jueves, 7 de abril de 2016

Olvidé decirte quiero, de Mónica Carrillo

Editorial: Planeta, 2016
320 páginas
19,50 €
Ebook; 12,99 €

Argumento:

Malena rememora su relación con Mario.

Comentario:

«Olvidé decirte quiero» tiene bastantes similitudes con la primera novela de su autora, «La luz de Candela»: narración en primera persona con distintos puntos de vista (en esta solo Malena y Mía), inclusión de breves relatos o poemas, generalmente al final de cada capítulo (que poco o nada aportan a la historia), o el amor romántico basado en la dependencia que sienten la protagonistas por hombres que no las merecen (Manuel en la otra y Mario en esta, son incapaces de amar, y definidos por ellas en base a su atractivo físico y a sus dotes amatorias), de la que intentan liberarse relacionándose con otros hombres.

También como en la novela anterior, apenas hay diálogos o interacción de Malena con otros personajes (excepto los hombres: Mario, Alejandro, 007... el resto, familia, su amiga Vega, apenas merecen la atención de la protagonista) a favor de una narración sustentada en juegos de palabras (si en la otra era con películas en esta es más con canciones), frases pretendidamente poéticas, rimas, reflexiones que quizá intentan ser profundas pero resultan tópicas, y más generalidades que hechos concretos. 

En cuanto a las intervenciones de Mía (la difunta perra de Malena, obsesionada por su oportunidad perdida con Lucas, el perro de sus sueños), que tal vez intentan hacer comprender a una protagonista que no puede enterarse cuáles fueron sus errores, pronto se dispersan en digresiones absurdas sin el ingenio y el humor que cree tener, además de un exceso de «humanización» (pensamientos y sentimientos imposibles en un animal), que restan eficacia y «seriedad» a un discurso que parece resumirse en: «… podemos calificar que los humanos sois, grosso modo, idiotas.»

Solo en el capítulo 49, cuando ya se ha relatado la relación de Malena con Mario y Alejandro, comparado ambos romances y descrito sus encuentros sexuales, la obra retoma la posibilidad de una defunción inminente que se suponía la premisa de la novela, asegura haberse despedido de todos y zanjado conversaciones dejadas a medias o nunca comenzadas, reflexiona brevemente sobre lo que pudo hacer y no hizo, lo que haría si tuviera una segunda oportunidad, si continuara con su vida… Y acaba.

En resumen, «Olvidé decirte quiero» cuenta, con algunas diferencias, la misma historia de amor, desamor, dependencia etc… que «La luz de Candela» sin aportar novedades, infrautiliza las posibilidades de análisis que ofrece la premisa argumental, reitera argumentos y justificaciones en un texto repetitivo en el que los capítulos de Mía, parecen digresiones sin utilidad, y acaba con un final tan abrupto como carente de sentido. Una novela que se diría escrita para gustar a un determinado tipo de lectoras (es difícil que interese a los hombres), quizá aquellas que disfrutaron con la anterior obra de la autora.


Citas de «Olvidé decirte quiero»:


Malena, capítulo 1:

« Me llamo Malena y es posible que muera hoy. Se me ha pasado tantas veces este macabro pensamiento por la mente que ahora no sé muy bien qué hacer, qué decir, ni siquiera sé qué sentir. ¿Y si finalmente muriera hoy? No digo hoy, sino ahora. En este preciso instante. ¿Cómo sería mi vida en mi ausencia?
 Y la nada más absoluta me responde con un silencio perturbador.»

Malena, capítulo 2:

« Siempre he sido muy miedosa. Tuve miedos desde niña. A estar sola, a tener pesadillas, a suspender, a hacerme mayor, a ser rara, a volverme loca, a gustar y a no gustar, a que me quisieran y a que no, a la vida y a la muerte.
Tuve miedo, incluso, a dejar de tener miedos. Pero ahora es distinto. Por primera vez, el miedo es real. Puedo morir. Puedo morirme yo. Es más, es posible que ya lo esté y no lo sepa porque nunca lo he estado antes. ¿Quién me dice que esto no es estar muerto? Nadie ha venido de la otra vida a explicarnos el camino de vuelta, que quizá sea este en el que me encuentro.»

Mía, capítulo 27:

«Nunca aceptaste que Mario no volviera, Male. Y menos aún que se fuera con esa perra. «Tan vulgar, tan poca cosa», decías en voz alta alguna vez mientras deambulabas por casa. Ojalá se hubiera fijado en alguien brillante, ¿verdad? Una mujer hermosa, rápida, aguda, perspicaz, con sentido del humor. Alguien que hubiera estado a tu altura, ¿no?»,


También en este blog:

- Reseña de «La luz de Candela»



***T***


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

19 comentarios:

  1. Lo encuentro demasiado normnalito, de momento no me llama
    un beesito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Neus:

      A mi más que una novela normalita me parece demasiado similar a la anterior de la autora. Si te gustó y quieres leer algo parecido bien, si no...

