Mostrando entradas con la etiqueta Novela negra. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Novela negra. Mostrar todas las entradas

martes, 21 de enero de 2014

La Tristeza del Samurái, de Víctor del Árbol

La tristeza del samurái
Víctor del Árbol
Editorial Alrevés
416 páginas

Argumento:

Un intento de asesinato de un jerarca franquista en los años cuarenta, la muerte de la esposa del jerarca, la acusación falsa a un modesto maestro, el silencio culpable de un soldado que lo vio todo, el ansia de venganza del hijo de la mujer muerta… Una abogada con un tumor cerebral en los años turbulentos de la Transición tendrá que hacer frente a las consecuencias de todos estos hechos.


Comentario:

Esta obra podría encuadrarse en el género negro, más por recrear las miserias de dos épocas de la historia de España que por desgranar una investigación policial. Se habla de la dictadura de Franco, de la División Azul y su participación en el frente de Leningrado, de la corrupción política en los años ochenta… En realidad, pocos misterios hay en la novela. La intriga se reduce a conocer el final de los personajes, en su juego de venganzas y torcidos complots políticos, algunos de ellos relacionados con hechos reales como el golpe de estado del 23 de febrero.

La narración salta continuamente del año 1981 a los años cuarenta, de modo que podemos conocer un poco del panorama político respectivamente de la Transición española y del franquismo resultante de la Guerra Civil, aunque el grueso de la obra se centra en las relaciones humanas y las pasiones.

En cuanto a lo formal, está bastante bien escrito, aunque para mi gusto sobran páginas. El inicio despierta interés, pero luego el desarrollo se hace algo pesado, en parte debido a que el autor guarda pocos ases en la manga.

Los personajes están bien descritos, sin edulcorar, y casi todos arrastran vidas duras y llenas de tragedias. No hay buenos ni malos; el autor huye del maniqueismo para mostrar personas con aristas y oscuridades. Un hecho del pasado marcará tanto a los que lo protagonizaron como a sus descendientes, siendo el tema de la obra, pues, el de la culpa que se transmite a través de las generaciones. Las relaciones entre los personajes son realmente complejas, sobre todo porque se desarrollan a lo largo de cuarenta años.

Como si de una tragedia griega se tratara el clímax llevará a la purificación y a la catarsis. Sin embargo, el desenlace es algo precipitado, sobre todo a la hora de resumir el final de algunos de los personajes.

Aunque no se le puede reprochar casi nada a la obra en estructura, personajes y redacción, diría que le falta algo para causar un efecto profundo en el lector. Lo mejor es la dureza sin concesiones; lo peor, lo retorcido del personaje del psicópata y el final algo peliculero relacionado con la katana que da título a la novela “La tristeza del samurái”. Aún así, es mucho mejor que otra obras más afamadas.

En resumen, una novela bien escrita con escenas y situaciones duras, que trata el tema de las culpas del pasado y de la venganza como obsesión, ambientada en dos épocas emblemáticas de la historia reciente de España: la postguerra y la Transición.

viernes, 3 de enero de 2014

El Canto del Cuco, de Robert Galbraith (J.K. Rowling)

El canto del Cuco
The Cuckoo's Calling
Robert Galbraith (J.K. Rowling)
Traductor: Jesús de la Torre Olid
Editorial Espasa
544 páginas




Argumento:

El hundido detective privado Strike recibe el encargo de investigar la muerte de una súper modelo que supuestamente se suicidó. El hermano de la víctima no lo cree, y pronto, Strike encontrará pruebas de que puede tener razón.


Comentario:


"El canto del Cuco" es una novela de misterio, en su versión detectives privados, la primera incursión de la autora en el género, ambientada en el Londres actual, y protagonizada por un investigador bastante poco original en el género. Digamos que no es la primera vez que leemos sobre un detective borracho, al borde del abismo, hundido porque una mujer fatal lo ha dejado y con una vida un poco caótica. Strike, además, es un veterano de guerra que arrastra la secuela de una pierna amputada, hecho en el que se detiene la autora bastantes veces. Como complemento femenino a este personaje, J. K. nos ofrece a su secretaria, no menos tópica, Robin, una chica sencilla pero lista, que enseguida logra hacerse imprescindible para Strike. Para variar, no hay fuerte tensión sexual entre ambos, aunque algo parece insinuarse, muy sutilmente, con lo cual intuyo que puede haber acercamientos en próximas entregas (sí, es parte de una serie).

La novela sigue una estructura y unas pautas muy reconocibles para los lectores del género negro o policial. En realidad, podría decirse que tiene un estilo "clásico", siendo generosa. El detective recibe un encargo en su destartalada oficina, se pone a investigar, conocemos testimonios de unos y de otros, retrato social de la Inglaterra moderna, a veces cargado de crítica, y confrontación final con el asesino o asesina en el que el investigador nos hace una recapitulación de lo ocurrido y de lo discurrido hasta poner de manifiesto el modus operandi del criminal. Eso, por cierto, ocurre al final del todo, con lo cual no hay anticlímax ni tiempos muertos. Rowling ha sabido mantener la tensión hasta las últimas páginas.

Esta estructura está bien llevada, aunque para mi gusto hay demasiadas páginas y algunas situaciones repetitivas. La insistencia en los problemas de Strike a veces se hacía un poco pesada, así como la gran cantidad de declaraciones de testigos, y su incursión en los entresijos del mundo de la Moda.

Lo más notable de la obra, redactada con una prosa sencilla, correcta y ágil, es la crítica nada disimulada de la autora a ciertos aspectos de la sociedad actual, como por ejemplo el mundo de los famosos, o mejor dicho, a cómo estos son presionados y destruidos muchas veces por factores externos como los periodistas, el público, lo que les rodea, las grupis, etc. Me ha hecho bastante gracia cómo Rowling describe a los paparazzi, en tonos tan siniestros y amenazadores que diríase que habla del Lord Voldemort de Harry Potter. Se menciona, al respecto, el caso de la muerte de Lady Diana en el Puente De L'Alma, en París, cuando huía de una jauría de periodistas en moto.

Otro aspecto bien resuelto y destacable es la ambientación. La autora nos lleva por varios barrios y lugares de Londres, de los sitios chic y ricos, a los suburbios degradados, con gran pericia, convirtiendo a la ciudad casi en otro protagonista.

La historia en sí, o el misterio, es algo previsible. Me refiero a la identidad de la persona que cometió el crimen, que se ve venir desde demasiado pronto, me temo.

En resumen, una obra discreta, algo larga, pero canónica dentro del género de detectives, suficientemente enrevesada para tener al lector atento hasta el desenlace. Me gustó más "La vacante imprevista", pero bueno. Tampoco está tan mal, y mucho menos comparando con otras cosas que publicadas por ahí.


Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

domingo, 22 de diciembre de 2013

Legado en los Huesos, de Dolores Redondo





 Legado en los Huesos
Dolores Redondo
Ediciones Destino
560 páginas

Argumento:

La inspectora Amaia se enfrenta a un nuevo asesino en serie en el valle del Baztán, que también usa como referente a un personaje de la mitología vasca... en este caso el Tarttalo.


Comentario:

Lo primero que sorprende de esta novela es que es abismalmente mejor que su predecesora ("El guardián invisible"), y no solo en cuanto a desarrollo de la historia sino también incluso en cuanto a corrección, prosa, estructura, etc. En esta no hay frases dudosas ni descripciones wikipedia mal encajadas con el resto. Está todo muy pulido, lo cual agiliza de manera notable su lectura y comprensión.

