jueves, 27 de marzo de 2014

Adivina quién soy, de Megan Maxwell

Adivina quién soy
Megan Maxwell
Editorial Esencia (Planeta)
448 páginas


Sinopsis:

Yanira, una joven canaria con aficiones canoras, se embarca en un crucero como camarera, junto con su amiga. Durante el viaje conoce a un operario llamado Dylan con el que intima en el sentido más extenso de la palabra... Antes de que termine el periplo ya está enamorada de él.

Comentario (OJO SPOILERS):

La nueva novela erótica de Megan Maxwell es un poco "más de lo mismo" en su producción. Parece mezclar su línea tradicional de protagonistas barriobajeras y chabacanas con el tema sexual.

Como ya es típico en esta autora, la protagonista es una mujer que va de liberal, pero que luego tiene unas reacciones exageradas de sorpresa cuando descubre cierto tipo de prácticas. No se entiende muy bien el episodio inicial en el que se adentra en un local de intercambios de parejas y conoce a un tal Francesco que se convierte en su amigo, ya que luego este tema carece de relevancia en la trama. No se repiten los intercambios ni tampoco cambia la personalidad de la protagonista tras el lance: antes era liberal y luego también, exactamente igual. Por otro lado, Francesco casi no vuelve a aparecer y cuando lo hace es una escena prescindible. Podría decirse que esto solo sirve para que a su galán le entren luego unos pocos celos y demuestre su vena machista y posesiva.

La obra está narrada en primera persona, imitando un poco las formas y tipo de lenguaje de "50 sombras de Grey". Así pues, la protagonista está todo el rato lanzando exclamaciones de sorpresa, frases hechas, pensando en el Plan A, B y C, y demás coletillas repetitivas (cuando hacen el amor ella siempre dice: "¡Ay, qué placer!") que la convierten, a mi modo de ver, en una persona un poco irritante y que más que tener 25 años parece de 15, siendo generosa.

Para ser una novela erótica hay poco sexo, y bastante sosito. Algunas escenas  parecen no venir mucho a cuento. A veces parece que están para cubrir el trámite.

Sobre la mitad, el enamoramiento más clásico surge y la obra toma los derroteros de una novela romántica de toda la vida. Por cierto, la protagonista, al final y al cabo siempre hace lo que su novio le propone, es él quien lleva la voz cantante en todo, y quien en realidad satisface sus deseos y fantasías con ella, mientras que ella se limita a dejarse, de buena gana, claro, pero siempre a expensas de lo que a él se le ocurre. De igual modo, es Francesco, el tipo del local de intercambio quien le muestra prácticas nuevas (¿Veremos alguna vez una novela erótica donde la mujer "enseñe" al hombre o sepa más que él?).

La familia de la protagonista es, como de costumbre, un mundo idílico de amor, donde todo es perfecto; por si fuera poco, quiere la casualidad que el hombre del que se enamora, un operario del crucero donde se ido a trabajar, resulta ser en realidad un afamado médico de posibles, cuya familia está vinculada con la industria discográfica, cosa que viene muy bien, ya que ella es cantante... Como se puede observar, no apreciamos ningún conflicto relevante en la novela que genere un poco de inquietud por el desenlace o alguna duda sobre si podrán llevar adelante su amor (basado solo en el sexo, ya que otro tipo de interacción entre ellos no se ve). Los pocos impedimentos que surgen, enseguida se solventan, incluso el rechazo visceral del padre del novio hacia ella.

El protagonista masculino está muy idealizado; a mí personalmente me ha parecido demasiado empalagoso. Se supone que es puertorriqueño pero, quitando tres o cuatro palabras típicas de la tierra, habla como un español de Castilla, al igual que toda su familia (por ejemplo, dicen "vosotros", en lugar de "ustedes"). La imitación de los lenguajes característicos de Puerto Rico y de Canarias no está muy lograda.

Entre las cosas más descacharrantes las afirmaciones de que Dylan, el médico camuflado de operario, es ex de Jennifer Aniston y Sienna Miller entre otras famosas, y conoce a un montón de cantantes latinos, como Marc Anthony, que, por cierto, tiene una aparición estelar cantando al lado de la prota... Este tipo de cosas no ayudan a dar verosimilitud a la historia.

La aportación culebronesca en forma de niña bastarda del hermano de Dylan, sobra, y resulta casi rídicula, así como la rapidísima conversión del padre de él de odiarla a tratarla como si fuera ya de la familia en unos pocos días.

El argumento va dando tumbos, y hasta que se enamoran y descubrimos quién es Dylan en realidad no se sabe hacia donde va la obra  ni qué quiere contar la autora. Por descontado el tema intercambio de parejas que se cita en la sinopsis es un mero gancho que no se desarrolla.

