Mostrando entradas con la etiqueta Ciencia Ficción. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Ciencia Ficción. Mostrar todas las entradas

lunes, 27 de marzo de 2017

Por último, el corazón, de Margaret Atwood

Por último, el corazón
The heart goes last
Margaret Atwood
Traductora: Laura Fernández
Editorial Salamandra
416 páginas


Argumento:

Charmaine y Stan, una pareja que vive en un coche, continuamente acosada por bandas callejeras y los desórdenes sociales de un mundo en crisis, deciden entrar en la experiencia piloto de las ciudades Positrón - Consiliencia, donde serán durante un tiempo prisioneros y durante otro, burgueses.

Comentario:

Siento que no he conectado con esta novela de Margaret Atwood al contrario de lo que me pasó con otras suyas, como "El cuento de la criada" o "Oryx y Clarke", que sí me parecieron obras de calidad y que tenían un significado. "Por último, el corazón" me ha decepcionado tanto desde el punto de vista artístico como del de fondo.

Se nos vende como una distopía en la que tiene peso la crisis económica, pero, aunque hay referencias al asunto, es algo que pronto se olvida en favor de otros elementos, como la comedia de enredo amorosa, que es lo que acaba por tener la mayor importancia. Es cierto que los protagonistas entran en la ciudad distópica Positrón-Consiliencia por causa de su situación económica y que nos describe su llegada a ese punto y el contexto que los rodea haciendo hincapié en la disgregación económica y social, pero, en el fondo, si elimináramos ese prólogo de antecedentes de la pareja, tampoco afectaría al grueso de la historia en demasía. 

Tampoco me ha quedado muy claro el funcionamiento de las ciudades "ideales" y sus connotaciones alegóricas, si es que las tienen. A veces parece un mero reality show o situación de este tipo, como algo que no va más allá, sin una ideología profunda que le dé sentido al experimento social de orden (me refiero a su significado literario, no al que le dan sus promotores en la novela). O quizás es que la autora no ha sabido explicarlo o yo no lo he llegado a comprender. 

Básicamente, el argumento gira en torno a la relación de pareja de un matrimonio tan en crisis como la sociedad en la que habitan, aunque esa crisis he tardado en percibirla, ya que ambos se aman y están unidos. Lo único que parece ocurrirles es que les falta algo de pasión sexual después de varios años de convivencia y que sienten apetencia por otros sujetos. En torno a los enredos y la gente con la que se acuestan ambos, que es a su vez otro enredo que afecta a la ciudad modelo, surgen diversas situaciones llamémoslas  humorísticas, algunas de las cuales resultan bastante surrealistas.  Ya imaginamos que la ciudad ideal no es lo que parece y que hay algo turbio. Y ahí mete la autora de todo: robots personalizados con función sexual, chanchullos de tipo médico, etc, etc (no revelo demasiado por si alguien lo considera "spoiler"). 

En realidad, resulta bastante previsible casi todo, que encima está contado con gran detalle, con demasiadas páginas, en las cuales casi lo único destacable es el humor. La revelación final a Charmaine, esposa de Stan, los dos protas, es tan previsible y tan manida como recurso que da qué pensar si esta no será una obra menor para mero divertimento de la autora.

Me ha costado bastante leer la obra. No me enganchaba al no verle el sentido. Está muy lejos de las dos novelas de la autora que menciono al inicio. Pero si alguien quiere leer algo ligero pues tal vez le guste.

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

jueves, 16 de febrero de 2017

La invasión del Tearling (La Reina del Tearling 2), de Erika Johansen

La invasión del Tearling
The Invasion of the Tearling
Erika Johansen
Traductora: Gemma Rovira
Fantascy
576 páginas


Argumento:

Kelsea se ha hecho con el poder y ahora, ha de enfrentarse a su mortal enemiga, la Reina Roja. Mientras el ejército de la Reina se acerca a la capital del Tearling, Kelsea tiene visiones sobre una mujer llamada Lily que vivió en el tiempo anterior a la Travesía...

Comentario (con algún spoiler indicado en el texto):

La primera impresión que tenemos nada más empezar a leer la novela es que la autora ha mejorado su narrativa respecto a la primera entrega de la saga ("La Reina del Tearling"). 

Una vez asentada Kelsea en el trono, se describen mejor los entresijos del poder y las dificultades de gobernar, las luchas contra la Iglesia (sic) y sus representantes (todos ellos corruptos y malvados), las medidas tomadas por la reina ante la inminente invasión del país enemigo, dirigido por la Reina Roja... (que se limitan a decretar una evacuación de toda la población en la capital) y otras disposiciones de gobierno y administrativas. También están extensamente descritas las contradicciones, deseos (en especial, el "despertar sexual", un tanto atípico por lo "racional") y luchas internas de la protagonista principal y su deriva un tanto repentina hacia el "lado oscuro", con comportamientos agresivos hacia los demás (llegando a disfrutar de las torturas) y también autodestructivos (últimamente veo muchos personajes literarios que se autolesionan con cortes, ¿será una moda?). Por contra, la reina roja, que tenía una participación más extensa en la anterior novela, sale mucho menos pero, hasta cierto, punto más humanizada. 

La autora logra crear personajes reconocibles y con cierto volumen, dentro de lo que es la historia, y muchos de ellos, no maniqueos, con sombras y luces (en el caso de Kelsea se ve con claridad que tiene un fondo cruel). Desde luego, la protagonista no es un personaje convencional.

El libro es muy extenso, pero si nos fijamos tampoco pasan tantas cosas como para llenar esa cantidad de páginas. La autora tiende a hacer escenas muy largas y a usar una prosa muy densa, llena de descripciones. Sin embargo, se lee bastante bien, con agilidad. Algo que no me ha gustado es que mete partes demasiado extensas relatadas desde el punto de vista de personajes irrelevantes, como un carcelero o soldados, que me aburren. En realidad, las partes que más me han interesado son las que toman el punto de vista de Kelsea y de Lily, la mujer pre-Travesía con la que esta tiene un vínculo mental. 

Es curioso que la obra se titule "la invasión del Tearling" cuando en realidad esperamos todo el rato que hay un enfrentamiento y una batalla y estos no se producen, no al menos como imaginamos... 

La autora alterna la historia de la invasión con una narración distópica ambientada en los Estados Unidos de  nuestro futuro próximo, donde ha tenido lugar una involución que recuerda a "El cuento de la doncella" de Margaret Atwood, en la cual las mujeres han sido relegadas y sufren continuos malos tratos y degradaciones. No me gusta mucho la forma como la autora introduce los flashbacks. No se le ha ocurrido nada mejor que hacer que Kelsea se desmaye y vea por los ojos de Lily (gracias a esta argucia, sabe TODO lo que ocurrió antes de la Travesía). Como ya es norma, estas "visiones" se describen de una forma cronológicamente lineal de modo que Kelsea (y el lector) pueda conocer los hechos en el orden en que sucedieron (este tipo de visiones solo pueden suceder en literatura, ja) y con todo lujo de detalles (incluso demasiados detalles). El relato de Lily es interesante, algo cliché, aunque la verdadera intriga que yo tenía era ver cómo resolvía la autora la "Travesía", es decir, como lograban los seguidores de William Tear llevar sus barcos al "mundo mejor" (el de Kelsea). Y la solución es bastante descacharrante... Y ahí llegamos a uno de los puntos más insatisfactorios de la novela: el uso de la magia.

Sabemos que se trata de una novela de fantasía, y que Kelsea tiene unos zafiros que le dan ciertos poderes. Sin embargo, el uso de estos es del todo arbitrario. Unas veces puede usar la magia y otras no (según convenga a la autora). Lo mismo ocurre con William Tear, que era también dueño de los zafiros de marras. SPOILER Y que es capaz de abrir un agujero en el tiempo (sic) para llevar su flota de barcos al futuro, pero no de derrotar al sistema opresor distópico... 

Otro punto que rebaja mi valoración de la novela son los comportamientos y decisiones absurdas de Kelsea al final de la historia, en su enfrentamiento con la Reina Roja. No lo he entendido.

La autora introduce en su novela una altísima carga crítica: contra las diferencias entre ricos y pobres, contra la opresión de las mujeres, contra la iglesia y la religión. No se corta a la hora de describir el maltrato (incluidas violaciones) y escenas de torturas. Ni a la hora de defender un cierto socialismo un tanto utópico. En ese aspecto, es una novela que difiere del resto de historias de este estilo.

En resumen, una obra, mezcolanza de varios géneros, que despierta cierto interés, aunque también revela algunos errores notables en la construcción del mundo imaginario, y es más osada que la media en ciertos aspectos. A mí me ha entretenido, hasta me ha enganchado, lo cual no quiere decir nada, pero lo cierto es que la autora logra que te caigan simpáticos los personajes principales y te sumerjas en este mundo improbable.

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

jueves, 9 de febrero de 2017

Anna, de Niccolò Ammaniti

Anna
Niccolò Ammaniti
Traductor: Juan Manuel Salmerón
Editorial Anagrama
304 páginas

 
Argumento:

Después de una epidemia devastadora que comenzó en Bélgica y se extendió por el mundo, todos las personas adultas han muerto, y solo quedan los niños hasta catorce años. Anna lucha en este ambiente para proteger y alimentar a su hermano pequeño, a sabiendas de que a los catorce ella enfermará como todos y morirá.


Comentario:

Otra novela de Anagrama que me ha decepcionado. A lo mejor no he sabido ver la gran calidad de la historia, pero el caso es que me ha parecido simple, plana, sosa y sin el menor interés, nada digno de figurar en una editorial con este prestigio. Es más, podría haber sido publicada perfectamente en cualquier sello especializado en este tipo de historias de Ciencia Ficción, ya que parece una novela de zombis pero sin zombis, y mucho más aburrida.

