lunes, 24 de septiembre de 2018

Música de Mierda, de Carl Wilson

 Música de Mierda
Let's Talk About Love: A Journey to the End of Taste
Carl Wilson
Traductor: Carles Andreu
208 páginas
Blackie Books

Argumento

Ensayo sobre el (mal) gusto, la música y Céline Dion.

Comentario

Aunque el libro está bien y resulta muy interesante en algunos aspectos, la verdad es que esperaba un poco más. Céline Dion, a mí modo de ver, no da para tanto como para un libro entero, por corto que sea. Por suerte, entre medias de explicar por qué no le gusta la cantante y el estilo en el que ella se mueve, el autor hace reflexiones sobre el gusto y el arte, casi todas basadas en las obras y teorías del sociólogo Bourdieu, que animan un poco la narrativa.

Tengo varios problemas con este libro: primero, que no sigo a esta cantante, ni conozco tampoco la mayor parte de sus canciones, a las que se hace, como es lógico, continua referencia (tal vez debería haber leído con el Youtube al lado, para documentarme). Con relación a su vida, sí que me suenan algunas de las cosas que cuenta el autor, como lo de su marido y manager, su origen canadiense (francófono) y que ganó el Festival de Eurovisión. En relación con esto, me ha parecido curioso conocer sus orígenes humiles y su trayectoria exitosa, así como lo que representa para los gais y también para la cultura de Quebec.

Otro problema es que me da la impresión de que el libro se refiere ya a información "antigua", ya que, al parecer, fue publicado originariamente en 2007, es decir, hace casi diez años. Quizás me equivoque, al no conocer mucho de la cantante, pero juraría que, al menos en España, no es actualmente tan famosa como da a entender el libro. Y por lo tanto, se pierde un poco de impacto. Es increíble cuán rápido se "desfasa" lo que está de moda y cuán rápido son sustituidos los ídolos musicales (y de otro tipo) en tiempos de internet.

Lo más interesante para mí son las referencias a Quebec y a las relaciones entre el tipo de canción de Céline Dion y la cultura propia de la región, y entre la cultura y el sentimiento independentista o identitario. Y las consideraciones del autor sobre por qué no le gusta la cantante, sobre su supuesta sensiblería o sentimentalismo exacerbado, y cómo las engarza con sus opiniones sobre la idea del gusto o del mal gusto, la valoración cambiante de este, la influencia de las élites en el establecimiento de qué es o no cultura. Es decir, lo más puramente ensayístico.

En otro orden de cosas, el título no me parece nada adecuado, aunque entiendo que se ha tratado de buscar en España un gancho para vender el libro; téngase en cuenta que el original es "Let's Talk About Love" (título del más exitoso álbum de Céline Dion, que contiene la canción de la archifamosa banda sonora de "Titanic"). Vamos, que no se parece en nada ni refleja en nada el espíritu de lo que quiso hacer el autor al titularlo así.

En resumen, un ensayo entretenido sobre todo para quien sienta interés por la música y por las ideas sobre el gusto o el mal gusto, pero que, a mi modo de ver, se queda un poco corto. Tiene su gracia.

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

lunes, 17 de septiembre de 2018

La ciudad de las sombras, de Victoria Álvarez

La ciudad de las sombras (Helena Lennox 1)
Victoria Álvarez
Lehanan Aida (ilustradora)
Nocturna Ediciones
468 páginas

Argumento:

Helena, una intrépida joven, hija de una pareja de arqueólogos de moral dudosa, se ve involucrada en una aventura exótica en la India colonial de principios del siglo XX, en busca de una ciudad de leyenda en cuyas ruinas se ven fantasmas... y en la cual desaparece todo aquel que se le acerca.

Comentario:

Hacía tiempo que no leía una novela juvenil.

Hasta la mitad la obra, primera parte de una trilogía (spin off  de la serie "Dreaming Spires" donde se narran las aventuras de Dora y Lionel, padres de la protagonista, Helena), me estaba pareciendo una lectura fluida y entretenida. La autora tiene un buen estilo, redacta (muy) bien, introduce una muy profusa documentación para crear la ambientación, y dota a la historia, en suma, un aire vintage de aventuras clásicas que siempre es de mi agrado, y también talento para crear escenas de corte cinematográfico. Se perdona incluso, hasta este punto, que los personajes sean un poco cartón-piedra... (bueno, es juvenil, tampoco va a ser Joyce).

