los cánones del género y que, casi seguro, apasionará a los fans de Matilde Asensi, si lo que buscan es "más de lo mismo", claro.



Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión. Insultos o comentarios personales sobre las administradoras no saldrán publicados, solo comentarios de los libros.

jueves, 30 de abril de 2015

Matemos al tío, de Rohan O'Grady

T.O.: Let’s Kill Uncle, 1963
Editorial: Impedimenta, 2014
Traducción: Raquel Vicedo
316 páginas
22 €

Argumento:

Barnaby Gaunt, un niño de diez años, cree que Tío quiere asesinarle para quedarse con su dinero. Con la ayuda de su amiga Christie MacNab, a quien ofrece como recompensa un millón de dólares de su herencia, planea adelantarse y asesinarle él antes.

Comentario:

Matemos al Tío es una de esas novelas con tantas facetas que es posible pasar alguna por alto. Tras la apariencia de una lectura casi infantil, entre la aventura, el misterio y lo gótico, hay una historia con mucho subtexto, que profundiza más allá de lo aparente en situaciones que van desde las más obvias, como es la posibilidad de que el Tío del título sea un asesino, a otras más sutiles, entre las que se encuentra la reflexión sobre la supuesta inocencia de la infancia, las consecuencias de la guerra en una pequeña comunidad (en la Isla no hay otros niños que los protagonistas ya que todos los jóvenes, excepto Albert, fallecieron) o el amor incondicional (tanto el que siente el sargento Coulter por la señora Rice-Hope como el de los niños hacia él).

La capacidad de la autora para crear una atmósfera que solo es idílica en la superficie (las abundantes comidas que cocina la señora Nielsen para los niños, la belleza de un paisaje exuberante que sirve como escenario de travesuras infantiles) es uno de los principales alicientes de este juego de apariencias, en el que hechos, personas y escenarios que parecen inocentes se convierten en amenazas potenciales cuando los niños deciden acabar con Tío: las armas que guarda en su casa Lady Syddyns, la medicación de la señora Brooks o la apatía de un aterrorizado Una Oreja contribuyen a crear expectativa, a sospechar, incluso temer, el desarrollo de los acontecimientos.

Así, entre excursiones por la Isla, calor y comilonas, la autora da a conocer a unos personajes con matices y personalidad entre los que destacan tanto Christie como Barnaby o Tío, pero también los Brooks y su negativa a aceptar la pérdida de su hijo Dickie años atrás, el atormentado Una Oreja, que teme comportarse como el puma que es o el sumiso agradecimiento de Pobre Desmond, aunque el más complejo es el sargento de la Real Policía Montada del Canadá, Albert Coulter (su vida solitaria,  una casa llena de libros y música anticuados, las cartas que escribe a la señora Rice-Hope y destruye sin entregar, la relación epistolar con el decepcionante señor Hobbs, el ser el único hombre superviviente de su generación…), que empieza odiando a los niños y va evolucionando hasta encariñarse con ellos.

Que apenas mediada la novela se sepa con certeza si Tío es, o no, el monstruo que describe Barnaby no disminuye el interés por lo que harán los protagonistas, sino que intensifica la reflexión sobre el bien y el mal, sobre la moralidad de ciertos actos que quieren llevar a cabo Barnaby y Christie (en especial los relacionados con Pobre Desmond) o la intencionalidad de lo que parecen travesuras (la destrucción de los paneles del invernadero de Lady Syddyns, pintar lunares azules al Duque de Hierro, el toro de concurso del señor Duncan, o lo ocurrido a Fletcher, el pájaro de la señorita Proudfoot), creando una sensación de inseguridad y duda en torno a las motivaciones de los protagonistas.

Y es que quizá lo más interesante de Matemos al tío está en la ambigüedad, las apariencias, en la dificultad para confiar por completo en la ingenuidad de Christie y Barnaby, en ese ambiente tan logrado que casi obliga a sospechar de todo y de todos o en ciertas situaciones casi surrealistas narradas con humor negro. Y también en esa frase final que podría dar lugar a otra historia, desarrollada en la imaginación de quien la lee, acerca de cómo llegará a suceder lo que anuncia.

Destacar la ilustración de la cubierta, en la que aparecen Barnaby, Christie y Una Oreja, original de Edward Gorey para la primera edición de la novela.

Observación: en la nota al pie nº3, en la página 157, hay una errata, la palabra «dese» en lugar de desde. También hay un par de ocasiones en las falta el guión de diálogo.

