lunes, 14 de agosto de 2017

En busca de New Babylon, de Dominique Scali

En busca de New Babylon
À la recherche de New Babylon
Dominique Scali
Traductora:Luisa Lucuix
388 páginas


Argumento:

Paria, 1881. El misterioso reverendo Aaron aparece con las manos amputadas cerca del rancho de la familia Sevener. Asegura que no volverá a predicar y que quiere que lo lleven a «algún lugar con un gran burdel lleno de prostitutas».

Bullionville, 1880. Tras escapar nueve veces de la horca, Charles Teasdale, el célebre pirómano del Oeste, se cuelga en este pueblo de nadie, desierto de guijarros y brotes de artemisa, que a partir de entonces se sitúa en el mapa de mitos del Oeste. Oficia el entierro el reverendo Aaron.

Kansas City, 1877. Tras su fugaz encuentro con el apuesto Teasdale, la joven Pearl Guthrie decide poner rumbo al Oeste en busca del marido ideal.

Perryville, 1878. Bill el Ruso, criminal que sueña con fundar New Babylon, una ciudad utópica para todos los olvidados del sueño americano, se topa con Pearl Guthrie, para desgracia de esta.

En el territorio sin fin del Oeste norteamericano, estas cuatro almas se cruzan incesantemente, cargadas de pistolas, pepitas de oro, ligueros y un montón de sueños viejos.

Comentario:

Lo primero que me llamó la atención de esta novela fue que se trata de un western; lo segundo, que lo ha escrito una mujer (solo porque este género no ha sido muy frecuentado por las autoras); lo tercero, que se trata de una opera prima, además premiada (Premio del Festival de primera novela de Chambéry 2016); lo cuarto, que la autora no es anglosajona sino francófona. Razones más que suficientes para darle una oportunidad a la historia.

Lo cierto es que, si lo pienso, es la primera novela del oeste que leo en mi vida. Aunque no se trata de un western típico, a pesar de las apariencias. Contiene muchos de los elementos de las historias de "vaqueros" que conocemos por películas y por las novelas pulp, tan de moda en décadas anteriores,  pero les da la vuelta de tal forma que crea una experiencia completamente nueva y rompedora. 

Y es que la obra destaca más por lo formal que por la historia que cuenta, que, a decir verdad, no sabría explicar muy bien de qué va... La estructura es no lineal, con continuos saltos en el tiempo y varias tramas que se entrecruzan. Cada capítulo está marcado por un lugar (el nombre de un pueblo o ciudad) para situarnos en el espacio, y un año, lo cual hace que el lector haya de hacer un esfuerzo para encajar las piezas en su cabeza según el orden temporal correcto. Estos capítulos, además, son muy cortos. Al haber tantos saltos de página, el número de páginas, unas 380, en en realidad de muchas menos (el texto efectivo), de modo que la lectura es muy ágil.

Más que en la trama, se profundiza en los personajes, cuatro protagonistas de lo más peculiar, como se describe en el argumento, cuyas vidas están relacionadas formando un tapiz que muestra una gran variedad de estampas de la época final del oeste americano, pero bajo un prisma novedoso y casi excéntrico, incluso desmitificador, desde el pistolero pirómano al predicador de las manos amputadas, pasando por la joven e ilustrada trabajadora de un burdel y el pionero obsesionado con levantar una nueva ciudad llamada New Babylon. 

La novela está muy bien escrita, con buena prosa, muy visual, con los recursos justos y necesarios, crea una atmósfera muy lograda que te hace sentir casi el polvo del lejano oeste, la sordidez de los tugurios, al aire ardiente de las llanuras, es interesante, la edición está muy cuidada... peroooo... a mí me falta algo. Creo que o bien no he entendido el argumento o bien no lo hay uno en sentido estricto. Soy capaz de disfrutar de novelas en las que predomine lo formal, de hecho, me suelen gustar, pero en este caso, para tener una experiencia redonda, hubiera echado de menos una trama algo más definida. El exceso de perfección a veces encubre una cierta rigidez, como si se tratara de un artificio. O esa es la sensación que a mí me da. Lo cual no le quita el mérito, teniendo en cuenta que se trata de la primera obra de una joven autora.

En resumen, todo muy oeste, muy de pelis, con sus parajes polvorientos, sus burdeles, sus pistoleros, todo eso está, hasta rozar el cliché en la ambientación, aunque los personajes principales sean bastante inusuales, casi increíbles en el peor sentido de la palabra. Pero la novela, hay que reconocerlo, es buena y, una vez terminada, la sensación que deja es grata. Bien dicen que la gracia no está en lo que se cuenta, sino en cómo se cuenta, aunque sigo creyendo que un poco más de argumento no habría venido mal.

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

jueves, 10 de agosto de 2017

Ángeles en llamas, de Tawni O’Dell

T.O.: Angels Burning, 2016
Editorial: Siruela, 2017
Colección: Nuevos Tiempos 380
Traducción:  Virginia Maza Castán
272 páginas
21.95 €
Ebook: 9.99 €

Argumento:

La comisaria Dove Carnahan intenta resolver el asesinato de Camio Truly al mismo tiempo que se enfrenta a los fantasmas de su propio pasado.

Comentario:

Ángeles en llamas es una de esas novelas con varios niveles de  lectura, compartiendo la investigación de un asesinato con el retrato de una comunidad minera en Pensilvania y las difíciles relaciones entre familiares.

La redacción en primera persona, protagonizada por Dove Carnahan, una policía de cincuenta años con un pasado dramático, contribuye a dotar la novela de cierta complejidad psicológica y emocional, permitiendo que la protagonista empatice con la víctima, Camio.

Según avanza la investigación del asesinato de la actualidad, Dove recuerda, de forma convenientemente vaga y evasiva, ambigua, lo que sucedió en su propia familia: el asesinato de su madre cuando ella era adolescente. Además, tiene que lidiar con la liberación de Lucky, el hombre que ha pasado décadas en la cárcel y asegura ser inocente (subtrama innecesaria más allá de la distracción e intentar crear expectativa), la complicidad con su hermana Neely, el fugaz regreso de su hermano Champ, la relación con el cabo Nolan Greely, policía encargado del caso etc…

La otra familia es la de Camio Truly, personajes disfuncionales entre los que destacan Miranda, Shawna y Jessyca, tres generaciones de mujeres que intentan sobrevivir a las circunstancias que les ha tocado vivir, y que comparten con Dove algunas de las escenas más intensas de la novela, ya sea en conversaciones o interrogatorios que mezclan la dureza de ciertas situaciones y comportamientos con la emotividad de otros pasajes.

La evolución de Dove al relacionarse con el resto de los personajes, mientras intenta resolver el caso actual y revela lo ocurrido en el pasado es, quizá, lo más interesante de una historia en la que lo ocurrido con su madre, Cissy, es tan previsible que se intuye casi desde el primer momento, y la resolución del asesinato de Camio resulta un tanto abrupta y repentina, no demasiado sorpresiva dado el escaso plantel de sospechosos.

