lunes, 14 de octubre de 2019

Antes mueren los que no aman, de Inés Plana


Antes mueren los que no aman
Inés Plana
Espasa Calpe
512 págnas

Argumento:

En lo peor de la crisis de 2009, muere una funcionaria en circunstancias extrañas al ser empujada por una desconocida contra unas puertas de cristal. El caso es asignado al teniente Tresser, protagonista del anterior libro de la autora (Morir no es lo que más duele). Pero este está más ocupado siguiendo la pista de la joven Luba, supuesta hija suya, que ha huido de una red de proxenetas. 

Comentario:

Aunque considero que la autora ha mejorado desde su primera novela, en esta persisten algunos defectos (siempre a mi modo de ver) de la anterior. El peor de todos, la existencia de subtramas sin relación aparente, muy mal alternadas, y que para colmo, se enlazan mediante "casualidades" poco creíbles. Pero también el tratamiento de personajes, o mejor dicho, su no estructuración de forma jerárquica.

He de decir que la autora redacta bien, con lo cual da más rabia que en la editorial no hayan "editado" la novela de forma conveniente, para que al menos, ya de meter todas esas tramas dispersas, estas se vayan insertando de una forma más rítmica y lógica (a veces pasaban hojas y hojas y ya casi ni me acordaba de la historia anterior). Esta obra, centrada en una sola trama, subiría muchos puntos en mi valoración, en especial por un hecho significativo: Inés Plana, a diferencia de muchos autores de "género", quiere expresar "algo" con su historia, o hacer una denuncia o como se le quiera llamar. 

La novela está narrada en tercera persona omnisciente, un modo de narrar algo obsoleto, o por lo menos que a mí me resulta más difícil de seguir, dado que la autora cambia continuamente de personaje, y a la vez, al conocer lo que hacen otros en otros lugares, introduce esa información. No es incorrecto, pero a mí me produce una sensación de caos y muchas veces de no saber muy bien en quién se centra la acción cada vez. 

A esto se une lo mencionado sobre los personajes y su no jerarquización. Es decir, la autora trata a todos como si fueran protagonistas, cuando algunos son, por sus roles, claramente secundarios. Esto hace que tenga que  describirlos en exceso, sus vidas, sus familias, etc, cuando no hubiera sido necesario en muchos casos. Por supuesto, esto también aumenta el número de páginas...

El libro comienza con una muerte, pero pasan un montón de páginas y este caso no se investiga, ya que la autora mete la trama o subtrama de la huida de Luba, la supuesta hija de Tresser (y dentro de esta, otra subtrama con las actividades y preocupaciones de los proxenetas que la tenían captada). Esta trama ocupa una buena parte de la novela, haciendo que en realidad, sea la columna vertebral de toda ella, mientras que el caso de la funcionaria asesinada, que a priori era el tema, queda relegado durante la mayor parte de la historia. Lo peor no es eso, sino la forma en que este "caso" se resuelve... no precisamente por una profunda investigación sino por la casualidad, una vez más. 

Volviendo a las subtramas dentro de subtramas, por si fuera poco, Luba por circunstancias de su huida va a dar a una casa donde nos surge ¡otra subtrama! Para mí, la historia de la actriz y su amiga sirve para bien poco (por no decir que no sirve casi para nada), pero la autora se recrea y una vez más nos cuenta con pelos y señales la biografía y circunstancias de esas dos mujeres.

Pero para mí la peor es la subtrama gallega, que me ha aburrido muchísimo y la he notado forzada y fuera de lugar, no solo por los excesos descriptivos, sino por cómo esto encaja con lo demás (no puedo explicar con más detalle para no soltar spoilers).

Quien lea este libro buscando investigación policial puede ya ir buscando otro. No hay apenas. En realidad, parece ser más bien un libro de denuncia de ciertas situaciones. Se hace una leve descripción de la crisis económica de 2008 y se la vincula con la trama un poco forzadamente. Pero el tema estrella es la prostitución infantil, en la descripción del cual la autora no nos ahorra ni un detalle escabroso, violento y desagradable sobre el submundo y la situación de esas niñas violadas y torturadas varias veces en un día por personas sin escrúpulos. También se hace un retrato inquietante de los proxenetas que llevan vidas "normales" con sus familias, pero luego explotan a menores de edad sin ningún rubor, por no mencionar los asesinatos y los raptos. Hay escenas y descripciones duras relacionadas con este asunto.

