lunes, 25 de junio de 2018

El bosque sabe tu nombre, de Alaitz Leceaga

Editorial: Ediciones B,  2018
624 páginas.
20,90 €
Ebook: 9,99€

Argumento:

Estrella relata su vida y la historia de su familia, en la que las mujeres tienen un don que las hace diferentes.

Comentario:

«El bosque sabe tu nombre» podría ser una novela más entretenida e interesante, dentro de su falta de originalidad, concesiones a las convenciones del género y similitudes con otras obras (tiene algunos puntos en común, por ejemplo, con «Lo que el viento se llevó», de Margaret Mitchell) si no fuera por sus excesos y carencias.

Las más de seiscientas páginas que se utilizan para relatar la historia de la familia Zuloaga, a través de los ojos de Estrella, no tardan en antojarse excesivas: la autora repite información, tanto en los largos y a veces explicativos diálogos que mantienen los personajes como en descripciones (bosque, paisajes…), en la narración de hechos familiares pasados y presentes o los pensamientos de la protagonista.

Los personajes, sus personalidades y acciones, no propician la implicación con ellos ni con lo que les sucede.  La mayoría resultan poco agradables y con los matices justos (a veces cambiantes a conveniencia de la acción) para cumplir su cometido. La misma Estrella, protagonista en primera persona, con la dificultad que eso entraña para dar una versión «creíble» del resto, tiene reacciones incomprensibles, exageradas, caprichosas, casi malvadas (todo lo relacionado con su gemela, Alma). La inclusión de hasta tres villanos (el marqués, Pedro y Villas) de una maldad irracional, exagerada, sin matices ni motivos, tampoco ayuda a dotar de credibilidad la narración.

Además, son evidentes ciertos puntos en común con los mencionados protagonistas de «Lo que el viento se llevó», donde Estrella sería Escarlata O’Hara, Liam Sinclair un Rhett Butler pelirrojo (en ambas novelas se subrayan las similitudes entre ellos), Tomás un Ashley Wilkes que podría eliminarse sin afectar demasiado a la historia, Catalina  como Melania, o incluso Mason podría tener algo Frank Kennedy.

También hay varios paralelismos en las tramas de ambas historias (una mujer en busca de libertad e independencia, cambios radicales en el estilo de vida, una guerra, posguerra, el apego de las protagonistas a su hogar, una la mansión Tara y la otra Villa Soledad…). La mención tanto de Clark Gable como de Vivien (Vivian en la novela) Leigh, con cuya belleza se compara la de Estrella, varias veces en el texto, sugiere una suerte de homenaje, aunque no se menciona la película, ni el libro.

En algún medio se citan como referencias a novelas como «Cumbres borrascosas» de Emily Brontë, Rebeca de Daphne du Maurier o «La casa de los espíritus» de Isabel Allende y la trilogía del Baztán de Dolores Redondo, siendo las más identificables las últimas, una por el intento de crear su propio universo «mágico» y familiar y la otra, quizá, por desarrollarse en el País Vasco y hacer menciones, superficiales, al folklore de la zona: lamias, sorginak (brujas)…

Tal vez son estos los momentos más interesantes de «El bosque sabe tu nombre», destacando la capacidad de Estrella de modificar la Naturaleza (aunque se usa tantas veces que pierde algo de fuerza), la de ver al fantasma de su gemela, su relación con el fuego, o con el lobo que la acecha desde la niñez. Lamentablemente, las fugaces y silenciosas apariciones de Alma no parecen responder a un motivo concreto, ni tener la menor utilidad, creando una expectativa nunca cumplida, y su eliminación no afectaría a la novela.

Tampoco acaban de funcionar las pinceladas reivindicativas acerca de la falta de derechos de las mujeres (la novela se desarrolla entre 1927 y comenzada la década de los cuarenta) y la lucha de Estrella por ser independiente, libre, poder trabajar en lo que le gusta y decidir si  quiere casarse y tener hijos, o no. Es posible  que se deba a la gran cantidad de subtramas e incidentes, que ocupan la mayor parte de la historia, dejando estos temas en un lugar relativamente secundario.

En resumen, «El bosque sabe tu nombre» es una obra correctamente redactada, con algunos pasajes de interés, lastrada tanto por sus excesos (páginas, repetición de situaciones) como por sus defectos (personajes con los que no resulta fácil empatizar y que actúan sin coherencia según «necesidades argumentales»). Si la autora escribiera una continuación (y el final sugiere la posibilidad) en la que puliera los errores formales, muchos achacables a ser una primera novela, y se desvinculara de ciertos homenajes, dotándola de personalidad propia, podría ser una lectura interesante.


***T***


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

1 comentario:

  1. Concuerdo con la reseña y añado que es una oda al pensamiento feminazi: cada personaje masculino en esa novela o era un mal tratador, o un bruto, o un estafador.

    ResponderEliminar

Comenta, no seas tímido.
Y no olvides que si publicas un comentario estás aceptando nuestra política de privacidad (ver en apartado política de privacidad y aviso legal) y dando consentimiento explícito a que figuren aquí los datos con los que firmes o te registres. Si no quieres dar consentimiento, no comentes. Si tienes dudas, visita la política de privacidad. Pongo esta coletilla por si acaso fuera necesario, aunque creo que no, al ser un sistema de comentarios de Blogger y no se exige poner email o nombre real. Más vale que sobre que no que falte. No publiques urls ni emails.

Responsable de los datos: M.C. Mendoza (contacto en política de privacidad)
Finalidad: moderar los comentarios.
Legitimación: consentimiento del usuario
Destinatarios: el sistema de comentarios de Blogger.
Derechos del usuario: acceder, rectificar, limitar y suprimir datos (si los hubiera)