viernes, 15 de noviembre de 2013

As de corazones, de Antonia J. Corrales


As de corazones
Editorial: Vergara, 2013
272 páginas
14 €

Argumento:
Las vidas de Ayala, Bastián y Samantha se entrecruzan a lo largo de los años en diferentes paisajes y situaciones.

Comentario:
As de corazones es una novela de personajes y sentimientos, en los que el misterio que rodea al trío protagonista se diría más una excusa para incidir en el "romance" que un intento real de crear intriga (es fácil que personas que lean habitualmente deduzcan enseguida lo que pasa, aunque la autora no lo revela hasta la última parte de la historia), ya que se van soltando sugerencias e insinuaciones (quién sabe si buscando que se adivine o solo intentando crear expectativa) a lo largo de la narración por parte de los tres implicados.

Curiosamente, cuando al final se revela el misterio, se descubre también que varios personajes tenían conocimiento del mismo y han adoptado una actitud de silencio y ocultación tan chocante como incomprensible y carente de lógica y credibilidad, sobre todo en cuanto a un hecho del pasado, que condiciona el presente, forzando de forma inverosimil que se acepte cierta situación.

La historia está contada en primera persona a modo de reflexiones y recuerdos de Samantha, Ayala y Bastián, cuyas «voces» pueden confundirse en ocasiones, pese a que cada capítulo comienza con el nombre de quién lo relata, pues todos ellos utilizan similar tono (entre lo dramático y lo pretendidamente poético) y vocabulario, aunque uno de ellos sea un hombre y que la desaparición de Samantha como narradora apenas alteraría el contenido de la obra.

Ellos tres son los buenos de la historia (pese a la insistencia de Samantha en su maldad), frente a otros, como los tíos, cierto militar y algunos más que parecen representar el mal por el mal, aunque también hay personajes positivos, sobre todo por parte de Ayala, si bien dos de ellos, Víctor y Anthony, tienen roles similares y poco convincentes.

Esta redacción en primera persona, que quizá intenta implicar a quien lee con quienes cuentan sus vidas, tiene como consecuencia involuntaria un tono a veces discursivo, que cuenta las cosas más que mostrarlas, sin apenas diálogos, que cuando aparecen resultan casi irrelevantes y poco representativos, como también lo es la subtrama relacionada con cierto manuscrito y su autor pese a propiciar el encuentro de dos personajes o la demasiado casual y oportuna intervención del mentado coronel.

La obra contiene también varias repeticiones de información (algo que afecta sobre todo a dos de los protagonistas), algún «momento Wikipedia» (Tanzania y el Kilimanjaro), cierta crítica (a Dios, al mundo editorial) que resulta tan tópica como superficial y un simbolismo que pasa de los paraguas rojos de una novela anterior de la autora, En un rincón del alma, al de las amapolas y las jirafas albinas en esta.

Cabe destacar además, cierto tono anticuado, tanto en las actitudes y comportamientos de los protagonistas como en la propia ambientación de la historia, con detalles tan vagos que se hace imposible distinguir en qué época se desarrolla.

Quizá la mejor baza de la novela es su carácter intimista, el tono poético y el conflicto que atormenta a los personajes, lo que puede crear en algunos lectores la buscada implicación emocional que consigue que una lectura resulte satisfactoria.

***T***

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta, no seas tímido.