En resumen, Ángeles en llamas es una novela bien escrita, con leves toques de humor, una protagonista poco convencional, que se fija más en las relaciones entre los personajes, en especial las familias disfuncionales, constante en la obra de la autora, que en la resolución del crimen. De lectura fácil, fluida, tiene leves altibajos sin dejar de interesar.


***T***

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)


lunes, 31 de julio de 2017

La matanza de Rechnitz: Historia de mi familia, de Sacha Batthyany

 La matanza de Rechnitz: historia de mi familia
Und was hat das mit mir zu tun?. Ein Verbrechen im März 1945. Die Geschichte meiner Familie
Sacha Batthyany
Traductor: Fernando Aramburu
Seix Barral
272 páginas


Argumento:

En la noche del 24 al 25 de marzo de 1945, Margit von Thyssen y su marido, el conde húngaro Ivan Batthyány, invitaron a su castillo a los jefes locales del partido nazi, a miembros de la policía política, de la Gestapo, de las SS y de las Juventudes Hitlerianas. Una de las diversiones de esa velada fue matar a doscientos judíos. Tras conocer ese suceso, Sacha Batthyany, sobrino-nieto de la protagonista, guiado por el diario de su abuela, empieza una investigación que le llevará a través de Europa y hasta Sudamérica y le hará reflexionar sobre el pasado, el presente, su familia y él mismo.

Comentario:

Lo primero que he de decir de este libro es que me parece algo engañosa la publicidad que lo envuelve. Se vende como centrado en la matanza del título, y sobre todo, centrado en la figura de la Margit von Thyssen, de la familia Thyssen, hermana del barón Thyssen que estuvo casado con la actual baronesa Carmen Cervera, con toda la carga mediática y escandalosa que esto podría tener. Sin embargo, el hecho criminal, la matanza de varios judíos durante la celebración de una fiesta en la mansión de la aristócrata, es el punto de partida de la historia pero no el central. Se trata de un mero gancho.

A caballo entre la ficción y la no ficción o autoficción (no, tampoco es una novela exactamente), próximo al relato periodístico, el autor nos narra el periplo que inició en busca de su pasado (la tal Margit era su tía abuela) a raíz de la aparición en prensa de una noticia que vinculaba a su familia con los nazis.

La estructura del libro me ha parecido algo caótica con saltos aquí y allá, vueltas al mismo punto, algo repetitivo, sobre todo con continuas referencias al crimen del título, pero que son solo eso, referencias y alusiones. Viajes en busca de los protagonistas de la historia por diversos países entremezclado con pensamientos y anécdotas, entrevistas, y de vez en cuando, la inclusión en montaje paralelo de trozos del diario de dos de las protagonistas del relato en la época de los nazis: la abuela del narrador, de familia aristocrática húngara, y la hija de una familia de judíos asesinados en la mansión ante la pasividad de la dicha familia. 

Esta parte de los diarios es la que me ha parecido ligeramente más interesante al contraponer las historias de dos mujeres de extracción socioeconómica muy diferente pero que sufrieron las consecuencias del nazismo y de la guerra (y también del comunismo, ya que el esposo de la aristócrata también es reprimido por los stalinistas y pasa muchos años en Siberia, lugar al que también se desplaza el autor junto con su padre, en busca de los pasos de su abuelo).

Al final, aunque es un poco batiburrillo de temas, todo gira en torno al autor (como si fuera una autoficción) planteándose cuestiones como la culpa colectiva, las heridas de la guerra en todos los estratos sociales, la manipulación de la memoria por compasión, la identidad, el cuestionamiento de las sociedades felices (él habla de Suiza, donde vive)... El protagonista es el autor y sus reflexiones: ¿ayudaríamos nosotros a los judíos? ¿Ayudamos nosotros a los refugiados de Siria o solo miramos?

En resumen, una nueva mirada al negro periodo de la Segunda Guerra Mundial y del nazismo, que aporta como novedad, si se le puede llamar así, la comparación entre la tragedia judía y la actual de los refugiados de las guerras de Oriente Medio.

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

martes, 25 de julio de 2017

Lo que habita dentro, de Malenka Ramos

Editorial: Ediciones B, 2017
550 páginas
19.50 €
Ebook: 7.99€

Argumento:

Un grupo de personas regresa al pueblo donde casi tres décadas atrás vivieron experiencias aterradoras que cambiaron sus vidas.

Comentario:

Quien haya leído It, de Stephen King, observará que las similitudes entre Lo que habita dentro y esta novela son abundantes (grupo de personajes que se enfrentan, en la infancia y de adultos, a un villano sobrenatural que habita en las profundidades bajo la ciudad y provoca miedos en sus víctima, malvado disfrazado: el payaso Pennywise y el conejo Bunny, ambos con frases repetitivas, ciclos de actuación etc…). Según avanza la historia se perciben parecidos con otras obras, series y/o películas del género, lo que da la sensación de que la autora no tiene algo nuevo que aportar.


El desarrollo resulta a veces errático, con repetición de sucesos (una vez en resumen, otra desarrollado), exceso escenas dramáticas protagonizadas tanto por los protagonistas como por algún personaje secundario (pueden llegar a ser excesivas, ya que a partir de cierto punto no aportan información, y sí dan la impresión de recrearse en el horror), entre los que sobran los pasajes entre Lisa y el doctor Del Río, mero recurso para informar de lo que sucedió en el pasado de forma demasiado obvia y explicativa.


Todo esto ocasiona altibajos de ritmo, con escenas demasiado largas que parecen ralentizar el avance y otras que mantienen el interés y las ganas de seguir leyendo y saber qué va a pasar a continuación (y qué sucedió en el pasado), en un equilibrio precario que mejora en la última parte.


La recreación de la época (1987), con alusiones a series etc, puede gustar a quien la haya vivido, ayudando a la identificación con  los cinco personajes protagonistas, cuyas personalidades sin bien no muy profundas, están lo bastante diferenciadas para distinguirlos y empatizar con ellos en ocasiones concretas.


Llama la atención la inclusión de nombres extranjeros entre los españoles, algo que se intenta justificar en ocasiones, aunque no logra evitar del todo que chirríe, quizá porque hay demasiados, cuando quizá cabría esperar, al transcurrir la acción en Galicia, que se utilizaran nombres de la zona que ayudaran a enfatizar la ambientación.

La redacción es correcta, incluso por encima de la media, excepto varias palabras que no significan lo que la autora cree. La estructura funciona la mayor parte de las veces (excepto en las mencionadas repeticiones de situaciones similares) y se consigue crear expectativa e interés al dosificar la información saltado de una época a otra. Además hay unas cuantas escenas bien desarrolladas, impactantes, tanto entre las de terror como entre las emotivas.


En resumen, Lo que habita dentro es de esas novelas que se podrían calificar de adictivas, que mantiene  casi todo el tiempo el interés por lo que ha pasado, va a pasar y cómo se va a explicar (no todo queda justificado), bien escrita y desarrollada,  con un final (esa carta) que la dota de cierta profundidad e invita a la reflexión además de dejar abierta la posibilidad de una continuación…


***T***

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)



lunes, 17 de julio de 2017

The Power, de Naomi Alderman

The Power 
Naomi Alderman
Traductora: Ana Guelbenzu
Roca Editorial
288 páginas

 
Argumento:

De pronto, todas las mujeres tienen un poder eléctrico que las hace superiores físicamente a los hombres. La novela desarrolla este "¿qué pasaría sí...?" mediante los personajes de una asesina, la hija de un mafioso, una política y un periodista.

