lunes, 21 de mayo de 2018

Las dos muertes de Mozart, de Joseph Gelinek

Editorial: Plaza & Janés, 2018
380 páginas
19,90 €
Ebook: 8,99 €

Argumento:

Alternando entre la Italia de la  actualidad y la Viena del siglo XVIII, se relata la vida, y muerte, de Mozart, con especial hincapié en la relación con su familia y con Antonio Salieri.

Comentario:

«Las dos muertes de Mozart» comienza de forma «clásica», despertando interés por la historia: en el primer capítulo se descubre el cadáver de una persona que ha sido asesinada. Desafortunadamente, no hay ningún tipo de investigación ni se hace referencia a lo sucedido hasta el último capítulo, en el que desvela la identidad de la víctima y quién, y por qué, ha acabado con su vida, algo fácil de adivinar si se tienen en cuenta las circunstancias y la escasa cantidad de personajes y posibilidades que se dan.

El resto de la obra se reparte entre dos tramas. La primera, y más breve, el relato en primera persona de Laura que, en el presente, habla de su trabajo como asistente personal para una descendiente de Salieri, y la posibilidad de que se filme una nueva versión de «Amadeus», de Miloš Forman. La segunda cuenta el «enfrentamiento» entre Wolfgang Amadeus Mozart y Antonio Salieri dando una versión diferente a la que se ve en la película de 1984.

A quien le interese la novela de misterio le puede resultar frustrante comprobar que, tras un inicio prometedor, con personajes interesantes, entre los que destaca la devoción que siente Teresa, presidenta de la fundación, por su «tataratarabuelo» Antonio Salieri, junto a la obsesión por reivindicar su nombre y verdadera historia, la posible trama de misterio pronto queda olvidada, al servicio de lo que parece ser la única intención de la novela: contar la vida de Mozart y su familia, centrada en el progenitor de éste, Leopold, erigido en villano.

A este mismo fin se dedican las páginas que cuentan el problema de Luca, sobrino de Teresa, en el colegio, o las conversaciones que mantienen Laura y Teresa con Fred Zoccoli, director del remake, y Bolek Kaminsky, su director de fotografía. Esto origina que, en varias ocasiones, los capítulos (mayoritarios) ambientados en el siglo XVIII parezcan repetir, de forma ampliada, lo que tanto la presidenta de la fundación como su asistente han contado con anterioridad.

En cuanto a los personajes, Salieri, la familia Mozart y el resto de los que aparecen en la trama del pasado, parecen menos desarrollados que los de la actualidad, meros instrumentos para hacer avanzar el relato, lo que puede ocasionar que no interese tanto lo que les sucede.

La narración es también diferente según la época en la que se desarrolle, siendo más trabajada la actual, mientras que en la otra se observa un uso del lenguaje que parece demasiado moderno para el momento en el que ocurre, algo que tal vez saque de situación, destacando cuándo ha sido escrita.

En resumen, «Las dos muertes de Mozart» no es una novela de misterio, sino que se centra en dar otra versión (quién sabe hasta qué punto novedosa o creíble) de la relación del músico tanto con su familia como con Salieri, algo que interesará (o no) a quienes guste la novela biográfica. Redactada de forma correcta, a ratos puede resultar monótona, hacerse demasiado larga y hasta poco entretenida y, quizá, decepcionará a quienes esperen una intriga similar a las novelas anteriores del autor.


***T***

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

lunes, 7 de mayo de 2018

Riquete el del Copete, de Amélie Nothomb

Riquete el del Copete
Riquet à la houppe
Amélie Nothomb
Traductor: Sergi Pàmies
Editorial Anagrama
128 páginas

 
Argumento:

Déodat es un niño muy feo y listo, y Trémière, al contrario, una niña guapísima, pero tonta. Nueva versión del cuento de Perrault "Riquete el del Copete".

Comentario:

Enésima novela de Amélie Nothomb, que vuelve a explorar algunos de sus temas fetiche. La obra, perteneciente al grupo de novelas de carácter no autobiográfico de la belga, está inspirada en un cuento clásico, como alguna otra suya (Barbazul), el cual traslada a la época actual.

