Mostrando entradas con la etiqueta Terror. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Terror. Mostrar todas las entradas

martes, 25 de julio de 2017

Lo que habita dentro, de Malenka Ramos

Editorial: Ediciones B, 2017
550 páginas
19.50 €
Ebook: 7.99€

Argumento:

Un grupo de personas regresa al pueblo donde casi tres décadas atrás vivieron experiencias aterradoras que cambiaron sus vidas.

Comentario:

Quien haya leído It, de Stephen King, observará que las similitudes entre Lo que habita dentro y esta novela son abundantes (grupo de personajes que se enfrentan, en la infancia y de adultos, a un villano sobrenatural que habita en las profundidades bajo la ciudad y provoca miedos en sus víctima, malvado disfrazado: el payaso Pennywise y el conejo Bunny, ambos con frases repetitivas, ciclos de actuación etc…). Según avanza la historia se perciben parecidos con otras obras, series y/o películas del género, lo que da la sensación de que la autora no tiene algo nuevo que aportar.


El desarrollo resulta a veces errático, con repetición de sucesos (una vez en resumen, otra desarrollado), exceso escenas dramáticas protagonizadas tanto por los protagonistas como por algún personaje secundario (pueden llegar a ser excesivas, ya que a partir de cierto punto no aportan información, y sí dan la impresión de recrearse en el horror), entre los que sobran los pasajes entre Lisa y el doctor Del Río, mero recurso para informar de lo que sucedió en el pasado de forma demasiado obvia y explicativa.


Todo esto ocasiona altibajos de ritmo, con escenas demasiado largas que parecen ralentizar el avance y otras que mantienen el interés y las ganas de seguir leyendo y saber qué va a pasar a continuación (y qué sucedió en el pasado), en un equilibrio precario que mejora en la última parte.


La recreación de la época (1987), con alusiones a series etc, puede gustar a quien la haya vivido, ayudando a la identificación con  los cinco personajes protagonistas, cuyas personalidades sin bien no muy profundas, están lo bastante diferenciadas para distinguirlos y empatizar con ellos en ocasiones concretas.


Llama la atención la inclusión de nombres extranjeros entre los españoles, algo que se intenta justificar en ocasiones, aunque no logra evitar del todo que chirríe, quizá porque hay demasiados, cuando quizá cabría esperar, al transcurrir la acción en Galicia, que se utilizaran nombres de la zona que ayudaran a enfatizar la ambientación.

La redacción es correcta, incluso por encima de la media, excepto varias palabras que no significan lo que la autora cree. La estructura funciona la mayor parte de las veces (excepto en las mencionadas repeticiones de situaciones similares) y se consigue crear expectativa e interés al dosificar la información saltado de una época a otra. Además hay unas cuantas escenas bien desarrolladas, impactantes, tanto entre las de terror como entre las emotivas.


En resumen, Lo que habita dentro es de esas novelas que se podrían calificar de adictivas, que mantiene  casi todo el tiempo el interés por lo que ha pasado, va a pasar y cómo se va a explicar (no todo queda justificado), bien escrita y desarrollada,  con un final (esa carta) que la dota de cierta profundidad e invita a la reflexión además de dejar abierta la posibilidad de una continuación…


***T***

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)



lunes, 6 de marzo de 2017

El silencio de las Tierras Altas, de Steinar Bragi

El silencio de las Tierras Altas
Hálendið
Steinar Bragi
Traductor: Enrique Bernárdez Sanchís
Ediciones Destino
368 páginas


Argumento:

Dos parejas recorren las Tierras Altas de Islandia. El mundo mágico y desolado de la región sacará a la luz sus fantasmas ocultos.

Comentario:

No sé muy bien en qué género encuadrar la novela que nos ocupa. Podría ser fantástico o terror o incluso un thriller con elementos psicológicos y sobrenaturales, en los que tienen mucho peso los mitos propios de la nación islandesa, con sus duendes y demás. Lo que sí tengo seguro es que no me ha gustado nada. 

Para ser tan corta, me ha aburrido. Y no sé muy bien por qué. Supongo que detectar la falta de dirección de la historia ayudó bastante a mi tedio.

Tenemos dos parejas de islandeses acomodados pero que han sufrido (todo lo que puede sufrir un islandés) con la crisis económica e inmobiliaria, lanzados a la aventura de recorrer en todoterreno las tierras altas de Islandia, un lugar desolado, según la descripción que hace el autor, casi un desierto, donde no parece haber ni cobertura para los teléfonos... Los protas tienen un accidente y empiezan a ocurrir cosas extrañas. Se refugian en una cabaña con unos viejos que también dan mala espina. Hay apariciones y desapariciones, huesos y cosas cada vez más raras. 

En todo esto, el autor nos intercala flashbacks con las muy aburridas vidas de los protagonistas, los cuales para mí son casi indistinguibles unos de otros. La forma tan sosa de contarlas no logró hacérmelas interesantes al menos. 

Algunos capítulos parecen crítica social (leve); otros, terror de la más rancia escuela, con toques de absurdo y surrealismo estilo "Lost" (qué daño hizo esta serie), para terminar con un final ambiguo pero cuyas posibles explicaciones son todas estúpidas y te hacen desear no haber leído el libro. 

La prosa tampoco es nada del otro mundo, más bien lo contrario. Quizás lo mejor sea la ambientación, el aire sobrenatural y mágico que confiere al paisaje donde se desarrolla la acción, pero en líneas generales deja un poso de vacío al final, porque no sabes muy bien qué se nos quiere transmitir con esa novela. ¿Hay algún tipo de simbolismo? ¿Va de la crisis y bancarrota que sufrió Islandia? ¿Los duendes son reales o alucinaciones? 

El final es de esos que tanto odian los lectores, así que no digo más... El que quiera arriesgarse a perder valiosas horas de vida está en su derecho, pero no digan que no están advertidos.


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

jueves, 9 de febrero de 2017

Anna, de Niccolò Ammaniti

Anna
Niccolò Ammaniti
Traductor: Juan Manuel Salmerón
Editorial Anagrama
304 páginas

 
Argumento:

Después de una epidemia devastadora que comenzó en Bélgica y se extendió por el mundo, todos las personas adultas han muerto, y solo quedan los niños hasta catorce años. Anna lucha en este ambiente para proteger y alimentar a su hermano pequeño, a sabiendas de que a los catorce ella enfermará como todos y morirá.


Comentario:

Otra novela de Anagrama que me ha decepcionado. A lo mejor no he sabido ver la gran calidad de la historia, pero el caso es que me ha parecido simple, plana, sosa y sin el menor interés, nada digno de figurar en una editorial con este prestigio. Es más, podría haber sido publicada perfectamente en cualquier sello especializado en este tipo de historias de Ciencia Ficción, ya que parece una novela de zombis pero sin zombis, y mucho más aburrida.