Comentario:

La premisa de la novela es interesante. Plantea la posibilidad de que las mujeres poseyeran un hecho diferencial que las hiciera superiores a los hombres y, por lo tanto, fueran capaces no solo de defenderse de agresiones sino de incluso poder imponerse y destrozar el marco patriarcal vigente desde el principio de los tiempos. Sin embargo, el desarrollo no me ha gustado mucho.

La historia se explica a través de los puntos de vista de varios personajes, uno de los cuales es un hombre que documenta con su cámara y sus notas lo que acontece en el mundo. Las tramas personales son bastante pobres. Solo me ha atraído la de la madre Eve y su creación de una religión de la diosa, que da soporte ideológico-espiritual a los cambios en el staquo quo, pero aun esta se me ha quedado muy corta en su explicación y resolución. La historia de la política es bastante floja, y la de su hija, no digamos. Si acaso podría salvar también la de la mafiosa con su venganza... Pero al fin y al cabo, la novela es un mero vehículo de especulación para fantasear con los cambios devenidos de ese poder eléctrico que da título a la obra. Este es el atractivo real.

Y es ahí donde, a mi modo de ver, más patina la autora. Repito, a mi modo de ver. Se nota que  ha tratado de hacer una inversión de nuestra realidad sin sutilidad ninguna. Como ahora los hombres oprimen a las mujeres pues en este mundo alternativo es al contrario: son las mujeres las que cometen las mayores tropelías, en algunos casos con un claro afán revanchista. La idea es que "si tienes el poder, lo usas", pero la autora se olvida de ciertas consideraciones biológicas y hormonales que afectan al comportamiento de hombres y mujeres. En primer lugar, por muy poderosa que sea una mujer no va por ahí violando hombres ni torturándolos. Hoy en día hay mujeres poderosas y no hacen eso en absoluto. Es más, tampoco es algo generalizado en hombres. Pero la autora nos pinta un panorama caótico donde de pronto estallan guerras, hay bandas de mujeres cometiendo todo tipo de desatinos brutales, revoluciones, se crean repúblicas de mujeres, se mutila sexualmente a los hombres... Me parece exagerado, la verdad. Quizás si los cambios se hubieran mostrado de forma más gradual podría haber sido más creíble. Y es que no es solo la estructura de poder, es también la biología, y esta se pasa por alto. ¿De veras el poder femenino no sería capaz de crear nada positivo?

En cuanto a la forma, se intercalan en la narración en tercera persona fragmentos de tratados arqueológicos futuros interpretando diversos hallazgos, que adquieren sentido en la parte final, con un intercambio epistolar en el que se intuye que ya está totalmente instuido el poder femenino y son los hombres los supeditados a él (se cartean una mujer y un hombre, ambos científicos o algo por el estilo, y es ella la que se muestra condescendiente y paternalista, etc, etc). En esta parte, también se deja entrever la manipulación de la realidad y de la historia por ese nuevo cuerpo hegemónico, ya que se niega que pudiera haber un tiempo en el que las mujeres no fueran "superiores" (en paralelismo con la visión actual sobre la teorías de los antiguos matriarcados).

Aunque he leído por ahí que la novela es de mucha calidad literaria, lo cierto es que no lo he notado. A lo mejor es por la traducción... Para mí, lo único relevante es el mundo alternativo y bastante distópico, ya que las mujeres quedan a la altura del betún, mucho peor que los hombres. No me ha parecido nada sutil ni profundo el tratamiento de la premisa. Eso sí, se lee rápido, no aburre, y tiene alguna parte interesante.

Off topic: No entiendo por qué no han traducido el título.

 

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

lunes, 10 de julio de 2017

El destino del Tearling (La Reina del Tearling 3), de Erika Johansen

El destino del Tearling (La reina del Tearling 3)
The Fate of The Tearling
Erika Johansen
Traductora: Gemma Rovira Ortega
PLAZA & JANÉS
528 páginas

Argumento:

Desenlace de la trilogía del Tearling: Kelsea, prisionera de la Reina Roja se enfrenta a sus enemigos en su afán por salvar de la destrucción el reino, al tiempo que sigue teniendo visiones del pasado, en esta ocasión de los sucesos acontecidos después de la Travesía de William Tear.


Comentario:

El último libro de esta trilogía me ha parecido el más extraño de todos. En primer lugar, porque la protagonista, Kelsea, en realidad sale muy poco, algo que sorprende habida cuenta de su importancia en la historia. También resulta bastante inusual que se dediquen decenas de páginas a personajes secundarios y tramas que, una vez terminado el libro, se ve que no aportan nada  (lo de Javel, por ejemplo).

En este tomo, la magia aparece de forma profusa, pero sigue sin explicarse de forma coherente de dónde proviene y cómo es utilizada. Todo tiene un cierto aire de improvisación y aleatoriedad, que no hace muy creíble lo que ocurre. Especialmente, se nota en la parte de flashback que narra la caída del mundo utópico creado por Tear, trescientos años antes de la época de Kelsea. No se sabe muy bien de dónde saca Row Finn la magia (sí, los zafiros, pero ¿qué explicación hay de estos?) y por qué se transforma, ni recuerdo tampoco que se diga por qué cierto personaje es inmortal (se alude a una maldición, pero vamos, no queda muy clara la cosa).

Aunque la historia es entretenida, hay partes donde se estanca, y que coinciden con la intervención de esos personajes sobrantes (Javel, Aisa). Hacia el final toma velocidad; los acontecimientos se precipitan pero por causas extrañas y sobrenaturales, en medio de un marco de caos y confusión derivado de la caída del reino Mort.

Un punto a favor de la autora es que evita el maniqueismo en algunos personajes, como el de la Reina Roja, que se desdibuja en la tercera parte, pero al tiempo, deja salir su parte más humana.  Otro, es que introduce temas más profundos de lo habitual, con algunas valoraciones sobre los peligros de las utopías, de la tiranía,  etc, además de otras consideraciones digamos más filosóficas y éticas (la situación de la mujer, la violencia contra los menores). Sobre todo, destaca que no hay una parte romántica, como suele ser habitual en los libros juveniles, y sí una cierta violencia (a veces excesivos los detalles gore y de terror).

La parte más polémica de la novela es el desenlace, donde la protagonista toma una decisión radical que implica su propio sacrificio en cierto modo... En realidad, ella es la única que sale perdiendo con este giro. A mí no me ha desagradado tanto el final como esperaba. No es de mi tipo de finales favoritos, a decir verdad, detesto que los autores hagan eso, pero quizás en el marco de esta historia no queda tan mal, aunque resulte deprimente y frustrante para los lectores... Además, también es muy discutible que ocurran los hechos como dice la autora solo por un cierto cambio... Me parece todo demasiado idílico, aunque cuadre con el mensaje que se quiere dar.

