lunes, 14 de abril de 2014

La noche soñada, de Màxim Huerta

Editorial: Espasa, 2014
350 páginas
19,90 €
Ebook: 9,99 €

Argumento:

Desde una distancia de treinta años, Justo Brightman recuerda lo que le sucedió a su familia en el verano de 1980.

Comentario:

Si bien «La noche soñada» parte de un cierto misterio, lo que ocurrió aquel 23 de junio de 1980, y aunque este hecho, aparentemente obvio, tiene «sorpresa», en realidad trata de otras cosas, entre ellas de las consecuencias de la muerte de Thomas Brightman, y también del primer amor, de la infancia y de su final, del amor hacia una madre…

Narrada en primera persona desde la actualidad, con un Justo que, cumplidos los cuarenta, parece tener todo lo que deseaba (gracias a su trabajo como fotógrafo ha viajado por todo el mundo y vivido en la ciudad que le fascinaba en su infancia, Roma) pero no es feliz, no disfruta de su vida, porque guarda un secreto que necesita contar a su madre en el 75 cumpleaños de ella.

Durante las horas previas a ese reencuentro con Teodora, Justo rememora tanto el día que marcó sus vidas como otros momentos de ese verano o del año siguiente, cuando conocieron a los italianos, Francesco y su hija Sofía, lo más importante para la familia, que por fin encontró la ansiada felicidad, sobre todo la materna, que fue el origen de todo:

«Sonaron las seis de la tarde en el campanario de la iglesia. En mi reloj, la misma hora. Todo estaba en orden para poderlo romper. Yo había elegido la noche de San Juan para convertir a mi familia en una familia feliz. Como más adelante contaré, aquella noche todos pedían deseos; en cambio, yo los hice realidad.»

La obsesión por lo sucedido, por lo que Justo hizo para conseguir que su familia fuera feliz, es recurrente a lo largo de la novela, se insiste una y otra vez en el relato de aquel día, cada conversación, cada pensamiento del muchacho, y más tarde incluso se repite una escena aportando más datos. Esto da a veces una impresión de repetición que parece innecesaria, además de crear expectativas que quizá no se cumplan.

Debido a la mencionada narración en primera persona, excepto un capítulo en tercera, contando la vida de Sofía en Londres, que no parece tener una finalidad clara, y varias cartas, Justo es el personaje mejor desarrollado en una familia que incluye diez tías y multitud de personajes secundarios que no siempre tienen un papel relevante en la historia.

Destaca la inclusión de detalles a modo de leitmotiv simbólico: los corazones de vapor que dibuja el protagonista en los cristales o las notas que le deja  su madre y que firma como «Te Adora» (se llama Teodora), al final de bastantes capítulos.

Se percibe una clara descompensación entre las distintas partes de que se compone la historia, siendo excesiva la reiterativa atención al pasado (demasiados detalles de los momentos previos al suceso, o del enamoramiento de Justo hacia Sofía, que luego no parece tan trascendental), más medida la dedicada a la Roma actual y muy escasa la conclusión tras la lectura de las cartas que aclaran lo que pasó. Esto último puede resultar frustrante debido a la expectativa creada, dando la impresión de que el final es algo precipitado o incompleto.

Aún así, «La noche soñada» es una novela bien redactada que funciona a nivel de sentimientos y emociones, en la que la familia, la idealización de la infancia, del pasado, la subjetividad de los recuerdos, el olvido, la culpa o la redención crean una atmósfera emotiva, que destaca especialmente en el reencuentro entre Justo y su madre en la actualidad, que puede emocionar a las personas más sensibles. Se diría incluso que es la obra más personal del autor.


Cita de la novela: 

«Nervioso, pegué la cara al cristal de la puerta cerrada de la cocina, un cristal con dibujos geométricos que hacía la realidad diferente, tanto si la mirabas desde el pasillo como si te miraban desde dentro, y soplé vapor con la boca para dibujar un corazón con el dedo índice. Justo en medio del corazón quedó la cara de mi madre mirando a papá en el reflejo de los azulejos.
No sé quién vigilaba a quién. El a ella, ella a él o yo a ellos.
El corazón dibujado se desvanecía.»


Nota: «La noche soñada» es la obra ganadora del Premio Primavera de Novela 2014.


Màxim Huerta ha publicado también:


- El susurro de la caracola (MR, 2011)

- Que sea la última vez... (MR, 2012) Reseñada en este blog

- Una tienda en París (MR, 2012) Reseñada en este blog

- No me dejes (Ne me quitte pas) (Espasa, 2015)


***T***


Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.


5 comentarios:

  1. No sé, Màxim Huerta..., tampoco quiero demonizarlo antes de leerlo, pero es verdad que lo miro con desconfianza. Leyéndote tampoco termino de convencerme, con esas descompensaciones que comentas... De momento lo dejo pasar, aunque nunca se sabe ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola, Ana Blasfuemia:

    En mi opinión Màxim Huerta escribe bien, independientemente de que sea un autor mediático o puedan publicar sus novelas suponiendo que van a venderlas.

    El resultado final... bueno, todas las novelas tienen sus pros y sus contras.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. La estoy leyendo en este momento, y me esta resultando pesada, repetitiva y ñoña....

    ResponderEliminar
  4. Lo acabo de leer y me encanta, solo destaco que se reitera un poco al final recordando de nuevo cosas que ya hemos leído, recomendable.

    ResponderEliminar
  5. Me ha sorprendido gratamente. Tiene una lectura muy rápida y llena de descripciones con frases muy buenas y profundas. Gracias al señor Huerta y animó a la gente a que lea la novela.

    ResponderEliminar

Comenta, no seas tímido.