Como buena novela apocalíptica nos incluye todos los tópicos sobre epidemias devastadoras y hundimiento de la civilización, sin olvidarse tampoco de los "homenajes" a obras como "La carretera" o incluso a "El Señor de las Moscas". En un mundo sin adultos, los niños adoptan rituales casi tribales llenos de salvajismo, que incluyen el sacrificio humano y las drogas, mientras otros buscan desesperadamente comida.

La protagonista principal, a diferencia de los grupos dominados por lo salvaje, lucha por la vida con una cierta racionalidad (sigue los consejos escritos en una libreta por su madre antes de morir, y que sabe ha de legar a su hermano),  y se aferra a ella pese a saber que no le queda mucho. Parece prevalecer el mensaje de que la vida merece vivirse incluso en estas condiciones precarias y de degradación de la civilización. Para mostrarlo, nos incluye el breve interludio casi amoroso de la joven con otro joven que la ayuda a ella y a su hermano en su búsqueda de una salvación, un deseo irracional que cristaliza en la creencia de que en el continente todavía queda algún adulto o existe una cura para el mal.

Lo más significativo, dentro de tanto lugar común apocalíptico, es que la historia se desarrolla en Sicilia, a través de la cual tiene lugar el periplo de Anna y su hermano Astor, que intentan llegar a la península italiana.

La prosa es sencilla, y se agradece. No tiene nada destacable, salvo su brevedad, que hace que la lectura de esta obra prescindible no nos haga perder mucho tiempo de vida. De vez en cuando, nos mete flashbacks innecesarios contando la vida de alguno de los personajes, aunque eso no afecta mucho a la trama general. Es curioso que a una obra tan corta le sobren páginas...

En resumen, una novela que gustará a lo mejor a los aficionados a las historias de caída de la civilización pero que tampoco es nada del otro mundo. Demasiado tópica para llamar la atención. Demasiado plana para despertar pasiones. ¡Y encima tiene un final abierto!

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

lunes, 6 de febrero de 2017

La escritora, de Carmen Conde

Editorial: Ediciones B, 2017
368 páginas
18 €

Argumento:

Una escritora aparece asesinada, devorada por ratas, y solo es la primera víctima.

Comentario:

Desde los primeros capítulos (un prólogo situado en 1976 y un presente en 2011) se nota que la autora sabe escribir, con una prosa sumamente visual, intensa y bien medida, con la que no duda en describir escenas de gran crudeza no aptas para personas sensibles a lo gore (bebés, ratas, cadáveres) y presentar a personajes poco convencionales, como lo es Lucrecia Vázquez, una joven de 27 años, no muy atractiva, negra literaria, que sufre el síndrome de Gilles de Tourette. («Ahora se llevan las novelas policíacas con protagonistas femeninas raras —le había dicho su editor—.)

Si bien al principio parece que se trata de la protagonista, pronto se ve que su papel es el de principal sospechosa e interés romántico del policía, Gerard Castillo, desde cuyo punto de vista, subjetivo, se cuenta casi todo lo que pasa. Esto permite conocer lo que sabe, sospecha o intuye, influido por sus propios prejuicios, deseos o temores, aunque la inclusión del prólogo propicia que, al menos en buena parte de la novela, se vaya por delante de él en cuanto al posible motivo de los crímenes etc…

Como fondo de la trama policial está la literaria, en la que la autora, por medio de Lucrecia y los otros personajes relacionados con la literatura (la difunta Dana Green, el autor de libros de autoayuda Alejandro Paz, el editor Ramón Aparicio), hace una crítica tan certera como implacable, y poco sutil, de varios géneros y los métodos utilizados para publicitarlos, incluido el de la propia novela.

En lo formal, destaca una redacción cuidada en la que apenas se pueden «reprochar» detalles como la repetición de información en una o dos ocasiones, la breve incursión de Lucrecia en el pov de Gerard o algunas digresiones, en especial durante el viaje a Galicia, minucias que no desmerecen los aciertos, desde la adecuada progresión del misterio y las revelaciones, la elección de punto de vista, o el tono melodramático (lo que ocurre en el pasado y sus consecuencias), que no tiene duda en utilizar algunos de los tópicos que critica.

En resumen, «La escritora» es una novela bien redactada, visual, con personajes complejos, alguno poco convencional (Lucrecia), crítica a varios géneros literarios, humor e ingenio, desarrollo en el que las revelaciones, dudas y posibilidades incrementan el interés y la intriga, exceso de escenas gore (demasiadas ratas), cierta previsibilidad al final (lo que relata el prólogo y la escasez de personajes acotan bastante las posibilidades) y un último tercio de los que «enganchan».


Citas literarias:

«Lucrecia se había fogueado creando decenas de novelas eróticas de argumentos clónicos y demenciales que desembocaban implacablemente en multitud de coitos entre la pareja protagonista, que incluían sexo oral, anal y vaginal en varias posturas distintas, una de ellas digna de contorsionistas experimentados, más una escena estelar con participación de mucha más gente, animales, hortalizas y objetos de diversa índole.»

«Cuando Ramón Aparicio le explicó qué tenían pensado, ella casi se desmayó de la alegría. Por fin podía liberarse de los tríos, del sexo anal, de las lluvias doradas, de la zoofilia y de todas esas cosas de las que todo el mundo habla con naturalidad, pero que casi nadie practica. Por fin podría pasar por delante de un quiosco sin ver aquellas portadas infames y el nombre de Shayla Deveraux en letras doradas, y no temer que alguien, algún día, llegase a descubrir que Shayla Deveraux era ella.»
«—¿Qué quieres? Es el mundo que nos da de comer. Así que si Alejandro consigue concluir su novela, la publicaremos con un seudónimo bien raro, que suene a escandinavo. Un seudónimo impronunciable y repleto de ø, æ, ä, y ö. Luego, en la contracubierta nos inventaremos varias reseñas extraídas de tres o cuatro prestigiosos y conocidísimos diarios, como por ejemplo The Bananas Republic, The Sri Lanka Independent o The Sebastopol Publishers. Diremos que el autor es un tejedor de intrigas sensacional, que es la nueva voz de la novela negra, o que es un narrador superlativo. Y por si no fuese suficiente, adornaremos el libro con una faja verde chillón que diga que ha vendido un millón de ejemplares en Bután y que ha sido traducido a ochenta y siete idiomas, incluyendo el kikuyu y el arameo clásico... Antes de que nadie se dé cuenta de que es un pedazo truño, ya habremos vendido los cinco mil ejemplares de la primera edición, lo suficiente para recuperar gastos y para que a Alejandro se le caiga la cara de vergüenza cuando comiencen a lloverle las críticas en los blogs literarios, que las habrá. Tú puedes comprar a un par de periodistas y conseguir que te hagan una buena reseña en su diario, pero no a cinco mil lectores. Y los lectores no son idiotas, por mucho que a nosotros nos gustaría que lo fueran.»

