Mostrando entradas con la etiqueta Ensayo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Ensayo. Mostrar todas las entradas

lunes, 4 de abril de 2016

El Reino, de Emmanuel Carrère

 El Reino
Le Royaume
Emmanuel Carrère
Traductor:Jaime Zulaika
Editorial Anagrama
516 páginas


Argumento:

El autor, guionista y autor literario de éxito, nos narra los primeros tiempos del cristianismo, aprovechando un hecho de su biografía: su conversión (efímera) al catolicismo.


Comentario:


No podría denominar a esta obra "novela", ya que los hechos en ella descritos son en parte autobiográficos, en parte, relacionados con hechos históricos más o menos contrastados. En realidad, tampoco podría calificarlo como ensayo. Pertenece a esa moderna categoría híbrida, tan de moda últimamente, que trasciende los géneros, dentro de la no ficción.

Dividido el tomo en cuatro partes y un epílogo, el autor se centra, en la primera, en su experiencia con el cristianismo, como creyente de misa diaria. Durante esa época de su vida, llevó un diario con comentarios y pensamientos, que, años después, relee para conocer su visión cuando tenía fe. Para mí gusto, es el fragmento más interesante del libro, dejando aparte que pueda sobrar alguna anécdota (su experiencia con una niñera loca es un poco como de película de terror).

Las otras tres partes (organizadas según periodos cronológicos, que abarcan desde el año 50 d.c. al 90 d.c.) son una especie de remake de los Evangelios, sobre todo de los Hechos de los Apóstoles y de las Epístolas de San Pablo, aunque también hay alusiones a otros libros del Nuevo Testamento, como el Apocalipsis, y cuyos principales protagonistas son el citado Pablo y Lucas.

En estas partes, Carrère comenta diversas cartas de Pablo, la figura central en la formación de lo que sería conocido como cristianismo, en un tono tirando a jocoso, bastante informal, de forma que el análisis de las primeras comunidades cristianas, sus diferentes facciones, el choque ideológico entre el mundo grecorromano y las nuevas ideas de Jesús y sus apóstoles, es muy asequible para personas no entendidas. De igual manera, hay numerosísimas alusiones también a otros documentos, como la obra de Flavio Josefo, sobre la rebelión de los judíos (contra los romanos) o las obras de historiadores romanos como Suetonio sobre la vida de los césares. El autor recurre a estas fuentes externas a los Evangelios para contextualizarlos y discernir qué puede ser histórico o qué inventado por los autores cristianos. Para Carrère está claro que Jesús fue un personaje real, aunque su interpretación, obviamente, es la de un ateo (después de ser cristiano, perdió la fe).

Esta parte, aunque entretenida, se alarga demasiado. Sin embargo, se lleva bien si se tiene interés por el periodo histórico o por la formación del cristianismo. El autor, además, lo cuenta con soltura y humor, lo cual no impide que caiga en la digresión con frecuencia, como cuando, de pronto, comienza a hablar del cine porno que tanto le gusta, las traiciones de Flavio Josefo o la vida cotidiana en Roma (esto es más interesante).

El libro, a pesar de su extensión, es ameno, aunque precisamente debido a ese gran número de páginas, a veces se repite en algún concepto o narrando algún pasaje (en varias escenas hay cierta sensación de «dejà vu»). El tono coloquial y divertido lo hace ágil, así como la prosa sencilla y las referencias a películas y series de televisión (el autor es guionista también), e incluso a sus propias obras (Limónov, Una novela Rusa, etc). Hace paralelismos con una serie que él creó, sobre gente que resucita, habla de la filosofía estoica, a la que compara con el budismo (él practica yoga), también cuenta un poco sobre los delirios de Philip K. Dick, etc. En realidad, habla de tantas cosas...
"Un sabio indio habla del samsara y del nirvana. El samsara es el mundo hecho de cambios, de deseos y tormentos en el que vivimos.  El nirvana, el mundo al que accede el iluminado: liberación, beatitud. Pero el sabio indio dice que 'el que diferencia el mundo del samsara y el del nirvana es porque está en el samsara. El que ya no diferencia está en el nirvana'

Creo que el Reino es algo similar."

El tono ligero de algunas páginas no debe engañar sobre la seriedad de lo que se cuenta. Me ha parecido un libro humano y necesario, donde se analiza racionalmente, y desde una encomiable posición alejada de todo dogmatismo (tanto ateo como creyente), el fenómeno religioso, en especial el cristiano, cómo es posible que millones de personas crean en cosas a priori absurdas y contrarias incluso a la naturaleza humana, con comentarios y reflexiones muy interesantes y lúcidas.

"No, no creo que Jesús haya resucitado. No creo que un hombre haya vuelto de entre los muertos. Pero que alguien lo crea, y haberlo creído yo mismo, me intriga, me fascina, me perturba, me trastorna: no sé qué verbo es el más adecuado. Escribo este libro para no imaginarme que sé mucho más, sin creerlo ya, que los que lo creen, y que yo mismo cuando lo creía. Escribo este libro para no abundar en mi punto de vista"


La extensión, la repetitividad, la falta de un hilo narrativo claro, la sensación de que a veces damos vueltas sobre lo mismo, una cierta falta de estructura que hace parecer el libro un poco caótico en su exposición, glosa y reescritura crítica (pero al tiempo subjetiva) del Nuevo Testamento, pueden ser los puntos más bajos de una obra que por lo general se mantiene a buen nivel literario, gracias al oficio del autor, al humor y al mensaje que transmite.

Eso sí, he de destacar que la revisión y traducción a veces dejan un poco que desear, lo cual es más grave tratándose de una editorial de «prestigio» como Anagrama ("Me gustaba, este último capítulo": esta frase con esa coma ahí suena un poco a calco del francés). Ni que decir que los este, ese, solo, etc, que ya no llevan acentos, lo llevan en este libro (¡incluso "eso"!)...

Igual me equivoco pero juraría que toda la vida Pablo era nombrado en español como Saulo de Tarso: aquí lo traducen como Saúl (en hebreo, Shaúl). También hay algún error como cuando se dice que Pablo fue crucificado y Pedro decapitado, ¿no fue al revés?

Página 395
"La tradición, es decir, el inevitable Eusebio, nos dice que Pedro y Pablo murieron en la gran persecución de agosto del año 64. Al primero, en su calidad de ciudadano romano, le cortaron la cabeza, y el segundo habría suplicado que le crucificasen cabeza abajo porque no se consideraba digno de sufrir el mismo tormento que su maestro."

La edición podría haber estado un poco mejor, la verdad, y más teniendo en cuenta lo que cuesta el libro.

En resumen, una obra muy adecuada para dogmaticos de todo jaez, sobre la naturaleza del hecho religioso y las contradicciones del ser humano racional, pero quizás deberían abstenerse los que busquen una trama o una aventura clásica, ya que este es un libro "de pensar" y no una novela.


Algunos fragmentos:
"Lo que sigue es un gran momento de una película de romanos gore. Como los cristianos solían ser gente de medio pelo, no tenían derecho a las muertes nobles: decapitación o suicidio estoico. Las ejecuciones eran en Roma un espectáculo popular. A los que no les habían arrojado  por la mañana a la arena, cosidos con pieles de animales para ser devorados por grandes perros guardianes, los reservaban para la noche, vestidos con túnicas untadas de pez y transformados en antorchas humanas vivientes que iluminaban la fiesta en los jardines de Nerón. Ataban a las mujeres por el cabello a los cuernos de toros furiosos. a otras les embadurnaban el vientre con secreciones de burras para aumentar la excitación de los asnos que las violarían. Suetonio describe que el propio Nerón se disfrazaba de fiera para ir a hostigar a los condenados y sobre todo a las condenadas, desnudas y atadas a postes. De este modo llegó a ser conocido por todos los cristianos como el Anticristo, la Bestia."