En cuanto a los personajes, los mejor descritos son Tresser y Luba. Se supone que el teniente Tresser es el protagonista, pero aparece sorprendentemente poco (debido a la extensión de las otras historias), aunque la autora nos cuenta todo de él, incluida su relación con la psicóloga del libro anterior. Pese al detalle de su descripción a mí me resultaba poco comprensible su interés u obsesión por Luba.

Personaje que por cierto, acaba tomando casi más protagonismo que el teniente. Para mí es el mejor de la novela. Algunas cosas resultan difíciles de creer, como su ignorancia de las cosas cotidianas, la tecnología, etc, pero es probable que estas cosas ocurran hoy en día en niñas de su edad y más pequeñas que han sido raptadas por las redes de proxenetas, quienes las mantienen aisladas del mundo. 

En resumen, una novela desequilibrada, excesiva, con poca investigación policial y bastante denuncia de delitos execrables, muchas tramas paralelas mal encajadas, mucha descripción innecesaria y un intento de abarcar mucho que acaba por perjudicar a la historia.


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

martes, 8 de octubre de 2019

El latido de la tierra, de Luz Gabás

 Editorial: Planeta, 2019
448 páginas
21 €
Ebook: €

Argumento:

Alira intenta conservar su casa y sus tierras mientras a su alrededor se comete un crimen y un grupo de personas llega al pueblo hasta entonces abandonado.

Comentario:

El comienzo de El latido de la tierra sugiere que se trata de una novela de misterio (una policía que interroga a diversas personas, un cuerpo aún sin identificar…), y así lo parece durante unos cuantos capítulos. Sin embargo, poco a poco se percibe que esta trama es un cebo o excusa para tratar otros temas, desde la, al parecer inevitable, relación romántica hasta el mundo rural, el apego a la tierra, el paso del tiempo, las nuevas oportunidades.

La resolución del crimen, que en principio parece prometedora, e incluso tiene su interés que la autora evite decir durante buena parte de la obra el sexo de la víctima, o especule sobre la causa del deceso, dejando abiertas varias posibilidades, pronto se hace aburrida, cansina, superficial y sin rumbo aparente.

Llega un momento en el que da la impresión de que la autora no sabe cómo llegar a la revelación tanto de la identidad de la víctima como de quién la ha asesinado, y lo resuelve de la forma más anodina posible, con el relato de lo que ha sucedido (tras un intento de despistar), sin apenas intervención policial, dejando aún más desdibujado el personaje de la subinspectora Vega, pese a que en un principio apuntaba cierto protagonismo.

La evolución de las relaciones entre los personajes, varios de ellos con el único rol de posibles sospechosos/asesinados, también contribuye a desechar sospechosos e, incluso, a deducir quiénes pueden ser tanto la víctima como quien la asesina. La trama romántica, bastante convencional y muy previsible, no aporta sorpresas ni interés, transcurriendo por los cauces habituales.

Son los pasajes dedicados a la España vaciada, con el apego a la tierra de quienes aún resisten, el intento de repoblar algunas zonas o las consecuencias de este abandono, los más convincentes y la parte principal de la novela, en la que la autora trata de transmitir un mensaje.

En resumen, El latido de la tierra es una novela entretenida, decepcionante (para quien espere un misterio interesante), algo repetitiva y demasiado larga para lo que cuenta.


***T***



¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

martes, 1 de octubre de 2019

Sidi, de Arturo Pérez-Reverte

Sidi
Arturo Pérez-Reverte
Editorial: Alfaguara
376 páginas

Argumento:

El Cid persigue a un grupo de moros malos que atacan a los colonos de la frontera.

Comentario:

Esta es la típica novela de la que puede decirse que es solo para muy incondicionales del autor, a quienes seguramente les parecerá buenísima, en la línea de las anteriores, con unos personajes estilo Falcó/Alatriste, muy hombres, muy duros y sin ideales. Para los que no son fans queda una obra de trama casi inexistente y con unos personajes apenas esbozados (bien es verdad que en una novela de aventuras tampoco hace falta un análisis psicológico estilo Proust), que toma como partida el Cantar del Mío Cid y algún trabajo sobre el tema de Menéndez Pidal ("El Cid Campeador": casualmente tengo ese libro en casa), aunque el propio autor declara que no le interesa tanto la historia real en torno al personaje como su leyenda. Eso viene muy bien para no meterse en demasiadas honduras de documentación y demás, limitadas casi por completo a nombres de ropas y utensilios de la época y alguna nota sobre la religión islámica.

