lunes, 29 de febrero de 2016

Observada, de Renée Knight

T.O.: Disclaimer, 2015
Editorial: Salamandra
Traducción: Carlos Mayor Ortega
320 páginas
19 €
Ebook: 12,99 €

Argumento:

Al recibir una novela titulada «Un perfecto desconocido», que parece recrear unos sucesos de su vida ocurridos veinte años atrás, Catherine Ravenscroft decide averiguar quién se la ha enviado y qué pretende.

Comentario:

Superficialmente, «Observada» tiene muchas similitudes con un telefilme de sobremesa para TV, desde el tema (secretos, venganza) hasta el desarrollo (personajes acosados, a la defensiva, giros más o menos inesperados, sorpresas), si bien la forma de abordar la (tópica) historia logra que se trascienda la mera novela de entretenimiento.

La historia está narrada desde distintos puntos de vista, siendo los mayoritarios el de Catherine, en tercera persona, y el de Stephen Brigstocke (de quien enseguida se sabe que envió el libro), en primera persona, aunque también se muestran ocasionalmente los puntos de vista de Robert y Nicholas, esposo e hijo de la protagonista, algún pasaje de «Un perfecto desconocido» (en tono de resumen explicativo) e incluso varias escenas de lo que en realidad sucedió veinte años atrás.

Tanto la alternancia de puntos de vista como la inclusión escenas situadas en diferentes momentos (la narración de Catherine empieza en 2013 y la de Stephen en 2011), desde la actualidad al hecho que dio origen a la situación, pasando por otros sucesos de diferente relevancia contribuyen a crear incertidumbre sobre lo que pasó e incrementar el interés por conocer la verdad, en un crescendo que ocupa las últimas cien páginas.

Sin embargo, no es esa sensación de «enganche» compuesta por la intriga por conocer tanto los hechos de dos décadas atrás como lo que harán los personajes en la actualidad lo que hace más atractiva la novela, sino la trascendencia que se le da, la forma en la que afecta a los protagonistas, incluidos el marido y el hijo de Catherine, dando lugar a una interesante evolución interior de todos ellos.

Al comienzo de la novela Catherine, que parece decidida a que no se sepa lo que ocurrió, da la impresión de que se siente culpable, mientras que Stephen, obsesionado por vengarse, se diría un desequilibrado dispuesto a todo, incluida la violencia. Poco a poco, según se suceden las revelaciones, van cambiando las primeras impresiones, lo que lleva a reflexionar sobre las apariencias, la culpa, el castigo, la redención y, sobre todo, sobre las consecuencias, de lo que se hace y de lo que no, lo que cambia las vidas de la familia Ravenscroft y de Brigstocke.

Si bien la autora deja sin explicar algunos detalles importantes, relativos a dos situaciones protagonizadas por Jonathan (el hijo de Stephen), que él no puede aclarar, ni es imprescindible conocer, la historia se resuelve de forma bastante satisfactoria.

Por cierto, el título elegido para la versión de Salamandra, «Observada», es menos apropiado que el original, «Disclaimer», entre cuyas acepciones se encuentran: aclaración, exoneración, descargo, renuncia o advertencia, más acordes al contenido de la novela.


***T***

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

2 comentarios:

  1. Aparte de lo que comentas del título, y a título personal, la cubierta me parece bastante horrorosa (he visto la original y, siendo de parecida temática, es mucho más bonita). Me gustan mucho los thrillers psicológicos, así que si me cae en las manos lo mismo me pongo con él.
    ¡Besote!
    MH

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Inquilinas Netherfield:

      Aunque la cubierta no me había gustado no se me había ocurrido mirar la original hasta que lo has comentado, y estoy totalmente de acuerdo contigo, la original, expresando casi lo mismo, es mucho mejor.

      En cuanto al título, no es que el elegido por Salamandra sea completamente inadecuado, tiene relación con algo que ocurre en la novela, pero, a mi modo de ver, es mucho mejor el original.

      Espero que, si finalmente lees la novela, te pases a comentar qué te parece. Yo leí las últimas cien páginas de un tirón, deseando saber lo que de verdad había ocurrido, pero quizá a otras personas no les «enganche»: al final es cuestión de preferencias.

      Saludos.

      Eliminar

Comenta, no seas tímido.