"Al lado de los versículos que se contentan con tener mal aspecto, no tardo en encontrar otros que francamente me repelen y contra los que se rebelan mi conciencia y mi espíritu crítico. Me prometo que ésos (sic) no me los saltaré, sobre todo ésos (sic). Me prometo escrutarlos hasta que se me revele su verdad. Me digo: muchas cosas que ahora creo verdaderas y vitales -no "que creo": que sé que son verdaderas y vitales-, pocas semanas antes me habrían parecido grotescas. Es una buena razón para dejar mi juicio en suspenso y, con respecto a todo lo que me resulta hermético o que incluso me choca, para decirme que comprenderé más tarde si se me concede la gracia de perseverar. Entre la palabra de Dios y la comprensión, lo que cuenta es la palabra, y sería absurdo por mi parte asimilar sólo (sic) lo que agrada a mis cortas entendederas. No olvidarlo nunca: es el Evangelio el que me juzga, no al contrario. Entre lo que yo pienso y lo que dice el Evangelio, siempre me sería más provechoso elegir al Evangelio."


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

lunes, 14 de diciembre de 2015

Chavs. La demonización de la clase obrera, de Owen Jones


Chavs. The Demonization of the Working Class
Owen Jones
Editorial Capitán Swing
Traductor: Íñigo Jáuregui
360 páginas


Argumento:

Analisis sobre el discurso dominante en Gran Bretaña acerca de las clases bajas y los llamados "chavs", tomados como estereotipo de todo un colectivo social, detestado, denigrado y objeto de burla y escarnio en programas humorísticos, webs, etc.



Comentario:

El jovencísimo Owen Jones analiza, de forma metódica y extensa, las diversas vías mediante las cuales el poder establecido, las élites, destruyen la imagen de las clases obreras, ridiculizándolas y desprestigiándolas. El autor se centra en varios aspectos, uno de ellos, el tratamiento mediático de las clases trabajadoras de ambientes degradados, equiparadas a la caricatura del "chav", que en España sería algo así como un "cani" o un "poligonero", o una "choni" en versión mujer. Pone como ejemplo el distinto enfoque de la prensa en algunos conocidos casos: el de Jade Goody, participante de Gran Hermano, afecta de cáncer (enfoque negativo y de crítica hacia ella), que trató de hacer dinero de su enfermedad terminal para ayudar a sus hijos (enfoque negativo y ensañamiento con la madre y su condición de chavette), y la desaparición de Madeleine McCann (enfoque positivo y solidaridad hacia los padres, médicos, clase media). Se describe el mecanismo perverso mediante el cual cuando un hecho luctuoso sucede en la clase baja se achaca siempre a sus comportamientos de grupo, a su forma de vida, a la pobreza, etc, mientras que en el caso de las clases altas y medias nunca se denigra a la clase en sí.

Aunque el libro se basa en la cultura y sociedad británica, es perfectamente extrapolable a muchas sociedades europeas, en especial, a España, donde también existen programas televisivos que proyectan imágenes grotescas de la gente de clase baja (Gran Hermano, Mujeres y hombres y viceversa, etc) para regocijo y burla de toda una generación de televidentes, además de mensajes políticos en la misma línea ultraconservadora y de defensa de las élites (aunque, probablemente, no de forma tan acusada como en la hiper clasista Gran Bretaña).

El autor explica con una argumentación convincente y bien documentada (basada tanto en citas como en extractos de entrevistas personales), cómo ha ido aumentando el poder e influencia de unos pocos individuos de la élite económica en el poder en Gran Bretaña, haciendo que prácticamente casi todos los que detentan cargos hayan estudiado en unos pocos colegios y universidades elitistas (algo que hace algunas décadas no era tan notable, en porcentaje; incluso había ciertos líderes provenientes de entornos sindicales y obreros), y como la extracción social de los que manejan los medios de comunicación (de clase alta también) influye en la imagen que se proyecta de las clases bajas. De igual modo, esa composición socioeconómica de la clase política (casi todos de colegios privados) hace que los gobernantes tengan una visión distorsionada y alejada de la realidad de la mayor parte de las personas, y que vivan en un mundo idealizado de súper ricos e ignoren al resto.

Parece que hay dos hitos que el autor valora en especial: el gobierno de Margaret Thatcher, ultraconservador y destructivo, y la frase de Tony Blair: "Todos somos clase media", los cuales significarían el hundimiento de la clase obrera y la disolución de la idea de "lucha de clases", aunque esta continuaría, según Jones, de un modo encubierto, y estaría siendo ganada por la clase alta.

Se hace una descripción demoledora de los efectos perversos de la ideología thatcheriana, que desmanteló la potente industria manufacturera británica y destruyó el poder de los sindicatos; y de la no menos demoledora, pero más sutil, influencia del socialismo de Blair y su propaganda sobre las bondades de la clase media a la que todo el mundo debería pertenecer supuestamente.

El autor recuerda las épocas cuando ser obrero era motivo de orgullo, las industrias agrupaban en torno a ellas toda una cultura obrera y social, dotadas de gran poder para mejorar las condiciones de trabajo, y sobre todo, donde la clase ahora llamada chavs podía lograr empleos industriales, más duros que los actuales del sector servicios, pero mucho mejor pagados y donde había una mayor motivación. De igual modo, desmonta el discurso dominante de las élites según el cual hay millones de vagos y ociosos que viven del sistema, son delincuentes, tienen malos hábitos de vida (embarazos adolescentes, drogas, promiscuidad, etc), y que, para colmo, sufren el odio de la "clase media" en la forma de la ridiculización antes mencionada, odio y ridiculizaciones que, en el caso de otros colectivos (negros, mujeres, etc) no estarían permitidos ni se alabarían en modo alguno. Además de hacer creer que este grupo social carece de "aspiraciones" porque sus miembros no ingresan en las bondades de la clase media y que es "culpa de ellos y de sus hábitos, de su falta de esfuerzo, etc", en lugar de reconocer que si hay millones de desempleados no cualificados es porque estos ya no tienen sitios donde ir a trabajar (desmantelamiento de las industrias, las minas, deslocalización de empresas, capitalismo salvaje, etc).

Sería muy difícil resumir el contenido de este libro cuya lectura considero indispensable para entender el mundo actual y por qué los hijos de los ricos siempre serán los que sustituirán a sus padres en los puestos de poder y no LOS TUYOS.

Imprescindible y recomendadísimo.

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión. Insultos o comentarios personales sobre las administradoras no saldrán publicados, solo comentarios de los libros.

lunes, 10 de agosto de 2015

Estilo rico, estilo pobre, de Luis Magrinyà

Estilo rico, estilo pobre: Guía práctica para expresarse y escribir mejor
Luis Magrinyà
272 páginas
Editorial Debate


Argumento:

Análisis de diversas cuestiones de estilo de la lengua castellana, en tono desenfadado y ligero, con ejemplos variados.

Comentario:

A diferencia de otros libros de estilo o con vocación de libro de estilo, este que nos ocupa no da normas ni pautas para seguir. No al menos de un modo categórico. Para mí, en este punto se encuentra su originalidad y también su debilidad, puesto que si bien es adecuado cuestionarse el rigor con el que a veces se condenan los malos usos del idioma (y el autor pone numerosos ejemplos de supuestas incorrecciones que antes no lo eran, y viceversa, por pura evolución del lenguaje), una persona que se acerque a este libro para utilizarlo como manual o guía lo tendrá difícil para decidirse entre las diversas opciones que se plantean a la hora de redactar un texto.

Me ha gustado que el autor utiliza como ejemplos (a veces demasiados, que ocupan  páginas y quitan espacio para el texto interesante) fragmentos entresacados tanto de obras consideradas clásicas como de novelas contemporáneas de todos los géneros e incluso de blogs, foros de internet y otras formas de expresión escrita relacionadas con las nuevas tecnologías, todas ellas en plano de igualdad, sin jerarquías de valor literario, demostrando, como dice el refrán, que el mejor escribano echa un borrón.