Pero, a partir de la mitad, el libro cae en picado, entra de lleno en algo que apuntaba desde el inicio (la inverosimilitud tanto de personajes como de hechos) y se desploma en un tramo final, a mi modo de ver, muy lento y farragoso, con un lío de "malos" con diferentes motivaciones, que hacen que no puedas ni concentrarte en lo que estás leyendo ni que quede demasiado claro por qué hacen lo que hacen o peor aún, que sus motivaciones parecen poco creíbles o por decirlo de otro modo, "un poco pilladas por los pelos". 

Me da rabia tener que decir esto, porque repito, me gustan mucho el estilo, la ambientación, el aire clásico y aventurero... Me da rabia que todo se vaya al garete por culpa de situaciones no creíbles, coincidencias, casualidades, rescates del "séptimo de caballería" a última hora, por personajes que no tienen personalidad, por una protagonista que hace cosas descabelladas y se enfrenta a peligros como quien juega a un videojuego (con frivolidad, léase escena "cobra"), eliminando de este modo  toda sensación de peligro, por un interés romántico que cambia de la noche a la mañana de actitud, por unos villanos llenos de tópicos, por un "misterio", el de la ciudad, que es muy arduo de tragar para cualquier lector de más de 18 años... 

De acuerdo, es fantasía, o aventuras, mejor dicho: se podría obviar la falta de sentido de muchas cosas, pero es que, encima, al final hasta me ha parecido un poco lento. Muchas de las cosas que pasan son increíblemente previsibles. Los padres de la prota, que tan aventureros y resolutivos eran en las novelas que protagonizaban aquí demuestran ser unos torpes y unos inútiles, ¿qué raro, no? En lugar de evolucionar, involucionan. 

En suma, rescato que está bien escrita y con una documentación que te sumerge en el lugar (sea o no realista).  Para lectores juveniles es adecuada, pues no le faltan nada: romance, aventura, misterio, lugares exóticos... 

Ah, por cierto, aunque la prota narra en primera persona desde el futuro, queda un poco raro que en una obra ambientada en los años veinte alguien compare ciertas cosas con un "platillo volante" o volador, pues esta expresión se acuñó en los años cuarenta del siglo XX...  

La obra contiene ilustraciones.


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

jueves, 13 de septiembre de 2018

A merced de un dios salvaje, de Andrés Pascual

Editorial: Espasa, 2018
Colección: Espasa Narrativa
440 páginas
19,90 €
Ebook:12,99 €

Argumento:

Hugo Betancor, un fotógrafo viudo, llega San Vicente de la Sonsierra para reclamar la herencia de  su hijo Raúl. Allí se encuentra envuelto en un misterio ocurrido veinte años atrás.


Comentario:


Si bien al comienzo, quizá durante algo más de un tercio, da la impresión  de que «A merced  de un dios salvaje» pueda ser una historia de redención en la que el protagonista, en crisis, con sentimiento de culpa, pendiente de su hijo enfermo, se encuentra a sí mismo y su lugar en el mundo al llegar a un lugar nuevo que le hace replantearse muchas cosas, poco a poco deriva hacia la novela de misterio y acción.

Contribuye a producir esa primera impresión la narración en primera persona, que sugiere a un hombre atormentado, con secretos (necesita urgentemente el dinero de la herencia de su hijo), traumas (la pérdida de su esposa, sobre la que sugiere cierto misterio o sentimiento de culpa) y necesidad de asentarse, si bien el retrato del personaje y sus circunstancias no llega mucho más lejos.

El resto de los personajes (y son bastantes) son descritos según las necesidades de la historia, que son, básicamente, conseguir que todos parezcan sospechosos y oculten algo, sea lo que sea y tenga, o no, relación con el caso. Llaman la atención varios flashbacks (en tercera persona) situados en la época del primer suceso, cuya relevancia y extensión resultan, en ocasiones, cuestionables.

La trama que ocupa la mayor parte de la novela, la de misterio, investigación y aventura, convierte de pronto a Hugo en protagonista de una obra de acción, en la que no paran de pasarle cosas, algunas de ellas resueltas con demasiada prisa y facilidad: sufre ataques, heridas, todo tipo de contratiempos, y es capaz de afrontarlos y superarlos como si lo hubiera hecho toda la vida. Con  mayor o menor credibilidad, consigue la ayuda de otros personajes y hasta, en un momento dado, de la policía, en principio reticente.