Tampoco hay arranques seudolíricos ni exageraciones sentimentales o emotivas como en el anterior, y todo se mantiene dentro de un orden correcto, al menos en cuanto a estilo, siendo este sencillo y plano, ideal para este tipo de obras de consumo masivo.

El caso investigado está mejor planificado que el anterior. Las pistas se dan de manera sutil, quizás a veces demasiado, pero nadie podría reprochar a la autora que no las haya soltado por aquí y por allá. También realiza alguna maniobra de distracción para hacernos creer que otros personajes son los culpables, con mayor o menor éxito. A mí, personalmente logró engañarme con uno de los "señuelos".

En cuanto a los personajes, pues casi todo se centra en Amaia, la inspectora de la Policía Foral. No deja de ser algo forzado que siempre todo lo que ocurre esté relacionado con ella y con su familia y antecedentes, hasta el punto que eso sí que lo ves venir y quita un poco de interés a la obra. De todas formas, el personaje está más comedido en esta entrega, perdiendo casi por completo los rasgos histéricos del anterior, aunque en esta vemos su faceta de madre que se siente culpable por no atender bien a su bebé y estar trabajando, todo un "clásico". Hasta le surge por ahí un "interés romántico".

Llama la atención que, de un libro a otro, algunos personajes sufren un cambio radical y se transforman hasta el punto de que no parecen los mismos, véase el caso de Flora, la hermana de la protagonista... Otros siguen en su línea delirante, como la madre de Amaia, que como siga con la progresión en su hannibalecterismo no sé dónde va a terminar...

El final es algo soso, pero al menos resuelve el caso, aunque abra otras incógnitas para la tercera parte. Lo que menos me encaja son las inclusiones de esos temas fantásticos, que no se sabe muy bien qué función tienen, como por ejemplo, la presencia de Mari, diosa madre vasca, o el que los asesinos tomen como ejemplos a seres mitológicos, el agente del FBI metido en asuntos de vudú y cosas por el estilo, etc.

En resumen, un libro de intriga correcto, con algunos toques un poco forzados y exagerados, pero que en esta ocasión conduce bien la trama hasta el final, dejando sentado el inicio de la siguiente entrega de la trilogía. Para lectores de intrigas nórdicas o pendergastianas...

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

jueves, 21 de noviembre de 2013

El Último Lapón, de Olivier Truc


El último Lapón
Le Dernier Lapon
Olivier Truc
Traductor: Joan Riambau Möller
512 páginas
Editorial Destino

Argumento:
La policía de los Renos del lejano norte investiga dos sucesos que perturban la noche perpetua: la desaparición de un tambor ancestral de los samis y la muerte misteriosa de un ganadero sami al que han cortado las orejas.


Comentario:

La obra que nos ocupa se podría encasillar en la corriente de moda de de las novelas negras nórdicas, con la salvedad de que está escrita por un francés. Pero la ambientación es puramente escandinava, pues nos situa en la Laponia, tanto la noruega como la sueca, haciéndose hincapié en lo desdibujado de las fronteras por aquellos lares del lejano norte.

La historia toma como referencia la mitología y folklore del pueblo sami, conocido en occidente como Lapón, los únicos indigenas de Europa. Se habla de sus creencias, costumbres, forma de vida como ganaderos de renos y sobre todo, de sus famosos tambores, uno de los cuales desencadena una de las tramas de la novela. La otra involucra a un ganadero sami asesinado y mutilado en medio de la nieve.

La pareja de investigadores, unos guardias de los renos (policía especial dedicada al control de conflictos entre ganaderos) está formada por el veterano sami Klemet y la joven noruega del sur Nina, que sirve para contraponer las costumbres noruegas y su feminismo y tranquilidad proverbiales con la rudeza de los habitantes del norte, mucho más pasionales y acostumbrados a la vida en condiciones muy extremas. Ejemplo de estas es la época en la que se ubica la acción, enero, justo cuando tras largos meses de oscuridad perpetua, aparece el sol por unos minutos, desgarrando las tinieblas. El lector encontrará pues, mucha nieve, auroras boreales, frío a tope y todo lo que uno vincula con esas latitudes en invierno.

Siendo una obra del género negro, no se desdeña la crítica social, centrada en este caso en la discriminación del pueblo sami por parte de suecos y noruegos, los cuales trataron de obligar a estas gentes a olvidar su idioma y costumbres y en algunos casos intentaron exterminarlos, y expoliar sus tierras con explotaciones mineras y de otro tipo. Se nos muestran las tendencias ultraderechistas de los países nórdicos (el partido del Progreso noruego, por ejemplo) empecinado en restar privilegios a los samis o las corrientes religiosas también ultras de los laestadianos, una secta protestante muy rígida y austera que pulula por esa zona. Klemet, el protagonista de la obra, nos cuenta a través de sus recuerdos su infancia como sami oprimido y los conflictos con su familia. Es el personaje más desarrollado, quedando Nina en un segundo plano.

Entre los secundarios llama la atención el degenerado geólogo francés Racagnal, el sami extremo Aslak, que vive como sus antepasados, y el sami medio loco Mattis. Pero la obra muestra un amplio elenco de personajes, algunos de los cuales se distinguen con breves pinceladas.

La investigación del robo del tambor y de la muerte de un sami ganadero se toma realmente su tiempo, pudiendose considerar esta obra de ritmo "lento" por decir algo. Agrava el efecto el hecho de que se repiten informaciones constantemente, tanto sobre los hechos como sobre los personajes. Solo al final toma un poco de velocidad hasta el extraño desenlace, bastante deprimente.

Lo mejor de la obra es la ambientación, pero sobran muchas páginas de idas y venidas por la nieve, y de charlas, descripciones y demás que alargan en demasía una novela que podría ser más corta y más efectiva. En lo demás, se deja leer, y  hasta puede resultar interesante para quien no conozca las contradicciones y conflictos internos de los países escandinavos, tan llenos de trapos sucios como los del sur... bueno, no tanto pero tampoco tan perfectos.

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

martes, 5 de noviembre de 2013

Matar a papá, de Carina Bergfeldt




Editorial: Seix Barral, 2013
Colección: Biblioteca Formentor
Traducción: Gemma Pecharromán Miguel
448 páginas
18,50 €

Argumento:

Mientras una mujer planea cómo matar a su progenitor sin ser descubierta, dos periodistas y una policía intentan resolver el asesinato de una mujer encontrada en el hielo. 

Comentario:
Matar a papá es la primera obra de su autora, quien dice haberse documentado en internet y en una sección de la web de Camilla Lackberg para escribir una novela de misterio que se asemeja bastante en estructura a las de la propia Lackberg, incluyendo una subtrama originada en el pasado, temas sociales (los malos tratos a mujeres y niños) e información de la vida privada de sus protagonistas principales.

También se menciona en un par de ocasiones la trilogía Millenium, de Stieg Larsson, y a su heroína, Lisbeth Salander, obra con la que coincide en el protagonismo de periodistas, de nuevo el maltrato, y un claro tono de información y denuncia presente en muchas de las páginas de esta novela.