«—Entiéndalo, sargento. Yo no le tenía ningún afecto, pero me siento obligado a defenderla. Piense que entre las presentaciones, las entrevistas y los congresos, Dana Green tenía un programa más apretado que Lady Gaga, y cumplía a rajatabla con él. En ese sentido era toda una profesional.—Yo pensé que los escritores se dedicaban a escribir.—Eso era antes, cuando no existía el ordenador. Ahora cualquier imbécil se baja cuatro informaciones de Google y teclea trescientas páginas que vende a peso y que compiten en las estanterías de los supermercados al lado de Muérdeme, vampiro y de Fóllame, vizconde. Por poner un ejemplo.—Veo que no es muy optimista.Ramón Aparicio se encogió de hombros.—No sé si me creerá, pero el mundo editorial cada día se parece más a la televisión. Antes se decía que eran mundos antagónicos, que la televisión era un medio de masas, de consumo pasivo y superficial y que la literatura era de consumo activo y con aspiración a trascendencia. Bla, bla, bla. Hoy en día, si la televisión está sometida al share, nosotros también lo estamos a la maldita lista Nielsen, así que tampoco podemos ofrecer calidad si queremos salir en la lista de los libros más vendidos. ¡Mírelo usted mismo! Salvo gloriosas excepciones, el pastel se lo reparten entre cuatro, y los cuatro hablan de lo mismo. Cuando iba de thrillers religiosos, todos se dedicaron a sacarle novias e hijos secretos a Jesucristo, o a los apóstoles, o a construir catedrales entre violación y violación, que mire que es morboso el personal. Ahora parece que triunfan los psicópatas, y se trata de inventar crímenes espeluznantes, cuanto más espeluznantes mejor. Que si desollado con un cortaúñas suizo, que si asfixiado con sus propias cuerdas vocales... ¡Qué asco! Es lamentable, pero hay que seguir estas estúpidas modas si se pretende sobrevivir. Y eso sin contar con que el pirateo en internet nos va a quitar el pan de la boca a más de uno...»


 
***T***

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

miércoles, 20 de abril de 2016

Los ángeles de hielo, de Toni Hill

Editorial: Grijalbo, 2016
464 páginas
19,90 €
Ebook: 9,99 €

Argumento:

Barcelona, 1916. El psiquiatra Frederic Mayol decide investigar los misteriosos hechos sucedidos años antes en el sanatorio donde empieza a trabajar, cuando el edificio acogía un internado para muchachas de buena familia.

Comentario:

«Los ángeles de hielo» es una novela en la que, en ocasiones, sus «excesos», entre los que se incluyen tanto varias tramas irrelevantes para el desarrollo de la historia principal como otras a las que se da más importancia de la necesaria, pueden confundir acerca de la finalidad de la obra.

Entre estas tramas se encuentra la correspondencia entre el protagonista y Anna, hija de Sigmund Freud, y las referencias a la vida familiar de ella, así como las menciones de diferentes libros que el psicoanalista recomienda a Mayol, o las escenas relacionadas con la primera guerra mundial, que alargan mucho la novela, siendo su importancia relativa para la comprensión de la historia.

La trama centrada en las relaciones familiares de Frederic: la compleja relación entre sus progenitores, Claudine y Horaci, o la historia de este con Montserrat, ocupa páginas y páginas, cuya relevancia es tan escasa que, si se eliminase, no solo no afectaría a la trama principal sino que, además, dotaría de mayor fluidez a una narración que parece estancarse en demasiadas ocasiones.

También hay detalles poco convincentes, por ejemplo la inclusión de Sebastián Freixas como narrador ocasional de ciertos hechos. Tanto en la larga introducción como en las cartas que invaden la narración sin mucho sentido en los momentos más inoportunos o el relato de dos escenas protagonizadas por Blanca Raventós, cuyo contenido, incluidos pensamientos de la protagonista, no puede conocer, da la sensación de actuar a modo de narrador omnisciente en sustitución del autor.

En cuanto a los personajes, las sensaciones son desiguales. Mientras que el diario de Águeda hace de ella un personaje tan interesante como complejo, resulta difícil empatizar con un Frederic cuyas tramas, siendo a veces tan dramáticas, resultan también frías, distantes. El resto de los personajes, de mayor o menor importancia para la historia, se describen lo necesario para cumplir con el papel que se les ha adjudicado, si bien hay algunos (Blanca, Biel, Robí, Alcázar) que destacan sobre el resto, quizá debido a la importancia de su cometido.

Todo esto, que podría resumirse en la impresión de que el autor se ha enamorado tanto de la documentación consultada para escribir su obra que no ha sido capaz de sustraerse a incluir más de la necesaria, se ve compensado por otros detalles, entre los que destaca una cuidada planificación que apenas deja cabos sueltos, quién sabe si deliberadamente o no.

Entre los mayores logros de la novela está su capacidad de sorprender, siendo el punto culminante el giro argumental a mitad de la narración que hace replantearse cualquier sospecha que se tenga, seguido por otros quizá menos impactantes pero igual de eficaces, inesperados y valientes por lo que concierne al destino de algunos personajes.

Destaca además la ambientación de algunos pasajes, especialmente lograda en la descripción del Colegio de los Ángeles hecha por Águeda en su diario, dotando al edificio de una atmósfera misteriosa y enfermiza que se mantiene más tarde, ya reconvertido en sanatorio. Los inquietantes dibujos de Estrada también contribuyen a crear ese aire de inquietud,duda e intriga que impele a continuar leyendo.

En resumen, «Los ángeles de hielo», pese a algunos escollos de diferente importancia, es una novela bien planificada, con capacidad de sorprender sin hacer «trampas» más allá de dosificar la información para lograr que se sospeche  lo que no es, inquietante, misteriosa, con giros argumentales «creíbles», correctamente redactada y con el aliciente poco habitual de lograr que no se quiera dejar de leer hasta conocer el desenlace.


***T***


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

jueves, 25 de febrero de 2016

Otra vuelta de tuerca, de Henry James

Otra vuelta de tuerca
The turn of the screw
Henry James
Traductor: Sergio Pitol
Salvat
192 páginas


Argumento:

Una institutriz viaja a una remota mansión para hacerse cargo de los sobrinos de un caballero, pero pronto descubrirá que, además de ellos, habitan en el lugar extrañas presencias...