Como buena novela apocalíptica nos incluye todos los tópicos sobre epidemias devastadoras y hundimiento de la civilización, sin olvidarse tampoco de los "homenajes" a obras como "La carretera" o incluso a "El Señor de las Moscas". En un mundo sin adultos, los niños adoptan rituales casi tribales llenos de salvajismo, que incluyen el sacrificio humano y las drogas, mientras otros buscan desesperadamente comida.

La protagonista principal, a diferencia de los grupos dominados por lo salvaje, lucha por la vida con una cierta racionalidad (sigue los consejos escritos en una libreta por su madre antes de morir, y que sabe ha de legar a su hermano),  y se aferra a ella pese a saber que no le queda mucho. Parece prevalecer el mensaje de que la vida merece vivirse incluso en estas condiciones precarias y de degradación de la civilización. Para mostrarlo, nos incluye el breve interludio casi amoroso de la joven con otro joven que la ayuda a ella y a su hermano en su búsqueda de una salvación, un deseo irracional que cristaliza en la creencia de que en el continente todavía queda algún adulto o existe una cura para el mal.

Lo más significativo, dentro de tanto lugar común apocalíptico, es que la historia se desarrolla en Sicilia, a través de la cual tiene lugar el periplo de Anna y su hermano Astor, que intentan llegar a la península italiana.

La prosa es sencilla, y se agradece. No tiene nada destacable, salvo su brevedad, que hace que la lectura de esta obra prescindible no nos haga perder mucho tiempo de vida. De vez en cuando, nos mete flashbacks innecesarios contando la vida de alguno de los personajes, aunque eso no afecta mucho a la trama general. Es curioso que a una obra tan corta le sobren páginas...

En resumen, una novela que gustará a lo mejor a los aficionados a las historias de caída de la civilización pero que tampoco es nada del otro mundo. Demasiado tópica para llamar la atención. Demasiado plana para despertar pasiones. ¡Y encima tiene un final abierto!

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

jueves, 19 de enero de 2017

El vivo, de Anna Starobinets

 El vivo
Живущий
Anna Starobinets
Traductora: Raquel Marqués García
Nevsky Prospects
384 páginas

 
Argumento:

En una sociedad distópica futura el número de personas permanece invariable en tres mil millones. Cada vez que alguien muere, su código personal es transferido a otro que nace, quien podrá acceder a las cartas y documentos dejados "en la nube" por su anterior reencarnación. Pero un día nace Cero, un humano sin código y el sistema empieza a tambalearse.

Comentario (con algún spoiler):

Lo cierto es que la premisa de la novela (la inmortalidad o negación de la muerte a través de sucesivas reencarnaciones que el individuo puede conocer, pues guarda sus recuerdos y documentos en un almanacenamiento online) es atrayente. Así mismo, muchas de las ideas vertidas por la autora en la obra están dotadas de interés, como la forma de vida basada en varias capas de existencia, desde la primera (el mundo real), el mundo del "socio" (una especie de internet o red social), "luxuria" (un lugar donde se realizan todas las fantasías) y varias capas más.

Sin embargo, a mí me ha fallado, desde la perspectiva CF, un punto concreto que es saber cómo se logra esa "continuidad" vital solo interrumpida por la "pausa" y los "cinco segundos de oscuridad" (muerte física). Es decir, yo entiendo que en la novela la gente no se reencarna de verdad, sino que viven engañados por un sistema que incluso se engaña a sí mismo, ya que en ningún momento se nos indica por qué medios científicos o no se realiza esa "transferencia" (aunque tengo dudas ¿se reencarnan de verdad?). Pero en el mundo distópico todo el mundo, salvo muy contadas excepciones, se lo cree, hasta los jefazos de ahí. Y eso es algo que yo no me trago. Me ha recordado a la película "La fuga de Logan" con su organizado "carrusel"  (aquí un festival al que hay que acudir antes de cumplir x años, donde en realidad te matan al modo nazi: duchas que no son duchas), y que de igual modo parecía ser una forma de control social y de población, dirigido por un consejo secreto de personas que sobrepasaban los límites impuestos a los demás. Así que en ese aspecto, nada nuevo bajo el sol de las distopías.

Imagino (o quiero imaginar) que el interés de la autora no es inventar una sociedad creíble sino usar "el vivo" (la sociedad humana interconectada, y considerada como un solo organismo (de ahí las continuas alusiones metafóricas a comunidades de insectos como las termitas), como una metáfora de las actuales redes sociales y del auge de lo virtual sobre la "vida real" y sus valores. En este mundo, poca gente aprecia la primera capa, donde además apenas quedan animales (y los que quedan están como en reservas o zoos), y la existencia carece de sabor y de interés para personas mentalmente conectadas a una orgía de anuncios, servicios y diversiones. Hasta se ha privado al ser humano de su parte digamos más animal de apegos (los hijos son llamados "parientes" y retirados de las madres por el estado desde tierna edad, para evitar el "amor" familiar, algo cuyo objeto no he entendido del todo).

Por cierto, me ha resultado chocante y casi anacrónico que en esa "red" exista aún ¡la wikipedia! (con lo rápido que se desfasan estas cosas). Y algo "extraño" que la autora explicite con tanto énfasis uno de los mensajes subyacentes: el Amor todo lo puede, el Amor es lo más importante, tener hijos, la familia... En este punto no es precisamente sutil. Lo  malo es que cuando en una novela te dicen a las claras "la moralina" esta deja de ser eficaz. Lo ideal sería que lo dedujera el lector o mejor aún, que este tuviera un conflicto al enfrentar dos morales opuestas.

La obra está organizada en fragmentos dedicados a diversos personajes (en diferentes tiempos): Cero, el niño sin código, Cleo, el planetar (guardián del orden) Ef..., lo cual hace que la lectura no sea fácil ni cómoda. Se mezclan interrogatorios con informes, cartas, relatos en primera persona... que lejos de aportar una nueva visión enredan y entorpecen. Es cierto que empieza bien y continúa también bien, creando intriga suficiente para llevarte a pasar páginas, pero también lo es que, pasado cierto punto, empieza a caer en picado hacia los mares de la confusión, y remata con un final atropellado y bastante caótico que realmente no me ha satisfecho.

Sobre todo porque, dejando aparte la metáfora de las redes sociales, el resto de la distopía me ha resultado muy artificiosa, forzada y poco emotiva. No he empatizado con la vida de esta gente, ni me he aterrado (como sí me pasó cuando leí 1984, de Orwell, que logra comunicarte la angustia de vivir en un mundo opresor). De hecho, me ha parecido que este mundo no tiene nada de "opresor". La gente es feliz, salvo algunos disidentes. Viven contentos pensando que no mueren y gozando de miles de diversiones, pelis, series. A Cero, que es una anomalía entre ellos, lo que parece preocuparle es no estar dentro del sistema más bien. Con lo cual hay algo que me falla y me chirría, que no me convence. Sí, la autora hace alardes en la jerga y las convenciones del género CF, pero no me cala. Creo que la intención era buena y el propósito ambicioso, pero se ha desinflado por cargar las tintas en lo formal más que en el "alma" de la novela. O esa es mi impresión.

En resumen, una obra de ciencia ficción de la que esperas mucho  más cuando empiezas a leerla (más secretos, revelaciones impactantes e inesperadas, profundidad), y que, aunque en lo formal no está mal, a mí me ha dejado bastante fría.


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

lunes, 31 de octubre de 2016

El problema de los tres cuerpos, de Cixin Liu

 El problema de los tres cuerpos
三体
Cixin Liu
Traductor:  Javier Altayó
Ediciones B - Nova
450 páginas

 
Argumento:

En una base secreta china de la época de la Revolución Cultural se reciben señales alienígenas. En el presente, un experto en nanomateriales descubre que la humanidad libra una inquietante guerra de la que nadie sabe, salvo los gobiernos.


Comentario (con Spoilers):

Estoy empezando a creer que no estoy en sintonía con la literatura actual, porque los libros que leo, precedidos por la aclamación de crítica y público, no me parecen para tanto, en el mejor de los casos, o me resultan directamente malos. Este, en concreto, se sitúa en la primera categoría pero casi rozando la segunda.

"El problema de los tres cuerpos" plantea algo que no se puede decir para no hacer "spoiler", pero que se nota enseguida, a pesar de lo que afirma la gente. Así que voy a decirlo: el libro narra una descacharrante y poco creíble invasión extraterrestre de nuestro mundo.

La historia se narra en dos épocas distintas. Por un lado, tenemos a una científica represaliada por el régimen en los tiempos duros de la Revolución Cultural china, que es trasladada a una base secreta a la que  nadie quiere ir y donde se lleva a cabo un proyecto de búsqueda de vida extraterrestre. Por otro, hay un científico en la actualidad, que estudia nanomateriales. Tanto la una como el otro, como todos los demás personajes que aparecen, son bastante planos y sin sustancia. Aunque es cierto que la ambientación, novedosa en el género, con el telón de fondo de la historia reciente china, es interesante de por sí. De hecho, casi lo más llamativo de la obra.

La narrativa es muy básica, aunque eso podría estar causado por la traducción. A saber cómo será el original chino. Lo bueno es que casi todo el libro se lee fácil, quitando las partes a las que he prestado menos atención (cuando suelta los rollos científicos sobre cálculos matemáticos y mecánica celeste, que, lo reconozco, no los entiendo y, por lo tanto, no me voy a molestar en leerlos). Encima, al final te mete un montón de explicaciones a lo que has leído y que ya intuias, y que queda un poco pegote.

