Mostrando entradas con la etiqueta Romántica. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Romántica. Mostrar todas las entradas

jueves, 21 de junio de 2018

La pequeña librería de los corazones solitarios, de Annie Darling


T.O.: The Little Bookshop of Lonely Hearts, 2016
Editorial: Titania, 2018
Colección: Titania Amour
Traducción: Helena Álvarez de la Miya
350 páginas
16,50 €
Ebook: 5.99 €

Argumento:

Posy hereda la librería Marcapáginas y tiene que convertirla en un negocio de éxito, especializada en novela romántica, mientras Sebastian Thorndyke, el nieto de su benefactora, intenta ponerle trabas… y coquetear con ella.

Comentario:

Aunque por el título pudiera parecer que «La pequeña librería de los corazones solitarios» es una historia acerca de los libros y el amor a la literatura, lo cierto es que esto, así como el relato del proceso por el que Posy transforma una tienda que apenas tiene ventas en la librería de sus sueños, especializada en su género favorito, son meras excusas para desarrollar una novela romántica llena de tópicos.

Una vez asumido que de  libros solo se darán unos cuantos títulos, sobre todo de obras actuales, y que la conversión de una librería de temática general en especialista en romántica están al servicio del «accidentado» romance entre Posy y Sebastian, se empiezan a notar ciertas carencias.

Una d ellas sería que los personajes no caen bien. Ni Posy, una joven pusilánime, indecisa, incapaz de plantar cara a nadie (al menos a los hombres), obsesionada con una pérdida familiar en cuyo trauma se insiste una y otra vez, ni Sebstian, autoritario, superficial, incapaz de escuchar o razonar. Que toda la novela esté narrada desde el punto de vista de ella perjudica tanto a su imagen como a la de él, y a la del resto de personajes, en su mayoría secundarios con un rol determinado y escaso desarrollo más allá de su cometido básico.

«—¡No puedo permitir que hagas eso, Morland! El futuro de la tienda no puede depender de los gustos literarios de un puñado de solteronas patéticas que son incapaces de conseguir un hombre y por eso se ven obligadas a leer sobre el asunto en las páginas edulcoradas de una novela romántica.»

Sam, el hermano de Posy es un adolescente egoísta y manipulador la mayor parte del tiempo (de pronto «madura» sin un motivo concreto). Verity es la tímida y Tom el silencioso, personal  de la librería. Nina es la típica guapa que solo interesa por su físico y tiene un gusto terrible con los hombres, capaz de ofrecerse hacer los mayores sacrificios: «Igual lo mejor es que me lo tire y punto —musitó Nina—, ya me entiendes, me sacrifico por el equipo, me lo tiro y ya está.». Piers Brocklehurst, antiguo compañero de universidad de Sebastian, tan atractivo como desagradable, exhibe el comportamiento más absurdo de todos, villano sin sentido ni motivo, porque sí, para rellenar páginas de una subtrama incoherente.

Que todas las escenas estén al servicio de la aparición de Sebastian para complicar la vida a Posy en continuas conversaciones en las que él se empeña en imponer su criterio contra la voluntad de una protagonista incapaz de hacerse escuchar, que actúa de forma cobarde simulando que él ha ganado y continuando con sus planes a sus espaldas, en una serie de repeticiones de diálogos, situaciones, reflexiones, dificultades etc… da una sensación de reiteración, de que la novela tiene demasiadas páginas para lo poco que pasa, de que no avanza ni hay comunicación entre los personajes.

Algunas de las reflexiones de Posy también chirrían por lo que implican:

«¡Fantástico! y ahora se ponía a hablar como la Posy de la extraña novela romántica del estilo de las ambientadas en la época de la Regencia que le había dado por escribir la otra noche, algo que achacaba completamente al síndrome premenstrual. O a haber comido demasiado queso.»

«Sebastian tenía razón, era una mujer patética, incapaz de hacer nada bien.»
   
 «Se rieron porque, la última vez que Posy había estado en «esos días del mes», se había echado a llorar porque el horno había empezado a echar humo… »

Hay pasajes de «Seducida por un canalla» que…:

«Thorndyke permaneció en el lecho de Posy hasta el amanecer. Le había arrebatado su virtud, su dignidad, todo cuanto poseía, y lo que él le había ofrecido por su parte era la transformación de pasar de solterona ansiosa a mujer en un estado perfecto de feminidad y dispuesta a ofrecerse una y otra vez, y otra vez.»

El final feliz, al estilo de los que le gustan a Posy, por los que da nombre a su librería (Finales felices) es tan abrupto como previsible, todo se soluciona con tal facilidad que no se entiende que no haya pasado mucho antes, sin que haya cambios destacables en los personajes, su relación o lo que piensan.

En resumen, «La pequeña librería de los corazones solitarios» es una historia correctamente escrita, en la que se mencionan (títulos de) novelas románticas (pero no trata de libros, ni de librerías), con protagonistas poco agradables (en especial Sebastian), en la que pasa muy poco (ni siquiera evoluciona el romance), con algunos aspectos cuestionables (¿Cómo se consideraría del comportamiento de Sebastian con Posy de no saberse que es "el  chico"?), que quizá interese a incondicionales del género.


Citas de la novela:


«Claro que en realidad Posy no debería estar generalizando así, porque ella odiaba que la gente generalizara sobre la novela romántica, pero verdaderamente tenía la sensación de que todas las novelas policiacas que había tenido en las manos venían con unas dosis altísimas de muertes y amenazas acechando por todas partes, y con el consabido expolicía con un trauma emocional pasado mal resuelto, atormentado por la muerte de un ser querido a manos de un asesino en serie al que habían conseguido encerrar sus buenos diez años, pero a quien al final habían tenido que dejar salir en libertad por un tecnicismo legal.»

«—La literatura de chicas no tiene nada de malo —anunció—. Lo único malo es que a esas novelas escritas eminentemente para mujeres, sobre mujeres y por mujeres se le atribuya con tono burlón y displicente el nombre de «literatura de chicas», como dando a entender que carece totalmente de mérito literario.»