Además de estas influencias reconocidas por Bergfeldt, también se percibe la de la “cultura” norteamericana, plasmada en las múltiples referencias a sus series de misterio y crímenes, entre las que destacan las tres de CSI (Las Vegas, New York y Miami) además de sus personajes principales (Gil Grissom, Mac Taylor y Horatio Caine), héroes de una de las protagonistas y , sobre todo, Dexter, cuyo modus operandi (que incluye creer que mata a quien lo merece) utiliza para planear sus propios actos.

En cuanto al misterio, la autora maneja dos tramas principales, la que da título a la novela (¿Cuál de las protagonistas: Anna, Ing-Marie o Julia, quiere matar a su progenitor? ¿Lo hará o no?) y la resolución de asesinato de Elisabeth Hjort, a los que dedica similar atención aunque no con los mismos resultados.

El crimen aún por cometer consume muchas páginas, tanto en cursiva, contando incidentes de cuando la candidata a asesina era una niña, como en primera persona, relatando sus planes, basados en las mencionadas series norteamericanas, que ve de forma casi obsesiva en su afán de cometer el asesinato perfecto.

En este aspecto, la novela puede considerarse un tanto fallida, sobre todo porque repite demasiado la información. Hay tal cantidad de sucesos recordados que acaban por perder efectividad, y lo mismo pasa con las entradas que hace en una libreta con la cubierta adornada por 35 magdalenas relatando los pros y contras de cada idea que se le ocurre. Además, no se dan pistas que permitan deducir su identidad, sino que se revela en el momento que conviene a la trama.

El asesinato de Elisabeth Hjort está mejor llevado, aunque llama la atención que averigüen más las periodistas que la policía o la actitud casi superficial y hasta competitiva con la que afrontan las respectivas investigaciones, muy similar a la que se observa en las series norteamericanas que se mencionan.

Afortunadamente, la autora conoce el género que escribe, y da pistas que llevan a la resolución del caso tras recorrer un largo camino lleno de los equívocos, interrogatorios, sospechosos que resultan inocentes y demás convenciones habituales en las novelas de misterio.

El resultado final es una historia bien redactada y mejor traducida de lo habitual en obras similares, con algunos excesos quizá debidos a ser la primera novela de la autora, que cumple los requisitos del subgénero al que se adscribe (misterio nórdico) y entretiene.


***T***

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

sábado, 3 de agosto de 2013

El Guardián Invisible, de Dolores Redondo



El guardián invisible
Dolores Redondo
Editorial Destino
432 páginas 


Argumento:

En el brumoso valle del Baztán, Navarra, aparece muerta una joven en el bosque, rodeada de extrañas pistas que remiten a las mitologías vascas.

Comentario:

Esta novela, dado que trata de las investigaciones policiales llevadas a cabo en el valle del Baztán por una inspectora de la policía Foral navarra, podría en principio inscribirse en el género de novela negra (aunque en este caso no hay ningún trasfondo de crítica social). Sin embargo, pronto advertimos las implicaciones personales de la inspectora en el caso, ya que es natural del pueblo de Elizondo, cercano al lugar de aparición del cuerpo.

Eso significa que las tramas relacionadas con su pasado, su familia y su problemática no maternidad tienen un peso demasiado grande como para pasar inadvertidas (o como para que no nos recuerden a exitosas novelas nórdicas que todos conocemos). A decir verdad, llega un punto en la novela en la que se centra casi en exclusiva en estos aspectos familiares, de corte folletinesco, con historias muy poco creíbles (la madre, una caricatura, nunca llegamos a saber exactamente qué tipo de enfermedad mental padece; la hermana, en exceso mala, sin matices y de comportamiento incoherente, etc, etc).

Sobre la mitad del libro, la investigación policial se estanca, parece que la inspectora se limita a estar casi de vacaciones en su pueblo. Para colmo, las pocas investigaciones introducen en la baraja de sospechas asuntos fantásticos que rompen aún más la credibilidad de la historia. Muchos de los personajes, por no decir casi todos, incluidos científicos y personas expertas, parecen creer a pie juntillas en la existencia de un ser llamado Basajaun, una especie de Big Foot vasco que protege el bosque. Resulta muy chocante no que exista ese ser sino que personas de ese nivel intelectual crean en él casi sin asomo de duda. A este respecto, la autora muestra un valle del Baztán sumido en supersticiones propias de la Edad Media, entre lo folklórico y lo dudoso.

El planteamiento del asesinato y las motivaciones del asesino son otro punto oscuro. La autora parece imitar modelos extranjeros sobre historias de asesinos en serie, en la confección de la escena del crimen, con elementos disparatados y llamativos, como la aparición de un pastelito típico de la zona sobre el pubis de la víctima, cuyo significado, como muchas otras cosas en la novela, al final no se explica, y encima te hace pensar en la incompetencia del asesino dando pistas tan obvias sobre su identidad. Ni que decir tiene que tampoco nos enteramos muy bien de sus motivaciones. El estudio o retrato de la psicología de este criminal es uno de los puntos más flojos de la obra. Tal parece que podría ser este personaje como cualquier otro. Por algunos detalles del texto se deduce que hay más de un asesino, pero su caso se pospone para otras entregas...

En cuanto a la investigación policial en sí, sorprende que ante el hallazgo de un cuerpo en circunstancias tan inusuales como las descritas, los policías no recuerden ningún caso anterior, más que a posteriori. En una reunión, un policía dice que "hace un mes" apareció otra víctima, y la inspectora responde que ¡lo recuerda de haberlo leído en la prensa! Pero de eso no se hace ni mención cuando aparece el cuerpo. Por otro lado, más adelante descubrimos que hubo casos antiguos que la memoria colectiva parece no haber retenido. Es extraño sobre todo si ocurren todos en un espacio tan pequeño y cerrado como debe de ser el valle del Baztán.

El componente "mágico" obliga a la "suspensión de la incredulidad" demasiadas veces, aunque tratándose de una trilogía, no descarto que en entregas posteriores se den explicaciones racionales (hay un atisbo al final, en una comunicación de los expertos en osos, no muy convincente). Sin embargo, el elemento relacionado con la obsesión por la maternidad de la protagonista y la figura de una diosa resulta demasiado "casual".
Pero lo peor de la obra no es la historia en sí, que puede ser más o menos créible, sino la forma en qué está narrada.

En la novela abundan las frases ambiguas, incoherentes, mal construidas y los párrafos contradictorios. Hay una parte, cuando se introduce una breve recapitulación sobre la historia de los asesinos múltiples, que está mal integrado en el resto del texto. Incluso se incurre en un error, al mencionarse que Jack el Destripador "asesinó a cinco inocentes peatones y a innumerables prostitutas" (capítulo 13). La autora debería cuidar las fuentes de las que extrae la información... No es la única ocasión en que se perciben cambios de estilo y de forma a lo largo de esta irregular obra. Muchas descripciones son vagas y genéricas, o con estilo "wikipedia", deficientemente integradas con la narración, como por ejemplo, las del pueblo de Elizondo.

Ejemplo de frases confusas o ambiguas: "Una fuerza mágica, telúrica y ancestral parecía haber marcado los cuerpos de aquellas casi niñas con la ropa rasgada, el vello púbico rasurado y las manos dispuestas en actitud virginal" (¿A qué se refiere con "actitud virginal" en la postura de las manos? Más adelante en la novela, un poco antes de la mitad, la policía cae en la cuenta viendo calendarios de vírgenes, que tienen las manos hacia arriba, pero si se da cuenta ahora, ¿por qué nos dice antes lo de la actitud virginal?)