Comentario:

Esta archifamosa obra de Henry James es una de las más influyentes e imitadas historias de fantasmas de todos los tiempos. Muchas novelas y películas posteriores la copian o toman elementos de ella sin ningún rubor, lo cual hace que al leerla se reconozcan ciertos pasajes como icónicos o modelo de otros. En realidad, llamarla "historia de fantasmas" es quizás atrevido, pues, precisamente, la gracia de la novela es la ambigüedad con que se relata todo, que hace dudar en algunos momentos de la lucidez de su narradora en primera persona (hecho que permite la subjetividad y da pie a todas las interpretaciones posibles). Así que, en principio, también podría ser catalogada como una novela de misterio o, incluso, de terror psicológico.

Tenemos dos partes bien definidas y de extensión no similar: por un lado, la introducción, donde un caballero que dice tener el diario de la institutriz se dispone a leerlo a sus amigos; y, por otro, el diario en sí, que termina abruptamente. Esta composición demuestra la intención de James de crear esa sensación de duda constante sobre si lo relatado es real o imaginario. Y de dejar, por otro lado, al lector en lo más alto de la tensión dramática, sin explicaciones, abriendo el final a su interpretación.

Como suele suceder en todo diario literario, este no es un "diario auténtico" sino que se toma las típicas licencias de incluir diálogos completos para facilitar la compresión de los hechos y otorgarle cierta amenidad al relato. En él, la institutriz nos cuenta de modo minucioso su llegada a la mansión de Bly, un lugar apartado donde se cría la joven Flora, aunque, más adelante, se les une su hermano Miles. Con una muy buena dosificación del misterio, ayudado por una ambientación casi gótica, el autor va incluyendo en crescendo dramático las apariciones fantasmales de las que es testigo la protagonista, y según ella, también los niños, cuyas actitudes extrañas hacen sospechar. Sin embargo, el primer revés para la credibilidad de la testigo-narradora ocurre cuando durante una de las más espectaculares efusiones fantasmales, el ama de llaves "no ve nada".

El ambiente es opresivo, casi romántico en el sentido literario del término, decadente; destaca la utilización de los niños (símbolos de pureza e inocencia) como catalizadores de fuerzas malvadas y amorales. En realidad, la novela, en una de sus intepretaciones, no es sino la lucha de la institutriz por preservar la candidez de la infancia de las fuerzas corruptas de los antiguos sirvientes, ya difuntos, y cuya relación con los niños, adquiere en ocasiones connotaciones diabólicas y casi sexuales. Para este fin, establece una batalla épica contra los fantasmas (y, en cierto modo, también contra los niños). Pero en otra interpretación, la misma institutriz podría ser una mera demente llena de pensamientos y deseos reprimidos que proyecta en los demás sus propios fantasmas, y ve "lo que nadie ve", en especial, cosas sucias y pervertidas.

James, muy inteligentemente, no toma partido por ninguna de las opciones. Las charlas entre la institutriz y los hermanos, en especial las que mantiene con Miles, son un ejemplo de ambigüedad. Hablan de cosas innombrables, perversiones insinuadas, sin decir a las claras a qué se refieren, en una especie de juego de indirectas que permiten dudar de la bondad o no de los protagonistas, de su implicación o no con los fantasmas, etc. Miles, en particular, esconde secretos. Nunca se llega a decir cuál fue la naturaleza de la "maldad" que cometió en la escuela de la que fue expulsado. Ni tampoco cómo le corrompieron a él y a su hermana los antiguos sirvientes, el señor Quint y la señorita Jessel, cuyas sombras amenazadoras los siguen acechando, según la institutriz.

Sin embargo, cabe la interpretación, más literal, de que la protagonista en verdad tuviera razón, ya que, según recuerdo, cuando ella ve a los fantasmas por primera vez ignora la existencia de Quint y Jessel. Pero si lo pensamos bien... pudo haber visto cualquier cosa y luego reconstruirla en su imaginación con ayuda de datos conocidos a posteriori... James juega con el lector de manera muy hábil.

El estilo de la novela es algo denso (James, en general, es de largas parrafadas y frases muy elaboradas), aunque mitigado por el contraste con pasajes enteros de diálogos rápidos y directos. Como es muy breve, y los giros están bien llevados, la obra se hace ligera y de fácil lectura para todos los públicos.

En resumen, un clásico de la novela gótica y de misterio que aún hoy en día funciona en su creación de atmósferas, ambientes enfermizos donde se enfrentan el Bien (lo moralmente aceptable) y el Mal (la corrupción moral), la locura y la cordura, la inocencia y la perversidad.

 

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

lunes, 25 de enero de 2016

Alma, de Carlos Sisí

Alma
Carlos Sisí
Ediciones Minotauro
496 páginas



Argumento:

La joven Alma nace con el inquietante poder de ver a los muertos. De adulta, se dedica a escudriñar el mundo del Más Allá. La publicación de un libro sobre la ouija y las experiencias con seres de otros planos, desencadenará acontecimientos de impensables consecuencias a los que deberá enfrentarse.

Comentario:

Las novelas de este autor suelen ajustarse a un cierto esquema: un inicio prometedor, con una idea intrigante y misteriosa (a veces lastrada por los tópicos del género de turno; ejemplo: las problemáticas de Alma son similares a las de cualquier personaje dotado de esos "poderes", hasta se adivina cómo terminarán ciertas experiencias adolescentes...); un desarrollo largo, estancado y dividido en varios frentes de diverso interés; y un clímax lleno de larguísimas escenas de acción que se remata mediante soluciones rayanas con el Deus ex machina (justificaciones y explicaciones seudorreligiosas o New Age). 

Este libro refleja tal esquema, aunque, comparando con "La hora del Mar" o "Panteón", ha moderado mucho el exceso de las escenas de acción (que en las otras eran eternas e invitaban a la lectura diagonal), y mejorado bastante el desarrollo. Sin embargo, sigue habiendo demasiados personajes (algunos sin roles claros, o que aparecen, de pronto, al final, con lo cual no puedes empatizar con ellos ni sientes lo que les pasa), tramas insatisfactoriamente resueltas, y ese final... para mí lo peor con diferencia. No puede haber nada más frustrante para un lector que "todo pasa porque tiene que pasar y cuando tiene que pasar". 

La redacción es correcta y la lectura, obviando la extensión y lo repetitivo de algunas escenas, ágil hasta más de la mitad del libro, cuando empieza a pesar el gran número de líneas de la historia, que la alarga sin añadir mucho a lo ya explicado. 

Lo que menos me ha gustado han sido los discursos religiosos mezclados con ideas new age, y un exceso de referencias tanto implícitas como explícitas (y algunas quizás inconscientes) a obras de King, y otras películas y novelas (Cazafantasmas, Lifeforce, Harry Potter, Poltergeist, El Exorcista, Ghost, El Señor de los Anillos, La historia interminable... y más cosas que se me pasarían, ya que no conozco mucho del género).