«—¡Sí! ¡Agatha acabó en la cárcel de Holloway por encadenarse a la verja de Buckingham Palace, y yo me encadenaré a Marcapáginas si hace falta para impedir que la reduzcas a escombros!       —Sin intención de faltarle al respeto a mi bisabuela, he de decir que tú eres el ejemplo perfecto de por qué las mujeres nunca deberían haber conseguido el voto, Morland —dijo él mientras se pasaba la mano por la delantera de la chaqueta como si Posy le hubiera salpicado de saliva durante su apasionado alegato, cosa que no había hecho. O, cuando menos, esperaba no haber hecho—. Desde que conseguisteis el voto, no paran de ocurrírseos a todas un montón de ideas que os vienen grandes.»
 
 «...lo que la tenía cautivada era el final feliz. Era que el héroe y la heroína acabaran abandonando la página para dirigirse cogidos de la mano hacia el rojo atardecer que pintaba el cielo sobre el horizonte. En la vida real los finales no eran siempre felices, eso Posy lo sabía perfectamente, pero una buena novela romántica, en cambio, siempre tenía un final feliz y, si no era así, Posy se sentía engañada. Incluso había habido un par de ocasiones en que había lanzado el libro al otro lado de la habitación, casi podría decirse que asqueada.»



«Algunas mujeres empezaban a hacer kickboxing. A otras les daba por el yoga Ashtanga. Las había que corrían maratones. O se unían a un comando guerrillero de tejedoras de punto, se entregaban en cuerpo y alma a la repostería extrema, hacían cestos de mimbre… Daba la impresión de que las otras mujeres habían encontrado una y mil formas de lidiar con el estrés, pero parecía que la única manera en que Posy era capaz de sobrellevarlo, de soportar las gilipolleces de Sebastian, era dando rienda suelta a su frustración en las páginas que escribía.» 



***T***

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

lunes, 30 de abril de 2018

El inesperado plan de la escritora sin nombre, de Alice Basso

T.O.: L'imprevedibile piano della scrittrice senza nome, 2015
Editorial: Planeta
Ebook: 10,99 €

Argumento:

Silvana Sarca, escritora fantasma para una editorial, ve como su satisfactoria e independiente vida cambia de forma radical: un romance y un misterio ponen a prueba su capacidad de análisis de las personas.

Comentario:

«El inesperado plan de la escritora sin nombre» es una obra que no se puede clasificar en un solo género. Narrada en primera persona por su protagonista, abarca desde la metaliteratura hasta la novela romántica y la de misterio, con desigual interés e intensidad. En principio parece abordar los distintos temas siguiendo un orden, separados entre sí, hasta que llega un momento en que se unen con naturalidad.

Durante aproximadamente el primer 25%, la protagonista se recrea en contar, con detallados ejemplos, en qué consiste ser una escritora fantasma, cómo hace su trabajo y el don que tiene para ello. Esta parte metaliteraria podría interesar a quien le gusten las novelas que tratan de creación literaria, mencionan obras conocidas, e incluso juegan especular sobre la realidad, o no, de los personajes. La autora, que ha trabajado en varias editoriales, despliega con destreza y credibilidad sus conocimientos de varios temas relacionados con ese mundillo.

Esto da ocasión a que Vani se relacione con Riccardo, uno de los autores cuya obra escribe, con quien inicia un romance que ocupa buena parte de la historia, alternando con la dedicación a ayudar a su vecina Morgana, con quien se identifica, y la amiga de esta, Laura, en sus cuitas adolescentes.

Poco después, la desaparición de Bianca, una autora de autoayuda, propicia que Vani ponga a prueba sus cualidades (similares a las de Sherlock Holmes) y presenta al comisario Berganza, compendio de varios personajes literarios de esas novelas de intriga que él mismo lee (en especial el Marlowe de Chandler), en una investigación resuelta con excesiva sencillez, sin apenas intriga. La deducción puede incluso resultar decepcionante y hasta «tramposa», aunque no la charla que la joven mantiene con quien tiene retenida a la víctima, en la que muestra su empatía.

La obra está bien escrita, relatada en una primera persona muy acertada, en la que se incluyen algunos flashbacks (al pasado de la protagonista y a cómo consiguió su empleo en  la editorial), unos más pertinentes que otros, ya sea para mostrar algún trauma de Vani, la relación con su familia o una faceta de sus dotes que luego le será útil.

Los personajes, entre los que destacan secundarios como Riccardo, Berganza, Morgana y Laura o el editor, se muestran a través de la mirada intensa y compasiva de Vani, quien se erige en protagonista absoluta de la historia. De hecho, a veces da la impresión de que tanto el trabajo como el romance o la trama de misterio, fueran una excusa para hablar de Silvana, quien se identifica, en algunos aspectos, con la Lisbeth Salander de Stieg Larsson. Es un personaje complejo, poco convencional, tan sincera y compasiva como implacable, capaz de llenar con su personalidad toda la novela sin que (hasta cierto punto) importe la resolución de las diversas subtramas.

En resumen, «El inesperado plan  de la escritora sin nombre» es una novela bien escrita, muy entretenida, en la que todo gira en torno a su protagonista,  que satisfará  más o menos según lo que se espere de ella, y es la primera de una serie protagonizada por Silvana «Vani» Sarca que ya cuenta con varias entregas más.


***T***


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

martes, 10 de abril de 2018

Firmamento, de Màxim Huerta


Editorial: Espasa, 2018
Colección: Espasa Narrativa
256 páginas
19,90 €
Ebook: 12,99 €

Argumento:

Ana y Mario recuerdan pasajes de sus vidas, de su historia en común.


Comentario (con SPOILERS):


Relatada a dos voces, Ana y Mario, en primera persona y distintos tiempos, y dividida en tres partes, «Firmamento» contiene características habituales en la obra del autor, en especial las referencias cinematográficas y literarias y la detallada descripción de las emociones de los personajes. Como en «La parte escondida del iceberg», da la impresión de que al autor solo le interesa relatar sentimientos, lo que hace con una prosa a veces poética, otras repetitiva, dejando de lado dotar de significado a la obra, si bien en esta ocasión parece intentarlo.