En resumen, un libro raro y desconcertante, con un final aún más extraño, que remata esta trilogía del Tearling. Para mí ha sido una lectura entretenida y curiosa, pero creo que, a pesar de algunos destellos puntuales de la autora, la calidad es mediana más que nada porque no ha sabido cortar lo que sobra. Eso sí, por encima de los libros juveniles que suelo leer, y también por encima de muchos libros de fantasía adulta, más que nada porque tiene contenido más allá de la trama.

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

lunes, 3 de julio de 2017

Tú también puedes: cómo conseguí perder 60 kilos y ganar salud, de Carlota Corredera

Editorial: Grijalbo Ilustrados, 2017
224 páginas
18.90 €
Ebook: 8.99 €

Argumento:

La autora detalla cómo perdió 60 kilos de peso.


Comentario:

Con una narración tan correcta como aséptica (no consigue emocionar ni en los momentos más emotivos), la autora relata, como dice en el título, de qué forma logró bajar de peso. Aunque, antes de llegar a esto (qué dieta siguió, tratamientos, ejercicio), desgrana pasajes de su vida, desde la infancia y adolescencia hasta la edad adulta y el momento en el que por fin, tras tener a su hija Alba, decidió adelgazar, por salud (apenas se hace alusión a los comentarios que se hicieron sobre su físico en redes sociales).

En la parte autobiográfica, poco añade que no hubiera contado ya en diversos programas y revistas, incluidas pérdidas familiares y vida profesional, y hasta reproduce pasajes de la primera entrevista concedida después del parto, tras la que recibió mensajes de apoyo de mujeres en situación similar a la suya y una llamada de la marca de productos de dieta con los que consiguió bajar de peso. Si a esto se le añaden las muchas (muchas) fotografías que acompañan al texto (la autora de niña, adolescente y adulta. Con más o menos peso. De boda, embarazo y con bebé, en la actualidad, etc…).

No es hasta transcurridos unos dos tercios de la obra que aborda el «cómo conseguí perder 60 kilos y ganar salud» del título, desde el nombre y características de la dieta seguida, con sus correspondientes cantidades y opciones y la forma en qué cambiaba según bajaba de peso, las pruebas que le hicieron y los cuatro programas de ejercicios que hacía (acompañados de más fotos suyas realizándolos).

Para acabar incluye los testimonios de su equipo. La doctora especializada en nutrigenética y los análisis y estudios a los que la sometió antes de iniciar la dieta, la entrenadora personal y el ejercicio que aún hace, la doctora que le preparó la dieta personalizada, o el esteticista encargado de hacerle el drenaje linfático manual (DLM).

En cuanto a la primera parte del título, ese «Tú también puedes», reacciona a las críticas acerca de los métodos seguidos para lograr su objetivo y afirma que:

«No solo se trata de dieta y ejercicio. Los sacrificios y las renuncias por una buena causa, la mejor de todas —tu salud—, solamente se superan con la fe: la fe en uno mismo, la fuerza que te da creer que otra vida es posible. Pero nadie regala nada. Ni la fuerza de voluntad se puede comprar con dinero. Por eso no pienso permitir que nadie le reste méritos a mi victoria.»

«Desde el momento en que anuncié públicamente que había recuperado la salud al perder 60 kilos de peso y rebajar en siete niveles la grasa visceral, empezaron a oírse las primeras voces que apuntaban a que el mérito de mi victoria tenía un nombre: dinero. Entiendo que no todo el mundo esté dispuesto a asumir que otra vida también es posible. Incluso puedo entender que cualquier excusa es buena para retrasar el momento de echarle huevos u ovarios y cambiar los hábitos que nos hacen tan infelices y sobre todo acarrean riesgos graves para la salud. Podría recordar algo tan obvio como que hay gordos y obesos con gran poder adquisitivo.»

Sin embargo también habla de tratamientos que solo se pueden llevar a cabo con un dinero que no cualquiera tiene: Entrenadora personal y fisioterapeuta, dos clases de hora y media a la semana. Esteticista que le trató múltiples edemas y retención de líquidos, grasa acumulada que ablandar y flacidez del cuerpo y la cara. Los productos de la dieta que sigue. Los drenajes linfáticos manuales. La carboxiterapia.

Y habla de la importancia de la estética, de la lucha contra la flaccidez de cara y cuerpo: «Teniendo siempre claro que la salud es la prioridad absoluta y el invariable objetivo, es importante que la pérdida de la maldita grasa no nos desfigure el rostro ni lo deje enjuto. Al igual que se lucha contra la flacidez del resto del cuerpo, hay que batallar contra la del óvalo.»

Se echa en falta profundizar en los motivos psicológicos que llevan a un sobrepeso exagerado, su tratamiento y su imagen ante la sociedad, aunque hay un par de apuntes de interés:

«El poder adictivo de la comida, en especial de determinados alimentos, no está nada reconocido en nuestra sociedad. Con los adictos a las drogas, al alcohol, al juego, al sexo o a las tecnologías se suele ser relativamente comprensivo. Se les intenta justificar y se buscan respuestas a por qué se han enganchado sin juzgarlos demasiado. Quizá huían de un dolor profundo, a lo mejor llenaban con esa adicción un vacío vital, probablemente se apoyaban en ese vicio para superar alguna pérdida... Con la comida no sucede así. A las personas obesas no se las considera enfermas. Son vagas, glotonas, sedentarias, tragonas, dejadas, zampabollos, abandonadas.»

«La obesidad es una enfermedad muy grave y muy peligrosa, tanto que es mortal. Y no, la gente no está gorda porque quiere. A las personas que sufren este problema no les basta solamente con un: «Camine más y coma menos». Detrás de una persona con un gran sobrepeso hay alguien que tiene que convivir cada día con una relación tóxica con la comida.»

En resumen, «Tú también puedes: cómo conseguí perder 60 kilos y ganar salud» aporta pocas novedades en cuanto a cómo perder peso (dieta ―una u otra― ejercicio, tratamientos reafirmantes) más allá de la marca de alimentos que consume la autora, y anécdotas superficiales y ya conocidas de su vida con un componente exhibicionista y egocéntrico quizá inevitable en este tipo de obra.


Cita:

«Todos los días comemos varias veces. Es una necesidad fisiológica primaria. Hay comida en todas partes. No hace falta acudir a ningún camello para conseguir tu dosis. Tu droga está en la nevera, en la despensa, en los supermercados, en los bares, en los quioscos, en los restaurantes, en los anuncios de televisión, en las pastelerías, en las máquinas expendedoras de la oficina, en los colmados, en las carnicerías, en las pescaderías, en las pizzerías, en la tienda de la esquina, en las heladerías, en las hamburgueserías... Comida por doquier, accesible a cualquier hora, en público y en privado, para celebrar las alegrías y para ahogar las penas. Y ese es el escenario en el que hay que sobrevivir, conviviendo a todas horas con tu problema, controlando tus impulsos, castrando tus instintos, renunciando a tu placer favorito, a lo que te hace disfrutar de verdad.»



