lunes, 22 de febrero de 2016

La tierra que pisamos, de Jesús Carrasco

La tierra que pisamos
Jesús Carrasco
Seix Barral
272 páginas



Argumento:

España, como gran parte del mundo, ha sido invadida por un extraño imperio que podría ser alemán o centroeuropeo. Esta fuerza opresora utiliza a los nativos como esclavos, al modo nazi. Una anciana llamada señora Holman, que está casada con uno de los oficiales veteranos de la conquista, descubre un día a un refugiado en sus tierras.



Comentario:

Hace unos años irrumpió en el panorama literario español el nombre de Jesús Carrasco gracias a su obra "Intemperie", una especie de western con sabor hispánico y reminiscencias delibedianas, ambientado en un tiempo y espacio indefinidos (que podrían ser la España de los cincuenta), y que tenía como tema la violencia. La obra que nos ocupa está urdida con los mismos mimbres, pero a mi modo de ver, es mucho más imperfecta, lo cual es destacable tratándose de una segunda obra.

En primero lugar, a destacar el estilo, que es similar al ya visto en su opera prima, y que podríamos denominar "agro-retro", caracterizado por las ínfulas artísticas, el ruralismo extremo, el lenguaje arcaizante que remite a la tradición española más profunda y tradicional, la recuperación arqueológica de palabras en desuso, que le dan a la narración ese aire "anticuado" pero bien imbricado con la rudeza y hostilidad del paisaje que describe, las tierras de Extremadura (y que en Intemperie estaba mejor logrado). Si añadimos a esto el hecho de que la novela está ambientada en un tiempo imaginario (de apariencia casi decimonónica o de inicios del siglo XX), no es de extrañar que la historia parezca una distopía con sabor arcaico y "de pueblo", pero bastante artificiosa y poco creíble, debido, sobre todo, a que el autor pasa completamente de contextualizar este mundo imaginario. No sabemos de dónde sale ese imperio, ni cómo ha llegado a conquistar casi todo el mundo, y a esclavizar a la población, que no se resiste en absoluto. Entiendo que se trata de simbolismos de temas más profundos, como la violencia, la opresión de unos humanos por otros, etc, etc, pero a mí no me funciona si no puedo verlo como algo verosímil, que no real. Así pues tenemos por un lado una ambientación irreal y unas descripciones hiperrealistas (y de bastante regodeo en la violencia y lo gore).

Tampoco ayuda a meternos en la trama (bastante endeble, a mi modo de ver, por no decir que casi no pasa nada en la obra), la forma en que está narrada la historia. Existe una narradora en presente y en primera persona, Eva Holman, esposa de un viejo oficial impedido, que, de pronto, pasa a hablar en segunda persona y luego a esto se une una narración en tercera, que es la parte protagonizada por Leva, el refugiado que se esconde en sus tierras. El conflicto de la protagonista consiste por un lado en su odio al oficial con que está casada, al que desea matar; por otro, su miedo y curiosidad hacia el "otro" (uno de los temas es la "alteridad", sí); y por último, la pérdida que ha sufrido en la guerra como madre, ya que su hijo murió en una campaña. El autor utiliza este hecho para unir su destino simbólicamente al de Leva, que también ha perdido a su mujer e hija: una forma de decir que tanto invadidos como invasores comparten las mismas miserias en el fondo y son todos víctimas, etc, etc.

Sin embargo, yo nunca he entendido las razones del odio tan visceral de la señora Holman hacia su marido ni sus comportamientos erráticos en relación con Leva, ni su decisión final de rebeldía.

Con todo, su historia es mucho más interesante (sin serlo en realidad) que la de Leva, cuyas peripecias se basan en escenas de deportación e internamiento en campos de trabajo similares a los de los nazis. En verdad, todo me ha recordado a eso, incluyendo pasajes de exterminio y cremación, descrito todo con mucho detalle, mucho detenimiento en lo feo y lo macabro, que, pese a todo, no logra calar profundamente, debido al distanciamiento que produce esa ambientación tan poco creíble.

La expresión tan obvia del mensaje ha hecho que me resulte muy poco efectivo, teniendo en cuenta que la literatura funciona mejor cuando sugiere y no cuando muestra su tramoya y sus intenciones.

Finalmente, y esto ya es algo subjetivo, me ha parecido bastante aburrida esta novela. Eso sí, está bien redactada, aunque para mi gusto la estructura no sea lo que se dice perfecta. El fondo y el contenido no están a la altura de la forma.

PD: alguien debería decirle al autor y a la editorial que hoy en día "este" y "ese" no llevan tilde. Y que "esos" ya no lo llevaba ni antes de la última reforma de la RAE.


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

7 comentarios:

  1. A mi no me gustó nada su anterior novela,así que ésta la dejo pasar. Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola, Marina. Lo cierto es que a mí ya la anterior me pareció solo forma sin fondo, pero como era primera obra, bueno, hay cosas que las pasas un poco por alto. Pero en esta no me ha convencido nada. Claro que puede ser una percepción mía. Gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  3. Tuve que leer Intemperie por trabajo; basura bien empaquetada.

    ResponderEliminar
  4. Dura reseña. Acabo de terminarlo, para mí habla de la tierra que pisamos, debajo de ella tenemos nuestros muertos y con ellos hemos dejado nuestros mejores sentimientos, nuestras rupturas de proyectos con esas personas. La prosa es muy sonora, un gusto leerla. Hasta cerca del final no he sabido bien lo que me estaba contando. No me ha encantado pero tampoco me ha dejado mal sabor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, sí yo la prosa y el mensaje los veo bien, pero no me acaba de convencer la historia en sí, la trama, digamos. Saludos

      Eliminar
  5. En el capitulo 86 cuando dice: "cruzar el Aqueronte", quiere decir la laguna de la Estigía, no? y Caronte el barquero. Me gusta mucho su prosa, pero no me ha entusiasmado tanto como "Intemperie". Me quedo con su mensaje: "el dolor une al ser humano".

    ResponderEliminar
  6. Reconozco que 'La tierra que pisamos' no tiene la fuerza de 'Intemperie' y, sin embargo, a mí se me ha quedado más dentro que esa primera novela. Me fascina Eva, me fascina cómo llega ese extraño a su huerto y le revuelve la vida porque hace que se replantee muchas cosas, incluso el bando al que pertenece y sus lealtades. Sé que a muchos les ha decepcionado esta novela comparada con 'Intemperie' y, sin embargo, a mí me parece mucho más potente si vas más allá de la historia.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Comenta, no seas tímido.