A veces resulta difícil saber qué ha pasado antes o después, qué es real o ficción, de que sirven los primeros capítulos, con Ana y Mario relatando sus anodinas, y solitarias, vidas (él lamentando la pérdida de un amor, ella planeando la búsqueda de una nueva pareja por internet), con ese tono a veces surrealista, en el que destacan las reflexiones de ella sobre subir o bajar escaleras en un piso con ascensor o las de él en torno al colchón en el que duerme (cuya intención y significado se ignoran):


«Me muevo en el colchón buscando la forma. Otra forma. Puedo ponerme en la postura del anterior inquilino como si fuera un molde de su cuerpo. Me da un poco de asco, pero percibo su cuerpo bajo el mío. Intento acoplarme a ese molde anónimo.Era más grande, no soy tan alto. Dormía de lado. El brazo a lo largo del cuerpo pesado. Llegaba con los pies al borde del uno noventa. Me siento un juguete guardado en la caja equivocada

Hay un momento, hacia los dos tercios de la novela, cuando esta se vuelve metaliteraria, en la que da la impresión de que va a contar algo, quizá sobre la a veces difusa línea entre la realidad y la ficción, y la transformación de una en otra, sobre la construcción de historias (Mario es un negro literario que se envía cartas, físicas, a la antigua, con su editora, con quien habla del proceso creativo) y es posible que interese a quienes disfrutan de la literatura que habla de literatura, si bien la estructura de la novela deja una impresión confusa.

Que Ana y Mario se cuenten mutuamente en las misivas cosas que ya saben, a modo de información a quien les lee, queda un tanto forzado, aunque también se reconoce la «necesidad» de hacerlo para entender lo que ha sucedido antes y la mencionada utilización de la realidad para crear ficción a conveniencia e interés de los personajes implicados.

En resumen, «Firmamento» es una novela correctamente redactada, emocional, con altibajos de interés, confusa en su redacción, intenciones, y final (los tiempos en los que suceden los hechos, lo que pasó de verdad o no), que  deja con la sensación de algo que pudo ser y no fue.



Otras novelas de Màxim Huerta reseñadas en este blog:

-La parte escondida del iceberg
-La noche soñada
-Una tienda en París
-Que sea la última vez...


***T***

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)


viernes, 6 de abril de 2018

Reflejos, de Claudia Cortez

Claudia Cortez
Autoedición Kindle
326 páginas


Argumento:

Una científica llamada Alicia, en compañía de su profesor Edgard, descubre la forma de llegar a un mundo paralelo a través de un espejo. Al otro lado, el mundo es similar al suyo solo que  invertido... aunque hay algunas diferencias significativas: en ese mundo existe Gabriel.

Comentario:

"Reflejos" es una novela de género romántico paranormal (es decir, fantástico) que explora la  temática de los mundos paralelos, y, en relación con este, el de las segundas oportunidades personales. Obviamente, no hay nada original hoy en día, pero dentro de la producción romántica sí que puede considerarse un poco distinto. 

Lo llamo fantástico y no Ciencia Ficción (donde a priori podría encajar mejor) ya que la autora no se centra en las características del experimento que abre el "agujero" hacia el otro lado, ni tampoco desarrolla teorías al respecto ni hace mención prolija de otras existentes (la mecánica cuántica, por ejemplo), sino que el citado experimento es una mera excusa para las dos tramas principales de la obra, por un lado la romántica y por otro una que involucra asesinatos e intriga digamos más "de acción"

Narrada en primera persona casi todo el libro por la protagonista principal Alicia, la novela posee una prosa correcta, sencilla, y quizás algo plana (falta de recursos estilísticos). También hay algunas erratas. En cuanto a la narración, esta comienza un poco lenta, con un flashback donde se nos narra la relación antigua de Alicia con Alejandro, que a mi modo de ver, es muy larga y ralentiza el ritmo, además de que el personaje de Alejandro, que parecía principal, se diluye a lo largo de la historia, no justificándose tantas páginas.

Como suele suceder en las novelas narradas mayoritariamente en primera persona, el personaje al que mejor conocemos (sin que realmente se profundice mucho) es la protagonista narradora, Alicia, cuyo nombre no es casual, sino referencia a la Alicia de Lewis Carroll. Aunque no es explícito, se detectan ciertos homenajes a las obras de este autor, como la exploración de la protagonista a través de un espejo de otro mundo, o más concretamente a través de un "agujero". 

A diferencia de la Alicia de la obra de Carroll, esta no encuentra un mundo surrealista y demencial sino nuestro propio mundo "invertido" (las personas tienen los órganos situados al lado contrario que el habitual), pero donde, por causas que no se explican,  ha habido algunos cambios sutiles, como la existencia o no de determinadas personas o relaciones inexistentes en el mundo real. A este respecto, el mundo paralelo podría obrar como una especie de mundo de sueños donde los protagonistas, Alicia y Edgard, ven satisfechos algunos de sus déficits personales (Edgard perdió a su hijo en el mundo "real", no así en el otro; Alicia está casada con  un hombre desconocido que no es su interés amoroso "real").

La trama amorosa se construye a través de los variados viajes de Alicia al otro lado (y de su contraparte al mundo "real") y de los enredos que estos producen en su relación con Gabriel, el que se supone su esposo. La "otra" Alicia, por ejemplo, tiene sus propios intereses, que no son precisamente su marido. La segunda trama se va planteando con una serie de asesinatos extraños de gente con los "órganos al revés" que suscita el temor de la policía.

He de decir que algunas situaciones de la trama digamos fantástica y de acción no me quedaron muy claras, quiénes eran quién, ya que en general, y eso es tónica de toda la novela, las explicaciones son muy generales e imprecisas.

En resumen, una novela con  una premisa atractiva pero cuyas expectativas no se cumplen todo lo que yo hubiera deseado, pero que aun así, ofrece una lectura entretenida para los aficionados al género romántico "con algo más" y tramas diferentes de las habituales.



¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

martes, 3 de abril de 2018

Prohibido creer en historias de amor, de Javier Ruescas


Editorial: Montena, 2018
320 páginas
14,95 €
Ebook: 8,99 €

Argumento:

Cali relata las dificultades para llevar una vida normal perteneciendo a una familia que cuenta sus vivencias en un canal de YouTube.

Comentario:

Si bien el título, Prohibido creer en historias de amor, sugiere que se trata de una novela romántica, y es cierto que la mayor parte del texto se dedica a explorar la relación entre Cali y Héctor, también se abordan otros temas en diferentes grados de profundidad e interés, desde la búsqueda de los orígenes de Héctor hasta la restauración de un viejo cine o cómo influye la exposición pública en las diferentes redes sociales en quienes las utilizan.