Poco se pude decir de esta obra de Nothomb que no se haya dicho ya, pues muestra muchas de las características típicas de la escritura de la autora, ya varias veces reseñada en este blog.

No es la peor novela de su producción reciente; se lee con fluidez y sin tedio. La prosa es concisa, elegante y está cuajada de destellos de ironía y humor, aunque echo de menos la mordacidad e ingenio de sus libros de antaño. Está todo como muy diluido. Puede que ahora la narrativa esté pulida, la historia bien organizada (salvo el final, que me parece precipitado y como si faltara algo), el relato avanza con oficio (quizás demasiado mecánico, demasiado "hecho con plantilla Nothomb"), hay referencias culturales interesantes, que dignifican el texto y lo elevan por encima de la vulgaridad que frecuentemente encontramos en las novelas contemporáneas, pero el conjunto me ha resultado algo soso, falto de ese toque especial que hace que recordemos una historia.

Por lo demás, y como decía antes, vuelven a estar presentes algunos de los temas clásicos de Nothomb, como es la belleza (y la fealdad, por ende). Los dos personajes principales (de nombres extraños y simbólicos, como es típico en la autora) contrastan por sus físicos y características intelectuales. Quizás este constraste sea demasiado obvio, mecánico, y en cierto modo, tópico, pues está ya muy visto eso del feo inteligente (y ligón) y la guapa tonta. Ya ni hablo de que sea incluso hasta machista, para no herir susceptibilidades (y porque creo que no ha sido intencionado por parte de la escritora).

Al ser un libro corto, me da la sensación de que faltan detalles, en especial en el final, que es demasiado brusco y previsible. ¿Quién no imagina... eso? Tampoco logro aprehender el mensaje, aparte de lo que se deduce sobre los diferentes conceptos de fealdad y belleza y de los tópicos asociados a ellos.

En resumen, un libro cortito, elegante, bien escrito, con un final dudoso, pero que no aporta gran cosa a la bibliografía de Nothomb. Quienes hayan leído muchas obras de la autora sentirán dèja vu; a quienes la lean por primera vez, quizás sorprenda.

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

lunes, 30 de abril de 2018

El inesperado plan de la escritora sin nombre, de Alice Basso

T.O.: L'imprevedibile piano della scrittrice senza nome, 2015
Editorial: Planeta
Ebook: 10,99 €

Argumento:

Silvana Sarca, escritora fantasma para una editorial, ve como su satisfactoria e independiente vida cambia de forma radical: un romance y un misterio ponen a prueba su capacidad de análisis de las personas.

Comentario:

«El inesperado plan de la escritora sin nombre» es una obra que no se puede clasificar en un solo género. Narrada en primera persona por su protagonista, abarca desde la metaliteratura hasta la novela romántica y la de misterio, con desigual interés e intensidad. En principio parece abordar los distintos temas siguiendo un orden, separados entre sí, hasta que llega un momento en que se unen con naturalidad.

Durante aproximadamente el primer 25%, la protagonista se recrea en contar, con detallados ejemplos, en qué consiste ser una escritora fantasma, cómo hace su trabajo y el don que tiene para ello. Esta parte metaliteraria podría interesar a quien le gusten las novelas que tratan de creación literaria, mencionan obras conocidas, e incluso juegan especular sobre la realidad, o no, de los personajes. La autora, que ha trabajado en varias editoriales, despliega con destreza y credibilidad sus conocimientos de varios temas relacionados con ese mundillo.

Esto da ocasión a que Vani se relacione con Riccardo, uno de los autores cuya obra escribe, con quien inicia un romance que ocupa buena parte de la historia, alternando con la dedicación a ayudar a su vecina Morgana, con quien se identifica, y la amiga de esta, Laura, en sus cuitas adolescentes.