Por suerte, la novela no está mal escrita, crea interés tanto por lo sucedido en el pasado como por lo de la actualidad y la posible relación entre ambos casos. Hay giros inesperados y, al final, todo parece cuadrar. Sin embargo... llegado a cierto punto los giros, sorpresas y secretos (¿hay algún personaje, por secundario que sea, que no oculte algo que acaba saliendo a la luz?) son tantos que se pierde «credibilidad» y la obra se alarga hasta que parece no tener fin (el autor sorprende casi hasta la última página, con una cuestionable decisión de Hugo) con la aparente finalidad de que no se pueda adelantar al protagonista, ni al autor, en la resolución. 


En resumen,  «A merced de un dios salvaje» es una novela de ritmo irregular, centrada en el misterio y la acción, excesiva en sus giros, que por momentos se hace larga, mantiene la intriga hasta el final y, a falta de otras aspiraciones, resulta una lectura tan entretenida como olvidable.

***T***


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)



lunes, 10 de septiembre de 2018

El Rey Recibe, de Eduardo Mendoza

El Rey recibe
Eduardo Mendoza
Editorial Seix Barral. Colección Biblioteca Breve
368 páginas

Argumento:

Un joven recibe el encargo de entrevistar al supuesto aspirante a un reino cuyo territorio está en la antigua Unión Soviética, allá por los sesenta. Y luego nos cuenta su vida y lo que pasó en el mundo en los sesenta y setenta.


Comentario:

Lo primero que cabe comentar de esta novela, la última de Mendoza, es que, según la reseña promocional, se trata de una "trilogía". Eso es importante, o muy importante, ya que afecta a la consideración y valoración que se puede hacer de la obra como texto independiente o no... 

Veamos, para mí una trilogía es una serie de novelas con un hilo común, pero con diferentes inicios, nudos y desenlaces. Mientras que un libro partido en tres es eso, un libro que tiene su estructura dividida en los tres tomos. En este caso, se dice que es trilogía, pero el primer tomo termina de forma abrupta, o dicho de otro modo "no tiene final". A mi esto me ha incomodado. Pero si se trata de un libro "partido" entonces tiene sentido si continúan en las siguientes entregas las peripecias del personaje principal.

Teniendo esto en cuenta se hace muy difícil comentar la obra. Para mí el principal punto negativo es precisamente ese final que no finaliza nada y esa trama que no trata de nada en apariencia o que apunta y no remata.

A diferencia de las últimas obras del autor que he leído, esta sí me ha parecido bien escrita, con una prosa elegante, sencilla pero muy fluida y limpia, trufada de reflexiones sobre el arte, la política, la historia del España y del mundo y otras cuestiones que van surgiendo... Y es que a lo largo de las páginas de la novela el personaje principal va transitando por diversos países, un poco como a salto de mata, y contándonos sus experiencias, mezcladas con alusiones a la situación histórica de dichos territorios (como por ejemplo, la antigua Checoslovaquia, Berlín o Nueva York). También hay abundantes menciones al franquismo, en especial a la muerte de Carrero Blanco y las postrimerías del régimen. Son estos comentarios, casi como de ensayo, lo que me ha parecido más interesante, ya que la "trama" no ha logrado engancharme (a destacar la anécdota de la visita del rey, entonces príncipe, Juan Carlos y su esposa Sofia, y las opiniones que le suscita al personaje...). 

En principio, esperaba que el famoso rey o príncipe del título tuviera mayor participación, pero todo su hilo argumental queda truncado, aparece y desaparece entre medias de las aventuras personales, románticas y laborales del protagonista, que tampoco es que destaque mucho por su personalidad. Sin embargo, sí me ha gustado que sea pragmático y se deje llevar, algo muy realista... Eso sí está bien descrito. Pero el hecho de estar narrado en primera persona todo el libro y el que se abarquen varios años, hace que muchas veces la historia parezca una autobiografía (¿Relación del personaje con el autor?) con poca dramatización en forma de escenas, lo cual no necesariamente es malo, eso ya va en gustos, pero le da menos agilidad a la narración, a mi modo de ver.

El aire un tanto surrealista de la novela y los personajes, y el propio aspirante al trono del reino "imaginario" de Livonia (este territorio histórico existe) me han recordado, remotamente, a Pálido Fuego de Nabokov. Sobre este particular de Livonia decir que una de las partes que menos me gusta de la novela es la inclusión de unos fragmentos sobre la historia de este lugar al estilo wikipedia, que, a no ser que tengan sentido en posteriores entregas... como que sobran o parecen sobrar un poco. Tampoco sé muy bien si es una parte inventada o el autor se ha basado en algún texto realmente histórico... En todo caso, son muchas páginas.