Lo que más, aparte de la mejoría general y la agilidad de lectura (que convierten la obra en un auténtico "pasapáginas"), han sido imágenes como la de la casa explosionando en un espacio detenido y algún otro efecto descriptivo. El autor es muy visual describiendo, aunque algunas cosas suenen a ya vistas. Pero bueno, al menos está bien escrito. Y se ve que ha refrenado la verborrea de otras veces, mejorando notablemente el resultado global.

En resumen, una novela ágil, bien redactada, con algún tópico del género de terror y fantasía, unos pocos cabos sueltos, y que si por algo destaca es por incluir un mensaje que trasciende la propia historia, y que no es común entre las novelas de este estilo. Podemos estar o no de acuerdo con dicho mensaje, pero el caso es que el mero hecho de incluirlo demuestra valentía por parte del autor, apuesta personal y un intento de elevar la novela por encima de las soluciones fáciles. Recomendada para fans del terror y la fantasía.

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

viernes, 15 de enero de 2016

Mini reseñas: 4 bosilibros

Estrenamos Mini Reseñas, artículos que reunirán los comentarios de varias novelas que por diversos motivos no hemos reseñado en largo (no hay mucho que decir, falta de tiempo etc). Se intentará reunir obras cuyo contenido sea similar o tenga algo en común, como estos cuatro bolsilibros de Bruguera, de la Selección Terror y Punto Rojo.

Noche de difuntos, de Clark Carrados (Selección Terror #132):


Se trata de una versión, intencionada o no, de la novela «Diez negritos», de Agatha Christie: El fallecimiento de Hyram W. Koldicutt y la reunión para  lectura de su testamento ante sus herederos es un punto de partida similar al de la obra de Christie. Que pronto queden aislados, rodeados por un foso y empiecen a ser asesinados con métodos cercanos al gore acentúa unas similitudes que son solo las primeras, si bien hay algunas diferencias en el desarrollo y conclusión.

Correctamente redactada, con varios giros argumentales no del todo previsibles, alguna sorpresa, cierto ingenio en los métodos utilizados para cometer los crímenes y una pareja (los únicos herederos que no conocían al difunto), Bat Bludin y Marion Ford, decidida a averiguar lo que sucede mientras los otros invitados empiezan a sucumbir víctimas de sus «debilidades» («Y cobrarán esa parte, desde luego, suponiendo que vivan para ello, porque yo les he condenado a muerte y morirán de la muerte acorde con sus circunstancias personales, a menos que renuncien al dinero que les corresponde.»)

La habilidad del autor para crear una atmósfera de tensión, terror e intriga consigue que la historia se lea con interés y curiosidad, en especial quien no conozca la mencionada obra de Agatha Christie.

El fantasma y Miss Pitt, de Clark Carrados (Selección Terror #488):


Novela bien estructurada: un asesinato en extrañas circunstancias, presentación de los personajes protagonistas, misterio (¿existe el fantasma con el que habla la señorita Pitt? ¿Quién comete los crímenes? ¿Qué ocultan el mayordomo y la doncella?), más asesinatos, sospechosos, diálogos ingeniosos (en especial entre Barnes y  Joyce), un poco de romance, explicaciones, resolución, fin.

Si bien la señorita Arabella Pitt y su fantasma, Francis, dan título a la obra, los verdaderos protagonistas son dos recién llegados, el mayordomo Austin Barnes y la doncella Joyce St Swithin (encargados también de la trama romántica), siendo secundarios el resto del servicio, algunos invitados y las cada vez más numerosas víctimas.

Sigue las convenciones del género (terror y misterio), sabe resolver las diferentes tramas con eficacia y logra que se lea con interés e intriga por saber quién hizo qué a quién y por qué. 

Un solo ataúd, de Silver Kane (Punto Rojo #1):


Tras un punto de partida interesante (la protagonista, Magda, hablando con su difunto prometido, Percy, mientras le vela durante su funeral), la novela no tarda en abordar los asesinatos más o menos siniestros en lugares tenebrosos y, en apariencia, cometidos por Percy, lo que da ocasión a que algunos personajes crean que Magda está algo desequilibrada, algo que ella no intenta desmentir con demasiado entusiasmo, e incluso oculta una información de gran relevancia que solo revela al final, contra toda lógica, cuando conviene al autor.

La aparición de Clive Sanders, un amigo de Percy, cuyas intenciones no parecen del todo claras (¿quiere ayudar a Magda o busca algo?) y los asesinatos hacen avanzar la narración en un tono desigual, que pronto empieza a resultar poco creíble y hasta previsible.


Un ligero misterio, algunas escenas truculentas y el inevitable romance logran que la novela resulte entretenida sin más.

El Aire Tiene Huellas, de Lou Carrigan (Punto Rojo #2):


Como es habitual en las novelas de Carrigan, «El aire tiene huellas» destaca por un tono de humor e ingenio a cargo de un protagonista en primera persona, Conan Stewarts, tan frívolo y superficial como encantador que preside, sobre todo la primera parte de la historia. La segunda mitad, centrada en la «acción» es más convencional e incluye visitas a sospechosos, peleas, romance (entre Conan y Sue Gaskell, enfermera de su tía) y resolución del caso

Un comienzo con connotaciones sobrenaturales (esa llamada que recibe Conan tras fantasear con asesinar a tía Carolina con ayuda de su «poder mental», inspirado por la lectura de un libro titulado «Auténtica Magia Negra») que pronto se abandonan por una trama más convencional y «realista» (¿Intentan incriminarle en el asesinato de su tía? ¿Quién?), diálogos ingeniosos protagonizados por Stewarts y otros personajes, en especial Sue, que le acompaña durante gran parte de la investigación o su amigo, el policía Archie MacRae, son las principales bazas para conseguir una novela muy entretenida aunque su desarrollo es desigual y el final, quizá por la obligada extensión de la colección, es un tanto precipitado.




Otros Bolsilibros Brugera reseñados en este blog:



***T***


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

jueves, 31 de diciembre de 2015

Bienvenidos a Clayton Lake, de Mario Escobar

Bienvenidos a Clayton Lake
Mario Escobar
Amazon
202 páginas (en formato electrónico)


Argumento:

Steve, un escritor que ha perdido a toda su familia de un modo violento, se reune con sus amigos de siempre en una cabaña aislada de Maine. Una vez allí, les pide que le cuenten sus peores miedos para escribir sobre ello. La aparición de una niña ensangrentada da un giro a lo que parecían unas vacaciones con amigos.