Ejemplo de párrafo contradictorio; "Un lugar que ya no existía, porque lo que comenzaba a añorar ahora que estaba allí era el Elizondo de su infancia. Sin embargo, ahora que había regresado casi segura de hallar signos de cambio definitivo, se encontraba con que todo estaba igual. " (¿En qué quedamos, existía el Elizondo de su infancia o no, estaba todo igual o había cambiado?)

En cuanto a los personajes, se puede decir que hay dos grupos: la inspectora y las mujeres de su familia, descritas en ocasiones con trazo grueso, como la ya citada hermana Flora, y, por otro lado, el resto de los personajes, que podríamos llamar "fantasmales", como el marido, James, ya que aparecen y desaparecen cuando menos te lo esperas, y carecen de personalidad apreciable.

Un hecho que me llamado mucho la atención y que no sé si es un rasgo característico vasco (culturalmente vasco, la acción transcurre en Navarra), es la manía de los personajes de llamarse "hermana", "cuñado" y cosas así en las conversaciones ("Hola, cuñado"). Tal vez sea algo típico de esa zona pero yo jamás lo he oído en mi entorno, y mucho menos con tanta insistencia.

La protagonista se nos presenta con matices también contradictorios, una mujer policía llena de traumas de infancia y familiares (una se pregunta cómo pudo pasar el examen psicológico para entrar en la policía), torturada por no tener hijos pero que se niega sistemáticamente a ir a la clínica de reproducción asistida, con cierto trasfondo "tradicionalista". Para mostrarnos el origen de sus conflictos, la autora recurre a flashbacks, a mi modo de ver, innecesarios. Se nos repite con cierta insistencia lo buena y brillante policía que es (estudió en Quantico, en el FBI), pero en el libro no demuestra esta supuesta brillantez, más bien al contrario, se estanca y precisa de la "ayuda" de un personaje extraño relacionado con el FBI llamado Dupree, cuya subtrama, también de tipo mágico, no se desarrolla (imagino que lo deja para las siguientes entregas).

Hay todavía otro personaje que la supera en contradicción, que es su hermana Flora, cuyo comportamiento no se sostiene por ningún lado, como se demuestra en cierto diálogo final.

En resumen, una novela policial con toques mitológico-antropológicos vascos para darle exotismo, y de melodrama familiar, de estilo mejorable pero que podría entretener a los aficionados a las novelas de Camilla Läckberg y resto de autores nórdicos de este estilo.


Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

domingo, 28 de agosto de 2011

Las huellas imborrables, de Camilla Läckberg

T.O.: Tyskungen. 2007
Editorial: Maeva
Traducción: Carmen Montes
528 páginas
20 €

Argumento:

Al poco tiempo de que Erica Falck le deje para que la examine una medalla nazi encontrada entre los recuerdos de su difunta madre, Erik Frankel aparece asesinado en su casa. La policía de Fjällbacka, con la ayuda de Erica y su marido Patrik, de baja por paternidad, comienzan a investigar lo sucedido.

Comentario (con SPOILERS):

«Las huellas imborrables» sigue el esquema habitual de las novelas de su autora, que incluye diversos puntos de vista, tanto de los personajes ya conocidos de otras entregas como de los «invitados» (asesino y sospechosos), interrogatorios y eso que puede resultar tan molesto (aunque ha disminuido mucho desde la primera obra, «La princesa de hielo», hasta esta quinta aventura de Erica y Patrik) de hacer que uno de los protagonistas descubra una pista relevante y se lo cuente a otro sin hacer partícipe a quien lee, intuya que sabe algo pero no lo recuerda, entran a una casa se demora decir de quien etc…

Sin embargo, en esta quinta novela ambientada en Fjällbacka la autora parece haber mejorado tanto en redacción como en estructura y creación de personajes, cuyas «voces», quizá por ser menos, no resultan tan confusas, son distinguibles e incluso interesantes, y la trama está dotada de cierta profundidad al reflexionar (con mayor o menor intensidad) en temas como el nazismo, la vida, la muerte, el paso del tiempo, el recuerdo, el olvido,  o las relaciones paterno filiales.

De hecho, se nota el esfuerzo de Läckberg por relacionar todas las tramas, desde la de los asesinatos a los problemas personales de unos personajes humanos, contradictorios, con varios matices que les dan complejidad, aumentan el interés por lo que les sucede y contribuyen a realzar y matizar cada tema que se trata.

La autora parte del interés de Erica por conocer el pasado de su difunta madre Elsy para relacionar crímenes del pasado con otros del presente y hablar de las consecuencias de los actos, la razón de ciertos comportamientos y cómo repercuten en los descendientes (Erica y Anna llegan a comprender la frialdad de su madre con ellas, se asiste al inicio del fanatismo nazi de Frans y se ve cómo afecta a su hijo Kjell y a su nieto Per…)

Hay algunos pasajes especialmente tiernos, como los protagonizados por Erica y Patrik con Maja, su hija, parte del variado muestrario de relaciones paterno filiales, que se originan en la frialdad de Elsy hacia sus hijas y llegan hasta las dificultades de Patrik, de baja por paternidad, para hacerse cargo de la niña mientras es incapaz de renunciar al trabajo, o las que tiene Anna para ser aceptada por Belinda, la hija de su reciente novio Dan. También se incide en la relación de los protagonistas con la aparentemente despegada madre de Patrik, Kristina, o los encuentros de él con su ex, Karin, mientras ambos pasean a sus bebés.

De hecho, las relaciones familiares parecen el tema central de la historia, algo que afecta a todos los personajes, incluidos los compañeros de comisaría de Patrik, entre los que destaca Bertil Mellberg, que empieza adoptando, sin querer, a un perro (Ernst) y acaba adoptando, deliberadamente, a toda la familia de la nueva policía, Paula Morales: su madre Rita, su compañera Johanna y el bebé  de ambas a cuyo parto asiste.

A destacar también que cuando Erica lee los diarios de Elsy la autora opta acertadamente por poner apenas unos pasajes para luego trasladarse a la Suecia de 1943 y mostrar la adolescencia de Elsy y su amistad con Frans, Britta y los hermanos Axel y Erik Frankel, origen de los hechos que culminarán en la actualidad.

Esto se utiliza para contar la incidencia del nazismo en Suecia y la importancia de un pasado que algunos personajes tratan de olvidar y otros no pueden recordar: los pasajes, estremecedores, del progresivo hundimiento de Britta en el Alzheimer.

En resumen, una novela que presta tanta atención a la evolución de los personajes ante los hechos a que se enfrentan como a la resolución del misterio, que consigue enganchar y entretener con dignidad.

Enlace relacionado:

- Reseña de «Los vigilantes del faro», de Camilla Läckberg en este blog


 *** T ***

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

miércoles, 31 de marzo de 2010

La alternativa del escorpión, de Fernando Ugeda

 La Alternativa del Escorpión
Fernando Ugeda
Editorial Algaida
368 páginas


Argumento:

Una modistilla aparece muerta en su cuarto alquilado con un cuchillo en el corazón. Tanto testigos como circunstancias apuntan a Lord Herrington como autor del crimen, pero el inspector Angell, que se encarga del caso, no lo tiene tan claro...