También resulta interesante, más si cabe que su posible uso como manual de estilo, el estudio de la evolución de algunas expresiones y términos, y como dichos, palabras o usos que nos parecen increíblemente modernos tienen sus raíces en tiempos lejanísimos. Incluso muchos de los "errores" que se ven a menudo en novelas, periodicos y otros medios vienen de antiguo, del siglo de Oro o de la Edad Media. Esta visión del lenguaje como un instrumento en continuo cambio y evolución, donde la norma casi parece establecida por "capricho" resulta inquietante a la par que realista. Así pues, las reglas se convierten en mera convención, en algo que si lo pensamos bien, entra en contradicción con la propia función de la RAE y otros observadores y vigilantes del idioma.

Esto es lo que no me ha gustado del libro, que no da soluciones, solo plantea situaciones y preguntas, pero no sirve para aquellos que necesiten una pauta o un criterio. Si todo vale, si todo cambia y todo es arbitrario ¿para qué la norma? Resulta difícil defender la existencia de reglas de redacción (y hasta de gramática) si aceptamos la provisionalidad de los usos.

El libro, formado por varios artículos unidos (se nota), y dividido en dos partes, está escrito con amenidad, buena redacción y mucho sentido del humor (otro punto positivo). A veces es demasiado ligero pero eso no desentona de la temática y del mensaje. Para mi gusto, hay un exceso de ejemplos que cortan la lectura y que en muchas ocasiones invitan a saltárselos. La organización por temas y "malos usos" está bien (por ejemplo, las consideraciones sobre los verbos "de decir" en las acotaciones de los diálogos), aunque se nota bastante deudora de su carácter de reunión de artículos.

En suma, una obra para curiosos del lenguaje, pero no para quienes busquen un manual de estilo riguroso y claro.


 
Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión. Insultos o comentarios personales sobre las administradoras no saldrán publicados, solo comentarios de los libros.

martes, 3 de marzo de 2015

Viajes por el África Occidental, de Mary Kingsley

Viajes por el África Occidental
Travels in West Africa
Mary H. Kingsley
Círculo de Lectores
Traductor: José Luis Moreno - Ruiz
Páginas: 364



Sinopsis:

En 1895, Mary Kingsley realiza un viaje a los territorios del África Occidental, bajo dominio europeo, para recoger muestras de peces y otras actividades científicas. Esta experiencia hará que se enamore de África y regrese para un viaje posterior.


Comentario:

Esta obra de no ficción, escrita por una mujer de la era victoriana, una inglesa que no tenía instrucción formal sino que era del todo autodidacta pese a ser hija de un doctor, escritor y viajero, presenta un doble interés, por un lado conocer la visión europea del mundo africano en pleno periodo colonial y por otro descubrir las aventuras de una mujer excéntrica y adelantada a su época que fue capaz de realizar expediciones por ríos, selvas y montañas peligrosas, entre tribus nativas, caníbales incluidos sin inmutarse, manteniendo casi la imagen icónica de la típica inglesa del XIX, con su sombrilla y su té en medio de una intrincada foresta.

En esta obra, las observaciones de Mary no resultan a veces demasiado científicas, aunque se supone que la excusa para los viajes era recopilar especies de peces y de plantas. Se centran más bien en su experiencia personal, con lo cual abundan pasajes subjetivos donde describe paisajes y estados de ánimo, algunos de gran plasticidad. La propia autora cuenta que llevaba también un diario científico, lo que explica que se centrara más en la parte digamos aventurera. Sin embargo, algunos de los capítulos se centran en aspectos más antropológicos y nos explican el mundo de creencias y costumbres de algunas tribus, sin cortarse al describir hechos bastante macabros como determinados actos de canibalismo.

Llama la atención el gran humor destilado por la autora, cuyos comentarios jocosos hacen más amena la lectura, a veces un poco pesada, debido al exceso descriptivo. Por ejemplo, nos cuenta una ocasión en la que tuvo que quitarse la camisa mojada y quedar con los pechos al aire delante de sus porteadores negros o la anécdota del oficial alemán que la invitaba a su casa y que según ella, trataba de seducirla.

Al tratarse de una obra de no ficción, un diario de viajes, la falta de estructura narrativa pesa un poco en algunos pasajes, que resultan algo repetitivos. Sin embargo, se mantiene el interés por esos toques personales y por las opiniones de la viajera, a quien, por cierto, no gustaban mucho los misioneros. En líneas generales se muestra como una mujer muy racional y escéptica en cuanto al mundo espiritual y religioso, aunque su actitud hacia los nativos y sus creencias era de respeto. Así pues critica a los europeos que quieren cambiarlos e imponerles sus modos de vida y de pensamiento. A diferencia de muchos de sus contemporáneos, tenía una consideración positiva de los africanos, y no los veía como inferiores.

La descripción del mundo colonial africano es interesante. No se priva de comentar sobre los diferentes modos de hacer según las nacionalidades de los colonizadores. Sus favoritos son los franceses, incluso sobre los alemanes. Se intuye una cierta crítica al proceder de sus compatriotas aunque no brutal, por supuesto.

Esos libros de viajes tuvieron un gran éxito en su país, a su pesar, ya que no le gustaba mucho la fama. Irónicamente, el amor de Kingsley por África fue la causa de su muerte. Ella que se enfrentó a cocodrilos, tormentas, caníbales y demás peligros, terminó sucumbiendo en la guerra de los Bóers, a donde había acudido como enfermera, víctima del tifus.

En resumen, lo mejor del libro es la mera existencia de una mujer tan arrojada como esta y las impresiones que nos dejó de un mundo para ella totalmente nuevo y hostil. Para seguidores de las aventuras reales.

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión. Insultos o comentarios personales sobre las administradoras no saldrán publicados, solo comentarios de los libros.

lunes, 24 de febrero de 2014

Así habló Zaratustra, de Friedrich Nietzsche

Así habló Zaratustra
Also sprach Zarathustra
Friedrich Nietzsche
Introducción, traducción y notas de Andrés Sánchez Pascual
Libro de Bolsillo- Alianza Editorial
468 pp
Género: filosofía lírica



Argumento

Zaratustra vuelve de su exilio en la montaña para hablar del superhombre a las gentes...

Comentario

No se trata de una novela, claro está, ni tampoco de un ensayo filosófico, sino de una obra incalificable en cuatro partes, que puede situarse sin lugar a dudas entre los libros clave de la historia de la humanidad tanto por su calidad literaria como por la influencia de su mensaje.

Nietzsche utiliza la figura real del profeta Zaratustra pero como portavoz de sus propias ideas. El personaje va conversando con diferentes hombres, mujeres y criaturas que se encuentra por el camino y a las cuales lleva su mensaje, que se cifra en varias ideas fuerzas que son: el superhombre, el eterno retorno de lo idéntico, la muerte de Dios, la voluntad de poder... El estilo es lírico, lleno de metáforas y de neologismos formados a partir de la flexibilidad ideológica de la lengua alemana. Hay paráfrasis de otros autores como el famoso “chorus mysticus” del Fausto de Goethe, que el autor toma prestado para darle la vuelta. También parodia constantemente a los textos religiosos, en especial a la Biblia y a sus formas retóricas y parábolas. 

Nietzsche no deja títere con cabeza en su labor de destruir la filosofía al uso y las ideas más comunes sobre la religión, Dios, el arte, la literatura, los doctos, los virtuosos, la cultura, la poesía... Arremete en especial contra las mujeres, a las que considera "recreación del guerrero, y todo lo demás es tontería". Suya también es la frase "Si vas con mujeres no olvides el látigo". 

Dejando aparte lo irritantes que puedan ser sus planteamientos para personas de hoy en día, no se le puede negar su grandísimo talento. Hay capítulos de una gran hondura y profundidad, soliloquios donde el autor se encuentra con su propio ser; otros son demoledores; la mayor parte atesoran una riqueza conceptual y una belleza que arrebatan. Mucha gente encuentra este libro críptico. Tal vez sea conveniente leer antes "Más allá del bien y del mal" o cualquier otra obra del autor para conocer de antemano los puntos de su filosofía "a martillazos". Pero la experiencia de leer "Así habló Zaratustra" es algo único y no dejará indiferente a nadie, para bien o para mal. Sus frases poseen la resonancia de lo mítico y de ahí que calen tan hondo en las mentes impresionables.