Citas:

Capítulo 9, página 104:

«―Siempre intentas que las cosas parezcan peor de lo que son. ¿Quién era Rodney y por qué lo mató tu tío?
―Escúchame ―dijo Barnaby de todo corazón―.Soy malo. ¿Y sabes por qué? Por culpa de él. Te voy a contar una cosa que nadie creería jamás.
―¿Qué?
Se inclinó hacia ella.
―Me pega.
Vaya, no me digas –se burló Christie―. A muchos niños les dan azotes. Mi madre me da bien fuerte si no me porto bien.
¡No lo entiendes! ¡Solo me azota si me porto bien! Si soy malo me hace regalos. Está loco y nadie lo sabe excepto yo. Es la verdad, Christie, solo me pega si soy bueno.
Hizo una pausa y añadió con tristeza:
―No me pega muy a menudo.»

***

Capítulo 9, página 106:

«―¿Qué voy a hacer, Christie? ¿Qué voy a hacer? Tengo tanto miedo…

Christie se quedó pensativa, entornó los ojos y apretó los labios en una fina línea.
―Bueno –dijo finalmente―, para empezar, deja de comportarte como un bebé. Si es tan malo como dices, y que conste, Barnaby Gaunt, que no estoy diciendo que me crea todo lo que dices porque siempre lo exageras todo, pero si es tan malo, solo nos queda una opción.
―¿Y cuál es? ¿Qué vamos a hacer, Christie? ¡Haré lo que sea!
Tendremos que asesinarlo a él primero –dijo Christie.»

***T***


Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión. Insultos o comentarios personales sobre las administradoras no saldrán publicados, solo comentarios de los libros.


jueves, 12 de marzo de 2015

Hombres de armas, de Terry Pratchett

Men at Arms, 1993 
Editorial: Debolsillo
Traducción: Albert Solé Company
350 páginas 
9,95 € 

Argumento:

Un enano y un payaso aparecen asesinados, pero en el gremio de Asesinos nadie ha pagado por estas crímenes. El cabo Zanahoria y sus compañeros de la Guardia Nocturna se hacen cargo del caso. 

Comentario:

La obra, continuación de ¡Guardias! ¿Guardias?, retoma personajes conocidos como el cabo Zanahoria, el capitán Vimes y su prometida Lady Sybil Ramkin o los hombres de la guardia nocturna de Ankh-Morpork y adquiere algunos más. 

La historia sigue el esquema habitual de una novela policiaca, incluyendo asesinatos, misterio, visitas a sospechosos: El Gremio de Asesinos, de Bufones (esas máscaras de los payasos, su verdadera nariz...), de Perros (los dos últimos aterradores).

Entre los temas de la novela: el uso de las armas, la discriminación (personalizada en parte por dos personajes de la guardia, Cuddy el enano y Detritus el troll, que comienzan como enemigos naturales («Los enanos y los trolls se llevan tan bien como las llamas con una casa ardiendo», «Los enanos y los trolls se llevan como la tiza y el queso. Muy como la tiza y el queso, en realidad. Uno es orgánico y la otra no lo es, y además huele un poquito a queso») debido a sus respectivas razas y al conocerse establecen una amistad), la monarquía y otras formas de gobierno... 

Los personajes están muy bien caracterizados, desde los protagonistas a los secundarios. Algunos ejemplos:

El cabo Zanahoria enfrentado cierto hecho:

«—Él... ¿Es que eso no significa nada para ti?
Zanahoria asintió. 
—Sí. Pero personal no es lo mismo que importante.» 

«Pero yo no mandaré la Guardia, si es a eso a lo que se estaba refiriendo usted.
—¿Por qué no?
 —Porque yo podría mandar la Guardia. Porque... la gente debería hacer las cosas porque un oficial les dice que las hagan. No deberían hacerlas solo porque el cabo Zanahoria se lo dice. Porque al cabo Zanahoria se le da... muy bien hacerse obedecer. 
El rostro de Zanahoria permanecía cuidadosamente desprovisto de toda expresión.
—Una observación muy interesante.» 

La nueva guardia Angua... casi siempre una mujer: 


«A Angua siempre le costaba mucho recordar cuál era el aspecto que había tenido el mundo cuando ella se encontraba dans une certaine condition, como lo llamaba delicadamente su madre».

Lord Vetinari y su peculiar forma de gobernar: 


«Muchos gobernantes, buenos y malos y muy a menudo muertos, saben qué es lo que ha ocurrido; un reducido número de ellos consigue llegar a ingeniárselas, mediante un gran esfuerzo, para saber qué es lo que está ocurriendo. Lord Vetinari consideraba que ambos tipos de gobernantes tenían una lamentable carencia de ambición.»

MUERTE intentando bromear:

«ME HAN DICHO QUE DEBERÍA TRATAR DE CONSEGUIR QUE ESTE MOMENTO RESULTARA UN POCO MÁS AGRADABLE.»

Gaspode, el perro que conoce el lenguaje humano:

«¿Yo? ¿Un hogar? Sí. Por supuesto. No hay problema. Críos que ríen, una gran cocina, tres comidas al día, un gato la mar de gracioso al que perseguir en la casa de al lado, manta propia y un lugar junto al fuego, ya está viejo y se ha ablandado un poco pero lo queremos, etcétera.» 

