lunes, 27 de mayo de 2019

Una jaula de oro, de Camilla Läckberg


T.O.: En bur av guld, 2019
Editorial: Maeva, 2019
Colección: Maeva Noir
Traducción: Carmen Montes Cano
360 páginas
20 €
Ebook: 12,99 €


Argumento:

Cuando la “vida perfecta” de Faye deja de serlo, decide hacer algo.

Comentario:

Una jaula de oro no es una novela protagonizada por Erica y Patrik, aunque la autora la relaciona con esta serie al hacer que la protagonista, Faye, sea de Fjällbacka, donde vive de niña. También comparte similitudes estructurales (pasajes en cursiva y un diario del pasado que se alternan con la actualidad para mostrar una visión completa de lo que sucede desde el origen del conflicto que es parte central de la historia) y la crítica social, más evidente y protagonista en esta obra.

Concebida como una historia que aúna el misterio clásico con la crítica tanto a la frivolidad y ociosidad de la vida de las personas con mucho dinero como al culto a la belleza física o, la más evidente, el maltrato de todo tipo (físico, emocional, material) al que algunos hombres someten a las mujeres con las que viven, consigue equilibrar ambos temas principales, creando intriga y expectativa por lo que pueda suceder.

Entre los recursos utilizados, quizá algo “tramposo”, está el orden en el que se cuentan algunos detalles, que puede cambiar la percepción de lo sucedido: se ocultan, o no se mencionan,  ciertos datos hasta que la autora considera que es el momento adecuado para revelarlos dando golpes de efecto más o menos esperado: hay algunos giros previsibles (otros no tanto), en su mayoría por la lógica de la narración.

Tanto la narración del pasado como la del presente se relatan bajo el punto de vista de Faye, el personaje más trabajado, aun siendo sus conflictos y forma de vivirlos bastante convencionales, al menos en apariencia, y hasta cierto momento, cuando por fin reacciona, aunque entonces tampoco es demasiado original, e incluso hay pasajes poco creíbles. Entre el resto, los hombres que aparecen en la historia, excepto uno, son negativos, varios malvados, casi todos egoístas y egocéntricos. En contrapartida, y con algunas excepciones, las mujeres aparecen como víctimas que tratan de sobrevivir y sobreponerse a las circunstancias, a veces autoengañándose acerca de sus vidas y relaciones de pareja.

En resumen, Una jaula de oro es una novela correctamente redactada y estructurada, que utiliza con habilidad los flashbacks, racionando la información para incrementar el interés por continuar leyendo. Algo previsible, quizá lo más interesante, sin ser original, sea la crítica social. La mejora formal y la capacidad de transmitir un mensaje claro, la convierten, posiblemente, en la mejor novela de su autora.


***T***


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)




lunes, 20 de mayo de 2019

Mister, de E.L. James

Mister
The Mister
E.L. James
Traducción: Anuvela
Grijalbo
608 páginas

Resumen:

Un miembro de la alta sociedad se enamora de su limpiadora extranjera e inocente (y no pasa casi nada más).

Comentario (con algún spoiler o desvelamiento de trama):

Lo primero que destacaría de esta novela es que es muy aburrida. Pasan pocas cosas y las que pasan son tan cliché que las lees sumida en un profundo sopor: sabes qué va a ocurrir a continuación y hasta qué van a pensar los personajes. 

Está narrada una parte (la masculina) en primera persona, y otra (la femenina), en tercera subjetiva, sin que aún haya entendido yo la razón de esta diferencia, si es que obedece a alguna intención oculta de la autora o al mero capricho. Naturalmente, la redacción es muy simple y está lastrada por innumerables pensamientos y situaciones repetitivos. Literatura no hay, pero bueno, tampoco la esperaba. Lo grave es que no entretiene. Hay partes realmente tediosas.

Si tuviera que describirla en unas pocas palabras diría que es una novela romántica llena de tópicos, de muy baja calidad, y de ideología bastante rancia. Y muy larga, casi eterna.