Poco después, la desaparición de Bianca, una autora de autoayuda, propicia que Vani ponga a prueba sus cualidades (similares a las de Sherlock Holmes) y presenta al comisario Berganza, compendio de varios personajes literarios de esas novelas de intriga que él mismo lee (en especial el Marlowe de Chandler), en una investigación resuelta con excesiva sencillez, sin apenas intriga. La deducción puede incluso resultar decepcionante y hasta «tramposa», aunque no la charla que la joven mantiene con quien tiene retenida a la víctima, en la que muestra su empatía.

La obra está bien escrita, relatada en una primera persona muy acertada, en la que se incluyen algunos flashbacks (al pasado de la protagonista y a cómo consiguió su empleo en  la editorial), unos más pertinentes que otros, ya sea para mostrar algún trauma de Vani, la relación con su familia o una faceta de sus dotes que luego le será útil.

Los personajes, entre los que destacan secundarios como Riccardo, Berganza, Morgana y Laura o el editor, se muestran a través de la mirada intensa y compasiva de Vani, quien se erige en protagonista absoluta de la historia. De hecho, a veces da la impresión de que tanto el trabajo como el romance o la trama de misterio, fueran una excusa para hablar de Silvana, quien se identifica, en algunos aspectos, con la Lisbeth Salander de Stieg Larsson. Es un personaje complejo, poco convencional, tan sincera y compasiva como implacable, capaz de llenar con su personalidad toda la novela sin que (hasta cierto punto) importe la resolución de las diversas subtramas.

En resumen, «El inesperado plan  de la escritora sin nombre» es una novela bien escrita, muy entretenida, en la que todo gira en torno a su protagonista,  que satisfará  más o menos según lo que se espere de ella, y es la primera de una serie protagonizada por Silvana «Vani» Sarca que ya cuenta con varias entregas más.


***T***


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

lunes, 23 de abril de 2018

Donde fuimos invencibles, de María Oruña

Donde fuimos invencibles
María Oruña
Ediciones Destino
416 páginas


Argumento:

Tercera entrega de las aventuras de la teniente Redondo de la Guardia Civil en tierras cántabras. Un escritor de origen californiano sufre en su caserón ciertos fenómenos paranormales. Todo se complica cuando muere su jardinero, aparentemente de un ataque al corazón.



Comentario:

La tercera historia de la serie de la teniente Redondo es un poco diferente de las entregas anteriores. En primer lugar, por la temática, que se aleja de la investigación policial; en segundo lugar, por algunos aspectos formales, como la eliminación de la mayor parte de texto sobrante que lastraba las otras. En efecto, todo está mucho más ajustado. Y pese a que la obra tiene sus buenas 400 y pico páginas, se hace ligera, bastante más que las primeras, de modo que incluso se puede leer en unas pocas tardes.

La prosa es correcta, sin más. Un tanto aséptica y con poco brillo, pero para el tipo de novela que es resulta adecuada. Eso sí, los diálogos a veces pecan de cierta ingenuidad o tono un tanto infantil, en especial los de la teniente con su novio Oliver, que para mi gusto, es lo peor de la novela.

Aunque no es error y depende de los gustos e intenciones del autor, la narración en tercera persona con narrador omnisciente se me hace algo difícil de digerir. Repito, no es un error, pero, por costumbre, parece que me entra mejor una historia donde están separados los puntos de vista de cada personaje y no todos mezclados y saltando de unos a otros cada pocos párrafos.

Los personajes no están muy desarrollados, la verdad. Supongo que el hecho de formar parte de una serie hace que la autora considere no necesario trabajar este tema (porque ya habló de ellos anteriormente). De igual modo, también hay menos descripción de paisajes y de ambientes, aunque los que hay son correctos, ni mucho ni poco. En realidad, los personajes tampoco tienen nada de especial, nada que los haga memorables. Por suerte, algunos secundarios cuyas vidas se nos contaban con pelos y señales en otras entregas, aquí están para lo que están, para ser meros ayudantes de la prota o informadores (ejemplo, la forense). Eso es un punto a favor. Noto mucha más edición y cuidado en esto.