Comentario:

Aunque ya he dicho varias veces que la novela negra no es mi género favorito por las limitaciones que implica, trato de comentar las obras encuadrables en él ciñéndome a criterios lo más objetivos posibles. En este caso, la historia que cayó en mis manos puede decirse que cumple al cien por cien con lo que se espera de ella. Y me ha resultado entretenida especialmente el final.

En primer lugar, destaca la excelente prosa del autor, sencilla pero efectiva, sin traicionar una cierta vocación de estilo personal, manifestada en un tono elevado, que está en boca de todos los personajes de la novela, incluidos aquellos que en principio parecen más del "pueblo" como la mujer de la pensión. La narración, en primera persona, realizada por el inspector que se ocupa de las averiguaciones del caso de asesinato, aparece trufada por reflexiones filosóficas, que, a mi modo de ver, algunas veces están un poco de más, pues no se las ve muy relacionadas con el asunto principal y ralentizan el ritmo. Sin embargo, el resto está muy ajustado y no da la impresión de que sobre ni falte nada. Por usar una manida metáfora, las piezas encajan como en un mecanismo de relojería, lo cual, por otro lado, podría quitarle espontaneidad a la trama, en beneficio de lo "canónico". La estructura es casi perfecta, muy pura y limpia.

Los diálogos son destacables, y aunque podría achacárseles un cierto tono literario, en el sentido de artificioso, resultan muy ingeniosos, e inteligentes.

En cuanto a los personajes, hay solo unos pocos, pero están correctamente perfilados. El inspector que narra esta historia desde su presente, cuando es viejo, y todo su pensamiento es pesimista y está centrado en reflexiones sobre la muerte, a veces resulta un poco antipático. Un hombre sin mujer, hijos, asocial y serio, que recuerda una juventud donde se encontraba lleno de energía y ganas de progresar en su profesión, y averiguar la verdad, aun en contra de las órdenes de sus superiores y las rígidas estructuras sociales que convertían en intocables a aristócratas y otras élites.

También me ha gustado Archibald (escrito Archibal en el libro, lo cual yo creo que es erróneo), el amigo del alma del acusado de asesinato; está muy bien descrito lo que representa y su fidelidad hasta la muerte. La testigo principal, la dueña de la pensión es el personaje más "novelesco" y por ello quizás el más artificial y literario, pero no queda mal.

Como toda novela policiaca que se precie, en primer lugar se nos expone el caso (el lugar de los hechos, el cadáver y las circunstancias en las que ha aparecido, etc) y posteriormente, el policía recoge diversos testimonios de personas relacionadas con la interfecta. Aprovechando la coyuntura, se hace una disección de las clases altas londinenses de finales del siglo XIX, tiempo en el cual se ambienta la novela, de su clasisimo, sus caducos ideales, etc. En el desenlace, escrito en tercera persona está la clave y explicación del enigma, el cual me ha parecido bastante ingenioso, aunque algunos detalles ya los había imaginado, puesto que el autor, como debe ser, da las pistas necesarias para que los lectores traten de atar cabos por sí mismos. He de reconocer que varias de las cábalas que había hecho fueron erróneas, y que el autor logró sorprenderme. Pero no con un "conejo sacado de la manga", como hacen algunos autores  sin criterio, sino con casi la "única solución posible y lógica", algo que tiene mucho mérito dados los pocos elementos con los que cuenta.

El final es lo que más me ha gustado, porque en él se rompe un poco la frialdad, y se da paso a la pasión, el amor, muy del gusto romántico (entendido como corriente literaria) por sus connotaciones, que no voy a descubrir. Todo el desgarro del amor prohibido, de la amistad al límite, de la hipocresía social, se nos pone de manifiesto en estas páginas un poco diferentes del resto de la narración.

En suma, una novela policiaca de manual, perfectamente trabada y encajada, con una trama sencilla y pocos personajes, pero bien resuelta, bien escrita, y bien ambientada, con pocos detalles de la época pero suficientes.

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

sábado, 7 de noviembre de 2009

Némesis, de Jo Nesbø


Némesis
Sorgenfri
Jo Nesbø
Traducción de Carmen Montes y Ada Berntsen.
RBA Libros
512 páginas


Argumento:

Al hilo de la investigación de unas imágenes captadas por la cámara de seguridad de un banco, que muestran al atracador matando a una empleada, el policía Harry Hole investiga a un sospechoso de raza gitana que está encerrado en prisión. Paralelamente, mantiene una relación de una noche con una antigua amiga llamada Anna, la cual aparece muerta al día siguiente. Él, alcohólico, no recuerda ni lo que pasó, solo que estaba borracho. Inquietantemente, él se convierte en el sospechoso.


Comentario:

Némesis es una novela negra de "manual", o si prefieren, "clásica", y que por lo tanto no defraudará a los seguidores de este género. Se nota que el autor conoce bien las técnicas para crear intriga, sabe crear una estructura de investigación más o menos creíble, con policías que también resultan convincentes, e intercalando una trama personal y humana que es la que, en el fondo, da sentido a los crímenes. Las técnicas policiales descritas parecen también bien documentadas.

El personaje de Harry Hole no es muy original. Se trata de un policía alcohólico y con una vida algo agitada, siempre en conflicto con sus compañeros policías que lo ven poco fiable por su vicio, y que ahora se ha asentado un poco con su nueva novia, Rakel, una madre soltera. Arrastra un trauma del pasado, relacionado con la muerte de una compañera policía. Más típico imposible.  Alrededor de este personaje se mueven otros algo más curiosos, como el de Beate, la mujer con memoria fotográfica, capaz de reconocer cualquier rostro que haya visto aunque fuera hace años. Y, sobre todo, cierto policía corrupto y de moral dudosa, capaz de drogar a las mujeres para abusar de ellas, y con pinta de trepador ambicioso, toda una joyita. También me ha gustado el personaje de Anna, que sale poco, pero deja su huella durante toda la historia: una mujer libre, artista, apasionada, envidiada y admirada...

Paralelo a la investigación, el autor deja caer sutilmente notas de crítica social, como es clásico en estas novelas. Así observamos, por ejemplo, que la sociedad noruega no es tan idílica como parece, y encierra todo un submundo de drogas, borrachos, suicidas, y, lo que resulta más curioso para un lector extranjero, brotes de racismo e incluso de machismo (¡En el país supuestamente más igualitario del mundo!). Estremecedores los datos sobre violaciones en aumento, y que, para colmo, quedan impunes.

La novela, como dije antes, tiene una estructura clara y clásica, y un estilo muy "americano": primeras pistas, investigación e interrogatorio a sospechosos, pistas falsas, giros, y resolución ingeniosa. Hay que reconocer que la trama es bastante compleja, o si prefieren enrevesada, por lo que conviene prestar atención a los detalles. Lo que más me ha gustado es que el asesinato no tiene que ver con asesinos múltiples ni con móviles estrafalarios, sino que se trata de algo humano, que hace más cercano el argumento, al tocar temas que desde el origen del mundo mueven a las personas como los celos, el amor, la venganza, y que son universales... El autor no se priva tampoco de hacer reflexiones sobre el hecho que da nombre a la novela, la venganza, haciendo menciones a mitos de la Antigüedad Clásica, lo que dota a la historia de un componente atemporal y con resonancias de tragedia griega.

En resumen, una novela bien pensada, bien medida en sus diferentes elementos, directa, clásica y con un sorprendente final, que puede gustar a los amantes del género negro más puro.