A ver qué tenemos: un protagonista masculino que usa a las mujeres (cada día una) sin comprometerse, de la clase alta británica (es un conde, nada menos), sin trabajo conocido (bueno, es DJ, modelo, compositor amateur...), de vuelta de todo y que está acostumbrado a tratar con mujeres fuertes y que saben lo que quieren (en sus propias palabras). ¡Es que no se ha dejado ni un lugar común de este tipo de obras! Y la chica: es pobre, muy pobre, tanto que no puede comprarse ni calcetines, albanesa (Albania es un país increíblemente subdesarrollado según la autora, donde rigen leyes ancestrales que permiten que los padres elijan maridos para sus hijas), limpiadora, inocente (virgen, sí), insegura, todo lo contrario de las mujeres fuertes y que saben lo que quieren del ítem anterior... Para colmo de males, y dado que es albanesa (y ya sabemos cómo es Albania, ejem), no solo la persiguen miembros de una banda de delincuentes que trafican con mujeres sino también un prometido a la fuerza (que es violento y malo). 

El enamoramiento es tan tonto o está tan tontamente descrito que da risa en algunas escenas, sobre todo cuando el protagonista masculino "piensa" (por decirlo de alguna manera) sobre la joven. Más valdría que su parte estuviera también en tercera persona. Si alguien lee esta historia en un lector electrónico lo invito a que ponga en el buscador la palabra "mierda", que se repite tanto que llega a crear un efecto cómico. Lo de las repeticiones revela una escasa revisión y edición del texto. ¿Cuántas veces llega a decir el protagonista que su cuñada es "su mejor amiga"?

Luego la relación entre el conde y la limpiadora es tan rancia, con él en plan súper protector (pero empalagoso, no protector normal), y ella tan inocente y tan necesitada de sus cuidados... Claro, ella es tan diferente de las mujeres fuertes... Y él es tan rico, pero, ojo, oculta que es conde para que ella no lo quiera por su riqueza...  Ya ni hablo de la escala de valores y el esquema de relación que se plantea.

Poco más se puede decir de esta obra, monumento al cliché y la falta de imaginación, solo apta para gente muy devota de las novelas románticas más básicas. En las de Grey, mal escritas también (la primera al menos, que fue la que yo leí), había el aliciente del "sado" light aquel, pero aquí ni eso. Es todo soso, convencional y sin mucha historia. Hasta las escenas de sexo son aburridas. De hecho, quitando la primera, las demás me las salté al ver que no aportaban nada.

En resumen, hay novelas románticas mucho mejores que esta y más cortas.



¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

lunes, 13 de mayo de 2019

La quinta víctima, de J. D. Barker

T.O.: The Fifth to Die, 2018
Editorial: Ediciones Destino, 2019
Colección: Áncora & Delfín
Traducción: Julio Hermoso
608 páginas
20.90 €
Ebook: 12.99 €

Argumento:

Mientras intentan resolver una nueva serie de asesinatos, Sam Porter y su equipo continúan con la búsqueda de Anton Bishop, iniciada en El cuarto mono.

Comentario (con SPOILERS):

La quinta víctima es la segunda de una serie de novelas (la primera es El cuarto mono, y serán, como mínimo, tres), no autoconclusivas, algo que puede crear confusión y resultar frustrante, sobre todo cuando, de pronto, abruptamente, aparece un “concluirá” que deja todas las tramas sin resolver. Y la sospecha de que, en la siguiente, el autor repetirá algunos de los recursos utilizados en las dos primeras entregas, con lo que se perderá al menos parte del factor “sorpresa” que puede haber impresionado antes.

Como representante de la actual tendencia a enrevesar las tramas para dificultar que se intuya todo antes de la conclusión, en La quinta víctima, como en su predecesora y en tantas otras, la credibilidad y la lógica se sacrifican en aras del espectáculo, dando lugar a situaciones mal o nada explicadas, a veces de forma sencilla y esquemática, en la que solo queda la opción de creérselo, o no (y hay cosas difíciles de creer en cuanto a método y oportunidad para llevar a cabo todo lo que pasa).