Otra cosa que hace más digerible la novela es el tono, no sé si buscado o involuntario, de humor, que en algunas partes la hace similar a una comedia (incluso una comedia surrealista).

La premisa de la historia es que los extraterrestres necesitan un nuevo hogar debido a la inestabilidad de su sistema tri-estelar, y se han fijado en la tierra, después de recibir señales de radio  nuestras. Y su genial plan de ataque es hacer que los científicos de la tierra se suiciden para que cuando lleguen, dentro de cientos de años, el avance técnico-científico de la humanidad no pueda competir con ellos.

Para llevar esto a cabo, los aliens han creado un videojuego (bueno, sus aliados en la tierra), inspirado en su sistema trisolar, y que es con diferencia lo que más me ha gustado de la novela. En este videojuego, las pantallas y  niveles representan diferentes estadios de la civilización  humana, en los cuales se mezclan diversas personalidades científicas y filosóficas, tanto de oriente como de occidente (más de occidente: para ser chino el autor está bastante occidentalizado, o eso me ha parecido), y además, se utiliza para dar a conocer el problema del título, irresoluble, al parecer, y que es la explicación de los cataclismos que acontecen en el hogar de los aliens periódicamente. Con este videojuego los aliados de los invasores reclutan aliados humanos.

A los extraterrestres no se les describe más que con pinceladas, aunque imaginamos que muy humanoides no son. Sin embargo, logran entender los mensajes que les mandan los chinos, e incluso responder a ellos en la lengua humana, diciendo cosas como: ¡terrícolas, os vamos a invadir! Cuando leo en diversas críticas que esta novela plasma de manera creíble una invasión extraterrestre me dan ganas de no leer más CF...

Jamás se analiza la naturaleza del contacto. Es decir, sí se habla de las consecuencias para la humanidad y de las facciones que en esta se generan, a favor o en contra de los invasores (y explica las razones de los colaboracionistas), pero nada de pensar sobre cómo es posible que estos seres entiendan lo que se les dicen o nosotros entendamos lo que nos dicen o que siquiera pueda haber un entendimiento a cualquier nivel (cultural, cognitivo, etc) entre criaturas tan dispares.

Los aliens, pese a que sus civilizaciones son destruidas cada poco, han logrado un dominio espectacular de la ciencia y son capaces de hacer cosas increíbles doblando protones y no sé cuántas manipulaciones cuánticas, ¿y no pueden manipular su entorno para arreglar el sistema trisolar?

Hay escenas descacharrantes en la novela, como cuando destruyen el barco sede de los aliados humanos de los aliens en el Canal de Panamá con hilos de un resistente nanomaterial, que me recordaba a una peli de terror que vi hace tiempo, donde los cables iban cortando a la gente. Aquí cortan no solo a la gente sino también al barco entero, en rodajitas, literalmente. O la respuesta de los aliens al mensaje de radio, que parece propio de dibujos animados o de la peli esa de Tim Burton, <<Mars Attacks>>.

También tiene alguna parte entretenida, aunque a mí me han pesado más las situaciones surrealistas y nada creíbles que se suceden.

En resumen, una novela de Ciencia Ficción con partes de divulgación y explicaciones científicas algo pesadas, otras casi de fantasía (el videojuego) más interesantes, una trama un tanto naíf, personajes planos, que puede gustar a los aficionados al género que no busquen demasiada especulación filosófica, y que, para colmo, es el inicio de una trilogía... uf.

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

lunes, 29 de agosto de 2016

Trilogía Anima Mundi, de Elia Barceló

Editorial: Destino

Argumento:

Diversas circunstancias hacen que Lena se entere de ciertos detalles sobre sí misma y su familia que cambiarán su futuro…  y el de la humanidad.

Comentario:

Si bien «Anima Mundi» está dividida en tres tomos («Hijos del clan rojo», «Hijos de Atlantis» e «Hijos de las estrellas»), quizá debido a su extensión (más de  1.500 páginas en total), su estructura hace que se la pueda considerar una sola novela y ser reseñada como tal.

Esta división tiene algunos inconvenientes, percibidos sobre todo en «Hijos de Atlantis», que consume un buen número de páginas haciendo que varios personajes recuerden lo sucedido en la entrega anterior a modo de reflexiones poco sutiles que lastran el avance de la historia, algo que apenas se percibe en la tercera obra, con la que se realiza una transición más fluida, que permite recuperar la sensación de que se trata de una sola obra.

Las abundantes subtramas y la capacidad de la autora de crear intriga hace que tanto «Hijos del clan rojo» como «Hijos de las estrellas» logren mantener, a diferencia de «Hijos de Atlantis», un alto nivel de interés por conocer lo que sucederá a continuación, si bien hay momentos que también pueden dificultar la lectura.


Aunque las mencionadas tramas contribuyen a dotar de diversidad la novela, entre búsquedas, misterios, romances, descubrimientos, luchas internas entre los distintos clanes (blanco, negro, rojo y azul)…, también pueden resultar pesadas debido a su extensión y a que varias de ellas (relacionadas con ciertas condiciones que creen necesarias para cumplir su misión) al final  resultan no tener importancia.

La gran cantidad de personajes, demasiados de ellos con su propio punto de vista, en ocasiones irrelevante, y el empeño en relatar tanto las diversas «vidas» o identidades de los karah a lo largo de los siglos, incidiendo en la genealogía de la «familia» de Lena, pueden crear confusión, además de alargar la historia sin necesidad.

Igualmente, los pasajes metaliterarios, en los que la autora se incluye a sí misma y a su familia, son más un guiño autocomplaciente que otra cosa, cuya eliminación no afectaría a la historia que se narra.


En resumen, si bien la novela se hace demasiado larga, con subtramas innecesarias, e irregularidades de ritmo, también consigue crear intriga e interés por saber lo que pasa, además de ser ambiciosa en el sentido de especular sobre temas como el concepto de superioridad, o la necesidad de tomar decisiones que afectan a toda la humanidad, y mezclar, con mayor o menor éxito, varios géneros literarios (juvenil, romántico, fantasía, ciencia ficción, misterio…).

***T**


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)






jueves, 4 de agosto de 2016

Luna. Luna Nueva, de Ian McDonald

Luna. Luna nueva
Luna. New Moon
Ian McDonald
Traducción: José Heisenberg
428 páginas
Ediciones B



Argumento:

La matriarca del clan Corta, Adriana, una ingeniera que emigró a la luna para tener un futuro mejor, va a cumplir ochenta años pero se está muriendo. Antes de que ocurra lo inevitable, quiere dejar bien atado el asunto de su sucesión y el control de las empresas Corta Hélio, encargadas de la explotación de Helio 3 en la luna. Soterradamente, se desata una lucha entre las grandes familias que controlan el poder ecónomico en el satélite con violentas y catastróficas consecuencias...


Comentario:

La nueva serie literaria CF de moda se inaugura con este título tan evocador, cuya acción, como se indica, transcurre íntegramente en nuestro satélite, ya colonizado con propósitos mercantiles, y donde son hegemónicas cinco grandes familias (los Cinco Dragones) que se reparten los negocios.

Ya desde el inicio se da uno cuenta de que lo mejor de esta novela, lo más novedoso, es el impresionante worldbuilding  o construcción del mundo imaginario, lleno de detalles que abarcan desde la descripción física de paisajes variados (la superficie cubierta por regolito, las sedes de las cinco familias, con especial dedicación a Boa Vista, la ciudad João de Deus y Crucible, los lugares industriales y nodos de transporte, las zonas residenciales más cercanas a la superficie y, por ende, más expuestas a la inclemente radiación, los túneles de lava, etc), hasta un amplio panorama de los sistemas sociales, la sexualidad (muy libre), el sistema judicial (centrado en el Tribunal de Clavio, los contratos para cualquier faceta de la vida, y con la extraña anomalía de los juicios por combate), las relaciones colonia metrópoli, las diferencias sociales, el sorprendente peso de la religión, la multiculturalidad, etc.

Es decir, el autor ha hecho un trabajo bastante elaborado de este nuevo mundo que funciona exactamente igual en su esencia que los nuevos mundos de nuestro planeta cuando fueron colonizados. Poco se puede objetar a una pintura tan extraordinariamente rica, que te sumerge en el lugar de manera muy efectiva y, salvo algún pequeño detalle, creíble.

Además, el autor se aleja de la típica narración del género, y opta por una prosa más personal, con algún ramalazo artístico, que, si bien en algún momento dificulta un poco la fluidez o crea cierta confusión, a la larga le da un toque casi épico y poético a la historia.

Para introducirnos en este mundo, de una gran complejidad al menos en apariencia, el autor usa el punto de vista de numerosos personajes, demasiados para mi gusto, centrándose, sobre todo, en los miembros de la familia Corta, cuya matriarca, Adriana Corta, incluye unas minimemorias (una confesión a otro personaje) donde nos relata cómo fue su tránsito desde Brasil hasta la luna y cómo consiguió hacerse con el poder y el dominio de la explotación del Helio 3, gas que sirve para la iluminación en la tierra.

Aparte, conocemos también las vidas de sus hijos Rafa, Lucas, Wagner, Carlinhos y Ariel, nacidos de vientres de alquiler (madrinas), cada uno con sus peculiaridades y sus respectivas familias. He notado cierta dejadez en la descripción de algunos de los personajes principales, como Rafa y Lucas, mientras que otros, como Ariel, resultan más interesantes y están mejor desarrollados, aunque yo diría que los personajes no son el punto fuerte de esta novela. Es cierto que el autor les dota de algún rasgo distintivo y de gustos, características y relaciones propias, pero da la impresión de que no profundiza en su mente o en sus emociones, sino que es todo todo descripción digamos externa.