Gran Fido, el Jefe Ladrador del Gremio de Perros:

«—Está loco, ¿verdad?
 —No, la locura es cuando te sale espuma por la boca —dijo Gaspode—. Gran Fido está desquiciado. Eso es cuando te echa espuma el cerebro.»

En resumen, una historia con personajes atractivos, a
derezada con ingeniosas notas al pie y algunas cartas de Zanahoria a sus padres,  dosis de crítica en cada línea que sólo se hace pesada en algunos pasajes, se lee casi sin darse cuenta, con una sonrisa en los labios. 


***T***


Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión. Insultos o comentarios personales sobre las administradoras no saldrán publicados, solo comentarios de los libros.

martes, 17 de febrero de 2015

El próximo funeral será el tuyo, de Estela Chocarro

Editorial Maeva, 2014
280 páginas
19,90 €

Argumento:

En 2010 Rebeca Turumbay llega a Cárcar para investigar el pasado de su abuelo y se encuentra con un pueblo reticente a hablarle de él y con un crimen de 1945 aún sin resolver.

Comentario:

El próximo funeral será el tuyo es la primera obra de su autora, y se nota mucho en el resultado final, más cercano al borrador sin apenas pulir que a una novela bien revisada.

Desde el principio la narración se ve obstaculizada por las interrupciones para incluir, a modo de ambientación, abundantes e inoportunas digresiones, entre las que destacan las referidas a la historia de la zona (en un estilo wikipedia que choca en una autora que conoce el lugar donde se desarrolla su obra) o las biografías de varios ancianos del pueblo, demasiado pormenorizada para el papel que tienen en la novela.

Tampoco contribuye a la fluidez de la lectura el continuo cambio de puntos de vista, que dispersa la atención hasta no quedar claro quién es el protagonista. Si bien en principio se diría que se trata de Rebeca, el personaje que llega al pueblo para revolucionar las vidas de sus habitantes, pronto aparecen varios ancianos del lugar, un par de jóvenes (Víctor y Jonás) y, al final, brevemente, un policía. Además, estos cambios de foco se producen a veces en un solo capítulo, o incluso en la misma escena, de una frase a otra, creando una sensación de desconcierto y confusión.

Esta sobredosis de aparentes protagonistas llama más la atención debido al escaso desarrollo de los personajes, desde una Rebeca apática y  pasiva («A Rebeca se le presentaba la oportunidad de poder sonsacar a aquel hombre, pero su repentina aparición la había dejado bloqueada. No tenía la menor idea de qué podía saber su interlocutor acerca del crimen del que fue acusado su abuelo, o si el tal Nazario querría tratar el tema con ella o no, de modo que se limitó a esperar.»), que deja que casi siempre sean otros quienes se acerquen a ella para suministrarle a cuentagotas informaciones contradictorias, hasta la falta de rol de alguno de los ancianos, la ejecución de la misma tarea (la «investigación» en el periódico local) por parte de Rebeca y Víctor, o la dificultad de saber, debido a cómo se relaciona con ellos, cuál de los dos hombres (Víctor y Jonás) es el interés romántico.

La investigación queda empobrecida por la falta de recursos de la autora para darle emoción e interés: la subtrama centrada en Dalí, que debería estar relacionada con la trama principal, se convierte en un pegote que no aporta nada a la historia, al igual que la referencia a varios suicidios de muchachas en el pueblo, y las amenazas que recibe Rebeca no tienen razón de ser (¿Qué importa que pregunte por su abuelo si nadie le puede contar lo que pasó en realidad?).

La inclusión de varios funerales (una joven, un anciano…), y la atención que se les presta (un breve capítulo cada uno) es una muestra más de las dificultades de la autora para ver lo que es necesario para la historia o mero adorno. Ni siquiera el intento de crear tensión (en la nota que recibe Rebeca pone: «SI NO TE MARCHAS, EL PRÓXIMO FUNERAL SERÁ EL TUYO».) o una sensación de amenaza justificaría el espacio que se les dedica.

Pero no solo es absurdo que alguien atente contra la vida de una protagonista que no se entera de casi nada, sino también su actitud tras recibir una herida de navaja, dos anónimos amenazadores y que alguien les dispare a ella y a Víctor. A la pregunta de Daniel, uno de los ancianos, acerca de si ha dado parte a la policía, responde: «No. Ni pienso hacerlo. Mi intención es ganarme a la gente del pueblo, y si denunciara esto... En fin, ya se puede imaginar lo que pensarían de mí.»

Como nota curiosa, mencionar que al final cuando por fin aparece la policía, el subinspector Arambilet intente justificar al asesino de la actualidad («era evidente que no suponía un peligro para la sociedad») e incluso varios de los protagonistas, al enterarse que va a ir a la cárcel lo lamentan, y solo les tranquiliza el comentario de uno de ellos ( «–Seguro que si va a la cárcel, saldrá pronto por buena conducta. No todo está perdido, tal vez haya atenuantes. Hay cosas que a uno le hacen perder la cabeza y actuar de forma impulsiva, ¿no?»).

