jueves, 22 de febrero de 2018

Bellas Durmientes, de Stephen King & Owen King

T.O.: Sleeping Beauties, 2017
Editorial: Plaza & Janés
Traducción: Carlos Milla Soler
768 páginas
25,90 €
Ebook: 12,99 €

Argumento:

De repente, todas las mujeres del mundo comienzan a dormirse, y no es posible despertarlas.

Comentario:

Según los autores, la idea de la que parte Bellas durmientes fue de Owen, quien sugirió que la escribiera Stephen, para acabar haciéndolo ambos, unos pasajes cada uno, para completarlos y unirlos después, de tal forma que, dicen, ya no saben quién ha escrito cada parte.  

Quizá alguien especialista en la obra de King pudiera decir hasta qué punto ésta es similar a sus novelas anteriores más allá de parecidos evidentes, como la inclusión de lo fantástico en una comunidad más o menos grande (aunque ocurre a nivel mundial, y se da noticia de ello, la acción se desarrolla mayoritariamente en el condado de Dooling y en su cárcel, el Centro Penitenciario de Mujeres), algo que recuerda, por ejemplo, a Apocalipsis o La cúpula. La milla verde transcurre en una prisión en la que un presidiario muestra ciertos poderes…

Quizá la mayor diferencia con algunas de las novelas de King sea que en Bellas durmientes el final, si bien tan convencional y previsible como el desarrollo (lleno de ejemplos tópicos y muy reconocibles de relaciones tóxicas, desiguales, violentas, machistas…), parece planificado desde el comienzo con la intención de transmitir algún tipo de mensaje sobre las relaciones entre mujeres y hombres, la necesidad de que existan ambos géneros etc…

En cuanto a los personajes, son tantos que llegado un momento resulta difícil identificarlos y distinguirlos entre sí, pese a que se incluye una lista con información básica de ellos (nombre, edad, cargo, relación con el resto). Que cuando han transcurrido tres cuartas partes de la novela aparezcan de la nada unos cuantos más, con la única finalidad (aparente) de alargarla con innecesarias escenas de acción, dificulta aún más enterarse de quién es quién y por qué hace lo que hace. Se diría que están ahí al servicio de la narración, sin entidad propia, muchos para ser sacrificados.

Destacan, por su protagonismo a lo largo de toda la historia, la pareja compuesta por Lila y Clinton Norcross, la sheriff de Dooling y el psiquiatra de la prisión, sobre quienes recae gran  parte del peso de la historia, Janice Coates, directora de la cárcel, y su hija Michaela Morgan, algunas presidiarias y, sobre todo, Evie, la misteriosa mujer, recién llegada, que puede dormir y volver a despertar.

Evie, cuyo nombre no está elegido al azar, ni que haga su aparición al pie de un árbol habitado por una serpiente («Evie no se fía de la serpiente, como es natural. Ya le ha causado problemas antes») y rodeada de mariposas nocturnas (es obvia la relación entre las crisálidas de éstas y los capullos que envuelven a las mujeres para propiciar cierta «transformación»), representa la Naturaleza, lo femenino, la vida, creación. La oportunidad.

En resumen, Bellas durmientes destaca por el ya mencionado intento de reflexionar sobre diversos tipos de relaciones entre mujeres y hombres, y el simbolismo en torno a Evie, en una historia que se dispersa demasiado en escenas de «acción», en la que sobran personajes con el mismo rol, y la función de Nuestro Sitio y la decisión que han de tomar sus habitantes, queda un tanto difuminada por un exceso de digresiones.  A su favor la intención, meritoria, aunque también obvia, algo superficial, y hasta a la moda, de dotarla de un sentido y mensaje que quizá hubiera estado mejor expresado con la mitad de páginas…


***T***


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)





5 comentarios:

  1. Jo, con la mitad de páginas? Mira que odio que le sobren páginas a un libro y cuántas veces pienso eso cuando lo termino. Bellas durmientes está esperando en mi estantería y estoy deseando ponerme con su lectura. A ver si a mí me sobran menos, jejeje. Besos desde locura de lectura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Locura de lectura:

      Ya sabes que todas las opiniones son personales y subjetivas. A mí me parece que casi cualquier novela podría ser más breve sin perder la esencia y el mensaje (en caso de que lo haya) que pretende transmitir.

      En el caso de Bellas durmientes, la premisa me parece interesante y atractiva, aunque no tan bien desarrollada. Quizá a ti te guste más, quién sabe. Y, si te apetece, cuando la leas, puedes pasarte a dar tu opinión.

      Saludos y gracias por comentar.

      Eliminar
  2. Jo, ya pensaba que este libro iba a ser mas propaganda del tipo "Todos los hombres son unos machistas asquerosos y todas las mujeres seres de luz incapaces de hacer nada malo", pero después de leer tu reseña y ver que le sobran la mitad de las paginas, me interesa aún menos.

    A decir verdad pienso que King rellena demasiado sus libros, y a mi modo de ver desde 22/11/63, con diferencia su mayor despropósito, no hace mas que cometer errores.

    De modo que en principio no creo que me lo lea, a no ser que lo tengan en la biblioteca (Ni loco le doy mas dinero a King)

    ResponderEliminar
  3. Me costó la vida acabar este libro. Le sobran la mitad o más de las páginas. Ha sido una tortura y una decepción a partes iguales.

    ResponderEliminar

Comenta, no seas tímido.
Y no olvides que si publicas un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad (ver en apartado política de privacidad y aviso legal) y dando consentimiento explícito a que figuren aquí los datos con los que firmes o te registres. Si no quieres dar consentimiento, no comentes. Si tienes dudas, visita la política de privacidad. Pongo esta coletilla por si acaso fuera necesario, aunque creo que no, al ser un sistema de comentarios de Blogger y no se exige poner email o nombre real. Más vale que sobre que no que falte. No publiques urls ni emails.

Responsable de los datos: M.C. Mendoza (contacto en política de privacidad)
Finalidad: moderar los comentarios.
Legitimación: consentimiento del usuario
Destinatarios: el sistema de comentarios de Blogger.
Derechos del usuario: acceder, rectificar, limitar y suprimir datos (si los hubiera)