Para mí, uno de los personajes más interesantes es la terráquea Marina, que nos sirve para apreciar las diferencias entre la tierra y la sociedad lunar, tanto socioeconómicas como físicas y fisiológicas. No soy muy entendida en estos temas pero se me hace algo extraño pensar que en solo dos o tres generaciones de nacidos en la luna ya hayan estos generado diferencias anatómicas apreciables como una mayor estatura y menor desarrollo muscular.

En este mundo tan mercantilista y estratificado, los ricos viven en lo más profundo, y los menos afortunados, los trabajadores y "tragapolvos", en la parte más cercana a la superficie donde están expuestos a radiaciones mortales. Y todo el mundo dispone de una especie de avatar que flota a su lado, como un interfaz informático que sirve para comunicarse con máquinas y otros avatares ("familiares"), además de controlar el chib, un indicador del saldo de los cuatro elementos básicos para sobrevivir en la luna: datos, aire, agua y carbono (no me quedó muy claro cómo hacen para quitarte el aire, ¿tienes un chip y te afecta a los pulmones?). Con este elemento uno puede imprimirse todo tipo de objetos y sustancias en las impresoras públicas (hasta trajes, medicinas, armas, etc). Cada faceta de la vida está regulado por contratos, sobre todo los matrimonios, que se celebran entre las grandes familias para generar alianzas cuasi dinásticas.

Dejando aparte el apartado de construcción del mundo, la novela no aporta gran cosa. Es algo lenta en su inicio, ya que el autor se recrea mostrándonos las familias, sus relaciones, la sociedad de la luna en general, y, cuando empiezan a pasar cosas,  la trama recuerda a un culebrón estilo Falcon Crest, con algunos toques de "Canción de Hielo y Fuego" o de historias de la mafia. Porque, en efecto, las grandes familias de la luna se comportan como dinastías regias o familias de la Camorra. Así pues, tenemos de todo: el nieto rebelde, el hermano ambicioso que rivaliza con el preferido de su  madre, el hijo "raro" que no es realmente hijo, esposas que lucha por la custodia de los niños, viejos y decrépitos enemigos, sexo, mucho sexo, a veces gratuito, luchas en los tribunales, "juicios por combate" a cuchillo limpio, intentos de asesinato mediante moscas mecánicas, sabotajes industriales, masacres... y la promesa de una venganza.

Como punto original, el autor se aleja de las ambientaciones con personajes y nacionalidades anglosajonas para mostrarnos una mezcla total de razas, idiomas y culturas, con especial predilección por el lenguaje portugués, propio de la familia protagonista, los Corta. Eso hace que a lo largo del libro aparezcan palabras y frases escritas en esta lengua en medio del texto en lengua original. Nunca me ha gustado esta forma de "ambientar" o de evocar sociedades extranjeras. Es como si describieras un inglés que hablara en inglés con otros de su país y les dijera: "Oh, my Lord!" y el resto de la frases traducidas. En algunos momentos, esto es muy exagerado y chocante, sobre todo para un lector hispanohablante (que te pongan la palabra "escolta" en cursiva, es decir, en portugués para referirse... a un escolta).

Pero no es el único idioma que forma parte de la compleja terminología selenita: también encontramos frases en coreano, en árabe, etc. Aunque con la repetición de los conceptos vas más o menos entendiendo qué significa cada término, el autor, por suerte, nos incluye un pequeño glosario al final.

La novela es curiosa y entretenida una vez superados los escollos iniciales, y obviados los elementos un tanto tópicos de estos relatos de lucha por el poder económico y político. Como es de esperar en una novela que forma parte de una serie, al final, tenemos una traca de fuegos artificiales y el consiguiente cliffhanger que anima a continuar para ver qué familias triunfan en esta lucha a muerte y qué personajes viven y mueren...

En resumen, una novela de Ciencia Ficción pero con espíritu de telenovela que, ¡sorpresa!, va a tener una versión televisiva. Recomendable para los fans de este género, sobre todo por su construcción del mundo imaginario, aunque, para mi gusto, falta un poco de profundidad en los personajes y hasta de emoción. A mí me ha resultado un poco frío todo, frío como la propia luna.

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

miércoles, 15 de junio de 2016

Hijos del Dios Binario, de David B. Gil

Hijos del dios Binario
David B. Gil
Suma de Letras
576 páginas


Argumento:

Una periodista recibe un mail de su ex novio, recientemente fallecido en Londres. Al analizar la carta, se da cuenta de que hay ciertos datos encriptados sobre una empresa llamada Fenris. Junto con un compañero de trabajo decide investigarlo. 

Paralelamente, un cazador de objetos del mundo pasado, es contratado para localizar a un hombre que perteneció al ejército israelí. Pero las cosas no son como le han contado...


Comentario:

Aunque algunos colocan la novela que nos ocupa en el apartado de "ciencia ficción", para mí es un thriller de manual, por la estructura de la trama y todas las características asociadas a este género que en ella se dan cita. Bien es cierto que, según se avanza en la lectura, aparecen más detalles de ciencia ficción. E incluso te vas dando cuenta de que la acción (pese a lo que parece) no está ambientada en nuestra época sino en un futuro cercano. Sin embargo, son elementos un tanto accesorios (salvo los relacionados con la resolución del misterio, que involucran ciencia puntera, cuyos fundamentos ya existen en nuestros días).

Partiendo de dos tramas principales, la protagonizada por una periodista en busca de explicaciones de la muerte de un ex novio que le ha dejado un mensaje encriptado sobre una extraña corporación y por un cazador de reliquias de aires bondianos o bournianos de origen oscuro, y una tercera de fondo, protagonizada por unos niños muy especiales, y que terminan por juntarse, se nos relata una historia que sigue con pulcritud y eficacia todos los cánones del thriller tradicional, redactada con fluidez y agilidad, pero que en cuya total adhesión a esos elementos típicos (protagonista con grandes recursos para la supervivencia, villanos mortíferos e implacables con gran aptitud para lucha, persecuciones por medio mundo, ambientes exóticos, gadgets tecnológicos, planes maestros conspiratorios de alcance global, etc) encuentra su mayor debilidad: la falta de originalidad. 

Ciertamente, la novela se lee con interés, y hasta con gran intriga por saber qué secretos se encierran en sus páginas, pero también con la sensación de que todo eso ya lo has visto/leído antes en muchas películas y libros. 

Volviendo a los elementos concretos de ciencia ficción, casi ciberpunk, que dan título a la obra (los hijos del dios binario), resulta muy llamativo que se trate de algo accesorio en realidad, siendo, con mucho, el punto más interesante de la novela, que daría para una historia completa, más atractivo que el misterio verdadero, el cual se ve venir un poco por las pistas que da el autor. La idea del dios binario, así como la de sus seguidores, resulta inquietante y bastante factible en un futuro próximo. Pero el autor solo nos menciona a esta "secta" como meros coadyuvantes de los protagonista a la hora de bucear en los entresijos del ciberespacio en busca de respuestas.

Los personajes, como es canónico en estas obras, son bastante planos y se limitan a ejecutar sus roles al servicio de la historia. También, como es canónico, tiene lugar un poco creíble romance, que a decir verdad, no aporta mucho y, si nos apuramos, apenas molesta. Los villanos no sorprenden en su carácter despiadado, inhumano y casi robótico, siempre al servicio de la "misión" de sus jefes. En cuanto a los niños, su trama podría ser más interesante, aunque tiene su punto, con una minisociedad aislada y educada para ciertos fines, de la cual no llegamos a conocer mucho.

En resumen, una obra correcta dentro de su género, pero lastrada por las propias convenciones del thriller, las cuales no la dejan elevarse, que nos plantea un futuro próximo donde habrá que lidiar con las amenazas de una ciencia que se escapa de las manos de sus creadores y anuncia un mundo totalitario y muy oscuro. Una entretenida lectura para el verano.

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

martes, 10 de mayo de 2016

1984, de George Orwell

1984
George Orwell
Traductor: Miguel Temprano García
Debolsillo - Random House
350 páginas



Argumento:

Winston Smith reescribe la historia según las órdenes del Partido en un Londres distópico que pertenece a la superpotencia llamada Oceanía, pero un día conoce a Julia...


Comentario:

Como distopía, "1984" es una de las duras y desoladoras que he leído en mi vida (y la segunda, tal vez, "El cuento de la criada" de Margaret Atwood). Centrada en la vida de Winston, un hombre gris de Oceanía (una de las tres potencias del mundo imaginario, junto con Eurasia y Esteasia), nos recrea un estado dictatorial, continuamente en guerra, que no deja un solo resquicio a la esperanza y al cambio, donde el grado de opresión y control sobre la población alcanzan unos extremos insólitos, pero que recuerdan (mucho) al sistema soviético, aunque podría ser aplicable a cualquier totalitarismo.

En Oceanía, el ochenta por ciento de la población son "proles", y el resto pertenecen al Partido Interior y Exterior. En la cúspide del sistema está la figura enigmática y misteriosa del "Hermano Mayor", que, en realidad, es un símbolo que "vigila" a todos a través de la tecnología de la telepantalla, presente en todos los lugares. En este mundo, gente como Winston se dedica a cambiar las noticias de periódicos del pasado según como convenga en cada momento, hacer desaparecer fotografías comprometedoras, además de reescribir la historia, eliminar nombres de personas..., de tal forma que no haya ninguna contestación o duda sobre el sistema ni sobre sus orígenes. 