En cuanto a Oliver, este personaje florero, que inexplicablemente da nombre a la serie, destacar que sale muchísimo menos aún que en las otras obras, cosa que se agradece. En este aspecto, se nota que la autora también ha ajustado al máximo para no crear una subtrama que sobrecargue y alargue innecesariamente, reservando al personaje solo para su rol de "interés romántico" de la protagonista.

La novela, de todas formas, tiene algunas características que me incomodan. La trama es algo simple, con varios aspectos muy previsibles (el escondite de cierto objeto que buscan). Lo peor, sin embargo, es que ni emociona ni resulta llamativa. A ver, es correcta en su desarrollo y se lee fácil; no hay cosas descabelladas y todo parece estar bien argumentado e hilado, pero es plana. Al menos en mi caso, se me ha olvidado al poco de terminar de leerla.

Otro detalle es su naturaleza de novela "tripolar". En realidad, es como si fueran tres novelas juntas. Una, la que narra el tema de la "investigación" paranormal por el profesor y sus alumnos, con una buena documentación sobre el tema, pero solo relacionado con lo demás de modo muy tangencial, y que, en algunos momentos, da la impresión de ser como el piloto de un posible spin-off con esos personajes; otra, la novela intercalada que se supone escribe el autor del caserón, que, en realidad, son sus memorias, un montón de flashbacks camuflados, que, sinceramente, poco aportan; y finalmente, la propia trama de la investigación del crimen del jardinero, que es bastante floja, y con un asesino aleatorio (o que a mí me lo ha parecido; de hecho, casi ni recordaba quién era cuando lo mencionan al final...). Algunos de los misterios se deducen muy pronto en la historia. La conclusión tampoco es nada espectacular.

Así que mi valoración es, en este caso, neutra, tirando a buena. Tiene cosas que me gustan y cosas que no. Es entretenida, ligera, sin muchas pretensiones, pero me resulta rara la dispersión de protagonismo de los personajes y muy previsibles algunas situaciones. Ha mejorado en la eliminación de escenas y diálogos no necesarios, en agilidad, en credibilidad y verosimilitud, pero siguen sin tener interés los personajes y sus vidas, y ha reducido la parte de investigación policial de forma muy llamativa y extraña, con una resolución que no me parece satisfactoria (es bastante mejor la explicación de la parte "paranormal").


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

martes, 17 de abril de 2018

Morder la manzana, de Leticia Dolera

Morder la manzana
Leticia Dolera
288 páginas
Editorial Planeta


Argumento:

Obra de no ficción sobre feminismo. La actriz Leticia Dolera explica algunas nociones básicas del tema, sazonadas con experiencias personales de machismo.


Comentario:

La obra no es que sea un sesudo tratado o un estudio científico lleno de datos y referencias eruditas. En realidad, es un texto más bien sencillo donde, al lado de las explicaciones de algunos conceptos básicos de lo que es feminismo y de las objeciones contra él, podemos leer experiencias personales de la autora, una conocida actriz española. La redacción es correcta, aunque tampoco se espere nadie una elaboración o sofisticación superiores.

La gracia reside en dos puntos principales: la expresión de las nociones básicas sobre el feminismo (hace un repaso de los conceptos, de la historia del feminismo, de los malentendidos sobre él, como nos marca la sociedad los roles nada más nacer según el sexo, etc); y especialmente, las vivencias de la actriz en su profesión y vida cotidiana en las que sintió ser víctima del machismo, así como las de algunas de sus amigas y conocidas. 

A este respecto, resulta fácil empatizar y verse identificada con muchas de las experiencias comunes de la autora, como el miedo a andar por las calles de noche, las críticas al físico o la forma de vestir o ciertas exigencias relacionadas con la imagen... Ahora mismo recuerdo la anécdota sucedida a una amiga de la autora sobre cierto casting donde debía interpretar a una abogada y a la cual ponían objeciones por "tener poco pecho" (acabaron poniéndole rellenos, sí, para interpretar a una ABOGADA). Otra anécdota, sucedida a la actriz en los Goya, a la que no quisieron entrevistar entre bambalinas con el siguiente argumento: "Lo siento, no hay tiempo para esto y con el vestido que llevas, ahora mismo es imposible."

