lunes, 29 de agosto de 2016

Trilogía Anima Mundi, de Elia Barceló

Editorial: Destino

Argumento:

Diversas circunstancias hacen que Lena se entere de ciertos detalles sobre sí misma y su familia que cambiarán su futuro…  y el de la humanidad.

Comentario:

Si bien «Anima Mundi» está dividida en tres tomos («Hijos del clan rojo», «Hijos de Atlantis» e «Hijos de las estrellas»), quizá debido a su extensión (más de  1.500 páginas en total), su estructura hace que se la pueda considerar una sola novela y ser reseñada como tal.

Esta división tiene algunos inconvenientes, percibidos sobre todo en «Hijos de Atlantis», que consume un buen número de páginas haciendo que varios personajes recuerden lo sucedido en la entrega anterior a modo de reflexiones poco sutiles que lastran el avance de la historia, algo que apenas se percibe en la tercera obra, con la que se realiza una transición más fluida, que permite recuperar la sensación de que se trata de una sola obra.

Las abundantes subtramas y la capacidad de la autora de crear intriga hace que tanto «Hijos del clan rojo» como «Hijos de las estrellas» logren mantener, a diferencia de «Hijos de Atlantis», un alto nivel de interés por conocer lo que sucederá a continuación, si bien hay momentos que también pueden dificultar la lectura.


Aunque las mencionadas tramas contribuyen a dotar de diversidad la novela, entre búsquedas, misterios, romances, descubrimientos, luchas internas entre los distintos clanes (blanco, negro, rojo y azul)…, también pueden resultar pesadas debido a su extensión y a que varias de ellas (relacionadas con ciertas condiciones que creen necesarias para cumplir su misión) al final  resultan no tener importancia.

La gran cantidad de personajes, demasiados de ellos con su propio punto de vista, en ocasiones irrelevante, y el empeño en relatar tanto las diversas «vidas» o identidades de los karah a lo largo de los siglos, incidiendo en la genealogía de la «familia» de Lena, pueden crear confusión, además de alargar la historia sin necesidad.

Igualmente, los pasajes metaliterarios, en los que la autora se incluye a sí misma y a su familia, son más un guiño autocomplaciente que otra cosa, cuya eliminación no afectaría a la historia que se narra.


En resumen, si bien la novela se hace demasiado larga, con subtramas innecesarias, e irregularidades de ritmo, también consigue crear intriga e interés por saber lo que pasa, además de ser ambiciosa en el sentido de especular sobre temas como el concepto de superioridad, o la necesidad de tomar decisiones que afectan a toda la humanidad, y mezclar, con mayor o menor éxito, varios géneros literarios (juvenil, romántico, fantasía, ciencia ficción, misterio…).

***T**


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)






2 comentarios:

  1. No los conocía, me los apunto porque me han llamado la atención.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, B'Radic B'Radict:

      Me alegra que gracias al blog hayas descubierto algo que puede interesarte, espero que comentes aquí si al final lees la trilogía.

      Saludos.

      Eliminar

Comenta, no seas tímido.