sábado, 19 de abril de 2014

Memoria de mis putas tristes, de Gabriel García Márquez


Memorias de mis putas tristes
Gabriel García Márquez
118 páginas
Espasa Calpe



Argumento

Para festejar su nonagésimo cumpleaños un hombre solicita a la madame de un burdel una joven virgen. Mientras se prepara para esa noche, recuerda su relación con las mujeres y el amor, a sus padres... Cuando conoce a la niña se encapricha, hasta el punto de quedarse con ella en su casa.


Comentario

Se puede decir que este es un libro escrito con el oficio que da la experiencia abrumadora de Gabriel GM. Tiene frases realmente brillantes, que surgen, sobre todo, de algunas de las reflexiones en primera persona de este hombre de noventa años de envidiable salud y estado físico, que trabaja, va en bicicleta y mantiene una vida activa con “unos cuantos dolorcillos”.

Pienso que GGM ha tratado con este libro de hacer una reivindicación de la vejez, por cuando el personaje no es el típico señor mayor que suele aparecer en las novelas, decrépito, impedido y en un papel secundario. Aquí se habla de una vejez en la que se pone de manifiesto que la edad es algo externo, pero que en el interior uno siempre se siente más joven de cómo lo ven los demás.

El personaje no se priva de nada, ni de pensar en el amor y el sexo desmintiendo la imagen asexuada de los ancianos en nuestra sociedad. Es una novela “vitalista” y llena de optimismo, a pesar del tono nostálgico (los bonitos recuerdos que tiene de sus padres), que incluso deja un final abierto a la historia de amor del personaje y la niña. En este sentido rompe tópicos.

Sin embargo, no me ha parecido una novela redonda. Si la hubiera escrito otro autor me parecería buena, pero siendo de GGM una siempre espera más fantasía y elaboración en la prosa. Más que una novela parece un relato alargado. Incluso la forma parece de relato. El inicio es mucho mejor que el final, desde el punto de vista de la redacción. Da la impresión de ir desinflándose, pero se nota la pluma con experiencia que está detrás.


Lo han vendido como una novela en la que el sexo tiene un papel predominante pero todo es más sutil. Ni siquiera creo que sea de amor, sino más bien de desamor. La relación del personaje con las mujeres y el sexo quedó marcada por una experiencia de “violación” en su niñez, cuando tenía once años. Desde entonces, siente un “rechazo” hacia las mujeres como seres humanos (esto es mi opinión) que le impide relacionarse con ellas de igual a igual. Siempre necesita que la otra parte esté sometida, bien por el dinero, bien por encontrarse dormida, etc.

Creo que GGM opta por una solución extraña al final: el hombre que no sabe amar se inventa un amor para afrontar sus últimos años o meses. Dudo mucho de que Delgadina, la niña, esté enamorada de él, ya que a lo largo del libro no se desarrolla la relación entre los dos personajes. Ella es un mero objeto de contemplación. De hecho, cuando la niña se manifiesta en su verdadera esencia, él se dice “que la prefiere dormida”, es decir, que prefiere el ideal a la realidad. Es un hombre fantasioso que incluso al ver a la niña con joyas se figura que es una puta y la insulta. Parece que las mujeres para él solo pueden ser putas. Otros personajes como la madame no están suficientemente desarrollados, aunque podrían dar de sí.

La última obra (o penúltima, ya que al parecer hay una novela inédita por ahí) del gran autor colombiano no hace justicia a sus grandes realizaciones del pasado, pero se puede leer con interés si uno está libre de prejuicios. Como homenaje mejor releer "Cien años de soledad" o "El amor en los tiempos del cólera".

Para quien desee complementar la lectura con la versión fílmica, hay una película basada en el libro, de igual título y protagonizada por Emilio Echevarría, Ángela Molina y Geraldine Chaplin.




Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

7 comentarios:

  1. Coincido totalmente en tu apreciación de esta lectura. No es la mejor obra de Gabo, pero aun así está muy por encima de muchos libros que hay por el mundo. Porque hasta lo peor de Gabo es bueno, muy bueno, siempre sacas cosas, realidades, reflexiones, frases...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Sí, no es la obra más adecuada para homenajearlo pero bueno, era una reseña que tenía por ahí en el blog antiguo, y es, hasta el momento, su última obra (se supone que hay una obra más que saldrá, a lo mejor, póstumamente).

    ResponderEliminar
  3. Lloré cuando lo terminé. Lloré a mares.
    Lo leí a los meses de que se publicara, y la despedida que sobrevuela toda la redacción me emocionó profundamente.
    Siento que con este libro nos dijo adiós a todos sus seguidores. Por eso le perdono los detalles falaces.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por la reseña lo tenia en "pendientes " y hoy me decido a leerlo.Después les cuento.

    ResponderEliminar
  5. Creo que de putas tristes o alegres no es el fuerte de Gabo. Mejores cosas pudo escribir en vida y lo hizo, sin embargo esto no le veo encanto desde ningun punto de vista. Tendra sus fan sin duda, pero no me anoto. Creo que soy de aquellos que 100 Años de Soledad le cambio la vida.

    ResponderEliminar

Comenta, no seas tímido.