Además, la política del pensamiento controla las ideas y moral de la gente no solo a través de la coacción y la "vaporización" de las personas (que desaparecen por las noches) sino también a través del "doblepiensa" y la "nuevalengua", dos instrumentos del lenguaje que manipulan la realidad según los criterios de la ideología del partido. Inevitable recordar aquí la moderna invasión en nuestro mundo real del lenguaje "políticamente correcto" y de las leyes de "derecho al olvido", "memorias históricas" y demás, encaminadas, las últimas, a la modificación del pasado desde el presente, salvando las distancias con lo descrito en la obra de Orwell, por supuesto. 

La gente se desahoga a través de la violencia física y verbal durante los "dos minutos de odio" o la "semana del odio" contra los enemigos de turno. Siguiendo los principos del "doblepiensa", los ministerios tienen nombres que ocultan su verdadera función: Ministerio del Amor (donde se tortura), de la Abundancia (que gestiona la pobreza), etc. Ni que decir que la cultura y los libros se han "adaptado" y "traducido" también a la "nuevalengua".

La novela, escrita de forma sencilla, se lee fácilmente, aunque sea parca en anécdotas. En efecto, el argumento en sí es bastante breve, ya que lo importante es el dibujo del sistema político y social imperante. A través de Winston, vemos los pocos huecos que hay en el sistema para la rebelión (como el sexo, no muy bien visto por este, si no es con fines reproductivos, o el rumor sobre una secreta hermandad resistente). El tono agobiante está muy bien logrado. Notas el espanto de una vida sin perspectivas, encerrada en las cárceles de un totalitarismo del que no se puede escapar en modo alguno y que es capaz de convencer a la gente de que "dos y dos son cinco", si el Partido lo dice. 

En la obra se incluye también una especie de ensayo que detalla cómo es Oceanía y los fundamentos políticos que lo sustentan, en relidad, fragmentos de un libro escrito por el disidente Goldstein, enemigo número uno del régimen, sobre el que se vuelca el odio. Esta parte, aunque interesante (achaca las guerras permanentes al exceso de producción de bienes de consumo, entre otras cosas), tal vez se hace un poco farragosa por lo obvia y por el tono de discurso. Orwell fue un hombre de izquierdas, que luchó en la Guerra Civil española contra el fascismo, pero que alertó también de los peligros del stalinismo, un hombre comprometido con las libertades humanas, y todo eso se plasma en 1984 sin demasiada sutilidad.

La obra es un poco previsible, ya que pasa lo que imaginas, aunque también es cierto que parece el único final posible. 

Una siempre tiene la tentación de decir que "es muy exagerado todo" y que sería imposible que algo como lo descrito en este libro pudiera llegar a suceder, pero el caso es que ya sucedió con los nazis y los soviéticos, con otras dictaduras a lo largo y ancho del planeta, y puede volver a suceder, cuando se pone el énfasis en el estado y no en el individuo, el ser humano y su tendencia natural hacia la libertad.

Lectura imprescindible, más por el mensaje que transmite y por la creación del mundo distópico que por una trama cargada de giros (que es lo que se lleva ahora), y toda una experiencia para la mente que valore los libros como algo más que "evasión".


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

miércoles, 4 de mayo de 2016

El amor no es nada del otro mundo, de Félix J. Palma y María Fortea

 El amor no es nada del otro mundo
Félix J. Palma y María Fortea
400 páginas
Plaza y Janés


Sinopsis:

Ismael es un treintañero sin casi vida social, aparte de un compañero de trabajo y las interacciones con amigos del Facebook, que lleva treinta años enamorado de una compañera de la escuela, que llegó a ser su mejor amiga hasta que se marchó a Estados Unidos y perdieron el contacto, veinte años ha. Una día busca su perfil en Facebook y se encuentra con una sorpresa: ella, a quien no gustaban esas cosas, tiene un perfil. Decide mandarle un mensaje...


Comentario:

Escrita a cuatro manos (Félix Palma y María Fortea, marido y mujer), "El amor no es nada del otro mundo" es una novela romántica de estilo juvenil y temática fantástica, que guarda cierta relación con las anteriores novelas de uno de los autores, Félix J. Palma, en el sentido de que explora (de nuevo) los mundos alternativos y los diferentes yoes de una persona que en ellos viven (y sus relaciones entre ellos). Eso hace que el argumento de la novela no resulte nada novedoso para lectores de la trilogía de Palma iniciada en "El Mapa del Tiempo", hasta el punto que se pueden ir anticipando los hechos y situaciones, e incluso el final, con relativa facilidad.

La prosa está mucho menos elaborada que en la citada trilogía, y contiene abundantes frases hechas y términos coloquiales, aunque conserva, a mi modo de ver, de forma errónea, las apelaciones al lector (más disimuladas), como si un misterioso narrador te estuviera contando la historia. Lo que en la Trilogía estaba justificado y formaba parte de los recursos narrativos, en esta historia se percibe sobrante y sin ninguna función, como una rémora que, además, aparece en el momento menos pensado.

La premisa de partida es interesante e intrigante (un triángulo o cuadrángulo amoroso entre el prota, su otro yo, su amiga y el otro yo de su amiga), pero el desarrollo se me ha hecho algo pesado. Para empezar, aunque el protagonista tiene cerca de cuarenta años, se comporta y piensa como un adolescente, y me ha sido imposible quitarme esa imagen de la cabeza mientras leía. Aunque no descarto que existan casos raros, se me hace poco creíble que una persona pueda estar enamorada de otra desde la infancia, sin ser correspondida y sin tener trato durante veinte años (y que no haya levantado cabeza en ese tiempo ni intentado otras vías: ¿eso no es enfermizo?). Además, el protagonista primero es un "pagafantas" como se suele decir vulgarmente, y después, un poco acosador y obsesivo que no se resigna a estar en la "friendzone", y culpa a la chica de no hacerle caso, por no mencionar que le molesta "que piense primero en sí misma, que no sea dulce y empática con él, que siempre quiera tener la razón...", y por eso se siente atraído por la versión de otro mundo de su amada, más sumisa, dulce, comprensiva y maltratada por su marido... No me ha caído muy bien que digamos, a pesar de la "revelación final" en donde se da cuenta de a quién quiere realmente (aunque si analizamos, en realidad, él poco cambia; de lo que se trata es de que ella "se dé cuenta" de que lo ama a él).

Obviamente, que a mí no me caiga bien no afecta a la valoración literaria de la obra, es una mera opinión un poco off topic, pero que explica una de las razones por las que no me ha llegado la historia.

Algo que tampoco me ha gustado es cómo se alargan las situaciones, lo que ha hecho que leyera varias partes de la obra en diagonal, especialmente el final. El ritmo no es muy rápido, a decir verdad. Hay demasiadas palabras para lo que cuenta, o esa impresión me ha dado.

Será que no soy mucho de comedias románticas, pero el humor tampoco me ha calado, al parecerme algo simple. En general, ni la trama ni la forma de narrar ni los personajes son arriesgados. Diría que la historia es bastante convencional, si la despojamos del elemento fantástico, comercial y ajustada a los cánones de la novela romántica, sin sorpresas (y mucho menos si, como dije antes, has leído otras obras de Félix Palma, ya que hay soluciones similares).

El mensaje es obvio, y a veces, se subraya demasiado. Una de las temáticas es cómo nos relacionamos con los otros en las redes virtuales, cómo nos condiciona la expectativa ajena, la vida asomados a las ventanas de una cierta falsedad e hipocresía, que enlaza con el otro tema: la idealización, en este caso de las personas y del amor. Por otro lado, hay una extraña sobrevaloración de Facebook, cuando en principio parecía crítica. Sin embargo, para ser "crítica", resulta que lo convierten los autores nada más y nada menos que la vía metafórica  (y real, en el libro) para contactar con yoes alternativos, y explorar las dimensiones de la identidad.

En resumen, una obra que, a mi modo de ver, puede gustar más a la gente que no haya leído otras obras de Félix Palma y además, sea aficionada a la novela romántica con toques fantásticos.

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

jueves, 28 de abril de 2016

El Tiempo es el que es (El Ministerio del Tiempo: la novela), de Anaïs Schaaff y Javier Pascual

El tiempo es el que es (El Ministerio del Tiempo, la novela)
Anaïs Schaaff y Javier Pascual 
Editorial Plaza y Janés
253 páginas


Argumento:

Un extraño aviso escrito en un códice medieval solicitando auxilio es el punto de partida de la primera misión (en este libro) de Amelia, Julián y Alonso, quienes deberán desplazarse a la Edad Media para averiguar quién lo envía. En la segunda misión, el trío se enfrentará a un robo a bordo de un navío de la flota de Indias. Finalmente, habrán de colaborar con los aliados para que la misión Carne Picada, en la II Guerra Mundial, logre sus propósitos contra los nazis.

Comentario:

Esta obra forma parte del "merchandising" de la serie de televisión "El ministerio del Tiempo", emitida por RTVE, y que, en el momento en que escribo este comentario, va por su segunda temporada. Es importante indicar, para los seguidores de la serie, que son el público objetivo de esta historia (hay referencias y circunstancias que solo quienes sigan habitualmente las aventuras de los tres protagonistas entenderán), que, como se avisa en el prólogo, el arco temporal relatado va entre los capítulos 19 y 20 de la citada segunda temporada. Huelga decir que eso implica la existencia de spoileres o revelaciones de algunas de las tramas seguidas a lo largo de la serie, como la de Lola Mendieta.