Narrada en primera persona por Cali, ella es, lógicamente, el personaje más complejo e interesante, mientras que el resto vistos a través de sus ojos, quedan en un segundo plano, algunos apenas dibujados más allá de su cometido (la hermana con quien mantiene una rivalidad, la mejor amiga, el mejor amigo, la familia, el ex…), de distinta importancia, en el relato. Destaca en especial Héctor, como interés romántico de la protagonista, un «chico malo» que, por supuesto, no lo es. La forma en que evoluciona la relación entre ellos resulta creíble e interesante, con momentos divertidos y emotivos.

Las tramas dedicadas a la búsqueda familiar de Héctor y a la reconstrucción del cine Nostalgia, una consecuencia de la otra, tienen diferente desarrollo. Mientras la cinematográfica rebosa amor al cine y a las salas en que se emiten las películas, con pasajes enternecedores, la resolución del misterio que es el pasado del joven está poco trabajada, la investigación es superficial y se resuelve de forma demasiado facilona y ajena a las indagaciones de los protagonistas.

El resto de los misterios, de distinta importancia,  por qué deja Gerard a Cali, quienes han publicado ciertas fotos o la identidad de Harlempic, el fotógrafo favorito de la protagonista, tienen conclusiones desiguales, desde las demasiado previsibles (Gerard, quién publica las fotos) a la más inesperada, y menos importante para lo que se cuenta en la novela (Harlempic).

La exhibición en redes sociales (YouTube, Twitter…), quizá lo más interesante de la obra, aborda las diferentes consecuencias, tanto negativas (pérdida de intimidad, necesidad de mentir para mantener cierta imagen, dependencia de seguidores y patrocinadores) como positivas (peticiones de ayuda atendidas en corto espacio de tiempo), lo que da lugar a la reflexión sobre la conveniencia y responsabilidad de su uso.

En resumen, Prohibido creer en historias de amor es una novela correctamente redactada, de lectura fácil y agradable, aunque en ocasiones la protagonista piensa demasiado y repite conceptos, con una historia romántica bien desarrollada y el aliciente de intentar contar algo más allá del romance (es interesante que en el último capítulo Cali cumpla su sueño de forma independiente, sin acompañamiento de Héctor), de transmitir ciertas inquietudes, un mensaje.


***T***


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)


lunes, 19 de marzo de 2018

La vida escondida entre los libros, de Stephanie Butland

T.O.: Lost for Words, 2017
Editorial: Libros del Lince, 2018
Traducción: Laura Fernández
272 páginas
19,90 €
Ebook: 9,50 €

Argumento:

Loveday Cardew trabaja en una librería de segunda mano a la que empiezan a llegar libros que relaciona con un pasado que intenta mantener oculto.

Comentario:

En principio, La vida escondida entre los libros parte de una premisa muy atractiva para quien disfruta de la lectura: Loveday trabaja en una librería de segunda mano, lleva tatuadas primeras frases de distintas novelas, los libros parecen tener una parte importante en la historia, la joven oculta un secreto que la aparición de los volúmenes relacionados con su vida contribuyen a desgranar poco a poco a modo de lenta confesión íntima, y hay un cierto misterio en torno a quién es la persona que parece conocer ese pasado que ella intenta mantener oculto.

Narrada en primera persona por su protagonista, no se tarda en comprobar las diferencias entre lo que ésta dice y lo que hace, y se diría que hay una intención de la autora de darle una personalidad poco convencional (que no original), en la que se unen reserva, escasa capacidad e interés en socializar, amor por la literatura, soledad, una rutina establecida por ella misma que le da seguridad y mantiene a resguardo su secreto... si bien el resultado es algo tópico, con reacciones, pensamientos y situaciones en exceso previsibles. Incluso se podría decir que repite demasiadas veces algunas cosas, como si así esperara dotarlas de mayor credibilidad.

El tratamiento que se le da al tema literario es tan breve como superficial. Loveday enumera cómo ordena los volúmenes en la librería y alguna de las frases, inicios de novelas, que se ha tatuado en distintas partes del cuerpo, y cuya pertinencia y profundidad son cuestionables. La lectura de los poemas, tanto de ella como de Nathan, que leen en voz alta en varias veladas poéticas, puede hacerse tan larga como irrelevantes son en su mayoría. La aparición de una serie de clásicos Penguin, justo los mismos títulos que tenía su madre, dan lugar a repetitivas especulaciones sobre si pueden ser los mismos y, de ser así, quién puede haberlos dejado en la tienda y, por tanto, conocer su secreto. Curiosamente, la protagonista especula sobre casi cualquier opción menos la más obvia, lo que hace pensar, con acierto, que será la correcta.

El misterio acerca del trauma que oculta Loveday apenas es tal, aunque la autora evita expresarlo  explícitamente todo lo posible, entreteniéndose en el pormenorizado relato de la idílica vida familiar de la niña antes de que ocurriera el drama que se intuye desde el comienzo. También llama la atención que relate una relación tóxica y no haga alusión a ciertas similitudes, ni motivos psicológicos, y sea incapaz de reaccionar de forma contundente, evitando lo que sucede más tarde. En ocasiones incluso resulta difícil empatizar con ella por lo incoherente de sus decisiones y actitudes.

La novela narra además dos romances de Loveday, incapaz de tener otras amistades o relaciones cercanas que la amistad que mantiene con su jefe, Archie. Uno, en la actualidad, con Nathan, descrito de forma casi esquemática, tan superficial y carente de emoción como el drama del pasado. El otro, con Rob, hace unos años, inquietante, en especial por cómo afronta ella lo que ocurrió y, de alguna manera, sigue sucediendo en la actualidad.

Tanto la revelación de lo sucedido en la niñez de Loveday, como quién es responsable de la aparición de los libros o la forma en que la protagonista consigue superar el pasado, pueden resultar decepcionantes, en parte porque la mayoría de cosas se puede adivinar mucho antes de ser contada, pero, en especial, por la mencionada falta de profundidad en su tratamiento y desarrollo. Que al final se desencadene algún que otro drama de diferente intensidad y la resolución de casi todos los problemas en unas pocas páginas contribuyen a dar una sensación de desapego y falta de interés por lo que pasa en la historia.

En resumen, La vida escondida entre los libros habla poco de libros, pasa superficialmente por los dramas y cuenta un romance sin intensidad ni emoción. Aunque está correctamente redactada, las continuas repeticiones de pensamientos y especulaciones alargan el texto en exceso, lo que dificulta el posible disfrute de la lectura.