Las notas y explicaciones de Andrés Sánchez Pascual son prolijas y muy interesantes, además de aclaratorias de las partes más oscuras. Muy bueno también el prólogo donde explica la estructura de la obra en relación con la filosofía del autor.

Un libro que no debe faltar en la biblioteca de ninguna persona que se considere culta.

Algunos fragmentos con indicación del título del capítulo:

(Del hijo y del matrimonio)
¡Ay, esa pobreza de alma entre dos! ¡Ay, esa suciedad de alma entre dos! ¡Ay, ese lamentable bienestar entre dos! Matrimonio llaman ellos a todo eso: y dicen que sus matrimonios han sido contraídos en el cielo. ¡No, a mí no me gusta ese cielo de los superfluos! ¡No, a mí no me gustan esos animales trabados en la piel celestial!

(Del nuevo ídolo)
Allí donde el Estado acaba, ¡mirad, allí, hermanos míos! ¿No veis el arco iris y los puentes del superhombre?

(Los discursos de Zaratustra)
Vosotros miráis hacia arriba cuando deseáis elevación. Y yo miro hacia abajo, porque estoy elevado.

Siempre hay algo de demencia en el amor. Pero siempre hay también algo de razón en la demencia.

Yo no creería más que a un dios que supiese bailar. Y cuando vi a mi demonio lo encontré serio, grave, profundo, solemne: era el espíritu de la pesadez, él hace caer a todas las cosas.

De todo lo escrito yo amo sólo aquello que alguien escribe con su sangre. Escribe tú con sangre: y te darás cuanta de que la sangre es espíritu.

No con la cólera sino con la risa se mata.

(De las tablas viejas y nuevas)
Yo amo a los valientes: mas no basta con ser un mandoble, ¡hay que saber también a quien se dan los mandobles!
Y a menudo hay más valentía en contenerse y pasar de largo, ¡a fin de reservarse para un enemigo más digno!


(Del hombre superior)
Ahora es cuando la montaña del futuro humano está de parto. Dios ha muerto: ahora nosotros queremos que viva el superhombre.


Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

viernes, 14 de febrero de 2014

Tolkien: El Origen de El Señor de los Anillos, de Lin Carter

 Tolkien: El Origen de El Señor de los Anillos
Tolkien: A look behind The Lord of The Rings
Lin Carter
Traducción: María Antonia Menini
288 páginas
Ediciones B (Bolsillo)

 
Argumento:

El escritor de fantasía Lin Carter hace un repaso de las fuentes de El Señor de los Anillos, así como de las influencias de Tolkien y de su posterior repercusión, aunque solo hasta el año 1969, que es cuando se escribió esta obra.

Comentario:

No se trata de una novela, lógicamente, sino de un corto y ligero ensayo donde se hace un repaso a varios aspectos de la obra del profesor Tolkien, la mayoría bastante conocidos por los aficionados.

El autor empieza contando la vida y época de Tolkien, brevemente, el origen alemán de su apellido (que como curiosidad se pronuncia "tolkin"), la muerte de sus padres, su educación a cargo de un sacerdote católico, sus estudios en Oxford, su paso por la I Guerra Mundial, su matrimonio con Edith, sus amigos, su fascinación por los idiomas, y cómo surgió el "Hobbit". Al tiempo, se cuenta el proceso creativo de varias otras obras clave de fantasía como Peter Pan, El Viento en los Sauces, el Mago de Oz, etc...

Luego se entra directamente en cómo escribió El Señor de los Anillos, haciendo una larga mención al círculo de amistades eruditas de que se rodeaba Tolkien, los Inklings, del cual formaban parte Auden, C.S. Lewis y otros autores, a los cuales leía fragmentos del texto. Resultan curiosas las cartas que se mandaban los citados Inklings acerca de la obra de Tolkien a la que denominaban "el nuevo Hobbit" (Tolkien les leía en sus reuniones extensas parrafadas de la magna obra, que los otros comentaban con él y entre ellos) y también la repercusión que tuvo en la crítica de la época (1955), que coincidía en que no se había publicado nada de ese calibre desde La Reina de las Hadas de Spenser, y la escasa respuesta del público lector, que no conocería masivamente la obra hasta nueve años después, con la edición de bolsillo, que sí fue todo un éxito, casi un fenómeno sociológico. Lin Carter habla de lo mucho que le irritaban a Tolkien los estudios de su obra (como el libro que nos ocupa) y de los cuales decía: "son muy malos casi todos; o bien se trata de análisis psicológicos o bien intentan ahondar en las fuentes, y creo que en su mayor parte son unos esfuerzos más bien inútiles". Ciertamente, Tolkien acertaba en parte, al menos en lo tocante a la obra de Carter, ya que aparte de analizar la génesis de la novela (muy brevemente) busca precedentes en obras anteriores.

Eso es quizás lo más interesante del libro, cómo va descubriendo nombres de enanos en lejanos versos de la Edda escandinava, o el nombre de la Tierra Media (que aparece mucho en textos ingleses medievales) y diversos motivos como el del anillo (cantar de los nibelungos, operas de Wagner, viejas sagas), la capa de invisibilidad, la espada rota...

Transcribo los elocuentes párrafos donde se compara la trilogía de Tolkien con la leyenda de Sigfrido (según Wagner)

1. El dragón que custodia el tesoro.
2. El anillo mágico de oro que confiere un gran poder a su portador, pero lleva consigo un mortal maldición.
3. Un talismán de invisibilidad asociado con el tesoro.
4. La muerte del dragón por una herida en una zona vulnerable de su pecho.
5. La espada rota que se recompone.
6. La disputa entre dos enanos o dos gigantes por la posesión del anillo que se traduce en la muerte de uno de ellos.
7. El malvado y pequeño enano que poseía el anillo enloquece, se pervierte y, al final, halla la muerte a causa de él.
8. El hecho de que la maldición del anillo acarree no solo la muerte sino también una especie de corrupción moral o afán de posesión en todos los que lo llevan.

Sin embargo, resulta bastante tedioso para quien conoce los libros los extensísimos resúmenes de El Señor de los Anillos y el Hobbit, que ocupan una buena parte del libro. Son casi como un "Señor de los anillos abreviado" o "para torpes", ya que cuenta todos y cada uno de los detalles del argumento.

También trata de dilucidar el género de la novela, concluyendo que se trata meramente de una novela fantástica, vamos, que descubre la pólvora... En realidad, y dejando parte las bromas, esto viene a cuento de las opiniones de ciertas personas que trataban de extraer significados profundos del libro, o bien simbolismos. Tolkien siempre rechazo que su novela "significara" algo o tuviera segundas lecturas alegóricas: nada de Guerra Fría, ni historias similares. El autor aclara que incluso Tolkien aborrecía las alegorías y que había declarado: "No tiene la menor intención alegórica, general, particular o actual, moral, religiosa o política". Para él se trataba de una "subcreación", "la invención de un mundo secundario", meramente. Sobre este particular de la "subcreación", se introduce un capítulo donde se desarrolla la teoría de Tolkien acerca del cuento de hadas. En palabras de Tolkien citadas por Carter: "Lo que ocurre, en realidad, es que el narrador se revela como un "subcreador": de un cuento de hadas bien elaborado. Crea un mundo secundario en el que la mente del lector puede entrar sin dificultad. Y, una vez dentro, lo que él cuenta es "verdad": respeta las leyes de dicho mundo". Una teoría muy interesante que aclara la intención de Tolkien..

Carter analiza además la relación de El Señor de los Anillos con los diversos cantares de gesta y los libros de caballerías. Es curioso lo que menciona sobre el éxito de tales libros de caballerías, que generaban secuelas y precuelas, e incluso lo que los anglosajones llaman "spin offs" (relatos que tienen como protagonistas a los secundarios de otro relato o algo así).

Finalmente, hace un repaso por todos los autores que precedieron a Tolkien en el cultivo del género como William Morris, Lord Dunsany, Eddison, etc... y por las fuentes etimológicas de los nombres de cosas, personas y lugares de la obra magna, que es sin duda, una de las partes más tediosas.