La prosa es seca y sencilla, para todos los públicos, pese a la irrupción de esas palabras de época de significados fácilmente deducibles. Los diálogos quieren ser ingeniosos pero a fuerza de repetir los mismos recursos quedan bastante raros (e incluso en exceso modernos), con esa forma desdeñosa de responder del Cid (no olvidemos que los personajes de PR hablan casi todos igual). 

No me ha parecido una novela nada elaborada, ni en cuanto a prosa ni en cuanto a estructura. Baste decir que un 28% del libro, casi un tercio, consiste en el Cid y sus camaradas persiguiendo a unos moros saqueadores, en un tono como de western e incidiendo en la dureza de los personajes y en su carácter de mercenarios (también hay escenas gore y violentas). Luego, otra parte es el Cid de charla con el rey de Zaragoza, que le pone por las nubes de tan bueno que es. La tercera parte es una larguísima (y para mí, aburrida) batalla. Así que trama, lo que se dice trama... Es más, diría que casi el primer tercio podría suprimirse sin que esto afectara en nada a la comprensión de los hechos posteriores. 

La única mujer que aparece en la historia, tiene un rol de interés "romántico" (por llamarlo de algún modo),  y sobra totalmente. Para poner eso vale más no ponerlo, ya que después de su "interacción" con el Cid de esta moza nunca más se supo. No digo que sea obligado que haya mujeres en las novelas, pero casi es preferible que no haya ninguna a que esté metida "a calzador" y para esos "menesteres" y, sobre todo, sin ser necesaria para la historia. Encima el pillín de Pérez Reverte, para salvar el "buen nombre" de su héroe (siempre con Jimena y sus hijas en el pensamiento) no nos muestra la "interacción", sino que hace una elipsis... 

La mentada mujer no es la única que parece estar "enamorada" del Cid. Casi todos los personajes, incluidos los moros, muestran por él una admiración exagerada y le recuerdan cada poco lo magnífico, grande y legendario que es. El Cid también se cuida de darle jabón a los moros luciéndose con sus conocimientos de la cultura y religión islámica, llegando incluso a rezar con ellos a su usanza. No sé yo... Entiendo que la intención del autor es mostrar que el diálogo y la comprensión de las culturas son positivos pero parece que esta comprensión solo es de un lado hacia el otro en la mayor parte de los casos, o eso me ha parecido...

Una de las cosas que menos me ha gustado es la forma que tiene el autor de meter los flashbacks (casi todos referidos a episodios que se cuentan en el Cantar u otros romances sobre el Cid). Están el Cid y un amigo hablando y de pronto va uno y dice ¿te acuerdas cuando hicimos esto o lo otro? Vale que se haga una vez, pero es que se repite el recurso un montón de veces y queda muy poco profesional, como si no supiera otra manera de introducir esa información. 

En resumen, una novela un tanto anodina, aburrida, sin trama, flojilla, solo para incondicionales de Pérez Reverte y del Cid. Me esperaba algo más imaginativo, pero incluso el Cantar del Mío Cid es más entretenido (y con más participación de mujeres). Lo peor es que apunta a continuación... A ver si en las siguientes ya nos mete a los Infantes de Carrión y se anima la cosa...

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

lunes, 23 de septiembre de 2019

Los Testamentos, de Margaret Atwood

Los Testamentos (The testaments)
Margaret Atwood
Traductora: Eugenia Vázquez Nacarino
UBLICACIONES Y EDICIONES SALAMANDRA S.A.
512 páginas

Argumento:

Los Testamentos narra la continuación de la historia de la República de Gilead varios años después de la acción de la novela precedente "El cuento de la criada". Tres voces nos narran sus avatares en el singular país donde las mujeres son meros objetos reproductivos.


Comentario:

Lo primero que quisiera señalar es que El cuento de la criada me gustó muchísimo (y también la primera temporada de la serie, aunque es algo lenta). Dicho esto, a mi modo de ver esta secuela es totalmente prescindible e innecesaria, y no aporta nada a la obra maestra citada.