***T***


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

jueves, 14 de diciembre de 2017

Todos nuestros presentes equivocados, de Elan Mastai

 Todos nuestros presentes equivocados
All our wrong todays
Elan Mastai
Traductor: MARIANO PEYROU TUBERT
Alfaguara
432 páginas

 
Argumento:

Tom vive en 2016, pero su mundo es muy diferente del que conocemos. En él, existe una especie de utopía ciéntifica generada por el éxito del experimento del "motor Goettreider", que facilita energía libre para todo el mundo. Cuando el padre de Tom decide organizar un viaje al momento en que este motor comenzó a funcionar, se crea el caos, y Tom es trasladado a nuestro 2016.

Comentario:

La novela, narrada en primera persona por el protagonista, Tom Barren, empieza bien, con la descripción de un mundo utópico, donde todo el mundo es feliz y la tecnología está sumamente avanzada y extendida, ya que la energía es gratis... Sin embargo, ya desde el inicio tienes que suspender "un poco" la incredulidad, y no porque se trate de una ucronía o de viajes en el tiempo, sino porque hay algunas cosas que no encajan o que son discutibles, como que la existencia de un "motor" o generador de energía libre obre los efectos descritos, ignorándose toda la parte ideológica o las posibles resistencias a tal "gratuidad". Pero bueno, lo aceptas, así como la utopía extendida a todo el mundo (no lo dice, pero entendemos que es así en todas las partes del planeta y en todas las sociedades humanas, cosa que también chirría un poco). Ese mundo futurista tiene un cierto aspecto "vintage", como de Ciencia Ficción antigua, algo naïf quizás. Pero también lo aceptamos por lo que tiene de homenaje. 

Poco a poco nos vamos dando cuenta de que original, lo que se dice original, no es mucho. De hecho, me suena haber leído una novela española donde también el uso de la energía "libre" provocaba una utopía de esta índole, en este caso inspirada en los supuestos inventos de Nicola Tesla. Por no mencionar lo mucho que recuerda la historia, en ciertos puntos, a "Regreso al futuro" y otras películas y novelas del género "viajes en el tiempo", con elementos que ya se han convertido casi en un tópico, como la alteración de líneas temporales con consecuencias catastróficas no solo para el protagonista sino también para el mundo o el hecho de que haya una novela por ahí que narre cosas parecidas, los bucles de "profecías autocumplidas" o que alguno de los personajes sea aficionado a la escritura de CF, etc. 

La novela se detiene mucho al inicio narrando cómo es el mundo "alternativo", para mi gusto demasiado. Se me hizo algo pesada esta parte. Luego mejora cuando el personaje llega a "nuestro" 2016, pero de nuevo acaba por hacerse lenta hasta que llega el desenlace, más interesante. De todas formas, casi todas las cosas que ocurren son algo previsibles y esperables, aunque para quien guste de esta tématica eso no es importante.

La voz narradora no me ha caído muy bien. El personaje principal es algo inmaduro e infantil, aunque eso se justifica por cómo es su mundo. En algunos aspectos, me recordó a los personajes de la novela lad-lit (como las de Nick Hornby). Respecto a esto, es curioso que al final, tanta ciencia, tanta ficción... y la novela es de amores, bastante irreales, "instant-lovers" y poco creíbles, a mi modo de ver. 

La mayor parte de los personajes son planos, e incluso algunos sobran, como los amigos de Tom en su mundo. La astronauta Penélope no es muy coherente. Incluso resulta chocante que una persona que se supone entrenada para soportar situaciones extremas... actúe como describe el autor. Pero, vamos, casi todos los personajes son caricaturescos y con psicologías apenas esbozadas.

La novela me ha parecido larguísima para lo que cuenta; y solo en algunas partes suficientemente interesante para seguirla con algo de interés. También creo que hay "demasiadas"  formas de viajar en el tiempo. Es decir, que existe x máquina del tiempo que sigue unos principios "científicos" y luego otra, inventada por otra persona, que sigue otros, así como otro modus operandi. El personaje del inventor del motor de energía libre, por cierto, es demasiado novelesco para que nos lo creamos, por lo menos en una novela seria. Me lo imaginaba con la pinta de Doc, el de "Regreso al futuro", referente inevitable.

En resumen, una historia alargada y con un ritmo lento, que gustará, probablemente, a los fans de los viajes en el tiempo, aunque la veo algo simplona, fácil y caricaturesca. Al final de la novela me enteré de que están pensando hacer una película...

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

jueves, 30 de noviembre de 2017

Mil veces hasta siempre, de John Green

T.O.: Turtles All the Way Down, 2017
Editorial: Nube de tinta
Traducción: Noemí Sobregués
300 páginas
16.95 €
Ebook: 8.99 €

Argumento:

Aza Holmes intenta vivir su vida mientras combate una enfermedad mental.   

Comentario:

«Mil veces hasta siempre» es una novela que aborda muchos temas, cada uno con diferente función, interés e importancia en el relato: la enfermedad mental, el primer amor, la amistad, la pérdida de seres queridos o lo sucedido con el millonario Russell Pickett parecen los principales.

Aunque la publicidad de la novela hace hincapié en la «investigación» de lo sucedido a Pickett, dándole gran importancia, su cometido es ser el detonante de la aventura, una subtrama que recorre la  historia casi todo el tiempo en segundo plano, si bien al final se relata, más o menos, qué ha sido de Pickett, dando principio y final a la obra en un intento de cohesionar tramas que no siempre acaban de encontrar su lugar.

Otro de los temas tratados, este sí principal, es la enfermedad mental de Aza (se diría un trastorno obsesivo compulsivo, TOC), a la que se concede mucha importancia, tanto en la reiterada descripción de los síntomas como en la forma que condiciona su vida y sus relaciones con su madre, su mejor amiga, Daisy, o su primer amor, Davis, impidiéndole llevar una existencia «normal» y, en ocasiones, distinguir entre la realidad y sus fantasías autodestructivas, caracterizadas por los pensamientos obsesivos, el miedo a contagiarse enfermedades y la tendencia a menospreciarse y culparse de lo que sucede a su alrededor.

