miércoles, 2 de abril de 2014

La última línea del espejo, de Gema Samaro

Editorial: Harlequin
Colección: HQÑ, 25
260 páginas

Argumento:

Lily Martínez, «atea del amor», y Milos Conti, un atractivo veneciano, se reencuentran tras largo tiempo sin verse y la pasión resurge avasalladora entre ellos.

Comentario:
            
«La  última línea del espejo» es la secuela de una obra anterior de la autora, «Entre las azucenas olvidado», parte de cuyos personajes aparecen de nuevo (Eva y Hugo están «embarazados» y tienen un hijo, Daniel, personaje importante en la trama), centrando el protagonismo en Lily (Azucena) Martínez, la farmacéutica que tiene una relevante participación al final de la otra historia.

La narración, de nuevo en primera persona, empieza con Eva y Lily enfrentándose a un hombre enmascarado que resulta ser el Capitán Andrés Sepúlveda, el hombre que entregó la piedra de la inmortalidad a Fray Benito, el tío de la protagonista.

Llama la atención la escasez de datos que se aportan sobre lo sucedido en la novela anterior, quizá en la suposición de que quién lea la segunda habrá leído antes la primera. Si no ha sido así es posible que cueste un poco situarse en la realidad en la que se mueven los personajes, las relaciones entre ellos, la enemistad que mantienen con Francesca  o quiénes son los Bisontes.

Si bien es cierto que la redacción es correcta (excepto ocasionales frases de estructura confusa y alguna errata) y hasta ingeniosa en los diálogos, se echa en falta una mayor ambientación para situar a los personajes, que muchas veces parecen moverse en el aire debido a la casi total falta de descripciones. El viaje de la protagonista a Florencia y su periplo por la ciudad acompañada por Milos se solventa con varios nombres de lugares y hechos históricos que se dirían sacados de la wikipedia. En otros lugares, como Venecia, ni siquiera eso.

Aunque el interés por encontrar de las piedras con las que fabricar el elixir de la inmortalidad, una de las cuales fue entregada por Francesca a Chopin, de quien estaba enamorada, parece indicar que habrá una «búsqueda del tesoro», y el mismo título de la novela, parte de una nota («La eternidad está en la última línea del espejo») que deja el músico a Hugo antes de fallecer, le da importancia, la subtrama se diluye en poco más que una excusa para que los protagonistas se reúnan e interaccionen entre ellos.

La relación romántica entre Lily y Milos (aunque la «aparición estelar» de Sepúlveda al comienzo podría hacer suponer que es el protagonista pronto se descubre que no) parece basada sobre todo en la atracción física (pasada la mitad de la novela se dedican dos o tres párrafos para resumir otras actividades), y las excusas de ella, que se declara «atea del amor» para haberle evitado durante cientos de años (un miedo que logra superar con bastante facilidad al reencontrarse) no suenan creíbles. Ni siquiera el flashback a su último encuentro muestra el supuesto amor que hay entre ambos.

Las personalidades de los personajes apenas están desarrolladas, limitándose a incidir en el tema romántico y las trabas que se empeñan en encontrar para posponer su realización. De Lily se conoce su «ateísmo amoroso» y de Milos que es muy atractivo y que lleva dos siglos enamorado de ella.

Andrés y Laura se definen por el «odio» irracional que se profesan nada más conocerse, Estrella por su chabacanería y por no tener otra finalidad en la vida que intentar emparejar a sus amigas, Eva y Hugo se centran en su hijo, Francesca es una mala tópica con comportamientos absurdos (si en la primera novela dispara a Eva para comprobar su inmortalidad, aquí lo hace con Lily y reconoce haberlo hecho también con el perro de esta, Canelo).

Pese a que se trata de una novela relativamente breve, da la impresión de que hay algunas escenas de relleno o irrelevantes (el flashback, la larga escena en Florencia en la que Milos finge no reconocer a Lily, sin ningún motivo para ello, el no romance entre Andrés y Laura que sobrecarga la historia de intercambios ingeniosos, discusiones y parejitas) y da la impresión de que en realidad no pasa casi nada.

La resolución del misterio apenas tiene relevancia dentro de una narración centrada en repetir una y otra vez los miedos de Lily, la belleza de ambos, el mutuo deseo que sienten, Eva poniéndose de parto, Andrés y Laura discutiendo mientras, de vez en cuando, afirman que están investigando el tema de Chopin y el elixir perdido, apariciones de Francesca soltando amenazas y cometiendo maldades sin sentido (el disparo, el secuestro, el envenenamiento), dejando apenas unas páginas para resolver parte de lo sucedido (quizá haya una tercera novela protagonizada por Sepúlveda y Laura para buscar las piedras y decidir que están enamorados) de forma algo precipitada y no demasiado convincente. 

Quien espere investigación y misterio (al estilo de «Entre las azucenas olvidado») apenas lo encontrará, quien prefiera la trama romántica hallará una novela con un argumento demasiado básico tratado de forma superficial y sin conflictos reales que separen a la pareja protagonista.

