miércoles, 30 de septiembre de 2015

Fulgor, de Manel Loureiro

Editorial: Planeta, 2015
488 páginas
19,90 €
Ebook: 9,99 €

Argumento:

Tras recuperarse del coma en el que permanecía tras un accidente de tráfico, Casandra empieza a sufrir extrañas visiones. 

Comentario:

Fulgor es una de esas novelas en las que nada destaca de forma especial, pese a los intentos de enganchar por distintos medios, desde la persecución y asesinatos con los que comienza, descritos con una minuciosidad que puede agradar a quienes les gusten este tipo de detalles (hay más escenas similares, aunque la mayor parte de la obra transcurre por cauces menos truculentos, lo cual puede decepcionar a cierto tipo de lectores), hasta los avisos tipo «No sabía que acababa de abrir la puerta a algo muchísimo más aterrador» o los largos capítulos en los que parece que Casandra está a punto de ser descubierta haciendo algo inconveniente (la charla con Logan en El Trastero o la incursión en los grandes almacenes), aunque la intriga es más acerca de cómo logrará salir del paso que si logrará hacerlo (es evidente que sí cuando queda tanto para acabar la novela).

Quizá la característica que mejor define esta novela sea su previsibilidad: sigue los cauces habituales del género, incluidas ciertas «sorpresas» que no lo son tanto, las mencionadas escenas de violencia explícita, largas secuencias de «acción» y poco más.

Fulgor tampoco destaca por unos personajes que, a excepción de Casandra, Logan y, en menor grado, Daniel, son meros comparsas al servicio de la narración. Incluso la protagonista y el dilema con el que se publicita la novela («En Fulgor Manel Loureiro plantea un apasionante reto al lector: ¿Hasta dónde estarías dispuesto a llegar para salvar a los tuyos? ¿Qué sacrificarías de verdad? ¿Dónde están tus límites?») son convencionales. Ella actúa como haría cualquier protagonista, y las trabas morales que se plantea en algún momento las solventa con rapidez y decisión, sin atormentarse demasiado.

En lo formal no hay grandes alardes: redacción lineal durante casi toda la novela, uso de términos habituales para describir los momentos más dramáticos, con preferencia por palabras como extraño o imposible  («... Roberto entraba haciendo una contorsión imposible», «… se abombó durante un segundo de una manera imposible», « Su hijo señaló una pila de libros imposiblemente grande…», o el ya clásico ángulo imposible: « Por debajo de la sábana asomaba la bota de un hombre retorcida en un ángulo imposible») cuando si ocurre es posible, e incluso hay alguna ocasión donde se emplea un término más adecuado (…«con el cuello torcido en una posición antinatural…»).


Por cierto, es curioso que Casandra se sorprenda cuando cierto personaje resulta no ser lo que creía, dado que está presente en una escena anterior, en la que ella puede ver el aura de quienes la rodean… 

En resumen, Fulgor es una novela de género (thriller/fantasía/terror) muy similar a cualquier otra, con una factura correcta, entretenida, deudora de la obra de Stephen King, que se diría escrita para gustar a un público anglosajón.

***T***

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión. Insultos o comentarios personales sobre las administradoras no saldrán publicados, solo comentarios de los libros.

3 comentarios:

  1. Me lo terminé estos días y la verdad me decepcionó un poco. Me leí El último pasajero este verano y lo que menos me gustó fue el ritmo tan lento que tenía la novela, decidí darle una oportunidad a este y me he encontrado con lo mismo. De resto coincido contigo la historia es bastante previsible. Aún así una historia entretenida para pasar un rato pero terror o thriller cero patatero.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Al principio todo iba bien. Manel Loureiro, el seguidor hispano de Stepen King, nos cuenta el Fulgor sobre una secta de seres "oscuros" que, literalmente, se alimentan del dolor ajeno. Asesinan y provocan horribles accidentes para absorber el sufrimiento de las víctimas agonizantes. Hasta allí todo bien. El problema aparece en el capítulo XXII, cuando vemos a uno de estos seres oscuros que por el momento no está asesinando a nadie y, para no morir de inanición, ahoga gatitos en agua fría y los ve sufrir. No lo podía creer. ¿Acaso el autor no se dio cuenta del humor involuntario de esta escena y del tropezón que supone para la novela?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi opinión es una de mis partes favoritas por que refleja la maldad pura del villano, y el tono de los oscuros. No soy un crítico pero he leído todos los libros de manel y este me gustó mucho.

      El final me pareció un poco precipitado. Pero en general le doy 4.5. De 5.

      Eliminar

Comenta, no seas tímido.