Comentario:

"Bienvenidos a Clayton Lake" sigue la tradición de las novelas de thriller (incluso terror) con cierto toque sobrenatural (o al menos, ambiguo), dentro de un estudiado clasicismo. Digo estudiado porque el autor no oculta en ningún momento los referentes e influencias de su obra, claramente Stephen King, no solo por la temática desarrollada o el estilo sino también incluso por la ambientación (Maine) y algunas alusiones explícitas al autor norteamericano. 

La situación planteada, la reunión de un grupo de amigos en una casa aislada en un lugar remoto (y debido a copiosas nevadas) también es clásica en este tipo de literatura, donde se suele utilizar para confrontar a los protagonistas a sus miedos y establecer conflictos que estallan, además de encontrarse, a menudo, con amenazas naturales o sobrenaturales. Cada uno de los personajes tiene un miedo o un conflicto que aflorará y pondrá a prueba sus relaciones o descubrirá trágicas historias familiares.

La historia, dentro de lo tópico, resulta interesante, se lee fácil; la intriga va en aumento, conforme se suceden los hechos extraños y surgen nuevas amenazas, y eso hace que se lea con interés, hasta los giros finales, en busca de una explicación, aunque algunas cosas se ven venir.

Sin embargo, varios aspectos formales deslucen el conjunto y no me refiero a erratas, sino a cierta sensación de confusión al pasar de un personaje a otro (cambios de punto de vista muy frecuentes), exceso de personajes (para mi gusto), descripciones de los susodichos algo explicativas y algunas escenas poco creíbles o no aclaradas (como cierto asunto con un animal, algunos comportamientos de los protagonistas en momentos de tensión). Entiendo que los cambios de punto de vista están al servicio de la intriga, para sembrar dudas sobre los personajes y contar acciones en diferentes lugares, introducir los conflictos personales, etc, pero a veces me he perdido. La mezcla entre lo real y lo sobrenatural podría estar también mejor definida. No quedan claras algunas cosas o tal vez se busca la ambigüedad.

Lo cierto es que el libro es entretenido, asumiendo los clichés del género, y es una pena que estos aspectos digamos de forma rebajen un poco el resultado. Este tipo de misterios que homenajean a Stephen King no son de mis favoritos pero tienen bastante público que podría encontrar en este libro una lectura interesante.

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

lunes, 28 de diciembre de 2015

La puerta abierta, de Margaret Oliphant

T.O.: The Open Door, 1882
Editorial: Valdemar, 1987
120 páginas

Argumento:

A instancias de su hijo Roland, el coronel Henry Mortimer accede a investigar unos extraños sonidos que el niño ha escuchado junto a una casa abandonada. Tras su inicial escepticismo, decide investigar su origen.

Comentario (con SPOILERS):

Esta novela breve es el relato realizado en primera persona por el protagonista de un hecho sobrenatural sucedido cuando él y su familia residían en Brentwood. Sin capítulos y con muy pocos diálogos, la historia se basa sobre todo en la atmósfera que consigue recrear la autora, entre lo fantástico y lo dramático, y en la resolución de una historia de fantasmas que cuenta con varios ingredientes habituales del género, desde la casa encantada a la presencia atormentada que necesita entender lo que le sucede y ser rescatada de su «prisión».

Las distintas visitas, diurnas y nocturnas, a la casa abandonada, que podrían parecer repetitivas, sirven tanto para mostrar la evolución del coronel ante los sucesos aparentemente sobrenaturales a los que se enfrenta (incredulidad, temor, certeza, compasión, necesidad de ayudar) y la forma en la que reaccionan los distintos tipos de personas que son testigos de los fenómenos.

Roland cree que hay un espíritu y quiere ayudarlo, los Jarvis, representantes del pueblo, saben lo que ocurre y se niegan a acercarse al lugar, asustados. El mayordomo, Bagley, un ex soldado que luchó junto al protagonista en India, se deja vencer por el miedo y queda postrado. El doctor Simson representa el escepticismo, la negativa a creer en lo sobrenatural, decidido a aceptar cualquier otra explicación por improbable que sea. Montcrieff, anciano sacerdote del pueblo, se enfrenta a la presencia con la entereza de su fe y conocimientos que no comparten los demás.

Estos personajes, como el resto (la señora Mortimer y sus hijas, Agatha y Jeanie) no tienen más rasgos de personalidad que los necesarios para el cometido más o menos importante que cumplen en el relato, siendo el narrador, Henry Mortimer, quien más matices muestra: culpabilidad por retrasar su regreso, miedo a perder a su hijo o una necesidad de estar a la altura de lo que Roland espera de él que le «obliga» a intentar resolver el asunto del fantasma.

Quizá «La puerta abierta» resulte una historia muy sencilla hoy en día, cuando ya se ha leído tanto y pocas cosas sorprenden, que no se le saque todo el partido posible a algunas situaciones, o que la explicación sobre la identidad y circunstancias del espíritu sea tan breve que pueda resultar decepcionante, pero la cuidada atmósfera, la profundidad del amor de Henry Mortimer hacia su hijo («Sentíamos un cariño especial por el muchacho, pues era el único varón que nos quedaba, y estábamos convencidos de que su constitución era muy débil y su espíritu profundamente impresionable.») y la sensibilidad del sacerdote, hacen que la lectura sea tan entretenida como emotiva.


Citas de «La puerta abierta»:

«Ahora ya no había ninguna estancia a la que entrar, pues la despensa y la cocina habían sido totalmente barridas de la existencia… Y, sin embargo, quedaba aquella puerta, abierta y vacía, expuesta a los vientos, a los conejos y a las criaturas salvajes. La primera vez que llegué a Brentwood me emocionó, como si fuera un melancólico comentario de una vida que se fue para siempre. Una puerta que conducía a la nada -una puerta que alguna vez fue cerrada precipitadamente y sus cerrojos echados con cautela-, ahora vacía también de todo significado. Sí, recuerdo que me impresionó desde el principio; tanto, que se podría decir que mi espíritu estaba predispuesto a concederle una importancia que nada podría justificar.»

***

«Si nos hubieran contado la historia desde el principio, es posible que toda la familia hubiera considerado la posesión de un fantasma como una ventaja incuestionable.
Es la moda. Pero nunca tenemos en cuenta el riesgo que entraña jugar con la imaginación de los jóvenes, sino que exclamamos, según el dictado de la moda: «¡Y tiene un fantasma y todo…! ¡Desde luego no se puede pedir nada más para que sea perfecto!» Ni yo mismo hubiera podido resistirme. Naturalmente, la idea de un fantasma me habría hecho reír; pero, después de todo, pensar que era mío habría halagado mi vanidad. Oh, sí, no pretendo ser una excepción. Para las chicas habría sido delicioso. Me era fácil imaginar su impaciencia, su interés, su entusiasmo. No; si nos lo hubieran contado, habríamos cerrado el negocio lo más rápido posible, de puro estúpidos que somos.»