Resumiendo, un libro irregular, ligerito en cuanto a erudición, con datos conocidos, aunque también hay algunos otros interesantes, que revelará sobre todo a los aficionados al autor, que Tolkien no era en verdad nada original y que no tenía empacho en copiar nombres, argumentos, y tópicos de autores precedentes en su intento de hacer una obra que fuera como un mundo, más que como un relato.

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

martes, 29 de octubre de 2013

Cómo ser mujer, de Caitlin Moran





 Cómo ser mujer
How to be a woman
Caitlin Moran
Anagrama
Traducida por Marta Salís
360 páginas

Argumento:

Caitlin Moran nos cuenta su vida en una zona pobre de Inglaterra (y su posterior trabajo en el mundo de la música y al hilo de ello hace valoraciones y comentarios sobre el feminismo.

Comentario:

Empecé el libro pensando que se trataba de una novela pero en realidad es una mezcla entre ensayo y autobiografía en la cual la autora utiliza hechos de su vida para hablar de temas relacionados con el hecho de ser mujer bajo un prisma de humor (sobre todo al principio).

La primera parte de la novela, cuando habla de su adolescencia y es más novelesca y ácida, resulta bastante entretenida. Conforme avanzamos, el ensayo toma más fuerza y también se pierde humor, al tocar temas más serios como el aborto, por ejemplo. Resultan interesantes los primeros años de vida de la autora, en esa familia numerosa y al parecer pobre, y sus problemas con la gordura y otras neurosis.

La autora toca muchos temas, la moda, la menstruación, los hijos, el machismo, el aborto, los iconos y modelos que toman como guía las mujeres, la gordura, la depilación, la cirugía estética... Sin embargo, resulta mucho más interesante lo que omite. Por ejemplo, para la autora el striptease es "malo", mientras que el cabaret es "bueno y creativo", al dar poder a quien se desnuda. Pero no hay ni una sola palabra de análisis de la violencia sexual contra las mujeres y niñas ni tampoco sobre la prostitución. Claro está que ya al principio la autora señala que va a hablar de cosas que parecen frívolas pero para ella son más importantes que la lucha de las mujeres por la equiparación salarial o la igualdad ante las leyes...

Tampoco sabemos cómo fue a parar a su trabajo a edad tan joven. Explica muy poco de sus experiencias laborales, en un capítulo titulado "me encuentro un poco de machismo". (Sí, un poco).

Es curioso que en el capítulo "por qué debes tener hijos" no nos explique por qué los tuvo ella. Aparece de pronto pariendo, sin explicar nada más. Las referencias a su esposo son mínimas, y brilla por su ausencia la valoración crítica de la situación de su familia, con una madre teniendo miles de niños  y enfermando con cada parto en medio de una situación socioeconómica nada boyante. No sabemos qué opina de este asunto, ni de sus padres no poniendo medios para evitar la concepción.

Aunque hay ideas interesantes que comparto en casi todos los temas que se exponen (es el típico libro en el cual lees ideas que ya se te han ocurrido a ti o has hablado en miles de charlas de salón), se echa en falta mayor profundidad, más implicación y menos tratar de complacer a todo el mundo. La obra se ha vendido como polémica (e incluso como "sucia"), pero a mí me ha parecido más bien todo lo contrario, muy políticamente correcta, exceptuando el capítulo sobre el aborto, que sí me parece novedoso y que puede levantar ampollas en algunas personas y círculos (aunque si lo lees dos veces te das cuenta de que se trata de una nueva autojustificación de la autora, innecesaria, porque puede hacer lo que le venga en gana, pero demuestra su inseguridad al tener que defenderse). Pero lo demás... se ve que no quiere meterse en camisas de once varas en temas como los que ya menté anteriormente como la prostitución, la violencia sexual etc.

Resulta pasmosamente frívola su valoración sobre el origen de la "opresión" de las mujeres, achacándola a que es el "sexo físicamente débil" y olvidando otro tipo de condicionanantes sociológicos, históricos, económicos, psicológicos y hormonales:


"Basándome en mi propia experiencia personal, los cien mil años de superioridad masculina tienen su origen en el mero hecho de que los hombres no sufren cistitis. ¿Por qué no fue una mujer quien descubrió América en 1492? Porque, en la época anterior a los antibióticos, qué mujer se hubiera arriesgado a coger una cistitis en mitad del Atlántico y pasarse el resto del viaje confinada en el retrete, llorando y gritando de vez en cuando? (...)

Somos, físicamente, el sexo débil. No somos tan buenas levantando piedras, matando mamuts o remando. Además, el sexo comporta a veces la complicación añadida de dejarnos embarazadas y hacernos sentir "demasiado gordas" para conducir un ejército a la India. No es una coincidencia que los intentos de emancipación femenina consiguieran avanzar solo con la doble exégesis de la industrialización y la anticoncepción; cuando las máquinas nos hicieron iguales a los hombres en el trabajo, y la píldora nos hizo iguales a los hombres a la hora de expresar nuestros deseos...

No creo que la idea de que la mujer es inferior sea un prejuicio basado en el odio masculino a las mujeres. Cuando te fijas en la historia, es un prejuicio basado en simples hechos."


(Los textos anteriores demuestran el escaso rigor de la autora, ya que las mujeres sí han ido en barcos en las épocas que dice, han trabajado duramente en el campo y en las minas, en muchos ámbitos a decir verdad y además cuidaban a sus hijos; por lo demás, más adelante dice que no hubo ningún Einstein ni ningún Galileo entre las mujeres, y tiene razón, pero no creo que fuera por las razones que aduce, después de todo Galileo no se hizo famoso por levantar piedras ni por remar).

Luego hay algunas contradicciones o incoherencias en el discurso, como que denosta el hecho de que las mujeres "tengan" que llevar tacones, los rechace y luego nos cuente toda la lista de zapatos de tacones que tiene (y que supuestamente no usa, ¿para qué demonios los compra? Por cierto, acabo de ver una foto en internet donde aparece con tacones). También rechaza la cirugía estética y las operaciones para aparentar más joven, sin embargo, es benévola en los cambios de sexo. Alguien podría decir "no es lo mismo". De acuerdo, no es lo mismo, pero el discurso debería estar mejor artículado para explicarnos por qué no lo es y en qué se basa para afirmarlo un poco más allá de la idea del "miedo". Por otro lado le disgusta la depilación "brasileña" porque "pica" y porque las jóvenes deberían gastar su dinero en libros, discos, conciertos etc y no en eso; pero la protagonista se pasa toda la novela borracha, drogándose con cocaína y con éxtasis (que supongo que no ve tan dañinas para su cuerpo como la depilación mentada y no son precisamente baratas; la depilación es MUCHO MÁS BARATA).

Me ha parecido una obra de pensamiento "débil" y menos combativa de lo que parecía en un principio, donde a veces a la autora se le ve "el plumero". Por ejemplo, como es amiga de Lady Gaga para ella es un icono y un ejemplo para las mujeres y el feminismo, y la pone por las nubes. La manera como defiende el que tener una empleada de hogar sí es feminista hace pensar que en efecto ella tiene una y se trata de una autojustificación (como algunas otras partes de la obra). Y es que como ella dice: le gustaría que hubiera más mujeres que no tuvieran hijos para que pudieran ser creativas y dedicarse a sí mismas. Pero luego resulta que ella tiene dos hijas y también puede ser creativa y dedicarse a sus cosas... En ningún momento se plantea que los hombres puedan dejar de mirar la tv y jugar con la Xbox como ella misma dice para hacer las tareas de casa. Para ella está muy bien que los hombres no cambien... Como en el discurso más rancio, son siempre las mujeres las que deben hacerlo. Y  estoy de acuerdo; hay muchas cosas que cambiar en la forma de comportarse de las mujeres si se aspira a "algo más". Pero ¿acaso los hombres no deben hacer nada al respecto?