El amor también ocupa bastante espacio, encarnado en su faceta romántica por el romance entre Aza y Davis, poco convencional debido a las obsesiones de ella (el miedo a que millones de microbios la invadan al besarse). También está muy presente en la amistad entre Aza y Daisy, quizá la relación más compleja (dudas, equívocos, lealtad) que mantiene la protagonista, por encima de la que tiene con su madre, viuda, o con su coche, Harold, a quien trata como si fuese un ser vivo.

La obra, narrada en primera persona por Aza, Holmesy para su amiga, hace que destaque el personaje, lleno de matices (inteligente, sensible, con sentido del humor, ingeniosa) además de dotar de cercanía y verosimilitud a lo que cuenta sobre su enfermedad y dar un punto de vista subjetivo que en ocasiones da lugar a equívocos y posteriores aclaraciones (la amistad entre Aza y Daisy especialmente).

El elenco de personajes lo completan los ya mencionados Daisy (autora de fanfics de Star Wars, y quien anima a Aza a hacer cosas), Davis (interés romántico e hijo del millonario desaparecido, sensible y atormentado) y su hermano Noah (necesitado de protección), la madre de la protagonista (siempre preocupada por ella y sin haber superado la viudedad), la doctora Singh (psiquiatra de Holmesy), Mychal Turner (novio de Daisy) y Harold (el coche heredado del difunto progenitor). Todos ellos están dotados de las suficientes características para dotarles de personalidad propia y que cumplan los roles asignados.

Unas breves frases en  las últimas páginas,  indicativas de que Aza narra toda la historia desde un presente bastante lejano de lo que cuenta la novela, sugieren que el tema principal de la historia es la dificultad de crecer, madurar (hay un par de escenas relacionadas con Pickett en las que tanto Aza como Davis y Noah tienen que tomar decisiones trascendentales), con el problema añadido de la enfermedad mental.

En resumen, «Mil veces hasta siempre» está muy bien escrita, con personajes interesantes, momentos intensos, ingenio y humor, aborda temas importantes, no todos igual de bien integrados en la historia, y su lectura resulta tan entretenida como emotiva.


Citas de Mil veces hasta siempre


Comienzo de la novela:


«La primera vez que caí en la cuenta de que yo podría ser un personaje de ficción, asistía de lunes a viernes a un centro público del norte de Indianápolis llamado White River High School, en el que fuerzas muy superiores a mí que no podía siquiera empezar a identificar me exigían comer a una hora concreta: entre las 12:37 y las 13:14. Si esas fuerzas me hubieran asignado un horario de comida diferente, o si los compañeros de mesa que ayudaban a escribir mi destino hubieran elegido otro tema de conversación aquel día de septiembre, yo habría tenido un final diferente, o al menos un nudo narrativo diferente. Pero empezaba a descubrir que tu vida es una historia que cuentan sobre ti, no una historia que cuentas tú.
Crees que eres el autor, por supuesto. Tienes que serlo. Cuando el monótono timbre suena a las 12:37, piensas: «Ahora decido ir a comer». Pero en realidad el que decide es el timbre. Crees que eres el pintor, pero eres el cuadro.»


Capítulo 21 (el porqué del título original de la novela):


«—Un científico está dando una conferencia ante un gran público sobre la historia de la tierra, y explica que la tierra se formó hace miles de millones de años a partir de una nube de polvo cósmico, y durante un tiempo la tierra estaba muy caliente, pero se enfrió lo suficiente para que se formaran océanos. Y en los océanos surgió vida unicelular, y tras miles de millones de años, la vida proliferó y se hizo más compleja, hasta que hace unos doscientos cincuenta mil años la evolución dio lugar a los humanos, y empezamos a utilizar herramientas más avanzadas, y al final construimos naves espaciales y todo lo demás.
»En fin, que el científico da su explicación sobre la historia de la tierra y de la vida, y cuando termina pregunta si alguien tiene alguna pregunta. Una anciana de las últimas filas levanta la mano y dice: «Todo esto está muy bien, señor científico, pero la verdad es que la tierra es plana y se apoya en el lomo de una tortuga gigante».
»El científico decide divertirse un rato con la mujer y le dice: «Bueno, si es así, ¿dónde se apoya esa tortuga gigante?».
 »Y la mujer le contesta: «Se apoya en el caparazón de otra tortuga gigante».
 »Ahora el científico se queda decepcionado y le dice: «Bueno, ¿y dónde se apoya esa segunda tortuga?».
»Y la anciana le contesta: «Señor, no lo entiende. Hay tortugas hasta el infinito».
Me reí.
—Tortugas hasta el infinito.
—Tortugas hasta el puto infinito, Holmesy. Tú intentas encontrar la última tortuga, pero no funciona así.
—Porque hay tortugas hasta el infinito —repetí.
Y sentí algo parecido a una revelación espiritual.»


***T***


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión.

jueves, 16 de noviembre de 2017

Niebla en Tánger, de Cristina López Barrio

Editorial: Planeta, 2017
320 páginas
20.90 €
Ebook: 12.99 €

Argumento:

Tras un breve encuentro con un hombre que se identifica como Paul Dingle, Flora Gascón, insatisfecha con su vida, viaja a Tánger en su busca, guiada por una novela en la que él aparece como protagonista.

Comentario:

«Niebla en Tánger» es una de esas novelas que intentan aunar varios géneros (misterio, romance, metaliteratura, viaje iniciático y hasta un intento de fantástico) con resultados más o menos satisfactorios.

Una de las primeras cosas que se notan es que se trata de una obra bien redactada, con imágenes personales (nada de «Ojos como platos» y coletillas/frases hechas similares), creativas, en ocasiones poéticas y una estructura que, alternando puntos de vista (Flora en tercera persona y presente, la novela que lee, «Niebla en Tánger» en primera persona y pasado), avanza con seguridad hasta su conclusión.

Quizá se podría objetar que los capítulos de la novela que lee la protagonista (cinco, y un epílogo) están algo abarrotados, con mucha información en poco espacio, partiendo de una narración despaciosa y detallista que se precipita según llega la necesidad de concluir la historia, algo que hubiera quedado más disimulado de haber puesto estos pasajes a modo de fragmentos escogidos en lugar de simular la obra completa.