***T***


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

miércoles, 30 de septiembre de 2015

Fulgor, de Manel Loureiro

Editorial: Planeta, 2015
488 páginas
19,90 €
Ebook: 9,99 €

Argumento:

Tras recuperarse del coma en el que permanecía tras un accidente de tráfico, Casandra empieza a sufrir extrañas visiones. 

Comentario:

Fulgor es una de esas novelas en las que nada destaca de forma especial, pese a los intentos de enganchar por distintos medios, desde la persecución y asesinatos con los que comienza, descritos con una minuciosidad que puede agradar a quienes les gusten este tipo de detalles (hay más escenas similares, aunque la mayor parte de la obra transcurre por cauces menos truculentos, lo cual puede decepcionar a cierto tipo de lectores), hasta los avisos tipo «No sabía que acababa de abrir la puerta a algo muchísimo más aterrador» o los largos capítulos en los que parece que Casandra está a punto de ser descubierta haciendo algo inconveniente (la charla con Logan en El Trastero o la incursión en los grandes almacenes), aunque la intriga es más acerca de cómo logrará salir del paso que si logrará hacerlo (es evidente que sí cuando queda tanto para acabar la novela).

Quizá la característica que mejor define esta novela sea su previsibilidad: sigue los cauces habituales del género, incluidas ciertas «sorpresas» que no lo son tanto, las mencionadas escenas de violencia explícita, largas secuencias de «acción» y poco más.

Fulgor tampoco destaca por unos personajes que, a excepción de Casandra, Logan y, en menor grado, Daniel, son meros comparsas al servicio de la narración. Incluso la protagonista y el dilema con el que se publicita la novela («En Fulgor Manel Loureiro plantea un apasionante reto al lector: ¿Hasta dónde estarías dispuesto a llegar para salvar a los tuyos? ¿Qué sacrificarías de verdad? ¿Dónde están tus límites?») son convencionales. Ella actúa como haría cualquier protagonista, y las trabas morales que se plantea en algún momento las solventa con rapidez y decisión, sin atormentarse demasiado.

En lo formal no hay grandes alardes: redacción lineal durante casi toda la novela, uso de términos habituales para describir los momentos más dramáticos, con preferencia por palabras como extraño o imposible  («... Roberto entraba haciendo una contorsión imposible», «… se abombó durante un segundo de una manera imposible», « Su hijo señaló una pila de libros imposiblemente grande…», o el ya clásico ángulo imposible: « Por debajo de la sábana asomaba la bota de un hombre retorcida en un ángulo imposible») cuando si ocurre es posible, e incluso hay alguna ocasión donde se emplea un término más adecuado (…«con el cuello torcido en una posición antinatural…»).


Por cierto, es curioso que Casandra se sorprenda cuando cierto personaje resulta no ser lo que creía, dado que está presente en una escena anterior, en la que ella puede ver el aura de quienes la rodean… 

En resumen, Fulgor es una novela de género (thriller/fantasía/terror) muy similar a cualquier otra, con una factura correcta, entretenida, deudora de la obra de Stephen King, que se diría escrita para gustar a un público anglosajón.

***T***

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión. Insultos o comentarios personales sobre las administradoras no saldrán publicados, solo comentarios de los libros.

lunes, 21 de septiembre de 2015

Persona (Los rostros de Victoria Bergman 1), de Erik Axl Sund

Persona (Los rostros de Victoria Bergman 1)
Kråkflickan
Erik Axl Sund
Traductor: Joan Riambau Moller
408 páginas
Reservoir Books


Argumento:

En la aparentemente tranquila Suecia aparecen jóvenes torturados y emasculados. La policía Kihlberg y la psicóloga Zetterlundespecializada en abusos de menores, colaborarán para encontrar el culpable. 


Comentario:


Otra novela "nórdica" (en este caso sueca) que no olvida las referencias de su propia cultura, desde el propio título (alusiones al cineasta Bergman y a sus obras psicológicas y existenciales, aunque esté a años luz en profundidad de "Persona", la película, que también trata de la identidad), y en el interior, con su clarísima inspiración en las obras de Stieg Larsson (incluso hay una mención literal del autor en la escena en la que las dos protagonistas comentan los libros de la biblioteca de una de ellas). 

Aunque en las clasificaciones viene como novela negra, lo cierto es que se centra mucho más en la vida de las dos protagonistas principales (la policía y la psicóloga)  que en los casos presentados. En consecuencia, a veces queda la impresión de que la policía realiza una no-investigación y la psicóloga una no-terapia (solo la vemos escuchando cintas grabadas de sesiones de pacientes).

Construida casi toda a base de flashbacks larguísimos y algunos bastante tediosos (los que muestran a la psicóloga con su ex) y capítulos irritantemente cortos a veces, un lenguaje muy simplón, frases cortas y regodeo en lo truculento, la novela no transmite (al menos a mí) ni un ápice de inquietud o desasosiego por los hechos revelados, casi todos vinculados al sexo violento (violaciones todo el rato, abusos a menores, pederastia, redes de compraventa de niños, más violaciones, torturas, castración, etc). Todo es demasiado frío y simple en su exposición. Y lo que es peor, repite tanto la descripción de vejaciones que llega un momento en que dices "ah, una más". Las aberraciones dejan de tener efecto por pura acumulación. Además, el hecho de que muchas de estas desgracias le ocurran a la misma persona (nunca mejor dicho) hace que se roce (o directamente se traspase más de una vez) el límite de lo creíble.

Como ya canta el título o subtítulo, la novela juega con las personalidades múltiples, lo cual le da a los autores una coartada o excusa para que su personaje pueda cometer las mayores burradas sin culpabilizarlo, incluso yo diría que disculpándolo o dándole la razón. En esto me ha recordado a Lisbeth Salander, creación del difunto Larsson, en la que me da la impresión que se inspiran los autores, salvando ciertas distancias (empatizabas mucho más con Salander, claro, y era mil veces mejor personaje). La policía es un personaje plano sin el menor interés y sin el menor talento para lo suyo, y no voy a decir por qué, ya que sería espoiler... Y la otra es una psicóloga malísima...

Los supuestos giros sorprendentes no lo son tanto, pues se ve venir todo. Lo que es sorprendente es la cascada de crímenes adjudicados a una misma mano y lo rocambolesco y casi grotesco del final. Y que la policía sea tan tonta. Y que interroguen a los testigos por teléfono cuando conviene...

Entre la situaciones más absurdas, el súbito enamoramiento de la policía y la psicóloga, que en un día son uña y carne.