***T***


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

martes, 27 de junio de 2017

Rendición, de Ray Loriga

Rendición (novela ganadora Premio Alfaguara 2017)
Ray Loriga
Alfaguara
216 páginas


Argumento:

Los habitantes de un pueblo son evacuados debido a la guerra a una extraña ciudad de cristal donde deberán aprender a vivir según nuevas normas.


Comentario:

Novela narrada en primera persona sobre unos acontecimientos que recuerdan la literatura distópica y que me ha traído a las mientes libros como el de Jesús Carrasco "La tierra que pisamos ", solo que escrito de un modo más simple, menos artístico. Una guerra que genera una evacuación general a una ciudad de cristal donde todo es transparente es el acontecimiento principal de la historia, de carácter claramente simbólico, aunque no termino de ver el significado exacto de tal simbolismo. Bien, se aprecia una crítica a las sociedades "transparentes" donde no existe la privacidad y el ser humano está expuesto a los demás. También habla del lado malo de la felicidad o del conformismo, del enfrentamiento de la naturaleza humana con un exceso de seguridad y control en condiciones artificiosas alejadas de los instintos (se insinúa un control social con drogas). Pero no sé sí hay algo más allá de esto. O siquiera si lo he entendido bien.

La voz principal incurre en repeticiones y vicios expresivos relacionados con el supuesto bajo nivel cultural del protagonista, que más que hacerlo parecer poco culto a mí me ha parecido que lo torna, a veces,  infantil o un poco tonto (tal vez era eso lo que pretendía el autor). Casi no hay otros personajes que den el contrapunto al protagonista (aparece Julio, que es una especie de hijo adoptivo y alguno más citado de refilón, pero sobre los cuales no se profundiza, aunque no creo que sea precisamente un libro de "personajes").

La acción se sitúa en un mundo sin referencias geográficas o temporales, a fin de hacer el relato atemporal, en un marco que bascula entre lo realista y lo surrealista (con alguna insinuación de que todo pueda ser una locura del personaje). Destaca la idea de la ciudad transparente, que no se explota en toda su dimensión. En la descripción comete algún "fallo", ya que asegura que los personajes van al cine, pero si se proyecta una película debería ser en un cuarto cerrado y más o menos oscuro (no transparente), ya que si no no se vería muy bien que digamos. Tampoco recuerdo que se expliquen las razones de la transparencia y si esta es obligatoria (¿algo impide a la gente colocar carteles o cortinas en los muros transparentes si quieren mantener la privacidad?).

Dividido en varias partes,  el libro a mí solo me ha parecido medianamente interesante a partir de la llegada a la ciudad transparente, que recuerda un poco a la entrada en el otro mundo de Dante, sobre todo en la forma de describir lo que se encuentra el protagonista. Sin embargo, el final no satisfizo mis expectativas. Supongo que esperaba algo más cerrado o elaborado. Y menos obvio.

En resumen, una novela corta, fácil de leer, un poco anodina, que a mí no me ha dicho nada, aunque imagino que tiene su público.


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

lunes, 12 de junio de 2017

Escrito en el agua, de Paula Hawkins

T.O.: Into the Water, 2017
Editorial: Planeta
Traducción: Aleix Montoto
560 páginas
19.90 €
Ebook: 12.99 €

Argumento:

Jules Abbott regresa al pueblo de su infancia tras el aparente suicidio de su hermana Nel, en el agua, como varias mujeres antes que ella.

Comentario:

«Escrito en el agua» está narrada desde el punto de vista de varios personajes, desde la protagonista, Jules, su sobrina Lena, un par de policías (la recién llegada Erin Morgan, y el del pueblo, Townsend), Louise, madre de una joven supuesta suicida y su profesor, Mark, la médium Nickie y algunos más, lo que se utiliza para mostrar lo que sabe (o cree) cada uno, sus traumas, miedos, sugerencias de secretos etc, lo que les convierte en sospechosos al tiempo que hace avanzar la historia.

Si bien la idea funciona durante parte de la novela, pronto se perciben curiosos cambios en los tiempos verbales, estilos muy similares que podrían ocasionar dudas acerca de quién «habla» si no fuera porque la autora anuncia quien lo hace al principio de cada capítulo. Destaca, sin embargo, el relato de Jules, dirigido siempre a su difunta hermana, en el que conviven el rencor por algo sucedido en el pasado, los recuerdos de adolescencia, las dudas, miedos, el amor hacia Nel.

Aunque se apunta la posibilidad de algo en cierto modo «sobrenatural» (el relato de la médium, con sus excéntricos comentarios, y la inclusión de otras mujeres fallecidas en el agua, en la misma Poza de las Ahogadas, a lo largo de los siglos), no es difícil deducir que el misterio se centra en las tres más recientes: Lauren, Katie y Nel, quien, además, estaba escribiendo un libro acerca de estos sucesos antes de ahogarse.

La resolución, si bien algo previsible, diversifica lo suficiente para que sea difícil deducir todo lo sucedido, quién ha hecho qué, y porqué. La narración de los distintos personajes, lo que cuentan o lo que ocultan, lo que se percibe que subyace tras sus pensamientos y reflexiones, permite especular mientras se avanza en una novela de interés desigual, en la que por momentos pesa la cantidad de personajes con voz propia y a ratos puede hacerse demasiado larga para lo que cuenta.

En resumen, «Escrito en el agua» es una novela correcta (necesitada de revisión formal), que permite empatizar con algunos de sus personajes (Jules, Lena…), de lectura sencilla y ágil, con un misterio resuelto con eficacia y pocas sorpresas. Tan entretenida mientras se lee como olvidable en cuanto se acaba la lectura.


***T***


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)


lunes, 5 de junio de 2017

Tierra de Campos, de David Trueba

Tierra de Campos
David Trueba
Editorial Anagrama
408 páginas
 

Argumento:


Daniel Mosca, un famoso cantante, lleva el cuerpo de su padre a enterrar a su pueblo de origen. Al hilo de este viaje, rememora diversos hechos de su vida.

Comentario:

Esta extensa novela me ha recordado bastante a la autoficción de Karl Ove Knausgård (Mi Lucha), con la diferencia de que esta se supone biografía inventada, mientras que lo de Knausgard está basado en su vida real. Como en el primer tomo de la obra del noruego, David Trueba plantea la muerte del padre como motivo para el recuerdo de la infancia, aunque sin hacer reflexiones tan profundas como las del otro autor citado. En realidad, la muerte y posterior traslado del cadáver a su pueblo para ser enterrado ejerce una función doble. Por un lado es simbolismo del regreso a la infancia del protagonista; por otro, nos introduce la relación de los dos personajes, y de Daniel, el hijo, con sus propios hijos. 

Sin embargo, se aprecia que la paternidad, que podría haber sido el elemento principal de la historia, es una mera anécdota, o eso me ha parecido, ya que el autor se detiene mucho más en la narración autobiográfica, centrada sobre todo en dos puntos: su carrera artístico-musical y la lista de sus amoríos.