La autora dice que para detectar machismo hay que hacerse la siguiente pregunta ¿lo harían los hombres? Yo me pregunto ahora ¿escribiría un varón un libro como este contando "cómo ser hombre" y las miserias intrínsecas a su ser y su sexo? ¿Tendría  el mismo éxito? ¿Es igual de "cool"?

En otro orden de cosas, el libro es entretenido aunque a veces poco informado y frívolo en sus valoraciones y generalizaciones (pinta a las mujeres como neuróticas, locas, etc) e intentos de autojustificarse, con humor (me ha gustado la reivindicación sobre la mujer graciosa), ideas poco novedosas que más o menos piensa todo el mundo y con las que es difícil no estar de acuerdo, pero certeras y expresadas con ironía. Lo malo es su plasmación en realidades... Me temo que muchas dirán: ¡ah, sí, es cierto, Caitlin tiene razón en tooooodo! Y seguirán haciendo exactamente lo mismo (depilación, torturarse para parecer guapas, tacones, etc, etc) sin cuestionar por qué lo hacen.

Más fragmentos:


Si existiera una especie de Casco Psíquico que permitiera leer los pensamientos de las mujeres, cualquier hombre que lo llevara se quedaría aterrorizado al descubrir el nivel oculto de locura femenina.

(Perdona, guapa; pero eso aplícatelo a ti, así como lo de ser neurótica, etc)

No se trata solo de que un bebé traiga al mundo a una persona llena de problemas. Es que también quita del mundo a una persona útil (...) Cuando tienes hijos pequeños dejas de ser útil para las fuerzas de la revolución y la justicia.

(Esto es directamente insultante para las millones de mujeres que son madres y personas útiles a la sociedad no solo en familia, sino también fuera de ella)

Los hombres no tienen que cambiar ni una sola cosa. Por lo que a mi respecta, los hombres pueden seguir haciendo lo que quieran.

(Pues yo quiero que se liberen también de sus prejuicios y de las ideas preconcebidas que los atenazan y no les dejan ser ellos mismos, igual que las mujeres)

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

jueves, 22 de diciembre de 2011

El canibalismo como sistema cultural, de Peggy Reeves Sanday


 El canibalismo como sistema cultural
Divine Hunger, Cannibalism as a Cultural System
Peggy Reeves Sanday
Editorial Lerna
Traductor: Gaspar Ibáñez Monje
347 páginas



Argumento:

Un análisis antropológico sobre el sentido de los rituales de canibalismo y sus simbolismos y valores morales.


Comentario:

El libro que nos ocupa no es una obra de divulgación ni tiene el menor ánimo didáctico, pues se trata de una obra científica de alto nivel, no asequible a todo tipo de lectores.

La autora analiza a través de diversos pueblos y sociedades del mundo la práctica del canibalismo y la relación de esta con sus sistemas culturales, como el propio título indica. Así pues hace un repaso de dichas prácticas desde el canibalismo mortuorio de los Hua o los Gimi, hasta los elaborados rituales del sacrificio humano azteca, pasando por las curiosas torturas de los Iroqueses.

En la introducción se establecen las tres hipótesis principales para el abordamiento de la cuestión caníbal, que serían la hipótesis psícogena (que la explica como una forma de satisfacer necesidades psicosexuales), la hipótesis materialista (como adaptación al hambre  y a la falta de proteínas concomitante), y finalmente una vía que llama hermenéutica donde el canibalismo es considerado como parte de la lógica cultural de la vida, la muerte y la reproducción humana.

Ante la variedad de posturas, la autora niega que se pueda tratar la cuestión caníbal desde una óptica unitaria y defiende que varía tanto en el contenido cultural como en su significado. Es decir, que va más allá del mero hecho de comerse a una persona, ya que, según ella, está demostrado que si bien en períodos de hambre se ha dado canibalismo, también los ha habido sin tales prácticas. El hambre no implica el canibalismo, que fuera de los sistemas de creencias y regulaciones rituales de estos pueblos es considerado una práctica repugnante y antisocial (lo de comer gente por hambre, digo).

En cuanto a los tipos de sociedades analizadas las divide en tres categorías: las que realizan un canibalismo ritual, las que tienen canibalismo institucionalizado y aquellas donde se da el miedo al canibalismo (representado por hechiceros y brujas caníbales).

Por la procedencia de las víctimas se habla de exocanibalismo (más frecuente) y endocanibalismo.

En el primer caso (comerse a gente ajena al grupo, enemigos, etc), se trataría de una forma de asimilar la fuerza del enemigo, mientras que en el segundo caso, hablamos de una manera de transmitir ciertos valores a las siguientes generaciones a través de la ingestión de los muertos.

La autora nos explica a continuación la hipótesis psicógena de Sagan, que defiende el canibalismo como una forma elemental de agresión institucionalizada, según las teorías de Freud (frustración-agresión). Así pues, el canibalismo representaría la fase primitiva del desarrollo social, donde comerse al enemigo demostraría la agresión, y al pariente, la frustración provocada por su muerte.

En relación con esto, Sagan cree ver una relación entre la prolongación de la crianza en estas sociedades y la dependencia infantil a la madre, que los haría más propensos a la frustración y la agresión oral. De este modo, el varón adulto de autoafirmaría su virilidad e independencia por medio de la agresión caníbal.

En cuanto a la hipótesis materialista, cita las ideas de Harner y Marvin Harris sobre el mundo azteca que achacan las más de 250.000 personas sacrificadas anualmente en México en esa época a la falta de proteínas. Avala su afirmación con los testimonios de algunos conquistadores y clérigos españoles que relataban que también se compraban y vendían personas (niños) para consumir aparte de los rituales. Harner asegura que los aztecas recluían a los prisioneros en jaulas y los cebaban.

Como respuesta a esta visión materialista, el culturalismo de Sahlins les reprocha que ignoren en contenido cultural del sacrificio, que era, en el mundo azteca, un sacramento que permitía la comunicación y comunión con los dioses, y poseía un carácter sagrado. El sacrificio pues, era una necesidad sociocultural, mezclada íntimamente en las relaciones sociales, políticas y económicas de este pueblo.

Tras exponer estas cuestiones introductorias, la autora dedica los siguientes capítulos a entrar en más detalles sobre algunos de los casos de canibalismo anteriormente mencionados.

Empieza con el canibalismo mortuorio de los Hua y los Gimi. Para los Hua se consigue la cohesión social a través de esta práctica. Su religión centrada en el cuerpo reconoce la existencia de una fueraz vital llamada NU que se puede perder o incrementar. Cuando fallece un pariente se le consume para evitar que su NU se pierda, y de este modo pase a la comunidad.

Los Gimi por su parte, utilizan a los cerdos como sustitutorios del sacrificio de personas, y celebran rituales femeninos orgíasticos, relacionados con su creencia en el poder destructor de lo femenino.

Más inquietante resulta el capítulo dedicado a los Iroqueses, donde se nos narra su tortura ritualizada, en la que se tomaba un prisionero que era adoptado por la familia que había perdido a un guerrero, para ser luego torturado, tras una fiesta de despedida. Durante estas torturas, detalladas por los testigos jesuítas que las contemplaron, se les hacía de todo, hasta quemarlos, y cuando perdían el conocimiento se les reanimaba para poder seguir con la práctica, hasta que era finalmente devorado.

Los dos últimos casos tratados en extenso, serían el de las islas Fidji, donde estaría vinculado  con el tabú del incesto, según su mito fundador. El canibalismo generaría el orden social a partir del caos y al tiempo resolvería la tensión edípica en las sucesivas generaciones; y el caso azteca, donde el sacrificio humano era una manera de mantener en funcionamiento el universo y comunicar con los dioses.

En resumen, un libro muy arduo de leer, con un lenguaje bastante técnico, pero que puede interesar a los aficionados a la antropología cultural.

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

miércoles, 10 de agosto de 2011

¡Indignaos!, de Stéphane Hessel


Indignez-vous
Stéphane Hessel
Traducción de Telmo Moreno
Editorial Destino
64 páginas

Argumento:

Un viejo luchador de la resistencia francesa habla a los jóvenes sobre la lucha por los derechos mediante métodos pácificos.