Entre los personajes destacan ambas narradoras, en especial Flora, quien, buscando a Paul Dingle (el actual, el del pasado, ambos, ¿el mismo?), se busca a sí misma, sumida en una situación insatisfactoria (un matrimonio en busca de descendencia, un trabajo anodino, una madre a quien teme decepcionar) en la que su amante de una noche es una excusa para el cambio.

Marina Ivannova, alter ego de su autora, Bella Nur, contribuye tanto a la trama de crimen y misterio como a la metaliteraria, jugando a la autobiografía, a las identidades (también Flora Gascón utiliza el apellido de su abuela, Linardi, y simula tener un blog literario), a la sutil línea que hay entre la realidad y  la ficción, con repetidas referencias a la obra de Oscar Wilde («El retrato de Dorian Grey», «La decadencia de la mentir») a modo de apoyo a su opinión:

«—Usted conoce a Paul.
Los ojos de Bella Nur se iluminan. 
—Le conocí igual que tú —dice. 
 ¿Bella Nur también fue amante de Paul?, se pregunta Flora. 
—¿Cuándo sucedió?
—Hace muchos años, ya soy una anciana. Además, yo conozco muy bien a mis personajes. 
—Paul también es un hombre de carne y hueso.
—Y un personaje de mi novela. Oscar Wilde tiene un maravilloso libro que se titula La decadencia de la mentira.  ¿Lo conoces?
—He oído hablar de él, pero no lo he leído.
—Bien, pues Wilde afirma, y yo estoy de acuerdo, que el arte, la escritura en este caso, no debe imitar a la vida, sino la vida al arte la mayoría de las veces. Wilde decía que en su época se escribía mal porque los escritores mentían muy poco. La mentira en el arte había caído en el oprobio. Escritores como Zola se aferraban demasiado a la realidad, hacían realismo sin imaginación y no realidad imaginativa. Sin embargo, los personajes de Balzac poseían el vivo colorido de los sueños. El arte, si es verdadero, toma la vida como materia bruta, la recrea, la inventa, la imagina, la sueña, dice Wilde. El artista ha de crear la vida, no copiarla.
—¿Mintió usted entonces en Niebla en Tánger?
—No entiendes nada, querida Flora, yo no mentí, creé vida. Espero que puedas comprenderlo.»

Otros personajes (el marido y la madre quedan pronto desdibujados, una molestia, algo que rechazar, de lo que huir), son Deidé Spinelli, la psicoanalista, por Skipe, de la protagonista, excéntrica, divertida, consejera. Y Armand Cohen, quien acompaña a Flora en su recorrido por Tánger (otro personaje destacado), por el presente y por el pasado, colaborador en la «investigación» que lleva a cabo.

La trama de misterio está bien llevada, aunque la conclusión sea un tanto previsible (en el sentido de lógica, no como algo negativo), si bien puede extrañar que a Flora no se le ocurra hasta bien avanzada la obra la explicación de algo que, por momentos, adquiere tintes fantásticos.

En resumen, «Niebla en Tánger» es una novela bien escrita, que mantiene el interés, y logra conjugar las diversas tramas (misterio, metaliteratura, romance) y su resolución manteniéndose dentro de la lógica y el realismo, sin caer en sorpresas o giros espectaculares que le hubieran restado credibilidad.


Nota: Niebla en Tánger es la novela Finalista del Premio Planeta 2017.


***T***


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

lunes, 23 de octubre de 2017

Eva (Falcó 2), de Arturo Pérez-Reverte

Eva 
Arturo Pérez-Reverte
296 páginas
Editorial Alfaguara

Argumento:

El espía Lorenzo Falcó tiene una nueva misión. En este caso, hacerse con el oro depositado en cierto barco republicano en Tánger. Hasta allí se desplazará para enfrentarse a los rojos, entre los cuales está su vieja amiga-enemiga Eva Neretva.

Comentario:

La segunda entrega de las aventuras de Lorenzo Falcó nos ofrece más de lo mismo, aunque, a mi modo de ver, es ligeramente mejor que la primera. Continuamos con el protagonismo absoluto del paradigma del héroe revertiano, hombre sin más ley que la suya, implacable, macho hasta los tuétanos, duro, con un peculiar código de honor de respeto al enemigo, mujeriego, aventurero, desarraigado... 

Lo más destacable es la ambientación y algún detalle de documentación, que el autor introduce bien en la historia. A veces se trata de eso, detallitos, pero que demuestran un trabajo de investigación detrás de la escritura. Esta, por cierto, está bastante en consonancia con la temática de la obra, con una prosa dura, de frases cortantes, lapidarias, limpia y más trabajada de lo que parece a simple vista. Los diálogos, en la línea de los de la anterior novela, pretenden ser ingeniosos, aunque algunos de ello son superfluos y otros rozan lo pedante. Con todo, me han parecido mejores que los de la primera aventura.

El ritmo es bueno, adecuado; aunque diría que la historia en sí es escasa. Muchas de las escenas están solo para caracterización del personaje de Falcó, omnipresente y ubicuo, no para hacer avanzar la acción o el conflicto, que en este caso se resume en saber si cierto barco republicano logrará escapar de un barco nacional durante la guerra civil, en el marco de la ciudad de Tánger (aunque se intuye el final).

Como dije antes, la ambientación, tanto en descripción de lugares como de las ideas está bien lograda, pese al airecillo que desprende a película de espías de los años cuarenta. La estructura es muy cinematográfica, al estilo clásico. 

Entre las cosas que no me han gustado, por sobrantes, la obsesión del autor en mostrar al personaje en un montón de lances amorosos/sexuales para dejar bien clara su cualidad de macho irresistible, seductor, pero caballero a fin de cuentas... Si estas relaciones aportaran algo a la historia podrían encajar, pero la gran mayoría son innecesarias. En una novela de  trescientas páginas se tira mínimo a cuatro mujeres distintas, y repito, casi siempre sin relación con la trama. Prácticamente todas las mujeres que aparecen están sexualizadas y son o han sido amantes del protagonista.

A este respecto, también sobran las escenas iniciales de presentación, donde vemos el conflicto de celos entre Falcó y el marido de Chesca, una de sus amantes, que luego no aparece más ni tiene nada que ver (a no ser que esto se recupere para otras entregas). 

Ni que decir que Falcó es el único personaje con cierto fondo, aunque el autor repite sus tres o cuatro características varias veces en forma de pensamientos (o a través de sus tics, sus marcas de cigarrillos y otros objetos, etc), de forma que llega a ser un poco repetitivo (y sin cambio real). 