Tras unas primeras páginas en las que el autor demuestra hasta dónde es capaz de llegar en su intento de crear escenas impactantes que luego resuelve de manera torpe o decepcionante, la obra sigue un esquema similar al de la anterior, y al de muchas otras del género, sin ahorrar tópicos: cambios de punto de vista entre personajes con un desarrollo tan escaso que son meros nombres intercambiables, capítulos interrumpidos cuando está a punto de hacerse una revelación que parece trascendental y no siempre lo es, más capítulos, centrados en las torturas a que son sometidas las víctimas…

Sin embargo, lo más destacable es que se utilice, por segunda vez, el recurso más impactante (que no original) que usó en El cuarto mono, lo que motiva que, apenas pasada la mitad de la historia, se pueda sospechar la principal revelación, reservada para las últimas páginas. Un detalle que se cuenta poco después, y no se relataba en la obra anterior, como si al autor se le hubiera ocurrido de repente, y no estuviera planificado desde el principio, permite sospechar cuál será el tema principal del tercer tomo.

Otro recurso que se repite es el del Diario, ahora utilizado a modo de información ambigua e interesada, aunque, al menos, redactado de forma un poco menos cutre que en El cuarto mono. Por cierto, ¿alguien escribe un Diario personal “novelizado”, en el que incluya diálogos, y descripciones de personas y lugares que ya conoce? 

En resumen, La quinta víctima es una novela correctamente redactada, que maneja con cierta destreza los tópicos del género, a ratos entretenida y con capacidad de “enganche”. Pero también es obvia, previsible, tramposa, repite trucos usados en su predecesora, demasiado larga, a veces repetitiva. El abrupto final, que no resuelve nada, dejando todas las tramas abiertas para una próxima entrega, que quizá no sea la última, es anticlimático, decepcionante y hasta puede enfadar.


***T***

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

miércoles, 8 de mayo de 2019

Las siete muertes de Evelyn Hardcastle, de Stuart Turton


T.O.: The Seven Deaths of Evelyn Hardcastle, 2018
Editorial: Ático de los libros, 2018
Traducción: Lorenzo F. Díaz
496 páginas
19,90 €

Argumento:

Un hombre recibe el encargo de averiguar quién ha asesinado a la joven Evelyn Hardcastle durante una fiesta en la casa de campo de la familia.

Comentario:

Las siete muertes de Evelyn Hardcastle se diría otra de esas novelas que parecen escritas para que no se pueda adivinar lo que pasa hasta que el autor, por medio de sus protagonistas, decida que ha llegado el momento de acabar la historia, e interprete los hechos a su conveniencia, sin tener en cuenta otras opciones.

Al servicio de tal propósito se encuentra todo lo demás, dando lugar a diversos excesos, que lastran la narración con multitud de altibajos de ritmo, interés y hasta comprensión de lo que, aparentemente, pasa. Demasiadas páginas, personajes, tramas e incluso giros sorpresa contribuyen a crear situaciones caóticas, en las que el elemento fantástico, que se revela llegado cierto punto, a modo de explicación de las curiosas experiencias que vive Bishop, es una parte más de ese sinsentido con pretensiones de originalidad.

Los personajes son meros nombres, incluso el protagonista, cuyos afectos y emociones, amistades y enemistades de gran intensidad, no se entienden más allá de dificultar el desarrollo de la historia, sin otro sentido aparente que proporcionar excusas para que Bishop se comporte de una u otra manera.

La idea, sin ser original (mezcla elementos de otras historias ya conocidas), podría tener su interés de haber estado bien llevada. Sin embargo, el desarrollo es excesivamente lento y confuso, con largas escenas que no aportan nada o repiten datos conocidos, al punto que, al final, hay tanta cantidad de "información" que es difícil saber si todo lo planteado resulta “creíble” y coherente, si quedan cabos sueltos o no...

En resumen,
Las siete muertes de Evelyn Hardcastle es una novela con toques clásicos, perjudicada por las limitaciones del autor, que cuenta datos irrelevantes y repite otros, con una idea interesante, de una complejidad más aparente que real, al servicio de evitar la resolución de lo que sucede, resuelta de forma torpe y confusa. A  veces exasperante, a veces entretenida. Se deja leer, aunque quizá se tenga la tentación de abandonar la lectura más de una vez.


***T***

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)