Como muchas obras de autores de esta generación, el autor usa y abusa de la nostalgia, con constantes referencias a personajes, hechos y situaciones de los años setenta, ochenta y noventa: cantantes, canciones, películas, series tv, hechos históricos... hasta casi convertir la novela en un remedo de la serie de TVE "Cuéntame". Entiendo que a mucha gente le gusta el revival nostálgico, pero a mí, personalmente, me da grima la obsesión por épocas pasadas. Eso sí, se narra bien el brutal constraste cultural entre el mundo "antiguo" del padre difunto (el mundo del campo) y el actual de los hijos, con las nuevas tecnologías (el mundo de la ciudad), siendo el personaje de Daniel el punto de inflexión entre uno y otro. Nada, por otro lado, que no se haya contado mil veces.

En cierto modo, la prosa sencilla, lo prosaico de las anécdotas narradas y estas continuas referencias crean un vínculo empático con los lectores, muchos de los cuales pueden verse reconocidos en los gustos y viviencias del personaje principal y de los secundarios en la infancia y adolescencia. Sin embargo, a mí me ha resultado algo cansino el recurso a los nombres de famosos con los que se encuentra o trabaja el personaje (Serrat, entre ellos), que si bien da más "realismo" a la historia, también te hace elevar la ceja por lo facilón de la táctica para captar la atención.

Además, el autor no mide nada lo que cuenta, es decir, que lo cuenta todo, sin establecer jerarquías de nivel entre los diversos episodios de su vida. Así que nos hace un amplio recuento y listado de sus novias, de sus giras, de cualquier cosa... como si se tratara de una "autobiografía" real. 

Dado que se trata de un músico, se hace una buena ambientación en este mundillo. Abundan las referencias a las canciones escritas por el personaje, vinculadas muchas de ellas a eventos de su existencia, especialmente a sus amores y desamores. De hecho, la estructura de la novela también bebe del tema musical, ya que está dividida en dos partes, cara A y cara B, como las antiguas casetes de música.

La prosa, como dije antes, es bastante sencilla; hay alguna reflexión pero bastante convencional; y sobre todo, no hay diálogos, al ser una narración pura en primera persona.

Lo que menos me ha gustado es que la historia es sumamente predecible, en el sentido de tópica. El relato de cómo se hace famoso un músico contiene todos y cada uno de los clichés que uno espera de él. No, no falta nada: drogas, sexo, fiestas, giras por pueblos, músicos en el pilón, disolución del grupo, carrera en solitario... Eso sí, el protagonista es bastante políticamente correcto en muchos aspectos, incluso demasiado para ser un músico.

En resumen, una novela que apela a los sentimientos profundos de una generación y a sus recuerdos, más emocional que racional, simplemente correcta en cuanto a prosa, y algo blandita en cuanto a intenciones.


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

lunes, 29 de mayo de 2017

El color del silencio, de Elia Barceló

Editorial: Roca, 2017
480 paginas
19.90 €
Ebook: 8.99 €

Argumento:

Helena Guerrero investiga la historia de su familia para intentar averiguar quién asesinó a su hermana Alicia cincuenta años atrás.

Comentario (con algún SPOILER):

«El color del dinero» tiene algunas de las características de las sagas familiares, desde la ambientación en lugares «exóticos» (Rabat, Australia) y fechas significativas (la Guerra Civil española) o los misterios sin resolver (el asesinato de Alicia no es el único) hasta el protagonismo de varias mujeres (Blanca en los años treinta, Alicia en 1969 y Helena en la actualidad), cuyas vivencias se alternan según conviene a la autora para relatar los que pretende.

Si bien es de suponer que los hechos reales estarán bien documentados, la ambientación destaca en la descripción de la casa familiar, La Mora, en Rabat, símbolo de una época que la protagonista recuerda feliz y triste a la vez.

En cuanto a los personajes, la mayoría están al servicio de la trama, algunos incluso sin un rol concreto más allá de destacar la poco agradable personalidad de Helena, una protagonista con quien resulta difícil empatizar aun comprendiendo que su forma de ser (seca, distante, a veces insensible) es, de alguna manera, producto de lo sucedido en 1969.

La redacción, distante, y una cuestionable elección de escenas, poco representativas y, a veces, superficiales (largas cartas cuya redacción poco natural se nota destinada a informar a quien lee), tampoco contribuyen a identificarse con Blanca o Alicia, cuyas personalidades y reacciones recuerdan a las habituales en este tipo de novelas, sin algo especial que las haga destacar.

El misterio sobre lo sucedido a Alicia, parte central de la historia (al que se suman uno relacionado con Gregorio Herrero y otro con Alicia, este último muy evidente y previsible tanto en su desarrollo como resolución para quien tenga costumbre de leer entre líneas), es lo que mantiene el interés en la lectura, aunque en muchas ocasiones se notan demasiado los pasajes en los que la autora cambia de tema o acude a justificaciones poco convincentes para posponer la revelación de datos de distinta importancia e interés.

Que algunos personajes tengan información que resolvería varios de los misterios y no lo digan hasta que se ha realizado la mayor parte de la investigación y conocido casi todos los secretos (la carta de Blanca que Amparo entrega a Helena durante una boda o la  que le da Jean Paul a Carlos, especialmente absurda) puede resultar frustrante y producir una sensación de «engaño».

En resumen,  «El color del silencio» es una novela correctamente escrita, que puede hacerse demasiado larga, debido a la inclusión de datos irrelevantes y escenas y conversaciones poco representativas, que aportan poco o nada a la trama principal. Además, el interés por la resolución de los varios misterios familiares es desigual y errático, y algunas cosas se intuyen demasiado pronto.


***T***


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)


lunes, 22 de mayo de 2017

Cáscara de Nuez, de Ian McEwan

Cáscara de nuez
Nutshell
Ian McEwan
Traductor: Jaime Zulaika
224 páginas
Editorial Anagrama


Argumento:

Trudy y su cuñado Claude mantienen una relación adúltera. Ella ha dejado a su esposo, pero está embarazada de él. Los dos amantes planean eliminar al marido, pero el niño nonato lo sabe todo...

Comentario:

Lo primero que llama la atención nada más empezar a leer es que la historia está contada en primera persona por un feto, sí, un feto, el hijo de Trudy, la esposa adúltera, correlato de la Gertrudis del Hamlet de Shakespeare (como Claude lo es de Claudio). 

Este narrador inusual y no realista posee una finura de pensamiento y de lucidez similar a la de un adulto, y no precisamente uno cualquiera, sino uno bastante cultivado, pues realiza valoraciones y reflexiones existenciales y filosóficas junto con otras algo más mundanas. Naturalmente, el autor no nos quiere hacer pensar que eso es creíble. Se trata de una argucia retórica para contar desde otro punto de vista una historia que, dejando aparte este insólito detalle, resulta algo banal, o dicho de un modo menos peyorativo, muy sencilla en su exposición y trama, y algo trillada también.

El feto supone y se imagina cosas a partir de las experiencias sensoriales que puede disfrutar, a partir por ejemplo, del oído o el tacto. Nota las alteraciones de su madre, o sus cambios de posición, escucha las conversaciones, percibe cuando su madre y su tío hacen el amor... 