Es curioso que el personaje de Eva, que da nombre a la historia, apenas aparece, y es descrito con frialdad, como todo lo demás, limitándose a ejercer el rol de interés romántico y rival en una especie de relación sadomasoquista con Falcó donde no faltan reproches políticos e ideológicos. Yo esta relación no la comprendo, pero seguro que tiene su romanticismo.

Algunas escenas de acción me han resultado muy confusas, como una de casi el final, un tiroteo, donde no se sabe muy bien qué pasa. 

El autor, a través de su personaje, hace algunas reflexiones acerca del sin sentido de las ideologías que llevan a matarse entre hermanos, y resalta la unión de los españoles, a pesar de sus rencillas. Naturalmente, también alaba el honor y los buenos valores clásicos, los de los caballeros y tal.

En resumen, una novela que mejora a su antecesora, ambientada en un lugar exótico y literario como Tánger, más destacable por el envoltorio que por el interés de la acción o por la enjundia de sus ideas, entretenida, ligera, aunque quizás algo manierista y artificiosa, como buena película de cine clásico, llena de humo, hombres "de verdad" y femmes fatales.


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

lunes, 23 de enero de 2017

El jardín de las mentiras, de Amanda Quick

T.O.: Garden of Lies, 2015
Editorial: Ediciones B, 2016
Traducción: José Heisenberg
352 páginas
17,50 €

Argumento:

Ursula Kern, dueña de una agencia de secretarias, sospecha que han asesinado a una de sus empleadas y decide investigar.

Comentario:

Como es habitual en las obras de la autora, a la trama romántica se une otra de misterio, y cada una contribuye al desarrollo y avance de la otra, siendo la segunda la que tiene mayor protagonismo en esta ocasión.

Alternando distintos puntos de vista (a los de Ursula y Slater se unen ocasionalmente los de varios secundarios, relacionados con el crimen), la novela incide desde el principio en el empeño de la protagonista en averiguar si su empleada y amiga, Anne Clifton fue asesinada, lo que da lugar a entrevistas con personajes sospechosos, escenas de acción y espionaje, persecuciones etc, con pequeñas incursiones en el creciente romance.

La descompensación entre el espacio que ocupan las diferentes tramas puede ocasionar decepción a quienes prefieran la romántica, muy leve, sin apenas tropiezos o impedimentos para su desarrollo, basada en diálogos y atracción física, resuelta con la eficacia habitual en la autora.

En cuanto al crimen, investigación y resolución, siendo poco original y hasta previsible, se desarrolla con habilidad, tiene momentos de interés y destaca por la independencia de Ursula, capaz de meterse en líos, y resolverlos, sin ayuda de un Slater que aparece justo cuando ella se las ha arreglado para salvarse de determinadas situaciones.

Los personajes son típicos de la autora, una protagonista independiente, de cierta edad, en este caso viuda, capaz de hacerse cargo de su vida y un héroe atormentado y misterioso a la par que sensible a los que no dota de más matices para definir sus personalidades. Igualmente los secundarios, muchos de ellos relacionados con el teatro, antiguos actores y actrices al servicio de Slater Roxton debido a que su madre, Lilly Lafontaine, es una ex actriz reconvertida en escritora de melodramas, apenas tienen matices, dotados de leves excentricidades, entre lo dramático y lo humorístico, se limitan a cumplir su cometido, al igual que los bastante tópicos villanos.


En resumen, «El jardín de las mentiras» es una novela correcta y entretenida, que puede gustar a incondicionales de la autora, más a quienes les interese el misterio que a quienes prefieran el romance.


***T***

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)




lunes, 9 de enero de 2017

Cuéntame una noctalia, de Mónica Gutiérrez Artero

Editorial: Amazon, 2012
124 páginas
Ebook: 3,25 €

Argumento:

Grace regresa al pequeño pueblo transilvano donde reside su familia, decidida a quedarse a vivir allí.

Comentario:

La novela está correctamente redactada: no cuesta acostumbrarse a la voz narradora en primera persona y presente, las erratas son mínimas y aunque resulta desconcertante que la protagonista empiece a contar la historia cuando ya está instalada en la casa familiar, para relatar su llegada en el segundo capítulo, quizá para crear un (innecesario) golpe de efecto con la «invasión» de marines norteamericanos que da final al primer capítulo, esto no afecta al seguimiento de la historia.

Hay algunas imágenes bonitas y poco convencionales, en ocasiones un tono poético, aunque también se insiste demasiado en decir que el pueblo no se encuentra en todos los mapas, en un espacio demasiado corto, y casi con las mismas palabras, restándole fuerza y contundencia a la afirmación y el significado que se le quiere dar.

Quizá el mayor «fallo» de la novela es que no pasa (casi) nada: Grace describe el lugar y sus habitantes, la mayoría de ellos meros comparsas que se limitan a repetir en cada aparición el comportamiento con el que los ha caracterizado la autora para mostrar cómo es la vida y las relaciones en una población diminuta (poco más de trescientos habitantes).

A este no pasar casi nada se une la carencia de un conflicto real: el regreso de Grace al pueblo es la solución a unos problemas un tanto imprecisos (vivir en una ciudad demasiado grande, Londres, estar lejos de la familia, soledad, cansancio...). En ningún momento tiene dudas de su decisión, y queda claro que ni siquiera se plantea irse por amor (romántico), lo que ocasiona cierta falta de interés en una historia cuya conclusión se adivina desde que empieza.

El romance entre Grace y Cole (el marine) apenas ocupa espacio en la historia, casi no comparten escenas o diálogos, siendo el suyo uno de esos enamoramientos a primera vista cuyo cometido parece ser el de completar la idílica vida de una protagonista que cuenta la creciente atracción hacia el norteamericano con un tono casi melodramático y a veces negativo (le describe y percibe como una amenaza sin llegar a concretar el motivo).

«Cuéntame una noctalia», primera novela de su autora, pertenece, según ella, a un género llamado «feel good», consistente en crear una obra que haga disfrutar a quien la lea, lo que, al parecer, implica un desarrollo y final feliz, algo que en este caso se cumple: buenos sentimientos, personajes simpáticos, amor a la familia, unión entre habitantes de una pequeña comunidad, ayudar a quienes te rodean…

***T***

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)