En realidad, aunque lo han agrupado todo en un solo volumen, podría decirse que se trata de tres historias, relacionadas, más o menos, entre sí, y con el nexo de las patrullas y viajes en el tiempo de Amelia, Julián y Alonso (los personajes principales de la serie). La primera historia, que es, además, la más breve, para mi gusto es la peor, ya que me recuerda bastante en su planteamiento y situaciones al capítulo que abre la segunda temporada, dedicado al Cid. Este relato, curiosamente, también está ambientado en la Edad Media, y también toma como partida un personaje heroico y semi legendario, como Bernardo del Carpio (que, según algunos cantares de gesta, fue quien mató al héroe francés Roldán en Roncesvalles). La parte más elaborada, por el contrario, creo que es la última, dedicada a una operación de inteligencia en la II Guerra Mundial, con la participación de Lola Mendieta, cuyo origen, biografía e inicios se revelan.

Tratándose de la novelización de un guion no cabe esperar grandes alardes literarios, y desde luego, no los hay. La prosa es simple, que no sencilla, y los recursos narrativos toscos y funcionales, sobre todo al inicio. Se nota que se introduce la "documentación" sobre los personajes históricos o seudohistóricos que se encuentra el trío protagonista con un afán didáctico y de un modo algo rudimentario (tirando de Wikipedia, a veces, literalmente). Apenas hay descripciones o ambientación "literarias", limitándose la redacción, supongo, a transcribir el guion.

Los personajes, despojados de la vida que insuflan los actores de la serie, resultan demasiado planos y esquemáticos, muy ceñidos cada uno a sus tics o características básicas. Vamos, que cada uno hace lo que esperamos que hagan, sin sorpresas, evolución o pensamientos elaborados. Tampoco entre ellos avanzan las interacciones atisbadas y apuntadas en la serie, con lo cual los conflictos humanos pasan a un segundo plano en beneficio de la aventura y la acción. Los diálogos pierden mucho sobre el papel: son demasiado básicos, aunque también es cierto que se impone la narración pura sobre el diálogo.

El interés de esta novela depende mucho de la afición que se tenga por la serie. Los fans quizá verán satisfechas sus expectativas al descubrir aspectos desconocidos de algún personaje secundario, pero siempre desde un nivel de exigencia no muy alto en lo artístico.

Lo mismo que reza el título: El tiempo es el que es, esta novela "es lo que es" y para lo que es. 
En resumen, un producto entretenido y fácil de leer que los fans de "El ministerio del tiempo" disfrutarán, siempre y cuando no esperen una prosa o redacción de nivel elevado.

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

jueves, 14 de abril de 2016

El Sistema, Ricardo Menéndez Salmón

El Sistema
Ricardo Menéndez Salmón
Seix Barral
Premio Biblioteca Breve 2016
328 páginas


Sinopsis:

El Narrador vigila desde su solitaria estación meteorológica que ningún extraño entre en el Sistema de Realidad, que, en realidad, es nuestra Europa en un futuro no tan remoto. Pero un día, harto, decide abandonar su puesto e iniciar un inquietante periplo que lo lleva hasta la Academia del Sueño y, después, a emprender una singladura en barco junto con varios extraños que lo han secuestrado


Comentario:

Uno de los debates recurrentes de la literatura es el de si es más importante la trama o la forma, la intriga del argumento o el placer estético, lo qué se cuenta o el cómo. El autor de este libro parece tener clarísimo que la forma está por encima de cualquier otra consideración. Sospecho que es de esos escritores que piensan que la trama es burguesa y reaccionaria, y que, por lo tanto, no merece la pena ni urdir una para colgar de ella todas esas bonitas palabras. Esos escritores que olvidan, por lo demás, que la literatura consiste en contar historias principalmente.

Y es que "El Sistema" es una novela con una trama tan ligera que hasta podríamos considerarla prescindible. El punto fuerte es una prosa trabajada y exprimida hasta el limite de de las posibilidades de la lengua, cuajada de imágenes, metáforas y recursos originales, para nada convencionales ni trillados (aunque a veces excesivos), y sobre todo, en un tono lírico, desolado y casi apocalíptico, que nos sitúa en una Europa, devenida archipiélago, futura y distópica, en la que se atisban recuerdos de lo que fue, pero que en general resulta irreconocible.

En este artificio literario, la historia se divide en Protohistoria, Historia Antigua, Historia Moderna e Historia Nueva, y las personas en Propios y Ajenos, entendidos como los que habitan el sistema y los que están en el exterior. El sistema está formado por la Realidad y otras islas y países, como Empiria (Grecia) y la Innombrable (que para mí que es Alemania), y se articula en torno a objetos conceptuales como el Dado, la Caja, el Panóptico, el medidor de presencias y cosas por el estilo. También existen drogas que hacen que la gente no sueñe (simbolismo) y estaciones meteorológicas que vigilan que no lleguen extraños al sistema (simbolismo). Ya se lo pueden imaginar: todo eso significa "algo".

Aunque el libro entero está escrito en clave críptica o simbólica, si se prefiere, es posible adivinar en muchos pasajes el mensaje y los vínculos con nuestro presente, como menciones coyunturales a la crisis griega, que es, precisamente, lo que menos me ha gustado, ya que parece que se apunta a un tema de moda. También hay momentos en los que el discurso se superpone a la narración y nos "explica" en lugar de utilizar escenas para contar los temas, a modo casi de ensayo en tono poético (o panfleto, artísticamente redactado, pero panfleto a fin de cuentas, y en cierto modo tópico).

En algunas partes es demasiado obvio, pero durante la mayor parte de la novela es tan metafórico, poético y simbólico que no sabes ni de qué habla (bueno, a mí me ha pasado, pero no descarto que sea problema mío y de mis cortas entendederas). Siendo así, llega un punto de la novela en la que termina la fascinación por la deslumbrante y alambicada prosa y comienzas a preguntarte si eran necesarias tantas páginas o si el autor no se estará repitiendo y dando vueltas en torno a su creación, regodeándose en su capacidad lingüística  (o dicho vulgarmente, haciéndose una paja mental).

Los personajes son meros arquetipos para dar salida a las inquietudes del autor. El principal, llamado el Narrador, comienza como vigilante solitario de la estación meteorológica; escapa de ella y cae en manos de un tal Klein, y finalmente inicia un viaje en un barco llamado Aurora con un grupo de extraños personajes: un niño mago, un par de mellizos incestuosos, etc, etc, todos ellos símbolos de "algo", no lo olvidemos. Es muy difícil empatizar con cosas tan abstractas y conceptuales. En ningún momento sentí que me importara o conmoviera la aventura del Narrador ni de ninguno de los figurantes que lo acompañan en su viaje alegórico. Eso sí, está muy bien redactado; es una prosa apabullante.

Lo más logrado es el ambiente apocalíptico y surrealista de una tierra y una civilización en las postrimerías, un mundo que ha llegado a su Caída, habitado por seres (los humanos) que probablemente están a punto de ser sustituidos por criaturas posthumanas, como en un nuevo comenzar (simbolismo de Adán y Eva, del Arca). La prosa, como dije, fascina y deslumbra, pero no sé si a todos los lectores les bastará con sentirse fascinados y deslumbrados.

En resumen, un libro de elevado nivel literario y difícil comprensión (al menos para mí) que hará las delicias de los degustadores de la "qualité" más desaforada, amantes de las prosas elaboradas, acreedoras de premios literarios (y no me refiero al Planeta), pero que no atraerá mucho a los que busquen una historia, personajes, trama, intriga, esas cosas que solía haber en las novelas.


Fragmentos:
El niño que tenía miedo a lo desconocido, dijo mi padre, era un niño rico en climas. Durante el invierno, sitiado por los mariscales del frío, sentía miedo de los pozos profundos, del agua oscura, del silbido del tren amotinado en los túneles, de la nieve que caía sobre las tumbas de los cementerios; en verano y primavera, corriendo por playas y parterres, le subían por las ramas de sus huesos los espantos de los insectos innumerables, los terrores de las lunas de rostros picados de viruela, los fantasmas húmedos de la orina al despertar, los perfiles del hombre del saco escondido en el zaguán de una casa repleta de mujeres vestidas de luto que se reían de su inocencia; a comienzos del otoño, con el retorno a las clases, aparecería el miedo a desvanecerse en el seno de la costumbre, como una hoja mecida por dedos crueles, el miedo a los extraños que asaltaban a los chiquillos en las estancias del sueño, el miedo a los infatigables asesinos de padres y madres emboscados en las encrucijadas de los caminos, el miedo a que en un descuido, contenidas en un bostezo, una tos o un estornudo, se le escaparan por la nariz y la boca el apetito, la bondad, incluso la cordura. Claro que a la hora de escoger entre las muchas clases de miedo existentes, apuntó mi padre, la que más le atormentaba al niño era la del miedo a lo desconocido. Que se supiera, contra el miedo a lo desconocido no existía ninguna receta milagrosa, ni remedios encerrados en botellas diminutas y opacas: tan solo le quedaba a uno aguardar a que pasara como una sombra fugitiva, erizando el vello de los brazos hasta dejar la garganta seca, igual que cuando se lame una piedra.


Fuera, en la noche de verano, un cometa devasta el cielo. Una sombra a su derecha, cerca de la cabaña, lo distrae. Buena Muerte, desnudo, las manos pegadas a las caderas y los ojos pavorosos, una especie de héroe pagano, camina en círculos cada vez más estrechos, girando en un vértigo loco.  El Narrador pronuncia su nombre y avanza una mano hacia el derviche. Antes de tocar el cuerpo que no cesa de girar, comprende que el centinela es sonámbulo. Lo contempla un buen rato hasta que los círculos cesan, Buena Muerte se sosiega y regresa a la cabaña. Un halo de irrealidad late en la Estación. Dos danzas macabras en una sola noche. En ambas, la sensación de ser el único hombre vivo bajo el domo infinito.