No puede decirse que esta obra vaya a pasar a los anales de la literatura, pero supongo que a los fans de la novela sueca (aquí tienen un buen muestrario de nombres de calles y lugares, pero sin descripción alguna, como les gusta) estarán encantados con ella. Así como aquellos que sientan predilección por los hechos truculentos, tan exagerados que dejan de tener valor como crítica social o como mero texto literario. Encima es la primera parte de una trilogía.


Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión. Insultos o comentarios personales sobre las administradoras no saldrán publicados, solo comentarios de los libros.

lunes, 20 de julio de 2015

El mal camino, de Mikel Santiago

Editorial: Ediciones B, 2015
430 páginas
19 €
Ebook: 7,99 €

Argumento:

Bert Amandale, escritor en crisis, decide visitar a su amigo Chucks tras varios días sin verle. Este le cuenta una historia con consecuencias imprevistas.

Comentario:

Alguien que haya leído la anterior novela del autor, La última noche en Tremore Beach, no tendrá dificultad para advertir los parecidos entre ambas obras: las dos están narradas en primera persona por hombres que están en crisis creativa (Peter es músico, Bert escritor), se han trasladado a vivir a otro lugar, tienen una familia a la que proteger (dos hijos uno, esposa e hija el otro), vecinos misteriosos y sueños extraños, de distinto origen, entre otras similitudes.

A favor de El mal camino cuenta una mayor revisión formal en la que apenas se aprecian algunas palabras fuera de contexto y, si bien al principio se pueden encontrar algunas escenas demasiado largas, hay pocas digresiones que saquen de situación en cuanto al tema principal, aunque el relato tras los hechos, como en la otra novela, puede restar parte de dramatismo a los hechos, si bien tanto Bert como su familia (Miriam, Britney, e incluso Chucks) despiertan más simpatía e interés que los de La última noche en Tremore Beach.

Como nota menos favorable está la previsibilidad de casi todo lo que sucede: es fácil adivinar quién será un traidor o la identidad de los villanos (dos de ellos se «confiesan» ante el protagonista, sin motivo, revelando demasiado pronto ciertos detalles), y el intento de sembrar la duda sobre la cordura de Bert, y antes la de Chucks (ambos adictos al alcohol y otras sustancias), es la única maniobra de despiste en una historia carente de sorpresas o grandes revelaciones.

En resumen, aunque las similitudes de personajes, argumento, evolución y estructura que hay entre La última noche en Tremore BeachEl mal camino pueden restarle «originalidad», esta es una novela correcta que cumple con su cometido de entretener y enganchar pese a la previsibilidad de su desarrollo y conclusión, y muestra un apreciable progreso narrativo respecto a la anterior obra del autor.


Así empieza El mal camino:

Todo comienza con Chucks no cogiendo el teléfono durante días, ni respondiendo al e-mail, ni dando señales de vida en el WhatsApp, lo que probablemente significaba que estaba metido en su sótano, grabando sin parar y durmiendo en un sofá.
Pero ¿y si le hubiera pasado algo?
Le escribí un mensaje el miércoles y después le intenté llamar el jueves por la noche, pero no tuvo el detalle de decir: «Perdón. Ocupado.» Y esa semana yo tampoco había estado muy ocioso que dijéramos: cuando no atendía las llamadas de la prensa, era Miriam y sus viajes a tiendas para comprar mantelerías, baúles, candelabros de bronce y otras chucherías para recargar nuestra ya de por sí recargada cueva provenzal. Así que no había sabido nada de Chucks en siete días y eso me preocupó.


También en este blog:



***T***


Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión. Insultos o comentarios personales sobre las administradoras no saldrán publicados, solo comentarios de los libros.

lunes, 15 de junio de 2015

Distancia de Rescate, de Samanta Schweblin

Distancia de rescate
Samanta Schweblin
Editorial Random House Mondadori
128 páginas


Argumento:

Una mujer y su hija se van de vacaciones a una zona rural argentina donde ocurren "cosas" desde hace diez años. Una voz infantil le habla y trata de hacerle recordar qué es lo "importante" y conseguir que llegue al punto donde "todo comenzó".


Comentario:

Lo más destacado de esta novela con espíritu de relato largo es el aspecto formal. La autora elige contar la historia a tres voces, una de las cuales es la de un niño que se dirige directamente a la protagonista, la madre, casi de manera espectral. Este estilo polifónico al principio desconcierta un poco. Sin embargo, es precisamente el entretejido de voces el que dota de singularidad y construye toda la estructura.

Las cosas, los detalles, no se explican obviamente, sino que se sugieren o hay que leerlos entre líneas, lo cual hace que no sea una lectura complaciente del todo. La ambigüedad, el misterio, el desconcierto sobre lo que ocurre, hace que leas en la esperanza de desvelar el gran secreto que ocultan el pueblo y todo el campo colindante. Digamos que es la forma de narrar, más que lo que acontece, lo que crea la intriga. Tiempos mezclados, narradores distintos, la historia del pueblo y de la madre del niño "fantasmal" entrecruzada con la historia de la madre y su hija, unidas siempre por esa "distancia de rescate" que hace que la primera no pueda dejar ni un minuto de controlar a la segunda por si corre peligro.

Así pues, con el trasfondo de los cultivos transgénicos y la contaminación por pesticidas o herbicidas, asistimos a los intentos de la protagonista por recordar qué sucedió, ayudada por la voz del niño, bastante insistente y que repite de continuo: "eso no es importante", "eso es lo importante", "los gusanos", y acucia sobre el poco tiempo que queda. 

Dejando aparte el alarde estilístico, la obra me ha dejado un poco fría. La trama en sí es mínima; el misterio, por su parte, tampoco es tan espectacular como para justificar la elevada tensión y los intentos por aumentar la intriga mediante el recurso del "contrarreloj". Se trata de una historia sutil, casi cotidiana, donde lo realista (y una cierta denuncia de una situación de actualidad) se junta con lo intimista (las tribulaciones de la madre y su afán de proteger a toda costa a su hija, cosa que parece no lograr), e incluso tiene algún toque mágico o seudomágico, aunque esto queda un poco ambiguo a mi modo de ver.

En resumen, una historia un poco simple, pero contada con recursos novedosos (o poco usuales en el género de terror y  misterio) que abusa quizás demasiado de los instrumentos para crear intriga, genera una atmósfera nebulosa e inquietante, casi surrealista, casi fantástica, pero que a mí me ha parecido que le faltaba algo. A mí la intriga por la intriga no me deslumbra, tiene que haber detrás algo más grande. Para mi gusto debería haber algo más que "enganchar" a toda costa. Pero bueno, está bien escrita y no es larga. Merece la pena leerla. 


Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión. Insultos o comentarios personales sobre las administradoras no saldrán publicados, solo comentarios de los libros.