En resumen, El próximo funeral será el tuyo es una novela tan lastrada por fallos narrativos, estructurales, de lógica, ritmo y coherencia que resulta difícil disfrutar de su lectura.


***T***

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión. Insultos o comentarios personales sobre las administradoras no saldrán publicados, solo comentarios de los libros.

martes, 27 de enero de 2015

El marciano, de Andy Weir

El marciano
The Martian
Andy Weir
Traductor: Javier Guerrero Gimeno 
Ediciones B de Books
408 páginas


Sinopsis:

Algo falla en la misión a Marte y uno de los astronautas es dejado atrás por sus compañeros, que lo dan por muerto. Sin embargo, no lo está, y tendrá que sobrevivir solo en la hostil superficie marciana.

Comentario:

El Marciano es una novela de acción, con aires de "Robinson Crusoe" informatizado, ambientada en el planeta Marte. Aunque aún no hemos llegado a este mundo lejano y la obra se cataloga en el apartado de Ciencia Ficción, la ciencia reflejada en ella se supone actualmente viable y existente.  Destaca, en este punto, la labor de documentación del autor, reflejada en miles de datos y en una ambientación y descripción creíbles de las misiones espaciales y del entorno planetario marciano.

Aunque empieza con una narración en primera persona, a modo de diario, llevada a cabo por el protagonista principal, pasados unos capítulos se cambia a tercera persona con narrador omnisciente para contar lo que acontece en el control de misión de la Tierra y en la nave de los compañeros del náufrago espacial. A partir de ahí, se alternan la primera y la tercera persona. Estos cambios, bruscos y repentinos, desconciertan un poco, y dan pistas añadidas sobre lo que sucederá después, convirtiendo la trama en bastante previsible.

Con todo y a pesar de las variaciones de punto de vista, el tono es similar en todo el libro: desenfadado y frívolo, no muy acorde con el drama que supondría en la vida real un  hecho como el descrito. Si bien el humor que surca la obra de principio a fin es un alivio en algunos casos (cuando nos cuenta tediosos cálculos matemáticos, asuntos técnicos o acciones rutinarias), en otros supone un hándicap para profundizar en la historia y empatizar con los sucesos narrados. Nos aleja, nos priva de tensión y nos lleva a pensar que estamos ante un cómic o una película de Hollywood, de esas donde incluso en medio del mismísimo fin del mundo los personajes se ponen a hacer chistes, ajenos a la trascendencia de los sucesos. En ningún momento vemos al protagonista reflexionar sobre su muerte, sobre los viajes espaciales, etc, etc. Además, teniendo en cuenta las circunstancias tan desfavorables en las que se encuentra, tiene bastante suerte y los daños que sufre de vez en cuando nunca son tan graves que no haya una forma de solucionarlos. Que siempre tenga margen para todo me parece que rebaja bastante la tensión.

Como ya decía antes, la novela es más bien un esbozo de película, un guion con todos los tics y tópicos de la ideología holliwoodense y también con su habitual falta de profundidad tanto en temas como en personajes. Pese a que una buena parte de la historia está contada por el astronauta perdido en Marte, poco sabemos de él, salvo que es muy mañoso y muy gracioso. Ni que decir que el resto del elenco es una colección de estereotipos unidimensionales, empezando por la comandante que "fracasa" en su intento de salvar al protagonista y luego tiene ocasión de vindicarse (esto es lo más previsible, sin duda), tras "insubordinarse" e incumplir las órdenes del control de misión. Ya se sabe que en EE. UU. o en sus películas, está muy bien visto ir por libre y arriesgar aparatos de miles de millones de dólares además de la vida de todo un equipo solo por salvar a uno...

Aunque literariamente no me ha parecido muy buena esta novela, sí que es entretenida y fácil de leer, y solo son algo arduas las partes técnicas y de descripción de los equipamientos de las naves y módulos de residencia marciana. Pero eso no hace falta entenderlo para seguir la historia.

En resumen, una historia superficial y cinematográfica, puro entretenimiento sin análisis de nada, tono jocoso y mucha divulgación científica (estilo docudrama) que pronto tendrá su plasmación en imágenes en una película rodada por Ridley Scott y protagonizada por Matt Damon. No esperaba menos que que hicieran la peli, ya que parece un guion.

Off topic: como anécdota, se trata de la primera novela del autor, quien la autoeditó antes de vender los derechos a una editorial y, posteriormente, a una productora.



Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión. Insultos o comentarios personales sobre las administradoras no saldrán publicados, solo comentarios de los libros.

martes, 7 de octubre de 2014

Tesla y la conspiración de la luz, de Miguel A. Delgado

Tesla y la conspiración de la luz
Miguel Ángel Delgado
Ediciones Destino
432 páginas



Sinopsis:

El joven mensajero Edgar, habitante de una Nueva York alternativa de inicios del siglo XX donde toda la energía se toma de una Red inalámbrica, se ve involucrado por azar en una trama para reivindicar a Nikola Tesla, del que nunca ha oído hablar, en el marco del funeral de Edison.

Comentario:

Otra novela enmarcada en la moda de los retrofuturismos, en esta ocasión, ambientada en las primeras décadas del siglo XX y en un entorno de ciencia ficción. Naturalmente, también es una ucronía, cuyo punto divergente es la opción de la humanidad por las energías limpias y ecológicas en lugar de por los combustibles fósiles. 

La obra nos presenta un mundo en el cual la información y la energía se transmiten de manera inalámbrica desde un punto central situado en Nueva York, lugar donde transcurre la mayor parte de la acción. Esta tecnología, cuyo desarrollo no me queda muy claro, se inspira en la diseñada por el famoso ingeniero Nikola Tesla, reivindicado en los últimos años e inventor, entre otras cosas, de la radio, aunque en la novela se supone que su nombre ha sido ninguneado y todo el mérito se lo ha llevado Edison, adorado casi como un dios, con la connivencia de banqueros y otros magnates (en la vida real Tesla estuvo a punto de recibir el Nobel, pero se negó a aceptarlo).

En esta ucronía no existen los transportes autopropulsados por motores de combustión. Todos los aparatos reciben la energía de la red, de un modo que no he entendido, así como tampoco si esto se hace mediante una tarifa plana o de manera gratuita.

La primera parte, donde se nos muestra el mundo, es la más interesante. Sus características peculiaries se nos muestran bien integradas en la acción, introduciendo también referencias a personajes y hechos reales de la época (actores, películas, banqueros, etc), algunos con un desarrollo alejado del verdadero. En la segunda hay un estancamiento apreciable, mientras que en la tercera abundan las escenas de acción, incluso protagonizadas por personajes secundarios: muchas las he leído en diagonal, pues son tiroteos, persecuciones y destrucciones que bien podrían haberse contado más resumidamente. 

La trama no está demasiado elaborada, a decir verdad, es muy sencilla y básica; recuerda a las obras de Julio Verne y otros pioneros de la ficción científica (submarinos, sabios locos, inventores solitarios que viven en bases secretas, robots). Incluso hay homenajes a Wells y su Guerra de los Mundos (como en la obra de Félix J. Palma de El Mapa del Tiempo y sus secuelas, a las que también recuerda, pero esta con menos calado literario). 

Algunos aspectos de la trama no los he entendido. Como por ejemplo: si tan peligroso les parecía Tesla a los gobernantes o magnates que dirigían el sistema, ¿por qué esperan a la muerte de Edison para detenerlo? Podrían haberlo neutralizado mucho antes, ¿no? 

En cuanto a los personajes, están en consonancia con lo que se espera de una novela de ciencia ficción ligera, con un toque un poco naïf: son bastante planos, no trasmiten mucho; además, hay algunos que parecen sobrar, como el viejo que vive en la pensión. El villano pasaba por allí, nunca conocemos sus motivaciones por su propia boca. A decir verdad, no aparece siquiera. Pensaba que al final nos revelarían quién era o que habría relación entre este y otro personaje que parece no pintar nada, pero no, no se explica. La prosa es correcta, pero tampoco brilla especialmente en el sentido literario.

Como ucronía resulta similar a las visiones ingenuas del XIX sobre cómo habría de ser el futuro. No se sabe muy bien por qué hay que luchar contra este "sistema", cuando en realidad parece bastante bueno y todo el mundo está encantado con vivir así. No se mencionan problemas sociales ni políticos e incluso el clima está regulado. Podría decirse que es una distopía donde se muestra un "mundo feliz" que no lo es tanto, pero en realidad, solo unos pocos individuos parecen insatisfechos y más bien por asuntos algo abstractos y muy personales. También podría ser una "crítica" del mundo actual, en exceso controlado y con poco margen para las aventuras y la indeterminación, pero no resulta muy efectivo. Solo sabemos que al protagonista le gustaría ser piloto y poco más. Tal vez sea una alegoría del poder de quien posee la tecnología sobre los demás, pero no estoy segura. El conflicto de la novela a mí personalmente no me ha enganchado ni convencido. Esperaba que se revelara algún secreto más impactante o con más repercusión en la vida de los habitantes del mundo imaginario.

En cuanto a la tecnología mostrada o la imagen que se da de Tesla... bueno, se trata de una obra de fantasía que supongo no trata de ser rigurosa sino tan solo explotar el nombre mitificado del ingeniero, pero echo en falta más explicación sobre cómo funciona la Red, cómo pueden enviar la energía a distancia sin pérdidas y cómo está organizado el sistema económico en un mundo así donde es tan fácil lograr energía, esos pequeños detalles...