A mí la novela no se me ha hecho pesada, pero sí que me ha resultado frustrante por la falta de un aparente objetivo en la trama, por el no desarrollo del asunto del príncipe y su mujer, la reina Isabella, y sobre todo por ese final brusco que deja abiertos muchos interrogantes sobre cosas que menciona el personaje (por ejemplo, todo lo relativo a su familia, su hermano de Alemania, etc, etc). Eso sí, el estilo de escritura de Mendoza en este libro me ha gustado. Bueno, le daremos una oportunidad al segundo libro... para alguien que escribe bien...



¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

lunes, 20 de agosto de 2018

Conjunto vacío, de Verónica Gerber Bicecci

Conjunto vacío
Verónica Gerber Bicecci
Pepitas De Calabaza
200 páginas

 Argumento:

Verónica se siente vacía al ser abandonada por su novio, pero no es el único vacío de su vida. Gracias a su hermano logra trabajo como organizadora del archivo de una escritora argentina, gracias al cual conoce a Alonso.

Comentario:

Lo más llamativo de esta breve novela es el aspecto formal, ya que el argumento, la verdad, no puede ser más soso. Y dentro del aspecto formal lo destacable es la ruptura de la linealidad de la narración y el uso de dibujos y diagramas de Venn (aquellos de los conjuntos que estudiábamos en la escuela) para representar diversos estados de ánimo y relaciones de la protagonista con otros personajes. ¿Se trata de algo novedoso y rompedor? Pues no, la ruptura del discurso con introducción de materiales como recortes, dibujos, etc lo hacía hace décadas Cortázar, entre otros. Solo hay que recordar Rayuela y Modelo para Armar para darse cuenta de cuánto bebe del autor argentino esta joven autora. Sin embargo, dado el nivel tan bajo y mediocre del panorama literario actual, cualquier innovación o apartamiento de lo convencional sorprende y resulta reseñable.

La obra está estructurada en capítulos (o fragmentos, mejor dicho), algunos bastante cortos, que incluyen cartas, mensajes escritos al revés (o al vesre, como dicen los argentinos), dibujos sencillos, diagramas y otros recursos, dispuestos además de forma desordenada (¿Toc, toc, Rayuela?).  Pese a que, como digo, muchos de estos recursos ya fueron utilizados en su momento por otros autores, algunos me han hecho gracia, por ejemplo, la representación de un acto sexual de la protagonista usando los diagramas de conjuntos.

La idea de vacío que subyace en toda la obra (ya desde el indicativo título), le otorga un cariz un tanto existencialista. Al tiempo, me da la impresión de que se trata de transmitir precisamente la incapacidad de expresarse verbalmente sobre ciertos aspectos de la vida que quedan en el silencio, como lo que rodea la desaparición de la madre, entroncado con la historia reciente de Argentina (dictadura, desapariciones de disidentes, etc). El vacío también aparece de modo literal en los blancos, muy numerosos, entre los diferentes bloques de texto, los dibujos... en la propia estructura de la maquetación, como si la novela estuviera llena de "agujeros".

Aunque el tema tiene una gran carga de profundidad a mí me ha parecido que se desarrolla de una forma fría e intelectual, quizás buscada, como una forma de afrontar esos vacíos o el aparente sinsentido de la existencia, lo poco sólido de las relaciones. Las reflexiones de la protagonista sobre el tiempo, la memoria, el silencio, se mezclan con alusiones y referencias a diversas disciplinas científicas como la dendrocronología (estudio de los anillos de crecimiento de los árboles) o la astronomía, y con alguna mención de pasada al exilio de argentinos durante la dictadura.

A mí no me ha llegado en ningún momento. Supongo que para quien nunca haya leído nada de las "vanguardias" todo esto resulte increíblemente original. Valoro que la autora haya osado contar su historia lejos de lo trillado. Pero (gusto personal que no implica que sea mejor o peor el resultado) hubiera preferido un desarrollo más elaborado de personajes y sus conflictos. También es verdad que quizás se trate de mostrar un mundo desdibujado, casi irreal, entre brumas. En todo caso, requiere del lector un esfuerzo extra para aprehender de qué va.

En resumen, una novela cuyo mayor mérito es el riesgo en lo formal y el intento de buscar una nueva vía de narrar lo que parece innarrable, apelando a estructuras matemáticas cuando fallan las palabras. Es breve, eso es un punto a favor, sobre todo cuando hablamos de novelas vanguardistas...

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)