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

sábado, 31 de octubre de 2009

Crepúsculo en Oslo, de Anne Holt

 Crepúsculo en Oslo
Det som aldri skjer
Anne Holt
Traducción: Cristina G. Baggethum
Roca Editorial
361 páginas


Argumento:

El policía Yngmar Stubø y su mujer, la que fuera profiler del FBI, Inger Johanne Vik, se enfrentan a un asesino múltiple que adorna y escenifica sus asesinatos con macabros detalles. La profiler sospecha que no se trata de un asesino común sino de alguien que conoce su pasado en el FBI y las lecciones que sobre crímenes les daba su superior Walter.

Comentario (Con spoilers sobre el final):

Lo primero que llama la atención de esta novela, nada más comenzar a leerla, es que no parece de género negro, por la forma cómo está escrita, y por la prolijidad de la autora cuando describe las eternas escenas familiares de la pareja de policías con su bebé recién nacido, y con la hija de ella, de una anterior relación. Y todo eso, pese a que se nos describe el truculento estado del cadáver de una famosa presentadora, primer crimen de una serie, y se inicia una cierta investigación por parte de Stubø y su equipo. Sin embargo, la investigación no lleva a ningún lado, ni siquiera al final de la novela.

Para lo que cuenta, la novela me ha parecido muy larga. La trama no parece tener una estructura sólida. Las investigaciones policiales van dando tumbos y, cuando descubren algo, es más por la intuición de Vik, que colabora de forma amateur, que por la perspicacia de los agente policiales. Tampoco se mantiene la intriga, ya que desde el principio sabemos que la asesina es una mujer, y dada la presentación de personajes, intuimos que no es ninguno de los sospechosos, y por lo tanto, será imposible jugar a adivinar de quién se trata. Lo único que nos queda por saber es por qué hace lo que hace. Y la explicación no resulta muy satisfactoria.

Lo cierto es que "Crepúsculo en Oslo" tiene más interés como cuadro de costumbres de Noruega (y en esto tampoco mucho), que como novela policial. La autora nos describe intrigas palaciegas en el seno de partidos políticos, a un escritor que va de rebelde, el mundo de la televisión sensacionalista y de sus periodistas, etc, etc. A veces se trata de digresiones al hilo de los sospechosos o de personas relacionadas con estos. Al leer estas cosas, no parece que la sociedad noruega esté muy alejada de las de otras naciones, aunque los personajes repitan con cierta frecuencia que esos crimenes "no parecen noruegos" o no son cometidos por noruegos (por su brutalidad).

La narración me ha parecido poco fluida, al intercalarse estas digresiones, poco útiles a la hora de hacerse una idea sobre la identidad del asesino, con las investigaciones policiales, que no logran establecer relaciones entre los difuntos, y se centran en falsas pistas que no logran convencerte,  las escenas familiares y domésticas de los policías, y también con los viajes y pensamientos de la persona que comete los crímenes, cuya identidad descubre la profiler casi por ciencia infusa al verla en televisión. No ayuda el que las escenas y diálogos se alarguen de forma demesurada en relación a su contenido. Ni tampoco la falta de tensión o emoción que convierte la obra en algo muy monónoto y sin giros y revelaciones interesantes.

Mención aparte al asesino (asesina, en este caso) y a su móvil, que me han parecido muy poco creíbles. Podría haberse sacado mucho más partido de esta asesina, una escritora de novelas policiacas que, gracias a sus conocimientos y su estupenda documentación, es capaz de crearse coartadas para despistar a la policía. Sin embargo, la personalidad de la escritora o la plasmación que de ella hace Anne Holt no logra convertirla en alguien interesante o carismático en ningún momento. Lo de matar por "aburrimiento" podría ser aceptable si se nos justificara mejor, pero dado el carácter que la autora le atribuye a su personaje, no parece que le encajen esos crímenes tan brutales y macabros a alguien que solo mata porque "no le gusta la igualitaria Noruega y esta es muy aburrida". Lo que es aburrido es este libro...

Como hecho curioso, al final los detectives no solo no logran detener a la escritora, sino que esta se jacta de su impunidad, provocando a la profiler, y dejando la puerta abierta a una continuación de sus sosas aventuras.

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

viernes, 1 de mayo de 2009

La Mala Mujer, de Marc Pastor

 La Mala mujer, de Marc Pastor
La mala dona
RBA libros
256 páginas


Argumento:

La novela narra las investigaciones del inspector Corvo sobre el caso real de la llamada "vampira de la calle Poniente" de Barcelona, Enriqueta Martí, una mujer que raptaba y mataba niños, además de obtener sus fluidos y grasas para diversos fármacos en los primeros años del siglo XX. Una de las escasas mujeres asesinas múltiples conocidas.


 

Booktrailer




Comentario:
Lo que más me gustó de la novela es el intento del autor por hacer algo original no referido al tema sino a la forma (bastante novedosa en el género negro), utilizando a la Muerte como narradora de la historia, y con un estilo muy personal y arriesgado, alejado de la prosa plana y bestseleristica tan de moda (aunque a veces abusa de imágenes y de diálogos en exceso alargados y algo forzados en su ingenio, como de película de Garci imitando el cine negro americano). Es obvio que el mero hecho de que existan estos diálogos demuestra que el autor maneja bien el lenguaje y tiene talento. Solo le falta algo de dosificación, sobre todo en el inicio, donde la presentación de la Muerte parece algo excesiva. A propósito, me hicieron bastante gracia las intervenciones metaliterarias de este "personaje-narrador", sobre todo cuando avisa de que la escena que viene a continuación puede herir la sensibilidad de los lectores. Y en efecto, nos incluye una escena brutal, con mucha sangre y ojos arrancados, no apta para todo tipo de estómagos.

Sin embargo, la historia contada es bastante breve y parece que se estira como un chicle (hay mucho interrogatorio policial y visitas a casas de putas), lo cual no quiere decir que no sea interesante. Se centra demasiado en los policías y su retrato, y casi nada en la asesina, cuya psicología, motivaciones y background nos quedan como muy diluidos. Pero sobre todo, algo que podría ser positivo (por lo menos para mí lo es), esa atmósfera de aire gótico tan lograda, en la que hay referentes tanto de la literatura como del cine de terror (Frankenstein, Hammer films, ladrones de cuerpos, Drácula, vampiros, Poe, emparedamientos, etc, etc) juega en contra de la verosimilitud y credibilidad de una historia que ocurrió realmente. El empeño en querer pintar a la asesina con trazos casi sobrenaturales (de vampira o de monstruo) nos aleja de su persona, así como las intervenciones de la Muerte, que unas veces está presente y empieza a perorar y otras desaparece, dado la sensación de incoherencia narrativa (cosa que se nota más al final, cuando te esperas que, ya que ha sido personaje durante toda la novela, tenga la esperada intervención con el protagonista; esas escenas finales chirrían en su enaltecimiento del policía, hasta entonces descrito como un antihéroe corrupto y tan decadente como todo lo que lo rodea).