En general, no me ha satisfecho mucho la obra, aunque se lee fácil y está correctamente redactada.

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión. Insultos o comentarios personales sobre las administradoras no saldrán publicados, solo comentarios de los libros.

viernes, 25 de julio de 2014

Los Hijos de Adán (La saga de los longevos II), de Eva García Sáenz

Eva García Sáenz
Edición digital
237 páginas

Sinopsis:

Iago, miembro de la Vieja Familia, un grupo de longevos que llevan miles de años sobre la faz de la tierra, ha de enfrentarse a uno de sus parientes que creía muerto hacía siglos. Sin embargo, la llegada de este personaje trastocará de tal modo su existencia que se verá abocado a enfrentarse al pasado y a sus conflictos para salvar lo que más ama, a su esposa Adriana.

Comentario:

Lo primero que se aprecia en la novela nada más empezar es la "profesionalización" de la escritura de la autora, y su tendencia claramente comercial (en el buen sentido). Lo segundo, el carácter mucho más coral de la obra, en comparación con la primera parte, llegando a perderse el protagonismo de Adriana, la única "efímera" con un papel relevante en la historia, la cual aparece bastante desdibujada y casi en un segundo plano. Así pues, más casi que la primera, la trama se centra en torno a la llamada "Vieja Familia", sus rencillas familiares a lo largo de los siglos y sus enfrentamientos con otros clanes, contado por varios personajes en primera persona.

La prosa es buena, limpia, precisa y fácil de leer; el vocabulario destaca por su variedad y acomodación técnica a lo narrado. También destaca, y mucho, en cuando a documentación de las diversas épocas históricas donde se desarrolla la acción, con la inclusión de detalles que denotan un buen estudio e interiorización de variadas disciplinas, que además, están bien presentados en la trama, sin didactismo ni afán de lucirse porque sí. Es de agradecer que la autora se dirija a lectores inteligentes, lo cual no quiere decir que sea una lectura complicada. Al contrario.

Los capítulos son cortos, e incluso muy cortos, en consonancia con la tendencia "comercial" apuntada al inicio. No solo cambia en cada uno de ellos el personaje narrador, sino también la época y la localización. Como en la anterior, los flashbacks al pasado (lejano y cercano) permiten conocer los orígenes de las desavenencias de los personajes, aunque diría que en este libro están mejor elegidos, salvo excepciones. Aunque estos flashbacks me han parecido algo largos y detallados para la importancia que tienen.

Sin embargo, pese a la obvia mejoría técnica y a su ejecución casi impecable, el argumento de esta novela no me ha acabado de enganchar, supongo que porque el tema no me llama mucho y me parece algo fría la forma de exponer los hechos, con unos diálogos demasiado alambicados, y una trama algo simple (aunque bien aprovechada y alargada con los flashbacks y demás). Me resulta difícil de entender que personajes de diez mil años o más conserven odios y pasiones tan intensos hacia otras personas. Tampoco veo desarrollado el tema de la inmortalidad y sus consecuencias (psicológicas, sociales, etc). Y los giros de sacar aún más inmortales para enredar las relaciones de los personajes (y lo que es peor, hacer más secuelas) me parece que va en contra de la esencia del primer libro. La autora destaca mucho más en ambientación y documentación que en escenas de acción. Eso se nota, sobre todo en el desenlace, que me ha parecido algo resumido y precipitado.

En resumen, un libro correctamente escrito, riguroso en cuanto a su planteamiento histórico-científico, con una trama centrada en querellas familiares (celos, luchas paternofiliales, etc), cuyo final parece abierto a más aventuras.



Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión. Insultos o comentarios personales sobre las administradoras no saldrán publicados, solo comentarios de los libros.

miércoles, 9 de julio de 2014

El Guardián de los Secretos, de Carolina Iñesta Quesada

El guardián de los secretos
Carolina Iñesta Quesada
Editorial Versátil
400 páginas


Sinopsis:

La estudiante española Anna es atacada en Florencia por unos desconocidos. Su salvador, un atractivo joven, le ruega que lo acompañe si quiere salvar su vida. Anna se lanza a una aventura a través de Europa en busca de un tesoro vinculado a ella y a su familia desde el siglo XVI, cuando una joven guerrera rompió con su esclavitud y huyó con un valioso libro. Pero no serán los únicos que vayan tras el secreto. Sectas misteriosas, alquimia, el poder de la sangre, religión, amor, traiciones y cambios de bando… a todo esto tendrá que enfrentarse Anna en su periplo en busca de la verdad.