En la obra se incluye algún artículo publicado en prensa, el más significativo de los cuales es el que se refiere a una entrega de los premios Goya al que asistió la actriz. En él, esta desarrolla un interesante tema, quizás el más interesante de todo el libro: las contradicciones a las que ha de enfrentarse una feminista que forma parte del mundo del espectáculo. No obstante, muchas de las reflexiones que realiza pueden ser aplicables a otros ámbitos. 

Básicamente, la actriz se pregunta por qué ha de llevar tacones y otro tipo de indumentaria para "lucir" solo por ser mujer. Por un lado, se siente "obligada" a vestir así (y destacar por la imagen) por su propia creencia (la asunción de los cánones y convenciones sociales, hasta tal punto interiorizados que se siente culpable por no seguirlos); por otro, siente que no es verdaderamente libre. Creo que cualquier mujer concienciada se ha encontrado alguna vez en esta tesitura de conflicto entre lo que la sociedad espera de ella en cuanto a imagen (por ser mujer) y lo incómodo que es darse cuenta de ser "cosificada" y solo valorada por lo externo y no poder ir en contra (porque también te sientes incómoda si no sigues esas convenciones: lucir tipo, ponerse vestidos con escotes, depilarse, teñirse las canas...). 

La obra, ligerita, dividida en capítulos cortos, se lee muy fácil, por la redacción desenfadada. Tiene la ventaja, frente a otro tipo de trabajos más científicos, de la frescura y el realismo de la experiencia. Si es capaz de hacernos pensar y lograr que alguien se cuestione cosas o modifique una actitud negativa, bienvenida sea, aunque no vaya a quedar en los anales como referencia académica.

Citas:

"Parece una tontería, pero crecer con cuentos e historias en los que las mujeres somos envidiosas, no tenemos amigas y solo pensamos en enamorarnos afecta a nuestra visión del mundo, a nuestras relaciones y a nuestra propia construcción como seres humanos".

"Sinceramente, donde queremos empezar a ser visibles y tener voz es fuera de casa, sin desmerecer el trabajo del hogar, que más bien hace falta poner en valor; pero para cambiar realmente las cosas, queremos vernos en la política, en los  medios de comunicación, como protagonistas de historias de ficción y también como juezas, decanas de universidad o con sillas en la RAE. Hay tantos sitios en los que estar además de en el hogar..."

"Creo firmemente en la importancia del relato cultural para cambiar las cosas, que todo cambio político y social tiene que estar apoyado por un cambio cultural para que cale y perdure. Por eso pienso que quienes nos dedicamos a contar historias tenemos una responsabilidad que va más allá del entretenimiento. No se trata de adoctrinar, pero sí de analizar qué se visibiliza y cómo."

"Pero la alfombra roja de los Goya, ¿no es otra suerte de relato? ¿No estamos también contando algo? ¿Y qué contamos? Que ellos llevan pantalones y zapatos cómodos y se arreglan en diez minutos y nosotras pasamos por una sesión de maquillaje, más peluquería, más depilación, más vestidazo, más tacón, más complementos..., tiempo extra que podríamos estar dedicando a otras cosas. Porque, a ver, ¿Nos maquillamos y arreglamos porque queremos o porque hemos crecido con ese imaginario femenino que ha dibujado el heteropatriarcado para nosotras? Entonces, como mujer feminista, ¿no debería vestir de otra manera distinta a lo que se espera de mi rol de mujer en una alfombra roja? La respuesta es contradictoria, es sí y es no.

Sí, porque esa imagen está claro que viene de la literatura infantil (y machista) donde nosotras somos princesas etéreas y deseables, y ellos caballeros siempre dispuestos a la acción; y  ya sabemos qué tipo de relaciones puede generar en la vida adulta ese imaginario.

Y no, porque nuestra liberación pasa por el hecho de que podamos vestirnos como queramos y nos apetezca, sin que se nos juzgue, sin que eso nos sume o reste credibilidad o capacidad de liderazgo."


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)