El protagonista, ya que hablamos de él, destaca por ser precisamente lo contrario del héroe novelesco de moda. El autor ha sido muy valiente al elegir esta vía, pues ya se sabe que a los lectores medios y acomodaticios les gustan personajes positivos y atractivos. Moisés Corvo es un policía que parece redimirse a través de su persecución de la implacable y brutal asesina y de sus secuaces. Su vida no es precisamente una maravilla (mala relación con su mujer, a la que desprecia, bebedor, etc) Como curiosidad, el autor menciona a Andreu Corvo, un niño, sobrino del protagonista, que es el héroe de su primera novela publicada, "Montecristo"  (acerca de unos republicanos catalanes que huyen de un campo de concentración nazi; disponible en catalán)

En mi opinión, destaca más la atmósfera sucia, decadente, gótica y casi gore, que la ambientación histórica (aunque se percibe que el autor se ha documentado a conciencia y conoce el tema), pues hay algunas escenas que se ve que son solo para lucimiento de conocimientos y ambientes sórdidos (las de los forenses). Todo está impregnado de un toque enfermizo, demente y surrealista en ocasiones, pero que encaja bien con el propósito de la novela, que va más allá de la mera narración de unos hechos históricos.

De todas formas, la novela es superior, aunque solo sea por su vocación de estilo propio y de originalidad, a muchas otras que tienen más fama (y más ventas). Reconozco que me ha sorprendido el autor con esta obra que tiene mucho más de metaliteratura y de análisis del género de terror tanto en literatura como en cine de lo que parece a simple vista. Promete.

En resumen, formalmente bien (aunque algo alambicado a veces), pero la historia podría haber sido algo más profunda y detallada, más centrada en los hechos reales (para las personas que no los conocemos), y con una explicacion del caso más clara (esto es gusto personal mío).

Novela que Obtuvo el Primer Premio Crímenes de Tinta.
Ha sido traducida al inglés como "Barcelona Shadows" (actualización 2014)




Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

sábado, 29 de abril de 2006

Muñecas tras el cristal, de Pedro de Paz

Muñecas tras el cristal
Pedro de Paz
Editorial El tercer Nombre 
207 pp
Género: negro, policiaca
 


Argumento:

Jaime, un treintañero asocial que se entretiene con el internet, descubre en uno de sus paseos por la red la fotografía, de corte pornográfico, de una antigua amiga, Noelia, de la que estuvo enamorado. Conmocionado por el hecho, decide investigar para localizarla y averiguar qué la ha llevado a esa vida. Pero el ambiente en que se movía la mujer no es precisamente claro y agradable. Jaime, sin querer, se ve atrapado por una trama mucho más peligrosa de lo que había pensado en un principio... en la que están mezclados los intereses incluso de la nación...

Comentario:

Desde el punto de vista del estilo esta novela me ha parecido que empieza con algunas reiteraciones, sobre todo referidas a la descripción como "asocial" del protagonista, pero extensibles a otros aspectos. El autor a veces explica detalles que ya se ven por las acciones. Esta repetición de conceptos es más visible en las primeras páginas, donde se dan rodeos de varios párrafos antes de entrar en el hecho que tanto asombro le ha causado al protagonista y que es el disparador de la acción. Sin embargo, a partir del segundo capítulo, la prosa es sobria, de fácil lectura y ágil.

Aunque el inicio es lo que menos me gusta, y se echa de menos que sea un poco más "convincente", la historia se lee con interés, ya que va cogiendo velocidad a lo largo de las páginas. Cuando hablo de lo "convincente" me refiero a que las situaciones se precipitan a partir de hechos demasiado casuales (encontrar la fotografía de una antigua amiga en una web de sexo es físicamente posible pero francamente improbable, debido a la profusión de tales webs).No se puede negar que es entretenido, pese a que el policial es un género que no me atrae demasiado, y que incita a seguir leyendo por la intriga de averiguar qué ha pasado con esa chica, y en qué tramas está involucrada. Además, abunda la acción física, sobre todo de la mitad en adelante, aumentando así la sensación de rapidez.

Aunque hay algunos giros argumentales sobre la mitad, la trama en sí podría haber sido algo más elaborada y con más sorpresas. Adolece de cierta "sencillez". Claro que en 200 páginas tampoco se pueden meter muchas intrigas. El libro es breve y va al grano, quizás a veces demasiado, de modo que se echa de menos un poco más de descripción de la parte emotiva o de relación entre personajes. Después del descubrimiento casual, se introduce un flashback donde se describe su relación de amor no correspondido (en apariencia) por Noelia. En estos primeros capítulos da la impresión de que el autor va a seguir ahondando en el tema "humano" pero después, cuando empieza la acción, el libro cambia de tono. A mí, personalmente, me hubiera agradado más una profundización en la parte de las relaciones y menos acción, pero sobre gustos no hay nada escrito. Y no hay que olvidar que se trata de una novela policiaca. En este aspecto cumple con todo lo que se espera del género: tiroteos, operaciones encubiertas, turbios empresarios, muertes, ambientes sórdidos, personajes de "perdedores"...

El protagonista es el mejor descrito, aunque quizás con cierta superficialidad, y haciendo mucho hincapié en su carácter de poco sociable. El "malo", sin embargo, resulta algo tópico con su aire soberbio y su puro en la boca.

Aunque desconozco totalmente el tema, se nota que el autor ha investigado o se ha documentado sobre ciertos aspectos tratados en el libro, desde el procedimiento policial hasta lo relacionado con las tramas de webs pornográficas y su modus operandi. Las partes más "incoherentes" como el hecho de que se deje participar a un civil en una operación secreta, incluso se justifican en el texto.

En suma, se trata de una novela que no aburrirá al lector, a la que, a mi modo de ver, la harían falta unas cuantas páginas más para poder desarrollarse en toda su extensión, y profundizar en esa historia de amor imposible, que está demasiado en el fondo, escondida entre los tiros y las investigaciones, y que podría haber dado mucho de sí. Al que le guste el género policiaco la encontrará de su agrado, pues contiene todos los ingredientes necesarios.


Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

martes, 3 de enero de 2006

Guapa de Cara, de Rafael Reig

Guapa de Cara Guapa de Cara
Rafael Reig
Editorial Lengua de Trapo
224 págs.


Argumento:

Una escritora de novelas infantiles es asesinada por unos sicarios que buscan un paquete. Ella, post-mortem, va recordando los momentos anteriores al crimen  y avatares de su vida a la vez que sigue las investigaciones sobre su propia muerte violenta, llevada por el inspector Clot. Todo ello en el marco de una historia alternativa en la que España pertenece a los Estados Unidos de América, el idioma oficial es el anglo, el petróleo hace tiempo que se terminó, y Madrid está surcada por canales.



Comentario:

Una novela curiosa dentro del panorama rabiosamente realista de la literatura española contemporánea, que resulta casi una rareza. Ya de partida, el hecho de estar ambientada en un Madrid imaginario, con una historia alternativa, le da cierto toque excéntrico, aunque en algunos casos un poco tópico: los típicos lugares prohibidos por la autoridad donde vagan drogadictos que se toman ciertas ampollas verdes, etc.

También resulta llamativa la protagonista, que está muerta casi desde las primeras líneas. Así pues, la historia está narrada en primera persona por esa protagonista fantasmal, a la que acompaña, para mayor inri, una de las criaturas imaginarias surgidas de su pluma, un niño repelente y libidinoso, bastante desagradable.

El personaje principal, la escritora, hace reflexiones sobre su vida, juventud, amores, su matrimonio, su trabajo, etc, tanto en tiempo real (asiste a su entierro, a su autopsia, que es descrita con detalle, a la pena de sus padres, etc), como a través de varios flashbacks donde recuerda a su primer novio, la clínica psiquiátrica de su padre, etc. Eso produce escenas bastante surrealistas y humorísticas. El autor no teme tampoco entrar en lo políticamente incorrecto, con una relación sexual entre el fantasma de la difunta y su creación, el niño repelente.