Si bien la idea tiene su punto de gracia, el relato, que pronto deviene en policial, con la intervención de una inspectora y su sargento, no me parece demasiado lucido. Es cierto que la prosa está muy bien articulada, llena de viveza y metáforas, y otros recursos estilísticos que la ponen en un nivel superior, al menos si lo comparo con cosas que he leído últimamente... Pero eso es todo (aunque yo diría, volviendo a la comparativa con el panorama literario actual, que ya es bastante). 

La  novela destaca más como obra existencial, y también como obra de humor, que como novela de crímenes. Quizás es lo que el autor quería contar, sin enrollarse más, porque es una historia bastante breve, lo cual hace que nunca llegue a cansar el recurso del narrador extraño. 

En el final, un desenlace esperado y lógico, que sin embargo, deja la historia un poco abierta y a la interpretación del lector. A mí me pareció algo rápido todo, y quizás, no a la altura del resto, como si me faltara algo para rematar en lo alto.

Con todo, una lectura interesante, con buena prosa, reflexiones sobre la vida, el amor, la muerte, y un cierto punto de originalidad (dentro de que está todo inventado, incluso en el terreno de los narradores insólitos).

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

lunes, 15 de mayo de 2017

Llamadme Alejandra, de Espido Freire

Llamadme Alejandra (Premio Azorín 2017)
(Laura) Espido Freire
Editorial Planeta
368 páginas


Argumento:

La zarina Alejandra, mujer de Nicolás, zar de las Rusias derrocado por la Revolución, rememora su vida justo antes de que los bolcheviques vengan a buscarla. Su relato es un testimonio del lujo y boato de las clases aristocráticas de finales del siglo XIX e inicios del XX.

Comentario:

No puede decirse que esta novela esté mal escrita en un sentido gramatical. Las frases son correctas, qué menos, pero falta, a mi modo de ver, lo que hace que un escrito se convierta en algo literario, un poco más de arte, de uso de recursos. Durante toda la narración se tiene la impresión de estar ante un documental o ensayo que trata de recrear la vida de este personaje, para mí nada interesante ni novelesco, de final trágico, redactado de forma limpia, pero demasiado simple y aséptica.

La novela está contada en primera persona por su protagonista, Alejandra, una aristócrata alemana que se convierte en la zarina de Rusia tras su matrimonio con Nicolás Romanov. La linealidad se rompe en varias ocasiones con la inclusión de cartas de diversos personajes, bastante anodinas y ligeras (lo que hace sospechar que sean reales) y que no aportan gran cosa a la narración (algunas las he saltado directamente al darme cuenta de que no tienen contenido de interés narrativo), y de informes y testimonios de los bolcheviques y otros testigos de los actos finales de la familia del zar. En esta parte hay algún breve "alarde" literario, como los comentarios que sobre uno de los informes hace otro personaje, pero en líneas generales no hace sino afianzar la apariencia de no ficción del libro y la sensación de distancia hacia un relato que a mi me ha dejado fría, pese a ciertas escenas dramáticas del final.

Y es que el relato que Alejandra hace a sus hijos a modo de flashback no está muy dramatizado que digamos. Hay pocas "escenas", casi todo es resumir su vida y hacer un monótono recuento de sus vivencias, centradas casi siempre en fiestas, ropas, joyas, su matrimonio, consejos de belleza de otras nobles, sus aristocráticos parientes, los hijos, con repetidas descripciones de sus partos. Cuando hace su aparición Rasputín pensamos que la cosa remontará un poco pero no, su paso es efímero y superficial.

El hecho de narrar en primera persona no ha contribuido, en mi caso, a que sienta empatía por un personaje al que veía muy alejado de mis intereses y gustos, una mujer de vida regalada que solo al final tuvo que sufrir pobreza y persecución, aunque sí vivió, al parecer, enferma.

Obviamente, este formato narrativo no favorece la contextualización social y política de la Rusia de su tiempo, de modo que los ecos de la Revolución se escuchan lejanos y no parecen preocupar a la zarina hasta casi cuando la tiene encima. Entiendo que esa mujer, de la clase privilegiada, fuera incapaz de comprender los movimientos sociales y campesinos, o los mirara con desdén, pero al expresar ciertas ideas, cuando antes ha hablado de temas frívolos como la moda, las joyas, las innumerables fiestas y demás,  encima te cae mal. Sinceramente, mientras leía pensaba qué pudo ver la autora en este personaje que sea de interés novelesco, ya que, por lo que se cuenta, era bastante anodino y tampoco hizo nada relevante, salvo ser madre (bueno, eso es relevante, pero con muchos matices desde el punto de vista histórico).

En resumen, una novela con aires de documental, sobre un personaje histórico menor, que no destacó en nada y que iba de fiesta en fiesta, navegaba en yate, educaba a sus hijos, amaba a su marido y poco más, contado sin gracia. Solo apto para muy fans de la Historia o de Espido Freire.



¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

martes, 2 de mayo de 2017

Arcadia, de Iain Pears

Arcadia
Iaian Pears
Traducido por: María José Díez Pérez 
637 páginas
Editorial Espasa


Argumento:

El profesor Lytten, en los sesenta del siglo XX, escribe una especie de novela fantástica (en realidad, solo toma notas) mientras critica a Lewis y Tolkien, que describe el mundo de Anterworld, un batiburrillo de sus gustos personales e ideológicos, con mucho de novela pastoril. 
La loca matemática Angela, que viene del futuro, ha construido una máquina para viajar por universos paralelos huyendo de un villano que vive en la distopía futura donde ella ha dejado a su hija, la cual deviene en rebelde líder de renegados que rechazan la tecnología... La matemática usa las fantasías del profesor para construirse un mundo, pero la irrupción en él de una joven, amiga del profesor, trastoca sus planes...

Comentario:

A priori, la novela tenía todo para gustarme: universos paralelos, metaliteratura, ciencia ficción, distopías, viajes por el tiempo..., sin embargo, se me ha hecho muy cuesta arriba y ha sido toda una odisea terminarla. ¿La razón? Pues no lo sé muy bien... quizás que son casi setecientas páginas no necesariamente llenas de "acción", sino más bien pobladas de largas conversaciones y lances que no me han interesado en absoluto, pese a apreciar, cómo no, la pericia del autor al pergeñar una trama tan complicada que envuelve varios hilos argumentales interconectados e interdependientes. 

Sí, la trama es enrevesada, hasta el punto que decidí no analizar si todo cuadraba al final (lo cual me obligaría a releer, horror). Especialmente pesada me ha parecido la trama del mundo imaginario Anterworld (leyéndola se entiende que el profesor Lytten no pasara a la historia como sí lo hicieron Lewis y Tolkien, al primero de los cuales pone a caldo, ejem, después de imitar sus soluciones, como el portal dimensional escondido en el sótano, similar al que hay en el armario de Narnia, y otros detalles). También hay un homenaje a una obra de Shakespeare ("Como gustéis"), con pastores y personajes femeninos vestidos de hombre y los todos los tópicos de la novela pastoril, y más homenajes que no he pillado pero que la joven Rosie/Rosalind, intrusa en el mundo imaginario, nos señala algunas veces, desenmascarando la escasa originalidad de su mentor, el profesor, que ha copiado todo lo que ha podido para crear su fantasía.