Cita de la novela:

«La mañana era tan perfecta que ni nos inmutamos cuando un tipo con una bolsa de papel de una hamburguesería en la cabeza salió a nuestro paso:
—Fjewisfgielikie —dijo el tío de la bolsa.
Eva y yo nos miramos y soltamos una carcajada. El señor se había hecho dos agujeros para los ojos y había abierto una ranura para la boca, pero la bolsa se había ladeado de tal forma que no se le entendía nada.
—¿Podemos ayudarle en algo? —preguntó Eva, sin poder contener la risa.
—Kefjeiwsfejiowe.
—Disculpe, ¿se podría quitar la bolsa? Es que no le oímos —propuse llevándome el dedo índice a la oreja.
El hombre se ajustó la bolsa para que coincidiera la abertura con la boca y, de nuevo, se dirigió a nosotras:
—Buenos días, señoras —soltó con una inclinación de cabeza que por poco hizo que la bolsa saliera disparada.
Nosotras rompimos a reír, mientras el tipo volvía a ajustar la bolsa a la cabeza.
—Buenos días. —Logramos decir al fin.
—No quiero asustarlas...
—No, tranquilo. No nos asusta... —repliqué sin poder reprimir la carcajada.»

***T***


Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

7 comentarios:

  1. Disfruté con "Entre las azucenas olvidado".

    ResponderEliminar
  2. Yo también disfruté con "Entre las azucenas olvidado". Como digo en la reseña que le hice, me pareció una novela divertida, ingeniosa, con buenos diálogos, un punto de ironía y muy entretenida. Lamentablemente, no puedo decir lo mismo de "La última línea del espejo".

    Además, me dio la impresión de que la autora es una persona inteligente y con bastante cultura.

    No descarto leer "Susana&Co" más adelante.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Holaaaaaaa, ya me esperaba yo tú reseña, querida Thersuva.

    Graciassssssssssssssssssssss maja. Eres un sol. Vaya traje guapo que me has hecho. Siento que esta vez no solo hayas encontrado erratas, sino también problemas estructurales en el edificio, jajajajaja. Lo de la Wikipedia me ha hecho reír tanto, he estado muchas veces en esos lugares, he leído mucho sobre ellos (como tú bien dices soy tan culta a pesar de todo jojojojojo), si no describo es porque es mi estilo, me aburren las descripciones. Pero qué más da... Oye, ¿esta vez tienes a mano el cuadernito ese donde apuntas mis erratas o lo has vuelto a perder? Nada, querida, como he visto que amenazas con reincidir, a ver si con la siguiente novela hay más suerte y no pincho en hueso. Por cierto ¿tú publicas en HQÑ? Besos guapaaaaaaaaaaaaaaaa.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Gema, creo que te equivocas de persona. Thersuva no es escritora, por lo tanto no ha publicado en ningún lado. Yo sí, y por eso no he leído tu novela, ni esta ni las otras, ni mucho menos las he comentado, así como tampoco comenté las de otras compañeras tuyas que sí leí pero no les hice reseña para evitar precisamente este tipo de reacciones... Aquí tienes el blog para poder expresar tus discrepancias con la reseña. Eres muy libre. Pero ten en cuenta que Thersuva si leyó tu novela fue porque la anterior le gustó, y esa reseña sí te pareció bien.

    ResponderEliminar
  5. Hola, Gema:

    Lamento que te haya molestado mi reseña sobre tu novela.

    Es cierto que a mí me ha parecido que algunos datos eran algo esquemáticos, aunque, quizá, como tú dices es tu estilo. En todo caso se trata de una percepción subjetiva que no tiene porqué compartir nadie más.
    En cuanto a lo que dices de que esperabas mi reseña y que amenazo con comentar otras de tus obras… Aunque te parezca mentir, me gustó mucho «Entre las azucenas olvidado», la encontré una novela diferente a lo que se publica habitualmente, ingeniosa, inteligente y culta, me pareció un reflejo de su autora. Es posible que por eso esperase más de esta continuación que, es verdad, me ha decepcionado.

    Si crees que la reseña es ofensiva o puede perjudicarte no tengo inconveniente en retirarla, señalando que es a petición tuya, y no volver a comentar ninguna más de tus novelas, aunque las lea, ya que, al parecer, crees que tengo algo en tu contra y que mi interés en leer «Susana&Co» es malintencionado, pese a ser todo lo contrario.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Gema:

    Por cierto, ya que me lo recuerdas, esta vez no he perdido mi cuadernito de apuntes, y aunque no he apuntado en qué posición se encuentran, sí he detectado los siguientes errores en el ejemplar de «La última línea del espejo» que he comprado en Amazon:

    «cenar en el restaurante en el que había me había reservado mesa para dos»

    «me acercó a él tanto que nos nuestros pechos se juntaron»

    «Pero yo ya quería algo que más que su promesa»

    No sé si se me habrá pasado algún error más, en todo caso espero que mis apuntes te sean útiles.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Gema, se me había pasado señalar otro error que encontré, y con este ya son todos los que tenía apuntados en mi cuadernito:

    «No tengo la necesidad de gustar, de sentirme de deseada por las miradas ajenas...»

    Saludos

    ResponderEliminar

Comenta, no seas tímido.