El título hace alusión al hecho de la que protagonista, gordita, según se nos la describe, siempre recibe de los demás el mismo halago: “es guapa de cara”, para no hacer mención al resto del cuerpo.

Uno de los temas de la novela es el de la ciencia aplicada a la lucha contra las limitaciones corporales, en especial, la muerte, tanto en el sentido de que la narradora está muerta, como también en el fondo del misterio.

De todas formas, y a pesar de su carácter “rompedor” y el deseo de hacer algo diferente, los elementos que componen la novela no están muy bien trabados.

Por un lado, los recuerdos de la protagonista son demasiado “serios”. Quiero decir que parece una novela de las “mainstream”, y no una novela de género negro al uso. La investigación criminal es casi anecdótica y los personajes que intervienen en ella, como el inspector Clot, no están suficientemente definidos.

Así pues, no me satisface ni como novela policial ni como novela de “personaje”, aunque en este último aspecto está más lograda. También hay cierta crítica o ironía u homenaje a los progres de los años 60 y 70 y todos esos sueños frustrados de revolución, etc, etc, algo que sí es bastante típico dentro de la literatura española. Las canciones de la época dorada del pop español (Los Secretos, etc) están muy presentes a lo largo del texto, y dan un toque nostálgico. 

El autor alcanzó un gran éxito con su anterior novela “Sangre a Borbotones”, que tenía lugar en el mismo mundo imaginario.


En esta página se pueden leer las primeras páginas:
"Guapa de Cara"
Rafael Reig escribe raro


Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

domingo, 11 de diciembre de 2005

El caso Karen, de José Ángel Mañas

 El caso Karen
José Ángel Mañas
Ediciones Destino - Colección Áncora y Delfín
226 pp 


 
Argumento:

La escritora Karen del Corral, con una sola novela publicada, se ha convertido en superfamosa. Sale en todos los debates de TV, vive inmersa en fiestas con mucha droga, tiene una vida sexual promiscua y se porta de un modo totalmente engreído. Vamos, que se le ha subido la fama a la cabeza y se cree la octava maravilla a pesar de las críticas negativas. A punto de salir su segunda novela, "El mundo de K", y después de una fiesta en su casa, la escritora aparece muerta en la calle. Dado que también sufría ciertos desequilibrios mentales (tomaba prozac, entre otras cosas...) lo primero en que se piensa es en el suicidio. Pero un testigo vio salir de su casa a un joven teñido de rubio...  Los policías Duarte y Pacheco harán investigaciones en el círculo de la difunta. Sospechosos no faltan: Velasco, su ex novio, un director de cine gore; Pilar, una rival literaria; Ferrater, un editor con el que estuvo liada; la mujer de éste; Constantino, un profesor universitario que escribe una tesis sobre ella...


Comentario:

Lo que más destaca de esta novela es que se trata de una historia de género negro (una muerte y su investigación) contada con técnicas narrativas novedosas. No novedosas porque no se hayan visto nunca, sino porque no suelen verse en relatos policiales.

Tales técnicas, que incluyen transcripción de las novelas de la difunta Karen del Corral, un personaje hablando en segunda persona; multiperspectivismo, continuos cambios de enfoque, fragmentos de crítica literaria, etc... a menudo confunden más que ayudan a armar el rompecabezas. 

Por ejemplo, hay varias escenas, que se muestran intercaladas con las otras en las que se ve a uno de los policías con sus relaciones homosexuales; o escenas que parecen de película de gángsters, con torturas, tráfico de drogas, trapicheos,  narcotráfico de Galicia. Los trozos de la novela de Karen (que no se explica con claridad que lo sean, aunque te lo imaginas) se revelan muy pronto como autobiográficos, aunque la verdad, tampoco es que tengan mucho sentido en la trama (sí como estructura, ya que el libro de Mañas también es "transcripción" de una realidad encubierta bajo nombres falsos, lo cual crea un curioso juego metaliterario).
"Había una relación demasiado directa entre su vida y su literatura sin que quedase demasiado claro cuál de las dos influía más en la otra. Todo lo que vivía afloraba en sus novelas, pero también su pasión por la ficción la llevaba a menudo a interpretar a sus propios personajes."

También hay una cierta ironía o burla descarada acerca de la crítica literaria, que es la única misión que tiene la transcripción de la tesis del profesor universitario, a mi modo de ver...

Como una buena parte de las novelas de género negro, la investigacion sobre la muerte es la excusa para la descripción de unos tipos o arquetipos enmarcados en un mundo cerrado, en este caso el literario. Mañas lo confiesa en la novela, en boca de otros personajes:
"Tu relato, para que el público lo pueda entender, es, y corrígeme si me equivoco, una sátira del mundo editorial, sólo que en clave de novela negra y con algo del género fantástico, pero que retrata a la perfección y con una lucidez admirable los entresijos de lo que se cuece anualmente en los pasillos de Frankfurt, en esa "feria de las vanidades", como la llamas..."
"Yo entiendo que el argumento y las triquiñuelas narrativas son las argucias, casi diría la máscara, que un escritor utiliza para exponer sus opiniones sobre ese fascinante enigma que es la naturaleza humana..."

Tampoco se priva de ofrecer la visión contraria:
"El argumento a ti no te importa, pero al lector seguramente sí"

El autor hace continuas referencias a escritores reales (Armando Sala ¿Gala?), editores, agentes literarias (Carina Martinell, la agente más poderosa ¿Carmen Balcells?), personajes de la TV, críticos, que la mayor parte de las veces, excepto para los que estén muy metidos en ese mundo, se pierden. La misma protagonista, Karen, tiene una cierta similitud con la mediática Lucía Etxebarría, similitud que el autor no niega.

Si el mundillo literario es tal y como Mañas lo pinta, la verdad es como para echarse a correr. Drogas, fiestas, autores fatuos y super-creídos, pedantes "creadores" alternativos, juergas, gente a la que se le sube el éxito a la cabeza y empieza a crearse "personajes"; autores inventados por el marketing y cuya calidad literaria es más que cuestionable.

A este respecto, todos los personajes que aparecen me han caído fatal, aunque personalidad (si es que a su comportamiento se le puede llamar así) solo se atisba un poco en Karen, y precisamente porque es tan calcada a Lucía Etxebarría (en lo que se conoce o conoció de ella en la TV) que no puedes evitar "verla" en acción.

La resolución del misterio no destaca por su originalidad y se ve venir, aunque supongo que eso no era lo importante.

Ambiciosa, y con algunos ciertos, loable intento de darle un aire nuevo a una historia vieja, se queda sin embargo, en un conjunto no muy bien trabado, confuso en ocasiones, y cuyo mayor interés es el morbo de ir reconociendo a los diferentes personajes que se citan bajo nombre supuesto (¿Quién será ese autor argentino llamado Washinton Tostón?)

Interesante para quien quiera leer una novela negra "diferente", con pretensiones de "mainstream", y para gente con vocación de escritor o integrada ya en el mundillo.
José Ángel Mañas


Mañas, aún recuerdo cuando iba de superguapo y criticaba a Prada por ser feo, juas, juas, juas...


Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.