Entre los puntos positivos, aunque la prosa es simple y la primera persona la perjudica grandemente, al menos las frases son correctas y se ve que ha pasado una buena edición por parte de la editorial. La lectura es muy ágil al ser casi todo diálogos (para mi gusto demasiados) y frases cortas y en puntos y aparte. Para los aficionados a este género puede resultar una lectura satisfactoria si no quieren leer algo diferente a lo tópico. Tiene casi todo lo característico de una comedia romántica como malentendidos, riñas, escenas de celos, escenas sentimentales, etc... aunque diría que sobran páginas, debido a lo mucho que se alargan situaciones no relevantes (escenas del principio con el novio de ella en el coche, escenas domésticas, etc).

No es una novela autoconclusiva, como es habitual en este género. Termina con una especie de cliffhanger de culebrón cuya intención es despertar el interés hacia el desenlace.

En resumen, una novela que no me parece erótica sino romántica clásica con alguna escena de sexo intercalada, pero que no son las que llevan el peso de la trama. No destaca por nada en concreto dentro del subgénero.


Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

10 comentarios:

  1. Vaya rollo parece. De verdad el prota ha estado con Jenny y Sienna?!

    ResponderEliminar
  2. Lo e estado leyendo aun no lo termino la verdad lo poco que llevo me gusta pero a la vez no antes de leer el libro me tope con tu reseña y la verdad que al principio pense megan de nuevo intercambio de parejas :c pero ya luego luego le dieron como que poca importancia y me da a pensar que ¿entonces para que puso eso? estoy de acuerdo en que no estuvo bien que en los dialogos de Dylan y la familia ella escribiera como si ellos fueran españoles y se supone que son puertoriqueños. Con respecto a que ella acepta todo lo que el le pide es porque a ella le gusta pero en algunas escenas si es ella quien dice que hacer solo que Megan no profundisa mucho en eso. Pero en fin hasta ahora puedo decir que me gustaria ver mas erotismo en la historia espero que el segundo sea mejor en este aspecto y bueno lo que no me a dejado dejar de leerlo es el hecho de que Megan es la mejor con la comedia :) adoro esos momentos comicos de la historia.

    ResponderEliminar
  3. Hola, yo tampoco termino de entender por qué hablan del intercambio de parejas si luego eso no tiene ninguna importancia en la historia. Me parece que eso deberían de haberlo explicado mejor o haber profundizado luego. Coincido contigo en que no es exactamente erótica, o al menos a mí me ha parecido que el sexo no es el fundamento de la historia. El segundo creo que sale en junio, así que pronto podrás comprobar si aumenta la parte "hot". ¡Saludos! Y gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  4. Estáis obsesionadas con el intercambio de parejas... Pero en la vida real no es para tanto, me lo han contado mis amigas,eh!

    ResponderEliminar
  5. realmente me siento decepcionada con esta novela me esperaba mas de megan maxwell, que me atrapò con pidemes lo que quieras y ni lo sueñes.
    Con Adivina quién soy, para mi, es una novela un poco aburrida.....

    ResponderEliminar
  6. Me faltan como unas treinta paginas para acabar la novela y me está costando un triunfo...nunca pensé que fuera a decir esto. Tediosa y repetitiva, ni me llena su vis erotica ni la romantica. Muy alejada de "pideme lo q quieras" o de "melocotón loco" que hasta la fecha son las que mas me han gustado

    ResponderEliminar
  7. a mi este libro me ha encantado, respecto a lo del intercambio de parejas que decir que en el segundo libro hay mas, mi pregunta es la siguiente: no os gusta el libro, os parece aburrido, pero no os deja con ganas de mas? con el final que tiene... pero bueno, para gustos los colores, en mi opinion personal me parece una novela fantastica al igual que sus otras novelas, si que es verdad que me gusto muchisimo mas la trilogia de pideme lo que quieras, y un beso tonto, con ese libro me enamore de sus obras. puede que haya cosas malas, pero no es tanto, y si crees que tendria que tener muchisimas csas diferentes escribe un libro erotico a ver como te sale la cosa. estoy de acuerdo que la mayoria de su relacion en la primera parte esta basado en sexo, pero en la segunda parte no, ya que Yanira se centra en su carrera musical la cual es lanzada por Omar y tienen grandes discusiones por ellos

    ResponderEliminar
  8. si leo la palabra morbo otra vez termino por sacarle las hojas al libro

    ResponderEliminar
  9. Este es el tipo de libros que te terminas sólo para no dejarlo a medias, o simplemente porque tienes la esperanza de que pueda mejorar según se va desarrollando la trama. Mucho de lo mismo, y nada diferente a lo que ya se ha leído en libros de otros autores. El tema sexual; muy soso y repetitivo.
    Ayyy! Cuantas apariciones absurdas; Marc Anthony, Ricky Martín. Juro que cada vez que aparecía este tipo de cosas en la narración dejaba de leer el libro unos cuantos días.
    Es mi primer libro de Megan Maxwell, y debo confesar que no me dejo deseando más de ella.

    ResponderEliminar
  10. Megan Maxwell es malísima. Personajes sin profundidad que parece que viven en el mundo de la piruleta. Frases repetitivas, ninguna calidad literaria. Historias rocambolescas.

    ResponderEliminar

Comenta, no seas tímido.