No aporta porque los lectores no necesitamos que nos cuenten todo, pues ya disponemos de los recursos de nuestra imaginación para suplir los huecos y leer entre líneas. Tampoco nos da nuevas visiones sobre lo que ya conocemos de la atroz distopía de Gilead, que, en el fondo, recurre a los lugares comunes de todas las dictaduras y sistemas opresivos que en el mundo han sido (hay escenas que recuerdan mucho al trato que daban los nazis a los judíos y otras, a las técnicas de terror en estadios deportivos de ciertas dictaduras latinoamericanas).

La obra está narrada en primera persona por tres voces femeninas, dos adolescentes (una que vive en Canadá y otra en Gilead) y una tercera, la única que me ha parecido interesante, de una de las Tías (Tía Lydia), que es la denominación de las mujeres no casadas que colaboran con el régimen en el control de las otras mujeres. Las dos primeras contraponen las diferentes formas de pensar y actuar de las chicas en un país "normal" o "ideal" (Canadá) y en otro donde se supone te han lavado el cerebro con "ideología", aunque al final ambas son más parecidas de lo que una imaginaría.

Como digo, el relato de tía Lydia (en forma de testimonio ológrafo encontrado posteriormente) es interesante ya que nos permite ver el régimen desde dentro y desde la perspectiva de una de los "verdugos", con su historia personal y de cómo terminó colaborando con los comandantes y manejándolos con astucia (¿femenina?). Sin embargo, tal pareciera que la autora trata de blanquear o dulcificar ciertos comportamientos apelando a la lucha por la supervivencia. Ciertamente, al final hasta me caía bien la tía Lydia... aunque es difícil entender sus motivaciones u objetivos reales.

Lo mismo puede decirse del tratamiento de la religión, base de la opresión de las mujeres en Gilead (se trata de un régimen teocrático), que es "salvada" diciendo que en realidad los comandantes han traicionado el mensaje original o han dado una versión errónea de lo que dice realmente la Biblia. ¡Como si la Biblia no dijera ya suficientes atrocidades contra las mujeres! 

La trama de la obra es muy simple y con situaciones incluso poco creíbles (la facilidad con que convencen a cierto personaje para ir a Gilead, y la no menos pasmosa facilidad con la que regresa a su lugar de origen, el plan de Lydia), los giros y sorpresas se ven venir a tres leguas (sobre la identidad de dos de las protagonistas, quién va a morir y cómo, aparición de cierto personaje importante en la anterior obra...), hasta el punto que parece como un fan service para los seguidores del libro y de la serie. No digo que sea una novela mala, ya que se sigue con cierto interés (más que nada por el efecto prestigioso de la primera novela y su potente historia) y está bien escrita, pero es una obra de "relleno" y sin contenido nuevo. 

Para más inri, termina exactamente igual que la primera, con un congreso o similar varios años o siglos en el futuro donde los académicos discuten la caída de Gilead y los escasos testimonios que han quedado de ese periodo (otra cosa poco creíble; lo cierto es que no me queda muy claro qué tipo de tecnología usan en Gilead y cuán avanzada está). 

En resumen, innecesaria obra salvo para fans del libro original y de la serie que quieran más de lo mismo mientras sacan otra temporada, con algunas escenas impactantes (los flashbacks de la tía Lydia), historia floja y previsible, y poca "chicha". Eso sí, nunca está de más recordar cuán nefastos son los sistemas donde se pisotea la libertad individual en aras a conceptos etéreos o ideológicos. Si sirve para concienciar, bienvenida sea la obra.


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

lunes, 16 de septiembre de 2019

De Cayetana a Cayetano, de Cayetano Martínez de Irujo


Editorial: La esfera de los libros, 2019
308 páginas + 64 ilustraciones
22,90 €
Ebook: 9,99 €

Argumento:

Cayetano Martínez de Irujo, conde de Salvatierra y duque de Arjona, relata sus experiencias como parte de la familia Alba y como persona.

Comentario:

La publicación de De Cayetana a Cayetano ha ocasionado que se comentara su contenido en diversos medios (antes y después de salir a la venta), haciendo especial hincapié en los pasajes más mediáticos, conocidos y morbosos de la biografía de su autor, y de su familia, sin apenas menciones a los pasajes más personales.

Con una redacción correcta, y sin seguir un orden lineal, el autor satisface la curiosidad por conocer su versión de los hechos, y no elude hablar de su madre, Cayetana Alba, y de la compleja relación que tuvo con ella. También menciona a sus hermanos mayores y a su hermana menor, sin ocultar que con la mayoría no tiene buena relación (Carlos, actual duque de Alba, Alfonso y Jacobo), aunque se lleva bien con Fernando y Eugenia. Y, aunque enumera algunas experiencias poco agradables (entre ellas cuando Carlos rechazó un beso suyo siendo un niño), asegura quererlos a todos.