Realidad está dividida en diecisiete Sustancias. Cada Sustancia tiene un Atributo y varios Accidentes. El Narrador nació, creció, estudió, se casó y fundó su familia en el Atributo de Sustancia 16. Sustancia 16 es una de las divisiones menos extensas y habitadas de Realidad. Es una Sustancia con una naturaleza espléndida, una tierra fértil y un clima benigno. El vigor de Sustancia 16 fue grande hasta hace décadas, pero una profunda crisis en sus sectores principales -minería, pesca, siderurgia- hizo que la demografía se estancara, la economía se resintiera y se produjera un éxodo de población hacia Sustancias más prósperas.

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

lunes, 21 de marzo de 2016

Nos mienten, de Eduardo Vaquerizo

Nos Mienten
Eduardo Vaquerizo
Editorial Fantascy
352 páginas


Argumento:

Nora, miembro de un ejército privado que tiene por misión proteger a la familia dueña de una poderosa corporación, es acusada injustamente de asesinato. Pronto descubrirá el verdadero motivo...


Comentario:

"Nos mienten" es una novela de ciencia ficción, que podría encuadrarse en el subgénero de la distopía, ya que describe un futuro lleno de tecnología punta pero donde hay una enorme desigualdad entre los ricos que pueden pagarla y los pobres que viven en barrios periféricos y semi abandonados. Ya desde el mismo planteamiento se observa que no es precisamente muy original. Y de hecho, según vas leyendo la historia todo suena a ya visto y contado en otras novelas o películas del mismo género, casi con escenas y avances técnicos similares. Sobre este segundo punto, todo lo que se menciona en la novela es tecnología posible según los conocimientos actuales y hasta diría que no muy novedosa. Me ha recordado a esos libros de divulgación como el de Michiu Kaku, "La física del futuro", en el que aparecen casi todos los inventos citados en el libro.

Tampoco es un dechado de originalidad el planteamiento dicotómico de ricos contra pobres, similar al de la película "Elysium" por citar una reciente (entre muchas), y que, en el fondo, es un desarrollo exagerado de la situación actual visto a través de un prisma pesimista e ideológico. Este escenario, últimamente muy explotado por la ciencia ficción, además, es descrito de un modo maniqueo: los pobres son solidarios entre sí, buenos, sufridores, mientras que los ricos son malvados, egoístas, capaces de orquestar planes maquiavélicos, aunque tampoco en exceso novedosos. De hecho, sobre la mitad de la novela empiezas a adivinar de qué va la cosa. Y el final, algo soso en cuanto a revelaciones, te lo confirma.

Otro de los temas de la novela es el papel de la tecnología en la vida humana o de cómo esta ofusca las percepciones sobre la realidad. Las personas de esta sociedad viven conectadas a unas consolas que les facilitan datos de realidad aumentada, además de mejorar capacidades como la vista y el oído. También, muchos de ellos, han sido modificados genéticamente para tener mejor desempeño físico y mayor inteligencia. Cuando la protagonista se quita su "consola", percibe el mundo de un modo borroso y menos enriquecido, aunque más "natural", y en algunas situaciones, hasta más "real". 

La crítica es quizás demasiado obvia y poco elaborada, y durante la mayor parte de la novela es sepultada por largas escenas de acción, tiroteos y persecuciones similares a los de las películas hollywoodenses estilo "Minority Report", que, reconozco, he leído un poco por encima.

Los personajes son planos y funcionales, exceptuando quizás a Enrique y Nora, sin que se salgan, de todas formas, del arquetipo que representan (el rico concienciado, la falsa culpable injustamente perseguida, etc).

En cuanto a la prosa, es limpia, ágil y eficaz. La novela está bien redactada, pero con un estilo algo seco, y narrada en tercera persona y en presente, un tiempo verbal que a mí, personalmente, no me gusta para la mayor parte de las historias, por muy de moda que esté.

Siempre para mi gusto, se abusa de las descripciones de la tecnología, armamento y vestuario futurista, que además, se repiten (las alusiones a las retromejoras genéticas de los "polizos", los datos de las consolas, etc), mientras se echa de menos un aliento más poético o épico que acompañe a la historia y le dé profundidad y ambición.

En resumen, una novela de factura y estructura correctas, prosa limpia y mensajes ideológicos sobre la desigualdad, pero que no destaca por sus aportaciones y visiones novedosas del mundo futuro, ni tampoco por una gran creatividad o derroche de recursos literarios. Recomendada para fans de las historias de acción.

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

lunes, 1 de febrero de 2016

Justicia Auxiliar, de Ann Leckie

Justicia Auxiliar (Imperio Radch 1)
Ancillary Justice
Ann Leckie
Traductora: María Victoria Morera García
416 páginas
Nova (Ediciones B)


Argumento:

Breq, el último resto de la nave Justicia de Toren, busca a Seivarden, un oficial que lleva mil años desaparecido y dado por muerto, en un planeta helado, con la intención de que la ayude en su venganza contra los que propiciaron su caída.


Comentario:

Aunque catalogada como Space Opera, "Justicia Auxiliar" es una obra bastante más compleja de lo que cabría esperarse. En primer lugar, la estructura no lineal, en la que se van intercalando capítulos que narran el pasado (flashbacks) y el presente, dificulta al inicio la comprensión de una obra ya de por sí "densa", en la que la especial naturaleza del personaje de Breq (una inteligencia artificial en forma de nave espacial que disponía en sus buenos tiempos de varios cuerpos llamados "auxiliares" o "fragmentos") y del emperador del Radch (que también tiene varios cuerpos y varias mentes, que actúan autónomamente), contribuye a enmarañar y oscurecer la trama, bastante escasa y centrada en la traición y la venganza que la sigue.

Sí, no es una obra fácil. Aparte de los diferentes puntos de vista (de un mismo personaje, eso sí que es rizar el rizo), nos encontramos con que hasta casi el final de la historia apenas hay acción: los personajes se pasan la novela charlando como si estuvieran todo el rato en reuniones sociales con los amigos, delante, para más inri, de una taza de té (sí, como lo digo, té; toman el té a todas horas y en todas las circunstancias). Por si esto fuera poco, hay una sobre abundancia de cargos jerárquicos militares: tenientes, capitanes, auxiliares... que saturan un poco la lectura y la vuelven confusa en ciertas partes.

Sin embargo, algo tiene la novela, que incluso poniéndoselo difícil al lector, hace que sigas leyendo y ahondando en las vicisitudes del Imperio galáctico este. Supongo que en los mismos motivos de la "dificultad" está la explicación: el esfuerzo que supone hace que te metas más en la historia y te comprometas con la venganza de Breq, la narradora en primera persona (en un tono más bien neutro y frío, como acomoda a una inteligencia artificial, por más que esté "encarnada" en un cuerpo humano).

Un hecho curioso, que se nota más en la versión española, es que en la lengua radchaai no existe forma de distinguir el género, con lo cual se usa para ambos sexos el femenino. Puede parecer una tontería o excentricidad pero hace que reflexionemos sobre la importancia de estas características lingüísticas. A mí partícularmente, me ha pasado que, a pesar de que en ningún momento se dice que tal o cual personaje sea hombre o mujer, me los he imaginado a todos como mujeres menos a Seivarden (a quien un personaje con otra lengua llama en masculino). Esto no es una cuestión baladí cuando en español tenemos una distinción tan marcada de géneros gramaticales que podrían marcar también la realidad de los sexos. Otra cosa es en inglés, así que supongo que la versión original logrará el efecto de indeterminación y ambigüedad buscado.

Entre los puntos fuertes de la obra, sin duda, la protagonista y la antagonista (o el protagonista y el antagonista, que nunca se sabe) y sus diferentes "encarnaciones". Pero sobre todo, destaca la construcción del mundo imaginario, lleno de detalles culturales y de todo tipo, que enriquecen la obra y nos dibujan un escenario (inspirado en el imperio romano, según palabras de la propia autora: al final del libro se incluye una esclarecedora entrevista donde se habla de ello) bastante creíble y coherente. Sobre este particular, me ha sorprendido que tenga un cierto toque hard SF y que haya un claro intento de reflejar de manera realista situaciones que en otras óperas espaciales se obvian, como la gravedad artificial en las naves y otros detalles tecnológicos.

En resumen, una obra de ciencia ficción notable, algo lenta en su desarrollo pero con un planteamiento original e interesante, que explora el problema de la identidad en una ambientación que puede recordar a otras historias con imperios galácticos, pero que destaca por su ambición.

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

jueves, 7 de enero de 2016

Círculos, de Emilio Calderón

Círculos
Emilio Calderón
Stella Maris
300 páginas

 
Argumento:

Un profesor de física cree que una joven abducida por extraterrestres es la que hija a la que daba por muerta.


Comentario (algún spoiler):

La novela que nos ocupa pertenece al género de la fantasía, aunque está contada como si fuera un thriller o una novela de misterio. En ella podemos encontrar un completo compendio de creencias seudocientíficas: círculos en los campos de cereales, abducciones extraterrestres, colaboración de malignos aliens con los americanos, robos de bebés, hombres de negro, conspiranoia relacionada con la energía libre, mundos paralelos, regresiones hipnóticas... vamos, de todo lo que uno podría leer en una revista estilo Más Allá o Año Cero. ¡Incluso aparece Javier Sierra!

Narrada en primera persona por el protagonista principal, también cuenta con algunos capítulos en tercera e incluso con la transcripción de un diario (que adolece de los típicos defectos de los diarios de las novelas, es decir, que es poco creíble que una persona escriba de ese modo para sí misma). Para variar, en este caso la primera persona está justificada y al servicio de la narración al introducir un sesgo subjetivo sobre los hechos.