Comentario:

La obra de S. Hessel consta de un prólogo del escritor José Luis Sampedro y de un breve ensayo sobre el estado actual de la democracia y el sistema. En realidad, llamarlo ensayo tal vez resulte excesivo, puesto que parece más bien una mezcla entre memorias políticas de un luchador de la resistencia contra los nazis e impulsor de los Derechos Humanos con algunas reflexiones poco inspiradas pero bienintencionadas dirigidas fundamentalmente a una juventud dormida a la que se trata de concienciar  para que se indigne y luche por medios pacíficos.

En las pocas páginas que componen el opúsculo el autor trata de advertir a los ciudadanos sobre el retroceso de los derechos adquiridos a lo largo de los años, y que han venido amparados por la crisis y la connivencia entre políticos y poder económico. Francamente, nadie con dos dedos de frente puede decir que no hay razones para la “indignación”, puesto que es cierto que la crisis ha calado muy hondo en las sociedades antaño prósperas y democráticas, sobre todo de Europa occidental, desmotivando a la juventud y acentuando la corrupción de las clases políticas. De hecho, algunos achacan a este libro la inspiración de los movimientos de “indignados” que se han visto últimamente en España y en otros países.

Si bien es cierto que la intención es buena, el libro, considerado como obra literaria, es pobre, poco profundo y está lleno de ideas comunes. Tal vez su discurso light o dicho con palabras más finas, su “pensamiento débil” es lo que ha hecho que llegue a las masas el mensaje, bastante simple. Pero precisamente esta falta de análisis, de reflexión, etc, es también su mayor fallo. Parece más una arenga que una obra de filosofía, de sociología o de cualquier otra ciencia social.

En un mundo ligero como el nuestro, donde la profundidad se sacrifica en aras de la penetración del mensaje, no es de extrañar la existencia de un libro así, que además, ha fermentado en un caldo de cultivo propicio. Ideas vagas, imprecisas genéricas, descargadas de la “conciencia de clase” de antaño, ausencia de objetivos claros y definidos, donde se abusa de la apelación a la resistencia pasiva o mejor dicho a la protesta pacífica… como si se quisiera indignar y a la vez desarmar a los jóvenes, no sea que su protesta sea tan intensa y tan violenta que realmente pueda cambiar el sistema. Porque, ¿de qué se trata? ¿De protestar o de lograr cambios profundos en un sistema que es profundamente injusto en lo humano aunque en lo económico se haya mostrado muy lucrativo para ciertos estamentos? El libro no nos da la respuesta.

Lectura solo recomendable a quienes deseen conocer el libro que supuestamente inspiró los movimientos cívicos del mayo del 2011, bastante alejados en intención, movilización, potencia e impacto en la Historia de los del mayo francés de 1968. Pero si se puede elegir, mejor leer filósofos y pensadores de más fuste...

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

jueves, 8 de abril de 2010

Historia de la masonería en Estados Unidos, de Mario Escobar

Historia de la masonería en Estados Unidos
Mario Escobar
Editorial Almuzara
272 páginas



Argumento:

Ensayo sobre los orígenes y derivaciones de la masonería en Estados Unidos.


Comentario:

Como su título indica, la obra nos hace un estudio de los orígenes de la masonería en Estados Unidos y de su influencia, real o imaginaria, sobre sus políticos, instituciones, símbolos e ideología.

Está dividida en tres partes: Una historia masónica de Estados Unidos; El rito Escocés y sus misterios, e Influencias de la masonería.

En la primera, se hace un recorrido histórico de la implantación de esta sociedad secreta desde la independencia de la nación hasta la actualidad, que pone de manifiesto la adscripción masónica de varios Padres de la Patria americanos, como Washington, Benjamin Franklin y varios de sus presidentes. El autor distingue entre los que realmente fueron masones de aquellos de los que se dijo que lo eran pero no está comprobado. El tramo más interesante es el que narra las características peculiares de las iglesias americanas en contraposición con el cristianismo de la Vieja Europa, comparándolo también con la situación de la Iglesia en Inglaterra, y se describe el caldo de cultivo ideológico, cultural y económico que desembocó en la rebelión de las colonias contra el Imperio Británico. En general, toda la parte de la historia más antigua de la nación contiene detalles de interés como el tema de las persecuciones a las brujas (episodio de Salem, etc).

En la segunda parte, quizás más atractiva para los aficionados a las historias de las sectas y sociedades secretas, se nos describen varios de los ritos de la masonería, sus símbolos y derivaciones de la rama principal, sin olvidarse de las versiones más siniestras (al menos de nombre) como la masonería satánica o luciferina. Es curioso leer que las Logias se solían reunir en tabernas, y que, en tiempos de intolerancia religiosa, eran casi la única institución donde podían convivir personas de diferentes creencias cristianas (hoy en día, hasta admiten ateos y no cristianos) solo con que reconocieran (antiguamente) la existencia de un vago Dios más conceptual que personal. Otra anécdota llamativa es que había diferentes logias que admitían gente de color, mujeres y otras minorías. Al final de esta parte, el autor rebate las afirmaciones sobre la influencia de los Iluminatti (popularizados por los best sellers de Dan Brown) en algunos símbolos de la nación norteamericana presentes por ejemplo en su moneda (la pirámide truncada,  el ojo, etc).

En la última parte, se hace un breve recuento de las religiones y creencias influidas por la masonería, así como el resto de sus influencias a todos los niveles (arquitectura, cultura popular, etc). Así conocemos un poco de los Adventistas del Séptimo Día, los Testigos de Jehová, de la Logia católica de los Caballeros de Colón, etc. Estos últimos ya aparecían en una de las novelas del autor, "Conspiración Maine" (Nowtilus).

El libro se acompaña de una buena documentación fotográfica y de una amplia bibliografía para ampliar el tema.

La lectura es ligera, para el asunto que trata; a veces me ha parecido una prosa algo telegráfica, con frases cortas y sencillas, que hacen que sea fácil de entender, aunque haya algunos datos que se repiten, y quizás se va demasiado al grano sin adornar un poco la información, lo cual hace que en algunos tramos se haga algo seco. Eso hace, por otro lado, que se dé mucha información en pocas páginas, con muchos nombres, fechas y datos. También hay algún dato erróneo o errata en nombres.

Un libro para los que sintieron interés leyendo a Dan Brown y sus novelas conspiranoicas, o gusten del tema de las sociedades secretas y quieran iniciarse en el tema.

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

martes, 13 de enero de 2009

La Reina muy de cerca, de Pilar Urbano

Editorial: Planeta S.A.
340 páginas
12,99 €

Argumento:

La periodista Pilar Urbano entrevista a la Reina Sofía.

Comentario:

Tal como ha comentado la autora, el libro consiste en las respuestas de la Reina a un cuestionario enviado antes de reunirse en palacio. Quizá por esta inevitable brevedad se aprecia, entre otras cosas, que el tamaño de la letra es un poco mayor del necesario para leer con comodidad.

La autora comienza el relato de la misma manera que su anterior entrevista a la Reina (recogida en el libro "La Reina") trece años antes, con su llegada a la Zarzuela y a las dependencias privadas de su entrevistada, donde, en esta ocasión, establece comparaciones con la decoración del pasado: algunas fotos nuevas... 

Para "vestir" lo que de otra forma sería un mero cuestionario, la autora recurre a relatar de manera más o menos pormenorizada algunos hechos históricos y anécdotas para poner en antecedentes ante lo que será su pregunta y la respuesta de su entrevistada, además de abundantes pies de página, algunos bastante extensos.

Y es que el libro consiste en que la Reina opinione, casi siempre de forma breve, directa y positiva, sobre hechos y personas, entre ellas la familia política:  tiene buena opinión tanto de su nuera Letizia Ortiz (y su madre, Paloma Rocasolano), como de su yerno Iñaki Urdangarin o el "separado" Jaime de Marichalar. 