Solo hay un personaje que me ha despertado cierto interés: la matemática Angela, un personaje femenino atípico (y por ello bienvenido), de unos sesenta y tantos, mejorada-manipulada tecnológicamente con drogas e implantes en el cerebro y que es un auténtico genio, pero está loca como una cabra y posee una moral algo dudosa y en cierto modo criminal. El profesor es aburrido como él solo; la chica duplicada (aparece en dos mundos) con alguna chispa de inteligencia que pronto se sofoca; y el resto, meros clichés o roles de relleno sin personalidad (a destacar el muy anodino Jack). 

La prosa no es muy brillante, dejémosla en correcta; destaca por su densidad, con abundantes parrafadas que desaniman al ojo que osa penetra en tan intrincada hojarasca. Las escenas son en exceso largas así como el elenco de personajes y de subtramas.

Tenemos tres escenarios principales: el Oxford de los años sesenta, donde vive Lytten y donde tiene lugar la trama de su creación literaria, además de una de espías, que me ha aburrido un poco; en esa época también vive Rosie, que por accidente termina en el Anterworld imaginado por Lytten y recreado por Angela,  y que al final termina protagonizando una novela romántica sin emoción ni chispa. 

El segundo escenario, es el propio Anterworld, un mundo de fantasía (sin magia), sumido en una eterna pre-industrialidad, tremendamente burocrático y formalista, en el que las máximas autoridades son los "narradores", conocedores de la "historia". 

El tercer escenario es el futuro, una distopía hiper tecnológica dirigida por científicos en la que vive Emily, la hija de Angela, la líder de un grupúsculo de renegados que recuerda a los del Mundo Feliz de Huxley (no quieren que los curen de la vejez, odian la tecnología y esas cosas).

La historia que más me ha interesado es la de la matemática que viaja por los mundos y los crea con su máquina (narrada en primera persona, a diferencia del resto, lo cual quizás ha hecho que me pareciera que tenía más personalidad que los otros); el resto me ha producido un ligero tedio.

Y repito, admiro que el autor haya sido capaz de crear ese entramado, con cierto humor sutil, homenajeando-parodiando estilos literarios, haciendo metaliteratura y vinculando la vida real con el arte, pero a mí no me ha llegado. No he tenido siquiera intriga, ya que casi todo era previsible a poco que uno se fijara, incluida la identidad de uno de los personajes que se revela al final, que está cantadísimoooooo.

En resumen, un libro que podría gustar a los fans de la literatura de mundos alternativos, pero que a mí se me ha hecho más largo que un día sin pan. Nota: la editorial vende esta novela con el siguiente lema: "Una mezcla perfecta de Tolkien y C. S. Lewis con pulso de un thriller político y elementos de ciencia ficción clásica." Pero Tolkien no está ni se le espera... ojo.


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

miércoles, 26 de abril de 2017

La parte escondida del iceberg, de Màxim Huerta

Editorial: Espasa, 2017
Colección: Espasa narrativa
380 páginas
19.90 €
Ebook: 12.99 €

Argumento:

Max regresa a París para intentar recordar, y olvidar, un amor perdido.

Comentario:

«La parte escondida del iceberg» es una obra difícil de clasificar (aunque el autor la define como «novela»), indecisa, sobre todo, entre la guía turística de París, la autobiografía más o menos sincera centrada en la pérdida de un amor y el intento de asumirlo, y la creación literaria, pasajes en los que se comentan los motivos del autor para escribir, sus temas recurrentes, anécdotas sobre novelas anteriores etc...

En la parte dedicada a París, personaje que comparte protagonismo con Max, quien está escribiendo una novela sobre el recuerdo y el olvido, recordar para olvidar y crear nuevos recuerdos, o algo así, el protagonista recorre calles, cafés, monumentos, barrios, cuenta lo que bebe, lo que come, las conversaciones intrascendentes con camareros acerca de cómo quiere la bebida, lo que otros escribieron sobre la ciudad, canciones y cantantes franceses, con especial atención a Jacques Brel y su canción Ne me quitte pas (No me dejes), titulo de la anterior obra del autor. Lamentablemente, si la intención es mostrar París, o su París, a alguien que no la conozca, no se logra, e incluso puede producir el efecto contrario al buscado, al hacer que parezca solo una sucesión de nombres más o menos conocidos.

Los pasajes dedicados al amor perdido y a la lucha entre intentar recordar y olvidar, comprender y sanar, son deliberadamente inconcretos (quizá por tratarse de hechos reales, por pudor, cobardía, prudencia o algún otro motivo), llenos de vaguedades, y divagaciones, repeticiones de conceptos, intenciones y emociones, en las que no por decir no menciona ni el nombre ni el género de esa persona (veintitrés años, largo cabello rubio, ojos azules), apenas hace referencias (en un momento dado le pide que hable con sus contactos para ayudarle en su profesión de modelo, algo que Max considera lógico y normal) a cómo era la relación, a su desarrollo y final. Este tipo de relato puede satisfacer a quienes tengan facilidad para identificarse emocionalmente, y tal vez menos si se prefieren ejemplos, escenas, situaciones, motivos, algo más novelado.

La faceta autobiográfica se extiende además a la infancia de Max, la familia, el trabajo y la literatura. El autor ha afirmado que se entenderá por qué dejó «El programa de Ana Rosa», si bien no aporta detalles que no se pudieran deducir viendo su despedida en este programa o declaraciones posteriores. Igualmente, la relación con sus progenitores y con la familia materna se deja intuir en novelas anteriores («La noche soñada»).

En cuanto a la parte metaliteraria, que incluye tanto las referencias a novelas que tienen a París como protagonista como citas de varias obras y autores, quizá lo más interesante se encuentre en el relato de los temas recurrentes del autor (algunos, como París, la familia, la niñez, el recuerdo, el olvido, son fácilmente identificables cuando se han leído varias de sus novelas), la forma en que se documenta (cuenta cómo encontró el cartel que da origen a «Una tienda en París» y otros detalles relacionados con su desarrollo) y los motivos por los que escribe y se considera escritor.

 «Escribo novelas para inventarme personajes, inventarme la vida y liberarme de algunos fantasmas; ahora —redundancia— soy yo el personaje hasta que cierres este libro. Luego callaré y me negaré a responder preguntas. Pero ahora que me lees, confieso que ando con cuidado buscando palabras para darle sentido a un sinsentido: su ausencia. Qué fácil era escribir sobre otros. Qué difícil resulta narrarse a uno mismo.»

En resumen, «La parte escondida del iceberg» es una obra que su propio autor define a veces como novela, otras como autobiografía o autoficción, perjudicada por el exceso digresiones, citas de obras ajenas, enumeraciones de lugares, saltos temporales confusos, situaciones inconcretas, continuas repeticiones de datos ya comunicados, pero, sobre todo, por un exceso de pudor, o lo que sea, del autor, que se refugia en vaguedades, dificultando la identificación con los pasajes más emotivos, personales, sentimentales, de la historia que pretende transmitir.


***T***


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)