La prosa es correcta pero plana, y, en muchas partes, linda con el "ensayo" o el periodismo (las que transcriben los supuestos testimonios y noticias de hechos paranormales). Me ha parecido un poco fría o, más bien, con poca capacidad de transmitir emociones (miedo, angustia, por ejemplo).

La acumulación de teorías seudocientíficas no añade precisamente mucha verosimilitud a la historia; sí, ya sabemos que es fantasía, pero justo el intento de hacerla parecer "real" es lo que juega en su contra. El autor se limita a tomar información de mitos populares, pero sin reelaborarla de una manera en exceso creativa. La trama es demasiado rebuscada, al meter en ella un exceso de elementos (los círculos ya citados, los aliens, robos de bebés, etc, etc), y, sin embargo, da apariencia de simpleza y de no ir mucho más allá de lo que cuenta. La parte relacionada con los círculos es especialmente rocambolesca, con esos adoradores de los aliens y el profesor y su hija abducida, y todo el lío que tienen montado,  los "mensajes en clave", etc. Aunque la parte de las abducciones también se las trae. El deseo de enredar la historia hace que aparezca una chica con nada menos que ¡tres padres distintos!

Lo que no me ha quedado claro es si el narrador, al final, se burla de estas historias o las toma en serio. Las últimas escenas podrían recordar al típico "todo fue un sueño", si no fuera porque el protagonista parece insinuar que no lo ha sido (recuerda sus vivencias del "antiguo lugar" pero no las del "nuevo"). El encuentro final del protagonista consimo mismo en los trigales no lo he entendido muy bien, pero tiene cierto aire a deus ex machina. Los misterios no se resuelven y nada queda claro.

En resumen, una obra de temática paranormal para fans de estos asuntos, de lectura muy rápida y fácil.

 
¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

martes, 21 de abril de 2015

Qué difícil es ser dios, de Arkady y Boris Strugatsky

Qué difícil es ser dios
Trudno Byt Bogom
Arkady y Boris Strugatsky
Traducción: A.M. García y D. Santos
Ediciones Acervo


Sinopsis:

Don Rumata de Estoria quiere salvar como sea al sabio Budaj, amenazado por el poder de Don Reba, un intrigante cortesano que planea derrocar al rey de Arkanar con ayuda de un ejército de monjes fanáticos. Pero nada es lo que parece y Rumata sentirá la tentación de usar sus "poderes" tecnológicos para salvar del oscurantismo al pueblo de Arkanar.


Comentario:


Novela considerada un clásico de la CF en general y de la CF rusa en particular, "Qué difícil es ser dios" es una historia bastante original que podría encuadrarse también en el género de "fantasía heroica" por el tipo de mundo descrito.

En ella tenemos a un noble, Don Rumata, cuyo objetivo es salvar a los intelectuales, artistas y pensadores de Arkanar, el reino más importante de un planeta muy similar a la tierra. El mundo descrito aparentemente tuvo mejores épocas, pero la barbarie y el fanatismo religioso han hecho que se persiga con saña todo atisbo de pensamiento. Dada la época en la que se escribió la obra (1964) y el contexto político (Rusia soviética) es inevitable ver los simbolismos críticos sobre la censura y la persecución intelectual de estilo totalitario que se vivía en aquellos tiempos. La obra tuvo bastantes problemas para salir al público.

La novela, muy breve y de fácil lectura, es en cambio rica en ideas y subtextos. Aunque hay diversos lances aventureros, luchas a espada, intrigas palaciegas, romances y demás elementos del folletín fantástico-heroico, lo realmente importante es lo que se trata de transmitir.

Por un lado, tenemos a Don Rumata, cuyo verdadero nombre es Anton (todos los protagonistas terrícolas son rusos, por supuesto), un hombre de una civilización científica avanzada donde ya no existe la violencia ni la opresión (se ha alcanzado el paraíso comunista), que estudia otros planetas en busca de culturas similares a la terrestre pero en estados primitivos.

Este grupo de sociólogos o historiadores se mezclan con los nativos y tratan de ayudar a su progreso sin intervenir de modo obvio. Anton-Rumata se siente en continuo conflicto entre su educación civilizada y los modos del mundo seudomedieval donde habita y entre la teoría feudal establecida por los sabios de su mundo y las realidades que conoce in situ. Son muy interesantes sus pensamientos y observaciones sobre la violencia, la falta de higiene de los lugareños y sus pasiones, que por un lado le horrorizan, pero por otro lo arrastran. Resulta, en ese sentido, muy realista, ya que la visión de esos mundos fantásticos está alejada de la idealización de ciertas corrientes del género.

Don Reba, el ministro del rey, es el antagonista de la historia. Representa al personaje ambicioso que por lograr el poder es capaz de aliarse con cualquiera, en este caso con hordas de fanáticos religiosos que terminan por rematar los retazos de civilización del reino. En el libro se le equipara un poco irónicamente con Richelieu, aunque como ellos mismos admiten, no le llega ni a la suela de los zapatos. La política de este personaje se basa en la tortura, el envenenamiento, la persecución...

En líneas generales, Don Rumata se siente impotente por no poder ayudar más a los habitantes de ese mundo, algunos de los cuales intuyen que es "especial" y lo tratan de "dios" y le piden que les entregue el "rayo" con el que podrían derrocar a Don Reba. Pero "es difícil ser dios" y al final Don Rumata sucumbe a la barbarie cuando, debido a los acontecimientos que se precipitan al final, siente la furia primitiva que está prohibida en su ordenada civilización. 

La estructura de la novela se basa en una larga introducción donde conocemos, desde la extrañeza, el mundo imaginario de Arkanar. Pero pronto entendemos lo que es Rumata y cuál es su misión. La trama en sí es bastante breve y sencilla, y el final es algo brusco. De hecho, se hace una elipsis un tanto peculiar que pone el foco en la sociedad de sociólogos, que analizan lo sucedido con Rumata (y que nosotros no vemos, pero podemos intuir).

Existen dos películas inspiradas por esta novela: "El poder de un dios", bastante fiel a la historia (refleja incluso diálogos casi literales y episodios de la novela, aunque también tiene alguna pequeña licencia), pero no muy buena técnicamente; y "Qué difícil es ser un dios", estrenada en 2013 y considerada una obra de culto.

Fragmento:

"Como vos sabéis, yo, Ministro de Seguridad de la Corona de Arkanar, tomé ciertas medidas contra los llamados intelectuales, sabios y demás gente inútil y peligrosa para el Estado. Estas medidas tropezaron con una increíble reacción. Mientras todo el pueblo, de modo unánime, conservando su fidelidad al Rey y a las tradiciones de Arkanar, me ayudaba en todo, es decir, entregaba a los que se ocultaban, se tomaba la justicia por su mano y señalaba a los sospechosos que escapaban a mi atención, una fuerza desconocida pero enérgica nos quitaba de las manos a los delincuentes más importantes, más perversos y más repugnantes, y los llevaba fuera de las fronteras del Reino. De esta forma pudieron escapar el astrólogo ateo Baguir Kissenski; el alquimista Sinda, que como pudo demostrarse tenía relaciones con el espíritu del mal y con las autoridades de Irukán; el abominable panfletista y alterador del orden Tsurén, y otros muchos de menor rango.
Así pudo ocultarse el brujo loco y mecánico Kabani. Alguien gastó montañas de oro intentando impedir que se cumpliera la voluntad del pueblo con relación a los espías y envenenadores sacrílegos, ex galenos de la corte de Su Majestad. También hubo alguien que, en unas circunstancias que hacen recordar al enemigo de la especie humana, liberó de sus guardianes al monstruo de la depravación, corruptor de almas populares y cabecilla de la insurrección campesina Arata el Jorobado. - Don Reba hizo una pausa, la piel de su frente se estremeció, y miró significativamente a Rumata. Este elevó sus ojos al techo y sonrió. Recordó el día en que se llevó a Arata el Jorobado valiéndose de un helicóptero. Los guardianes se quedaron alucinados al ver el aparato. Y a Arata le ocurrió lo mismo. Fue un buen golpe.
- Y sabed - prosiguió Don Reba - que este cabecilla llamado Arata está ahora en libertad, y acaudilla a los siervos que se han sublevado en las regiones orientales de la metrópoli, donde se está derramando mucha sangre noble. Se sabe que este cabecilla no carece de dinero ni de armas.
- Os creo - dijo Rumata -. Desde el primer momento me dio la impresión de que era un hombre decidido...
- ¿Así que reconocéis...? - le interrumpió Don Reba.
- ¿Qué?
Durante unos segundos se miraron mutuamente a los ojos.
- Sigamos - dijo Don Reba -. Por la salvación de estos corruptores de almas pagasteis, Don Rumata, según mis humildes e incompletos cálculos, no menos de cuatro arrobas de oro. Ni hay que decir que al hacer esto cayó sobre vos una mancha eterna por haber pactado con el espíritu del mal. Tampoco mencionaré que durante todo el tiempo que lleváis en el reino de Arkanar no habéis recibido de vuestras propiedades de Estoria ni una sola moneda. ¿Por qué habríais de recibirla? ¿Qué objeto tiene enviar dinero a un difunto, aunque sea pariente? Y sin embargo, ¡qué oro!
Abrió un cofrecillo que tenía medio oculto entre los papeles de la mesa y extrajo un puñado de monedas con el perfil de Pisa VI.
- ¡Este oro sería suficiente para mandaros a la hoguera! - gritó Don Reba -. ¡Es oro del diablo! ¡No hay manos humanas capaces de obtener un metal tan puro como éste!"

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión. Insultos o comentarios personales sobre las administradoras no saldrán publicados, solo comentarios de los libros.