También hay preguntas y respuestas (breves anécdotas) sobre personalidades políticas de diversos países: Bush, Bill y Hillary Clinton, Barack Obama, los presidentes de la democracia, Castro y la sugerencia de que se ponga traje y corbata de vez en cuando...  en las que la autora aprovecha para incluir abundantes párrafos explicativos sobre épocas, contextos etc que contribuyen a la anteriormente mencionada intención de dar al libro mayor empaque (y número de páginas).

A esto se suma la inclusión de opiniones de la autora sobre lo que dice la Reina y el significado de sus palabras, como cuando le pregunta si ha tenido que aguantar el tirón y a la respuesta afirmativa de la entrevistada decide que ambas saben a que se refiere (sólo en entrevistas televisivas habla de supuestas infidelidades conyugales) y un par de intercambios ingeniosos entre ellas (la autora opina que su entrevistada domina el castellano, y su jerga, mucho mejor que en su anterior encuentro).

Lo que cuenta la Reina, pese a lo que pueda parecer tras ver numerosos programas de TV y entrevistas con la autora que parecen buscar dar un tono de polémica al contenido de las respuestas, no es para tanto, y la parte "escandalosa" se limita a lo ya difundido en multitud de medios con citas literales del texto, algo que no va más allá de manifestarse contraria al aborto, a la eutanasia activa y a que las uniones entre personas homosexuales (sobre las que se muestra partidaria de seguir las leyes vigentes en cada país) se llamen matrimonio.

Curiosa ironía que la Reina comente en el libro la imposibilidad que tiene la familia real de responder a lo que se diga de ellos y sus propias declaraciones hayan desencadenado todo tipo de opiniones sobre su profesionalidad a las que no puede replicar...


***T***

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

domingo, 9 de abril de 2006

Enigmas y misterios de la II Guerra Mundial, de Jesús Hernández


Enigmas y misterios de la Segunda Guerra MundialEnigmas y misterios de la II Guerra Mundial
Jesús Hernández
Editorial Nowtilus
Colección Historia Incógnita
308 páginas
Género: divulgación histórica, misterios



Argumento:

El autor recopila una serie de misterios relacionados con la II Guerra Mundial, haciendo un repaso tanto por acciones bélicas inexplicadas, mitos y leyendas, como por muertes de famosos (como Leslie Howard, Glenn Miller, etc), desmitificando algunas de las leyendas y desvelando la acción heroica de ciertos personajes que no son muy conocidos hoy en día. Espías, foo fighthers, el experimento Filadelfia, el triángulo de las Bermudas, el misterio de la muerte de Joe Kennedy, el ataque fantasma a Los Ángeles... a todo ello se hace repaso, sopesando las fuentes, los datos a favor y en contra de su autenticidad...

Comentario:

Este libro relata sucesos y acontecimientos, algunos de ellos no muy conocidos, de esa trágica época en la historia de la Humanidad que fue la Segunda Guerra Mundial, demostrando que todo conflicto, incluso los supuestamente más y mejor documentados, son capaces de generar mitos o de quedar en el misterio.

Al autor estructura la información en seis capítulos titulados:

1. Sucesos inexplicados
2. Espías enigmáticos
3. Extrañas desapariciones
4. Barcos malditos
5. Muertes misteriosas
6. Mitos e historias fantásticas

En el capítulo primero se narran algunas historias curiosas, entre las que destacan los rumores de invasión de Inglaterra por parte de los alemanes, propuestas de armisticio a través de misteriosos intercambios de prisioneras, y la peculiar "batalla de Los Angeles", durante la cual la ciudad californiana creyó ser agredida por un escuadrón japonés (incluso se dispararon las baterías antiaéreas).

En el segundo, se cuenta la biografía y hazañas de la espía conocida como la Gata, que se afilió a la resistencia francesa y luego cambió bando, o de Cicerón, el más famoso espía de la guerra, un criado al servicio de la Embajada Británica que pasaba secretos a los nazis a cambio de elevadas sumas de dinero. O la de Sorge, que con sus delaciones salvó Moscú de la horda alemana.

En el tercero se hace repaso de las desapariciones misteriosas. La que más me ha llamado la atención es la relativa a Wallenberg, un embajador sueco en Budapest, conocido como "el héroe sin armas ni tumba", que fabricaba visados y pasaportes y corría a las estaciones desde donde se enviaba a los judíos a los campos de exterminio, y les entregaba la documentación sueca; con este método se dice que salvó miles de vidas. Un auténtico héroe que, sin embargo, fue "recompensado" con la captura por parte de los rusos "liberadores" y su posterior ejecución, solo conocida (y reconocida) en la época de Gorbachov, con la glasnot y la perestroika.

En el apartado de los barcos malditos hay muestras de que los dos bandos contenían villanos y héroes. Así, se narra la historia épica y casi romántica del Graf Spee (de la cual se han hecho incluso dos películas, una de ellas: "La batalla del Río de la Plata"), un "acorazado de bolsillo" que hacía labores de corsario, hundiendo mercantes, sin causar ni una sola baja (incluso recogía a los supervivientes y los dejaba en puertos neutrales), y el cual fue sometido a una intensa persecución por parte de los americanos, que terminaron tendiendole una trampa en el Río de la Plata. Allí luchó contra tres navíos, a los que causó grandes daños. Como también estaba muy tocado, se le dio un plazo para reparaciones. Pero el capitán lo envió a pique, tras lo cual, se suicidó "pues el destino de un capitán debe estar unido siempre al de su nave". Llamativo el hecho de que el propio Churchill alabara a este capitán germano que parece sacado de épocas más caballerosas y honorables.

Más negativa la historia del Cap Arcona y demás barcos alemanes, que transportaban prisioneros de los campos, evacuados ante la llegada los rusos, y que fueron bombardeados por los aliados. Un episodio bastante negro y desagradable, que no fue un caso aislado, ya que los aliados, sobre todo en las últimas fases de la guerra, cometieron bastantes tropelías y bombardeos injustificados desde el punto de vista de la estrategia bélica.

Los dos últimos capitulos repasan las muertes de los personajes famosos, como el actor Leslie Howard, el músico Glenn Miller (que desmitifica su figura), o el escritor Saint-Exupery; y los mitos relacionados con la contienda, de corte más fantástico (avistamientos de luces extrañas, experimentos fabulosos de teletransportación, etc)

El libro se puede considerar una recopilación de anécdotas y hechos curiosos, de mayor o menor interés. En favor del autor está el que haya optado por describir episodios no tan conocidos, como los que atañen a Wallenberg y los espías, en lugar de centrarse solo en lo que es más de dominio público. De todas formas, dado lo poco extenso del libro, se dejan fuera algunas historias también interesantes como la del hundimiento del Gustloff, las creencias nazis de tipo esotérico (aunque esto es muy conocido, y hubiera quitado interés al libro), y alguna otra. La II Guerra Mundial dio para mucho, sus seis años de duración, un acontecimiento histórico que cambió el mundo y lo afectó casi por completo.

El texto es de sencilla comprensión, de divulgación histórica, sin exceso de erudición (casi no hay notas al pie, ni citas de otros libros, la bibliografía no es muy extensa). Sirve para conocer los hechos, pero no profundiza, por la propia concepción de la obra. Es una lectura interesante, que puede suscitar la curiosidad de conocer más acerca de los mismo, y además, descrito con cierta imparcialidad, sin partidismos, al que contribuye el lenguaje aséptico.

Entre los defectos, aparte de la superficialidad ya mencionada (justificada por el hecho de abarcar mucho campo), está el diverso interés de las historias. Algunas son muy llamativas, pero otras no parecen tan misteriosas. Por otra parte, y aunque el autor ya avisa sobre el particular, muchos de estos enigmas quedan sin explicación, lo cual puede producir cierta frustación en el lector. No obstante, muchos si tienen desenlace y explicación, en algunos casos desmitificadora (como el experimento Filadelfia o el triángulo de las Bermudas).

El libro viene con abundantes ilustraciones en blanco y negro.

Ideal para quienes gusten de la Historia menos conocida, los misterios y tengan curiosidad en general por la II Guerra Mundial.

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.