Comentario:

Aunque el marketing de la obra hace suponer que se trata de una novela juvenil y romántica (y los primeros capítulos parecen corroborarlo), “El Guardián de los secretos” podría adscribirse mejor al género de novela de aventuras con búsqueda de un tesoro o conocimiento que puede cambiar el curso de la historia o, en este caso, de la religión cristiana, con un leve toque fantástico, que no se aprovecha mucho. Lo más juvenil es la edad de varios de los protagonistas; el tratamiento, por ejemplo, es adulto (pero no en el sentido de que haya escenas delicadas, sino en la madurez de la exposición); en cuanto al elemento romántico, está bastante diluido y no es lo principal, aunque también existen unas gotitas en las dos historias paralelas, que, sin embargo, no distraen en ningún momento de la trama central. 

El arranque de la novela me ha parecido lo más flojo, con unas motivaciones de la protagonista para lanzarse a la aventura con un desconocido, tras haber sido agredida, algo endebles (una siempre se pregunta en estos casos ¿por qué no avisan a la policía?). Sin embargo, pasados los primeros capítulos la novela va in crescendo en cuanto a interés y también en cuanto a calidad y empaque de la narración.

Dado que el relato se ambienta en dos épocas distintas, la autora utiliza la primera persona para la narradora de la época actual, una estudiante española en Florencia, y la tercera para narrar los hechos a los que no tiene acceso este personaje, además de para la historia del pasado, situada en el siglo XVI, que, para mi gusto, es la más interesante.

Resulta destacable que los roles de protagonistas (en las dos líneas narrativas) y de antagonista los lleven tres mujeres fuertes que actúan por ellas mismas. El personaje que más me ha gustado es el de la esclava turca, una auténtica luchadora, en todos los sentidos de la palabra. Sin embargo, la villana me ha resultado poco creíble y algo unidimensional.

Como novela de aventuras religiosas contiene todos los ingredientes del género, quizás demasiado obviamente: sectas que custodian o persiguen secretos desde hace siglos, libros misteriosos y conocimientos heredados a través de generaciones, una cierta crítica a las manipulaciones de la iglesia sobre sabidurías anteriores, malvados obsesivos y dementes, criptogramas, viajes por varias ciudades europeas en busca de la verdad, monumentos histórico artísticos cargados de leyendas, referencias a mitos y temas mágicos (magia, alquimia) o personajes vinculados al ocultismo, como Isabel Bathory, Bérenguer de Saunière, Vlad Draculea… Y como ocurre en el resto de novelas de este estilo, a veces te ves obligada a suspender la incredulidad en algunas escenas, especialmente en las que suceden en lugares como El Escorial, etc., o con algunos detalles y formas de resolver situaciones.

Hay algún pequeño patinazo en el uso de la primera persona como cuando dice “Se me notó en la cara” (ella no puede saber si se le notó o no, en todo caso puede imaginarlo o suponerlo a juzgar por la sensación de calor, etc), pero en general está bien llevada. 

La protagonista, gracias a una regresión hipnótica, es capaz de ver lo que ha acontecido con la heroína del siglo XVI, antepasada suya. De este modo, los capítulos que nos muestran esta historia, aunque están en tercera persona, en realidad están insertados en la perspectiva de la narradora.

Aunque se percibe que la autora se ha documentado sobre variados temas, sobre todo esotéricos, también hay algún que otro dato dudoso, como por ejemplo la referencia a la “doncella de hierro”, de la que uno de los personajes del pasado dice: “Llaman a esta caja la Iron Maiden”. Teniendo en cuenta que el origen de este instrumento de tortura es alemán (Núremberg) resulta extraño que unos húngaros se refieran a ella en inglés (esto, dejando aparte que tampoco es seguro que existiera en la época, pero dado que está en la leyenda de la Bathory, lo damos por válido). 

Tampoco tiene mucho sentido que un personaje use un pergamino (material escaso y muy valioso, solo usado para códices y documentos importantes), para escribir una nota a vuelapluma y dársela a la protagonista del pasado.

De igual modo, suena raro que los personajes del XVI cuando están en Francia y hablando entre ellos en francés, intercalen en sus discursos expresiones como s’il vous plaît, monsieur, tout de suite. Es decir, se supone que también el resto del parlamento está en francés, ¿por qué transcribir unas palabras sí y otras no? De todas formas, esto es algo que he visto en miles de novelas, aunque me parece que no es un buen recurso para ambientar.

Otra cosa que me ha parecido un poco anticlimática es que se revele en un capítulo, casi al inicio, quién es o qué es, cierto personaje, cuya, condición, por otro lado, tampoco tiene relevancia en la historia ni cuadra con el resto ni se explica luego, quedando ahí como una especie de fleco o cabo suelto un poco extraño. Así  mismo, parecen sobrar las alusiones iniciales y la descripción de la relación del personaje femenino con sus amigas, las cuales no aparecen ni tienen intervención en la historia.