La relación del autor con Jesús Aguirre, segundo marido de Cayetana, y con Alfonso Díez, su viudo, también tienen su lugar en la obra, al igual que la donación en vida que hizo la difunta duquesa, y que ocasionó problemas entre algunos de sus hijos. Incluso aborda, y aclara, cierto rumor acerca de su hermano Fernando.

En su relación con las mujeres de su vida además de la duquesa y su Nana, Margarita Cayarga, a quien define como su segunda madre y es una de las personas a quienes dedica el libro, ocupa un lugar especial Genoveva Casanova, su ex esposa y madre de sus hijos mellizos, Amina y Luis. Otros romances, como el que tuvo con Katia Cañedo siendo joven, o con la actual, Barbara Mirján apenas ocupan unas líneas. Algunas más se dedican a Mar Flores (no da su nombre, se refiere a ella como la modelo): “Era una mujer maquiavélica y fría, de doble personalidad: no conseguí averiguar qué había tras sus ojos marrones sin profundidad, me miraban pero no lograba traspasarlos, solo percibía una oscuridad infinita.”.

Entre los hombres de la vida de Cayetano destaca su difunto padre, Luis Martínez de Irujo, cuya imagen da la impresión de tener idealizada tras su temprano fallecimiento (cuando él tenía nueve años), Florián Cortijo, quien le enseñó a montar, guió sus pasos en la hípica y ejerció como figura paterna, también presente en la dedicatoria. Otro referente masculino sería el periodista Luis María Anson, autor del prólogo.

También enumera a una serie de amigos, elegidos por él en su constante búsqueda de una familia normal, a quienes considera sus hermanos. El  futbolista Emilio Butragueño; Ludger Beerbaum, jinete olímpico; Manel Berdonces, boxeador; y el torero Francisco Rivera, exmarido de su hermana Eugenia, que perdió su puesto tras la separación: “Crecí en un palacio. Manel en un ambiente duro del barrio de Tetuán. Emilio en el corazón acomodado de Madrid. Ludger en Alemania. Y han conformado tres pilares básicos en mi vida. Había un cuarto, el exmarido de mi hermana Eugenia, pero ha abandonado ese lugar en mi vida y en mis afectos.”.

El palacio de Liria, símbolo de la Casa de Alba, es un personaje más, en el que el autor sufrió una niñez solitaria, perdido en la enormidad de sus estancias, ignorado por sus familiares y maltratado por diversas nannies, una época que le creó los traumas de los que, por diversos métodos, ha intentado curarse desde entonces: “He querido comenzar este libro recordando la inauguración del palacio porque —al margen de las frases grandilocuentes que adornaron la prensa de aquellos días— creo con sinceridad que la rehabilitación de Liria es uno de los hitos de la Casa de Alba, y una de las claves que marcaron la existencia de mi madre, de mi propia vida y la de mis hermanos.”.

Y es que, además de las anécdotas más o menos morbosas acerca de su familia, el autor desgrana toda una vida de sufrimiento causado por traumas infantiles (orfandad, malos tratos físicos y psicológicos, soledad…) que dieron lugar a dificultades para relacionarse (sobre todo en las fallidas relaciones con las mujeres, a quienes era infiel), ataques de ira, accesos de llanto. Y lo cuenta con aparente honestidad, desgranando sus propias luces y sombras, los tratamientos a los que se sometió y la lenta mejoría.

Igualmente justo trata de ser con su familia, a quienes comprende y justifica, incluido Jesús Aguirre, quien le pidió perdón poco antes de fallecer, y su madre. El autor entiende que, de alguna manera, todas esas personas, incluso las que le hicieron daño, de forma intencionada, o no, son también víctimas de sus propias circunstancias, encontrando comprensión para sus acciones.

En resumen, De Cayetana a Cayetano, satisfará (al menos en parte) a quienes busquen el morbo, aunque se diría que para el autor es algo más, un intento sincero y honesto de contar su verdad, sus heridas y cómo ha tratado de sanarlas, con pasajes de gran dureza en los que resulta fácil empatizar con él, tan interesantes, a su modo, como el resto de la obra.


***T***

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)