      Saludos.

      Eliminar
  2. Lo estoy leyendo...y no m esta enganchando NADA...no hay un hilo conductor que te lleve con ganas al siguiente capitulo..divaga..se centra demasiado en el Mario este que para ser un cabron parece tenerla enganchada. Y lo peor...no enfatiza nada en lo que para ki deberia ser el eje de la 'novela' que es el accidente y estar apunto de morir. Mira que monica me cae bien y creo q como periodista genial...pero como escritora creo que aun queda mucho camino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Yolanda:

      Opino como tú, la novela se centra demasiado en la relación entre Malena y Mario, como lo hacía "La luz de Candela" en el romance igualmente destructivo entre Candela y Manuel, haciendo que las dos novelas parezcan distintas versiones de una misma historia que, por lo que sea, es la que quiere contar la autora.

      Quizá lo más decepcionante es que la sinopsis hace creer que va a tratar de otras cosas (una supuesta reflexión de Malena sobre su vida cuando cree que está a punto de acabar), y de eso (casi) nada.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Pues este género no me llama nada en absoluto y después de leerte menos todavía. Agradezco mucho estas reseñas que son claras en sus opiniones sobre un libro, te permiten hacerte una idea real sobre lo que se puede encontrar en él. ¡Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inquilinas Netherfield:

      Gracias por comentar y por tus palabras sobre el blog.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Compré el libro después de meses de espera. La luz de candela me encantó. Esta nueva novela me ha resultado un poco decepcionante. No me ha gustado nada. Ni el argumento, ni las supuestas reflexiones, para mi gusto muy básicas. Una pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónim@:

      Sí que es una pena que no te haya gustado la novela, en especial si te agradó la anterior de la autora, con la que tiene tantas cosas en común.

      Quizá la siguiente.

      Saludos.

      Eliminar
  5. Basura envuelta en celofán, que si no fuera por lo mediática que es su autora, dormiría de los justos en una papelera de reciclaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Anónim@:

      Parece que no te ha gustado mucho la novela.

      Yo he leído varias novelas mediáticas y hay algunas bastante dignas.

      Saludos.

      Eliminar
  6. Llegó a mis manos en una cena de amigos, si bien conocía de su publicación. No había leído aún, la primera obra de la autora, pero me decidí a empezarlo, me llamaba mucho la atención, no sé, si por el juego de palabras de su título, y me enganchó. He de decir que me ha resultado precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Olimpia:

      Me alegra que te haya gustado la novela.

      La luz de Candela (otro título con juego de palabras) trata un tema similar (la dependencia de la protagonista de un hombre que no la merece), quizá te guste. Puedes leer una reseña y comentarios en este mismo blog.

      Saludos.

      Eliminar
    2. al final el amor es lo que mueve el mundo...

      Eliminar
  7. Esta chica está un poco obsesionada con la dependencia, no? O le han hecho mucho daño o no sabe escribir de otra cosa.

    ResponderEliminar
  8. Muy decepcionante. No me ha gustado nada, me ha resultado muy aburrido. Su primer libro todavía me llamó algo la atención, por eso decidí leerme este. Gran error, me ha resultado repetitivo y aburrido, por no hablar de la interacción de su perra en la novela, la cual me ha parecido absurda e inverosímil. En mi opinión, Mónica es una gran periodista pero como escritora debe mejorar bastante en sus historias...

    ResponderEliminar
  9. Acabo de terminar de leer la novela ahora mismo ( me había traído el libro para leerlo estando de vacaciones como me gusta hacer siempre) y la verdad es que me esperaba mucho más, por eso quizá me ha decepcionado.
    Hay capítulos que prácticamente no aportan nada y otros en los que se centra muchísimo en esa relación tan tormento-dependiente con Mario, intercalando las reflexiones y pensamientos de su difunta perra que en algunos momentos resulta hasta graciosa pero demasiado humanizada.
    Pensaba leer el anterior pero no lo voy a hacer.
    Es cierto que aporta una reflexión a lo que hacer en vida y ahora que estamos aquí, pero me hubiese gustado mas el diálogo entre los personajes y que terminase con algún detalle más acerca de cómo quedo la protagonista tras el accidente.
    Le pongo un 6,5

    ResponderEliminar
  10. Estoy totalmente de acuerdo con la crítica de Regina Irae. Me ha parecido un argumento simple, una redacción que no engancha al lector por su falta de brillo a la hora de describir y hacer empatizar. Lo que me desgasta del libro no es tanto la dependencia de la autora con un hombre que le demuestra una y otra vez su indiferencia sino los intentos de la autora de deslumbrar dejando en evidencia su creatividad.

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado, lo he leído en mis dos últimos días de vacaciones y era justo lo que me apetecía leer en ese momento. Me ha hecho pensar, en todo lo que dejamos de hacer...y por qué.

    ResponderEliminar

Comenta, no seas tímido.