Las descripciones de las ciudades visitadas (París, Florencia, Elche, etc) sí me han parecido acertadas, aunque algo prolijas. Se nota que la autora las conoce personalmente por los detalles que incorpora (sobre todo Florencia).

En otro orden de cosas, no me ha quedado muy claro cómo puede afectar a la Iglesia el “secreto”, aunque sí se comprende que deseen deshacerse de la parte más “peligrosa” de la revelación.

En resumen, una obra bastante entretenida, bien escrita (mejor que Dan Brown, desde luego), ágil (solo en ocasiones algo densa), llena de lances, personajes audaces, misterios, etc, quizás demasiado similar a otras del mismo estilo, pero que, precisamente, por eso, satisfará las exigencias de los amantes de las aventuras literarias con un fondo de ocultismo.


Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

miércoles, 4 de junio de 2014

Vencer al Dragón, de Barbara Hambly

Dragonsbane, 1985 
Editorial: Ediciones B
Colección: Byblos (371/1) 
Traducción: Margara Auerbach
420 páginas

Argumento: 

Jenny Waynest salva a Gareth de unos asaltantes. El joven busca al vencedor de dragones John Aversin, pareja de Jenny, para encargarle, en nombre el rey, que acuda a la corte a salvarles del dragón Morkeleb, que ha invadido la Gruta de Ylferdun y expulsado a los gnomos que la habitan. Los tres inician el camino hacia la aventura. 

Comentario: 

En el habitual prólogo de Miquel Barceló a la edición de Nova, explica que decidieron traducir el título de la novela como «Vencer al Dragón» en lugar de «El vencedor de dragones» que viene a ser la traducción más clásica porque, además de que en inglés «Dragonsban» no tiene género específico, también Jenny tiene que ver en la misión. 

En realidad Jenny es la protagonista de la novela, pues es desde su punto de vista que se relata toda la historia, son sus pensamientos, emociones y opiniones sobre el resto de los personajes los que se transmiten en el texto. De hecho, el enfrentamiento de John con Markeleb no se muestra, pues ella sólo presencia las consecuencias. 

El clasicismo de la trama, grupo de personajes que parten a la aventura para salvar a los oprimidos, se beneficia de un punto de vista diferente, que comienza desde el protagonismo femenino hasta la desmitificación del supuesto romanticismo de ser un héroe o la presencia de unos protagonistas más humanos, falibles, inseguros y contradictorios de lo habitual. 

De esta forma se plantea la diferencia entre el idealismo casi infantil de Gareth, quien cree que las baladas relatan los hechos de la forma que ocurrieron y la sucia realidad de un «héroe», John, de aspecto poco heroico a quien se presenta por primera vez metido entre una piara de cerdos, ocupado en el estudio, con gafas y no especialmente atractivo, a quien le costó mucho vencer a aquel primer dragón que le hizo famoso y se muestra poco dispuesto a intentar otra aventura similar. 

Durante el viaje que emprenden los tres protagonistas, la autora sigue profundizando en las personalidades de los personajes mediante las pruebas que han de pasar en un periplo que se hace algo largo, como el encuentro con una especie de fantasmas que afectan a las personas con aquello que más temen o un pueblo con gustos culinarios diferentes. 

Cuando finalmente Jenny y sus acompañantes llegan a la corte, se muestra la relativa frivolidad de sus habitantes o la inteligencia de John al comportarse deliberadamente como un bufón para cambiar la opinión que tienen de él. 

También aparecen dos hechiceras, la humana Zyerne, amante del rey, y la gnomo Mab, preocupada por su pueblo, que contribuyen a hacer pensar a Jenny sobre sus problemas con la magia y el precio que se ha de pagar por el desarrollo pleno de los poderes. 

En el prólogo, Barceló también comenta que la autora, aun utilizando los elementos más clásicos del género, escribe una fantasía adulta. 

Y tiene razón, porque los temas que desarrolla y la forma en que lo hace son poco habituales. Sin embargo, la continua reiteración por parte de Jenny de cuáles son sus dudas y problemas puede acabar resultando algo cansina, lo que perjudica el ritmo y rebaja el interés en la lectura. 

Porque la autora, que plasma con escenas vívidas todo aquello de lo que quiere hablar, también lo explica, una y otra vez, como si temiera no ser capaz de transmitir lo que pretende, con lo que muchas veces está cerca de estropear lo que cuenta con lo que desmenuza, siendo el resultado final una novela bienintencionada con un resultado irregular. 

Mención especial merece la poca revisión del texto, en el que se encuentran algunas erratas, frases estructuradas de forma inadecuada y, lo peor, parece que se les hay caído un montón de comas por varias páginas que no vienen a cuento, puestas entre palabras que no se pueden separar. No es que le den otro sentido a la frase, sino que le quitan cualquiera que podría tener. Algo más que dificulta el disfrute de la novela. 


*** T *** 


Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.